1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PERFIL

La cuadratura de lo Redondo

El ‘spin doctor’ de Pedro Sánchez ha ejercido siempre como asesor de políticos de provincias del PP. Esos trabajos menos conocidos ofrecen algunos indicios sobre la relación PSOE-Podemos

Guillem Martínez Madrid , 10/09/2019

<p>Iván Redondo.</p>

Iván Redondo.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

LA NEGOCIACIÓN. Debería fumar menos y estar escribiendo sobre las negociaciones PSOE-UP. Pero aquí estoy, haciendo un perfil de Iván Redondo. Que, igual, ahora que lo pienso, viene a ser lo mismo. En todo caso, este perfil empieza en la noche de las últimas elecciones generales. Así: en la noche de las últimas elecciones generales, Pedro Sánchez e Iván Redondo estaban mirando los resultados, ya maduritos, en una pantalla. En eso, Sánchez fue y dijo: “¿Llamo a Rivera?”. A lo que Redondo contestó: “No. Que llamen ellos”. 

LA DISCIPLINA. Esta anécdota explica lo que está pasando. Desde el minuto cero tras las últimas elecciones, el presi in pectore no quería una coalición con UP, sino que, todo lo contrario, quería llamar a Rivera. Su asesor, a su vez, le ofrecía el camino más enrevesado para ello. No llamarlo. No verbalizarlo. Un camino largo y accidentado, sustentado en la gestión del tiempo –el tiempo, en la política y en la vida, se gestiona con lenguaje, y con su primo, el silencio–, y que requerirá, probablemente, de otras elecciones. Hasta cierto punto lo desconocemos todo de esos dos hombres, salvo su apuesta por el lenguaje antes que por la política. Muy de la época. Poco llamativa. A no ser por el hecho de ser el patrimonio de la nueva derecha europea y americana. Por otra parte, este tipo de conversaciones entre un líder y su asesor no son algo extraño. El asesor manda sobre la poética. Es la poética elegida. Estos ojos que se van a comer los gusanos han visto desaparecer asesores en 3, 2, 1, por facilitar a su político dos poéticas ante una pregunta. La elección de un asesor es un hecho político, es la elección de un abanico reducido de poéticas, y no de otro. ¿Pero quién es Redondo? Redondo, así lo afirman personas que lo han tratado, es una poética muy americana. Él mismo ha difundido su formación en comunicación política en Estados Unidos, un biotopo del que, comunicacionalmente, nos llegan muchas líneas, agrupadas en dos: a) la posibilidad de crear relatos que sustituyen a la política y b) la posibilidad de desenmascararlos, de manera que sea perceptible la política tras el relato, o que el relato no la dificulte. ¿Redondo es a) o b)? ¿Quién es Redondo?

LA TRANSPARENCIA Y LA INVISIBILIDAD. Poco se sabe de Redondo. Es vasco –San Sebastián, 1981–. Lo que no aporta mucho, si pensamos que perfiles tan dispares como Mahatma Gandhi, Golda Meir o Franz Beckenbauer eran vascos. El epicentro de los apuntes biográficos publicados sobre Redondo era, hasta hace poco, la web de su empresa –www.redondoyasociados.com–, en este momento no operativa. Ni en este. Ni en este. Ni en este. Hola. Han pasado varias horas, estoy releyendo estas líneas, y la web sigue no operativa. En un perfil sobre Redondo, escrito por el gran Xosé Manuel Pereiro, en CTXT, se constataba, no obstante, que muchos de los datos biográficos de aquella web eran un tanto creativos. Verbigracia: había asesorado hasta al gato. Entre otros partidos, la web citaba dos, muy llamativos en sus diferencias ideológicas: el Partido Nacionalista Vasco y el PNV. Sin cortarse. Algo que ambos partidos desmintieron, como escribió Pereiro, a la vez. Su ya extinto CV barroco, en todo caso, se ha vuelto neoclásico en la web de Transparencia, en la que aparece en tanto que es cargo gubernamental. Así, en su itinerario académico, ha desaparecido la George Washington University, en la que antes habría cursado estudios de comunicación política y electoral. Si bien no se pierde mucho con esa elipsis –en la web de la University, la 63 del ranking USA, se señala como exalumno destacado a John Edgar Hoover–, ahora se limita su formación a una titulación en Humanidades y Comunicación en Deusto, y algún tipo de máster en la UCM sobre información económica. Ninguna especialización, por tanto, en el oficio que desarrolla. Lo que también habla de la comunicación política en el siglo XXI, tal y como nos está quedando.

Haber sido cargo político del PP, el partido que en los años 90 introdujo la revolución lingüística del Republican Party en Europa, no es un asunto baladí

LA BUSCA. También queda muy reducida su experiencia profesional. No tantos partidos asesorados, y sí colaboraciones en docencia y medios –incluso en la tele, en A3; no se pierdan ese dato, que será divertido conforme esto avance–, la gestión comunicativa de un sindicato de enfermería, una consultoría para Llorente & Cuenca, y el trabajo en Redondo & Asociados Public Affairs Firm –hasta cierto punto, otro juego de espejos pues, si exceptuamos a su esposa, en Redondo y Asociados no hay, me dicen, muchos asociados más–. Posteriormente a los trabajos señalados fue –de pronto, zas–, director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno de la Junta de Extremadura, con el cargo asumido de consejero de aquella autonomía –algo extraño en un perfil técnico–, en aquel momento del PP. Haber sido cargo político del PP, el partido que en los años 90 introdujo la revolución lingüística del Republican Party en Europa, no es un asunto baladí. Desde junio de 2018 –otro zas–, es director del Gabinete de la Presidencia. Ese año, según El Confidencial, la firma aumentó su facturación un 166%, lo que puede dibujar que el resto de servicios facturados fueron baladíes. En otro orden de cosas, tampoco es un asunto baladí otros trabajos omitidos en la web de Transparencia, que queda, por tanto, un tanto baladí. Rayos, no puedo dejar de repetir la palabra baladí.

Unos medios sitúan el encuentro Albiol-Redondo en 2007, mientras otros lo sitúan en la precampaña y campaña para las municipales del mismísimo 2011, durante cinco meses, por los que recibió 30.000 pepinos

LO BALADÍ. El primer trabajo conocido de asesoría política a palo seco de Redondo es con Xavier Albiol, en aquel momento candidato a alcalde del PP por Badalona. Albiol ya había rechazado en su aventura a varios asesores, y el encuentro con un jovencísimo Redondo fue, dicen, magnético. Lo que siempre ha sucedido con sus empleadores. Y que no sucede tanto, se supone, con los que optaron por no emplearle. Esto sugiere en sus empleadores un perfil parecido, personal, psicológico, más que ideológico. Unos medios sitúan el encuentro Albiol-Redondo en 2007, mientras otros lo sitúan en la precampaña y campaña para las municipales del mismísimo 2011, durante cinco meses, por los que recibió 30.000 pepinos. Es importante, no obstante, determinar el momento del inicio de la relación profesional. Si es en 2007, conferiría a Redondo la responsabilidad artística del vídeo 7 Minutos. Ese video es una novedad, un experimento comunicacional del ya por entonces muy experimental PP. Una apuesta radicalmente racista, incluso para el PP, y que se limitó a Badalona, a ver qué pasaba. El video es largo. Demasiado. En ese sentido, un desastre, un suicidio comunicativo. Pero solucionado por la tensión y la crispación vertida en torno al tema de la inmigración, al que se aludía lentamente, reiteradamente, sin la contundencia del mensaje breve y directo. En todo caso, Redondo participa o crea la campaña electoral, fundamentada en ese vídeo y en ese eje inquietante –no todo el mundo vale para eso; a lo largo de la Historia, no todo el mundo ha valido–, y con un eslogan polémico. Y directo: “Alcalde Albiol: limpiando Badalona”. Que aludía, glups, a una suerte de limpieza de seres, étnica. Ni más, ni menos. La campaña tuvo otras originalidades comunicacionales, novedosas y que resultaron ser efectivas y determinantes. Como los mítines en bares. Al parecer, para crear la campaña, y con peligro de su higiene arterial, el propio Redondo visitó diversos bares de Badalona. Con ese profundo estudio de mercado, hips, situó la inmigración como eje. En los bares, al menos. “Yo no lo vi. Nadie lo vio o interactuó con él”, explica, en todo caso, Alex Mañas, concejal de Badalona por ICV en el periodo 2003-2019, con el que hablo de las aportaciones de aquella campaña, que para él son “la política del todo vale, la primera emisión de populismo en España. Lo que repercutió luego en una política cotidiana sin escrúpulos”. Deme un ejemplo, hombre. “El señor Albiol me dijo a mí y a otro concejal que no se podía abrir un oratorio musulmán porque el solicitante era, según le habían informado en exclusiva, un yihadista. No lo era. Y decirlo no sólo podía arruinar la vida de aquel hombre, sino que es un delito grave”. La campaña acabó, en todo caso, con la única victoria en un gran municipio cat del PP, un partido ya residual en Cat. Y con el nacimiento político de lo que en breve sería el nuevo líder del PPC, y un firme candidato a president de la Generalitat, si la Generalitat hubiera sido un bar. O un bar orientado a otro público. Otros fenómenos colaterales de aquel éxito comunicacional fueron la crispación, la polarización y la laminación de la cohesión social en el municipio.

EL POSTBADALONISMO. Por esa época, en 2009, Redondo accede a su segundo gran trabajo en la política, siguiendo la estela de un PP que no pretende beneficiarse de lo aprendido y aprehendido en Badalona. Es en Euskadi, como asesor de Antonio Basagoiti. Sinopsis: era un momento de cambio y mal café en el PP vasco, que transitaba del mayororejismo-sangilismo a otra cosa. Es un momento importante: el PP marginado en ese cambio –más lingüístico que estructural– será, con el tiempo, una región importante de Vox. Redondo participa en la campaña de esa aludida otra cosa, de ese PP vasco que se distancia del PP vasco anterior. Es una campaña exitosa. El PP se presenta sin sus credenciales ultra-constitucionalistas, abandona su patrimonio propagandístico de años y opta por otro, más modernuqui. Es una operación de riesgo, como todo cambio de lenguaje. Y no le va mal en ese momento. El PP, gracias a un pacto con el PSE, da la presidencia a Patxi López, y consigue la presidencia del Parlamento Vasco. Lo nunca visto. El periodista Gorka Castillo, colaborador de CTXT, sintetiza lo conseguido: “Un partido más abierto, con capacidad de dialogar incluso con el PNV, al menos el de Imaz”. Lo que puede dibujar al Redondo de esa época –o mejor, de ese trabajo– como alguien que entiende la época, que de alguna manera sabe que en la política peninsular se ha acabado algo, que hay una renovación de mitos, y que, en el futuro, será importante el diálogo y el pacto más que la apisonadora. Sobre el éxito comunicativo y profesional de la campaña: dos grandes partidos le ofrecen trabajo –el PNV y el Partido Nacionalista Vasco–. Que rechaza. Tal vez por límite ideológico, o tal vez porque sus opciones, como mínimo las profesionales, van unidas al PP, con el que quiere seguir trabajando. Unos años después –ya lo veremos–, de hecho, se postulará para ser su asesor alfa-omega. De aquel PP vasco hoy no queda nada, por otra parte. Literalmente. Bueno, en las últimas generales, un diputado. Basagoiti está actualmente en el Santander, Imaz en Repsol, y Patxi, en López. Un dato para-biográfico importante del Redondo de este momento: alguna voz del sector perdedor del PP vasco de aquella época ha señalado como característica de Redondo su propensión a inmiscuirse en la sustancia política y programática del partido para el que trabaja. Algo hasta cierto punto normal. El lenguaje –“limpiemos Badalona”, “pactemos con el PSE”– es política. 

Posteriormente, en 2011, Redondo aterriza en Extremadura. Por lo visto, por iniciativa de Pío García Escudero. Pas mal. Redondo ha encarrilado su trayectoria profesional con el PP. Tiene un feudo. Progresa adecuadamente. Si gestiona bien la carta extremeña, quedará constancia de su trabajo y de sus aportaciones novedosas en la disciplina que ha estudiado, o no, en EE.UU. Extremadura es, por tanto, su gran oportunidad. Su momento de mayor poder y libertad profesional. Su obra. Su yo. La Arkansas desde la que se puede saltar a Washington. Spoiler: la cosa fue un desastre sin paliativos.

TODO EN ELLA FUE NAUFRAGIO. Redondo llega a Extremadura para las elecciones autonómicas. Su encuentro con el líder del PP, José Antonio Monago –un líder gris, sin gran trayectoria; sigue aún en la política; actualmente es senadorZzzz autonómico– vuelve a ser magnético. Es, al parecer, el ideólogo del nombre artístico de su candidato para esta campaña: el Barón Rojo, palabras que, en pleno ciclo 15M, le alejan del PP. A través, lo dicho, de palabras, construye la campaña. “Muy americana, muy de epatar, muy de lidiar en un plano de novedad constante”, me dice Ángel Ortiz, entonces director de Hoy de Extremadura y actualmente de El Norte de Castilla. “El PP obtuvo una gran victoria, si bien es cierto que en ese momento, tras Zapatero, el PP subió muchísimo incluso en municipios extremeños en los que hasta entonces su voto había sido anecdótico.Fue una ola. No se puede saber, por tanto, si ganó Redondo o la ola. Lo que está claro es que, cuando perdió, perdió él”. La victoria autonómica, no obstante, no fue instantánea. PSOE e IU disponían de mayoría absoluta si se asociaban. Algo que era imposible culturalmente –entre PSOE e IU había, me dice un político del lugar y época, “odios africanos”–. Finalmente, IU optó por la abstención y el regalo de la presidencia al PP. Redondo no participó en ello. La cosa fue sorpresiva hasta el punto poético de que se produjo en el peor momento para un presidenciable PP –Monago, casado, me dice un político, “estaba de vacaciones con una amiga canaria”; no olviden a esa amiga canaria, que será determinante en la vida política de Monago, y en la vida profesional de Redondo–. Al año de gobierno, Redondo asciende oficialmente al cargo de director de Gabinete de la Presidencia –ojo, es el cargo que ocupa hoy en el Gobierno de Sánchez–. Con el aludido rango de consejero. Redondo es, así, un político profesional del PP –algo que excede el rol y las funciones de asesor– con un cargo que, formal e informalmente, le convierte en la pieza clave y fuerte del Gobierno –y, glups, del partido– en Extremadura. Y en el hombre en el que se centraliza no solo la comunicación, sino la información y su control, algo democráticamente inquietante. Y frecuente. Emite su estilo y obra hasta 2015, momento en el que, tras una labor de gobierno catastrófica, crispante, con conductas –ya lo veremos– sorprendentes, y con puntos de contradicción en la comunicación, el PP extremeño pierde sonoramente las elecciones. Las pierde en la primera gran campaña netamente Redondo, planificada por él al milímetro, centrada en el candidato, diferenciada del resto de campañas autonómicas del PP, hasta el punto de que se prescindió de gaviotas y de otros símbolos partidarios. Pero no nos avancemos.

CUANDO EL BARÓN ROJO VOLABA. Julián Carretero, secretario general de CC.OO. Extremadura en aquel momento, me explica el estilo Redondo. “Desarrollo de historias ficticias, política-ficción”. “No piensa en términos políticos, es decir, que no le importa si un país es feliz o no”. “Control de medios”, “grandes gastos en publicidad, incluso en spots televisivos”, introducción de un staff comunicativo, “impenetrable”, ajeno al partido y, por lo general, al territorio, “intento de controlarlo todo, hasta el punto de marcar el perfil de los consejeros del gobierno” –para seleccionarlos hacía, me dicen otras fuentes, castings, pruebas de cámara y de actitud ante ellas por parte de los candidatos–. Y, lo que más le afectó a Carretero personalmente: “La contienda permanente, a través del enfrentamiento continuado con el secretario general del PSOE –Guillermo Fernández Vara, actual presidente autonómico–, con Ángel Ortiz –el ya aludido director de Hoy–, y con el secretario general de CC.OO. Vamos, yo. Los tres no teníamos nada que ver entre nosotros. Todo eso era una forma de destrozar la política”. Carretero marca aspectos positivos de Redondo –“se mueve bien en la confrontación electoral”–, y señala como lo más negativo su acción de gobierno y, curiosamente, la comunicación gubernamental: “No supo dar respuesta a los casos de corrupción, ni a las movilizaciones sociales, ni a lo de la canaria” –la canaria es aquella amiga con la que estaba Monago el día que le dieron la presidencia; no se lo pierdan–.  

Ana Pardo de Vera fue vetada como directora de RTVE por parte de Redondo, “lo que me hace sospechar que es un poco rencoroso”

LOS EXTREMEÑOS SE COOPTAN. El caso de la cosa fue el descubrimiento del hecho de que Monago se iba a las Canarias a ver a su amiga los fines de semana. Algo muy saludable y que seguramente recomienda la OMS. El problema es que los billetes eran pagados con dinero público, a través de su visa de diputado. Hablo con Ana Pardo de Vera –actualmente directora de Público y, en aquel momento, la periodista que dio aquella noticia– sobre la gestión comunicativa que hizo de aquel affaire Redondo. “Nunca conseguí hablar con él. Ni una sola vez. Pero practicó públicamente una huida para adelante, negándolo todo”. Califica a Redondo como “personaje siniestro”. Desarrolla ese concepto: los medios alineados con el PP no trataron esa noticia, pero sí que empezaron a tratar a la periodista como hecho informativo. “Compañeros de la SER me informaron de que, si seguían informando sobre el caso, les retirarían la propaganda institucional”. En otro orden de cosas, y en lo que es un coletazo del caso y de la política comunicativa del caso, Ana Pardo de Vera fue vetada años después como directora de RTVE por parte de Redondo, “lo que me hace sospechar que es un poco rencoroso”. Ángel Ortiz, antiguo director de Hoy, me explica lo vivido por él en su medio por el tema Canarias. “Fuimos el único medio que no consiguió entrevista con Monago antes de las elecciones por seguir tratando el tema”. Relaciona ese hecho con el férreo control que tenía de los medios: “En el dossier de prensa de la Junta, Redondo acompañaba cada noticia de una valoración positiva, neutra o negativa. La suma de esas valoraciones determinaba comprar o no publicidad en un medio”. “En una ocasión quedamos para comer. El diario estaba a punto de hacer un ERE, y Redondo me llegó a ofrecer, para evitarlo, que hiciera lo que él me dijese. Evidentemente, el ERE acabó haciéndose”. 

REGRESO AL FUTURO. Un político extremeño me explica méritos del Redondo extremeño: “No hizo el pacto PP-IU en absoluto, pero lo mantuvo vivo y estable durante la legislatura. También fue hábil durante la moción de censura que sufrió Monago, y que ganó”. Con muchas personas de las consultadas aparece el hecho de que Redondo crea una burbuja alrededor de su político, cierta dependencia, cierto control en las puertas de entrada y salida al líder. Un periodista me habla de su improvisación continua, que lo hace impredecible, y que dificulta la lectura de la política. Algo que se parece al “freír a noticias” de Steve Bannon. “Su acceso sobre el líder, en exclusiva, genera anticuerpos en el ejecutivo y en el partido”. “Transmite con su actitud que su líder acabe transmitiendo prepotencia, y que se despierten sus sentimientos más básicos”. Carretero: “Precisa un perfil de político mediocre, influenciable”. Y agrega un dato verificable en breve: “Todo lo que está pasando con Sánchez, ya pasó en Extremadura. La foto de Sánchez haciendo footing ya se hizo con Monago. Es posible que se haga lo demás hasta el final”. Explica el final: “Aquí todo acabó en locura y crispación, hasta con una denuncia judicial a los escoltas de Monago por filtrar información”.

¿Son todos una nueva generación de políticos, sin ideas claras, con poco que aportar, a los que la crisis política ha conducido hacia arriba? ¿Es Redondo, la estrella no confirmada o es un síntoma, una consecuencia del momento político?

LA BUSCA (II). En efecto, tras la derrota electoral en 2015, Redondo salió en globo de Extremadura, en un momento en el que no se veía tanto extremeño crispado desde la caída de Tenochtitlán. Intenta reengancharse al PP, pero en otra planta. La noble. Por lo visto, a través de un joven líder –se supone que Casado– que debe interceder por él en las alturas. Pero las alturas agradecen otro perfil. Perfiles discretos, silenciosos, sin grandes recetarios, o sin necesidad de comunicarlos constantemente. Como Arriola, el creador de toda una época y todo un lenguaje, que se limitaba a decir cosas sobre sí mismo de un perfil extrañamente humilde, como “mi trabajo consiste en que todo el partido diga lo mismo”. O como Moragas, otro tipo discreto. En la crisis catalana, le pidió un piso a su suegra, en Barcelona. Desde la discreción, mantuvo allí contactos intensos y de primera mano. Que no sirvieron para nada, visto lo visto. Algo separa a las alturas del PP de Redondo. Y, al parecer, mucho. En este momento de impás es cuando empieza a trabajar en A3 como comentarista político, un tertuliano, en la franja de la mañana. No resulta muy memorable, sino más bien barroco. Diversas voces extremeñas ven en ese trabajo un agradecimiento a los gastos en publicidad de cuando la Junta y los glory days. Sea como sea, en 2017 contacta con Pedro Sánchez, que se desprende de su asesor hasta entonces, Juanma Serrano, un clásico del PSOE, que pasará, en contrapartida, en lo que es otro clásico del PSOE, a presidir Correos. Unos dicen que el contacto a puerta fría, por la cara, fue buscado por Redondo. Otros dicen que fue Sánchez quien lo buscó. El hecho de que empezara a trabajar a cuenta, sin cobrar, puede informar sobre lo primero. Como el hecho de que se lee su colaboración con Sánchez como una suerte de venganza frente al PP. En todo caso, con Sánchez se produjo, otra vez, el encuentro magnético típico de Redondo con su empleador. Sánchez encaja en el perfil, por tanto, de su empleador. ¿Es un perfil psicológico? ¿Existencial? ¿Sus líderes son así candidatos inesperados, y sin gran experiencia política y ejecutiva? ¿Es generacional? ¿Son todos una nueva generación de políticos, sin ideas claras, con poco que aportar, a los que la crisis política ha conducido hacia arriba? Si es así, ¿Redondo, la estrella no confirmada, o que consiste en algo diferente a lo presentado, es un síntoma, una consecuencia del momento político? En todo caso, Redondo aporta un relato épico a Sánchez. Si Monago, del PP, era el Barón Rojo, Sánchez es una suerte de Barón más Rojo. Como ha sucedido con otros empleadores, el contacto es íntimo, feroz, constante. Si ha asesorado a Sánchez en asuntos europeos, no domina los asuntos europeos. Parece que lo suyo es el lenguaje y la política locales, tal y como han quedado. En este preciso momento, el lenguaje que crea consiste en no llamar a Rivera, sino en construir y deconstruir negociaciones con Podemos, que se ve abocado a ser el responsable de unas elecciones, o a dar paso a un Gobierno PSOE impredecible. O, al menos, decantado a construcciones de lenguaje impredecibles. Esta construcción no es certera, tiene grietas. Muchas. Una de ellas, la realidad, lo vivido, lo percibido, ver que el relato de los últimos meses no encaja con el propuesto desde el PSOE. Si bien igual es suficiente. 

UNA ÚLTIMA FOTOGRAFÍA. El día de la última votación de investidura se produce en el Congreso una reunión del staff  PSOE. Está la ministra Montero, que acaba de pactar con Garzón, de IU, la cesión de las competencias en empleo a UP. Puede haber Gobierno. También está Ábalos, que desde un primer momento ha abogado por nuevas elecciones; Lastra, la más partidaria de un gobierno de coalición. Y Sánchez y Redondo, dos enigmas. Antes de empezar la reunión, que decidió evitar el pacto, Sánchez vuelve a hablar con Redondo. No emite una pregunta. Le pide que abandone la habitación. La puerta se cierra. Dentro queda Sánchez. Fuera, Redondo. ¿Quién es Redondo? 

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Miguel Ángel

    ¿PNV y Partido Nacionalista Vasco? ¿Desde cuando son dos partidos diferentes?

    Hace 1 año 7 meses

  2. Saúl

    Da igual realmente si Redondo o Cuadrado. Pedro ni pudo entonces ni puede ahora, no le dejan pactar con UP y al principio se inventó una simple condicioncilla sin importancia que esperaba UP no pudiera aceptar. Al aceptarla, pues se buscan otros escollos. Y si UP hubiera hincado la rodilla y aceptado sin rechistar una propuesta, algo que sabían que no iba a hacer después de lo de Pablo, pues ya tendrían preparada la salvaguarda para reventar el pacto en el último minuto. Para el PSOE ahora mismo es mucho más importante eliminar a la competencia de la izquierda (como ha hecho ya con IU), y mantener una deseada hegemonía, y también lo es para los muchos influyentes que llevan 140 años metiendole mano al supuesto partido de Izquierda de España, un partido que debe cientos de millones a los bancos, sus dueños tangibles, que poco sospechosos son de ser de izquierdas. Lo que no entiendo es como puede haber tanto votante ciego que no lo vea. Venga esa galletita.

    Hace 1 año 7 meses

  3. José Francisco Cuellar Junio

    ¿Seguro que Redondo ha abandonado el PP? ¿No estará trabajando con el PP ademas que con el PSOE?, Porque parece que los consejos que da a Sanchez benefician a Casado.

    Hace 1 año 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí