1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Desinvistiéndose encima (IV)

La España de Proust

En ausencia del loctite ETA, hay que buscar cautela. Posiblemente, cola blanca. La más a mano es Cat

Guillem Martínez 3/10/2019

<p>155, Cataluña, Gobierno de España </p>

155, Cataluña, Gobierno de España 

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

1- Poco a poco vamos sabiendo algo más de la realidad creada tras la no investidura. No es real. Vamos, que reposa en varias figuras del póquer –escalera de colores pastel, full de Estambul, trío de vizcondes–, que no existen, por lo que se tendrán que crear en nuestras cabezas. Parece ser que se ordenarán, no obstante, en el concepto ‘Mayoría Cautelosa’, construcción que, como sucede con cualquier construcción propagandística, suele significar otra cosa diferente a la que anuncia. La MC es, en todo caso, algo que debería unir en algo parecido a un gobierno a diversas minorías –no tenemos ni tendremos otra cosa en el Congreso– contradictorias, sin mucho que ver, y unidas, lo dicho, por la cautela. Es decir, por un pegamento. En ausencia del loctite ETA, hay que buscar cautela. Posiblemente, cola blanca. La más a mano es Cat. Este articulete pretende dibujar cómo va la elaboración de esa cola en los últimos días, y apuntar cómo, hasta el 10-N, se fabricará en serie, con cierta facilidad. Pero –hoy vengo que me salgo–, para explicar todo eso, cogeré carretilla y me iré a 1898. Alehop.

2- En 1898 apareció Records de la darrera carlinada aka recuerdos de la última guerra carlista–, una obra de Marià Vayreda. Es una ¿novela? ¿biografía? breve, honesta y sin pretensiones. Pero con una castaña inicial que tira de espaldas. Bellísima. La cosa empieza con un hombre –el autor, antiguo oficial carlista–, mirando un carro atrapado en el barro. Las ruedas del carro hundidas provocan la emanación del aroma del barro, que transporta al hombre al mismo olor, pero percibido hace años, cuando vio un cañón con ruedas que también intentaba salir del fango, durante la última carlinada. El autor, vamos, inventa la magdalena de Proust una decena de años antes que Proust. Pas mal. El punto 2 parece una chorrada. Pero me temo que es básico. 

3- Descubrir la magdalena de Proust antes que Proust es la pera. Lo que indica cierta especialización cultural en las evocaciones. El último carlismo del XIX era tristote. Evocaba. Poco más. Quizás ese es parte de su legado al corpus catalanista conservador. El procesismo, de hecho, se parece al carlismo en que no sabe ni cómo ni cuándo. Es decir, no sabe. Pero ocupa todo ese espacio en recuperar un olor. El olor a sí mismo, eclosionado en 2017, cuando sus ruedas fueron directas a fundirse con el barro. El barro, en fin, es uno de los mejores y más antiguos olores del mundo. Adán debía oler a barro cuando no se duchaba. 

4- Ese aroma a algo inconcreto –y difícil de comunicar a los no acólitos, a los que nunca han visto un carro o un cañón anticuado, ni ganas– ha sido su límite. Lo fue en 2017, cuando se decidió –sin decidirlo, por puro ensimismamiento, mientras se olía el barro de una rueda– enviar al garete la tradición catalanista. Incluso la conservadora, la que partía del barro y los cañones de Vayreda. Podrían haber convocado elecciones y tirar millas más años, hablando otro periodo geológico del olor del barro futuro. Pero decidieron oler a barro, aunque fuera fake, unos segundos.

5- Ese ensimismamiento frente al barro lo ha copado todo desde entonces. Y lo ha paralizado todo. Si tienes un carro en el lodo, o a) lo hueles, o b) lo sacas. Se ha optado por a), en tanto que no se tenía ni idea de b). Igual, incluso, b) no era importante.

6- El ensimismamiento es una de las peores tácticas, cuando quieres enfrentarte a un Estado. De lo que se deduce que nunca ha habido voluntad –seria, con un itinerario, con cálculo de correlación de fuerzas, con jugadas– de enfrentarse a un Estado, sino de ensimismarse ante un carro/magdalena. Lo que ha sido una bicoca para el Estado. Y lo volverá a ser, me temo. Lo que para el procesismo es perfume, para los fabricantes de MC es oro blanco. Es decir, cola blanca. Enumero los perfumes y la cola de los últimos días.

7- El Estado ha concentrado los días sacros del barro –1-O, sentencia, elecciones– para fabricar cola. Los ha concentrado y desactivado en parte con la detención de nueve miembros de los CDR. Es decir, parece ser que ha comprendido al posprocesismo y sabe cómo chulearle. Sabe que se enfrenta a un activismo poderoso, full-time, que, hasta ahora, huele el barro y hace chiribitas.

Cabe señalar que los CDR son, culturalmente, un movimiento que no practica la violencia. Se centra, como todos, en el olor del barro

8- La detención de nueve CDR. Cabe señalar que los CDR son, culturalmente, un movimiento que no practica la violencia. Se centra, como todos, en el olor del barro. Hasta ahora, la acción más arriesgada que han protagonizado son cortes de vías de comunicación. Espectaculares. Por esos hechos se dictaron cargos, en su día, de terrorismo –toma moreno– para una chica y un chico –ella sigue sin poder salir de su municipio desde entonces, él, en el exilio–, sin duda abusivos y fuera de lugar. Tras eso, los CDR, diría, bajaron su actividad no barrística. En referencia a las nuevas detenciones, es preciso señalar que sí, puede haber algún iluminado en los CDR, como puede haberlos en los Hare Krishna, o en cualquier otro colectivo humano. No obstante, la trayectoria del colectivo invita a dudar de ello o a aislar la posibilidad a casos muy frikis, aislados y concretos. Las detenciones, por otra parte, no han sido niqueladas. Los cargos iniciales, posteriormente reformulados, han sido dadás, y se ha violado tanto el secreto de sumario que cualquier día aparece en el Hola. Las detenciones, diría –no sabemos nada, en todo caso–, parten de una idea estricta de terrorismo. Nació con el declive de ETA y el nacimiento del concepto terrorismo-callejero. Es decir, de un concepto de terrorismo amplio y sensible de ser dibujado, en cada momento, por el Ejecutivo.

9- Inciso. Datos que quitan credibilidad a la cosa: se especifica que alguno de los detenidos acudió a una entrevista con el entorno Puigde para realizar el rol de mensajero entre Puigde y Torra. Algo muy improbable. Por dos razones: a) existe una comunicación perfecta entre ambos presis. No faltan señoras mayores que lleven o traigan cosas de Waterloo. El procesismo, por otra parte, usa encriptados, como casi todo el mundo. Es como planificó el 1-O. Por otra parte y muy importante b): Puigde y Torra no tienen nada nuevo que decirse. El barro no ha cambiado en los últimos diez millones de años. Fin del inciso.

10- Las detenciones, en tanto afectan a un mito del procesismo –su carácter no violento, para-cristiano–, han sometido a contradicción al compendio, que se presentaba como pacifista. No es pacifista. Es decir, lo es en la misma medida que PP, C’s, PSOE, grupos que no van por ahí con un bate de béisbol, pero que practican la propaganda como eje –la propaganda es una violencia en democracia–, lo que aboca a la crispación, a momentos concretos de bullying sobre los diferentes, a la estupidez social. Por supuesto, eso tampoco es terrorismo, sino un engorro, una suciedad cotidiana. La democracia del siglo XXI en las zonas en las que está desapareciendo, me temo.

11- La reacción del procesismo ha sido torpe. No estaba preparado para este cambio, que le pilló oliendo el barro, como cada día. Su reacción ha sido, supongo, la pretendida por el Estado. Negación, crispación, pérdida de los nervios, y ubicación en la casilla y en las palabras deseadas. Una acusación de terrorismo hoy en día equivale a la pérdida de la presunción de inocencia. Y requiere, para ir tirando, de todos los ritos creados en la etapa Aznar –condena, abrazo de la fe constitucionalista verdadera, etc; es curioso que Sánchez reclame exactamente todas esas chorradas–. El Govern ha apostado por la presunción de santidad, algo que no es inocencia. Algo que su afición agradecerá, pero que le ubica donde Sánchez preveía. Cada una de las trincheras correspondientes, además, se ha apuntado a la defensa de uno de esos puntos de vista. La propaganda, en fin, triunfa allí donde llega porque está basada en hechos, o posibilidades, reales. 

La torpeza se vio reflejada en el Parlament, en una sesión crispada, en la que el procesismo se pareció mucho a lo que el Estado desea de él. El Parlament, por otra parte, ya es una parodia

12- La torpeza se vio reflejada en el Parlament, en una sesión crispada, en la que el procesismo se pareció mucho a lo que el Estado desea de él. El Parlament, por otra parte, ya es una parodia. Una minoría grande va ahí a oler el barro en voz alta. Otra –C’s–, también. El resultado son dos grupos propagandísticos, crispados, nacionalistas, dedicados a la evocación de su barro, que gritan. El próximo lunes, por cierto, hay moción de censura de C’s a Torra. El ultra-nacionalismo esp hará lo que los ultras cat desde 2012. Un programa televisivo, simbólico, de expresión de persecución y sufrimiento. Ahora, con terrorismo en las esquinas. Socorrozzzz.

13- En el Parlament se hizo, y esto es importante, la típica resolución procesista. Por la cosa detenidos y la cosa presos. En ella se abogaba por la desobediencia contra el Estado. Lo que a) es procesismo a escala 1:1. A saber: se opta por la resolución, que es el crecepelo del parlamentarismo, y se opta por la desobediencia, esa cosa que es real cuando la hace la sociedad, pero que es un juego de espejos –ya lo vimos– hacia ningún sitio cuando la defiende una institución. Las instituciones, todas, persiguen la desobediencia. Algunos de los detenidos CDR, verbigracia, tienen una causa pendiente, en la que la Gene se presenta con cargos mayores que Fiscalía. Sí, son la milk.

14- Esa resolución –cutre, como todas; inoperante, como todas; como una resolución para que los niños y niñas del mundo no pasen hambre y frío– ha sido remitida por el Ejecutivo al TC. Como en los glory days. 

15- La idea es, por tanto, recrear los glory days. Señalar que existe un riesgo muy riesgoso de riesgo en Cat. Que Cat sea una amenaza, incluso terrorista. Y, con eso, elaborar la cola blanca necesaria para aglutinar una MC. Para que PSOE y C’s, de alguna manera, gobiernen y frenen La Gran Amenaza de los Oledores de Barro. Que siguen oliendo barro, a su bola. Verbigracia: preparan un día de oración en Montserrat para cuando la sentencia.

16- Cuando salga la sentencia, el ambiente estará en esa casilla creada por Estado y Ejecutivo. Hasta la Mare de Déu de Montserrat lo estará, me temo. Lo que limitará –o no, carecen de táctica, se diría– los movimientos del procesismo. Por la propaganda que desprende la entidad Tsunami Democrático –parece centrar las acciones para lo de la sentencia–, los fastos para la sentencia tendrán que ver con una, varias o muchas ocupaciones de espacio. Si eso es así, no sólo ocuparán el espacio que quieran ocupar, sino el espacio semántico dibujado por el Estado y el Ejecutivo estos días.

17- Estado y Ejecutivo han dibujado ese espacio con relativa facilidad en Cat, el país de los oledores de barro. En Esp está resultando, no diría más sencillo, pero sí más aparatoso.

18- La jugada de volver a desempolvar por todo lo alto la cosa terrorismo ha reforzado al Ejecutivo. Un Ejecutivo provisional. Lo que habla de la fuerza del concepto. Lo que habla de que, cuando se habla de terrorismo, el Ejecutivo juega en casa. La redecora, incluso.

19- Ha reforzado su imagen de fuerza. Y se ha llenado de valores épicos y plásticos que facilitarán el contacto con C’s, un partido netamente propagandístico. Como la exhibición del 155, un artículo que, digan lo que digan, no se puede aplicar con el Senado de parranda hasta el 10-N. Además, han exhibido más recursos de los necesarios, en lo que es una demostración de fuerza/un decirle a C’s, mira lo que tengo, nene, ¿jugamos?

20- Han exhibido la Ley de Seguridad Nacional, una ley del pack de contra-reformas que el Estado se ha hecho para sí mismo. No tenían como objetivo el procés, al que nunca dieron importancia –sabían lo que era; lo han llevado a juicio sabiendo que no era nada o, al menos, no era lo descrito–, sino por la cosa 15M. No se sabe nada de esa ley, salvo que está precintada, lo que es su estado deseable. Toda esta exhibición de artillería ante un enemigo que huele barro es propaganda, por otra parte. Elaboración de cola blanca. Más si pensamos que. para solucionar la gran amenaza del procés –antes del discurso del rey, y del subsiguiente inicio de la venganza– sólo se utilizaron dos herramientas: las decisiones del Consejo de Ministros –tienen un banco de posibilidades que no se la acaban– y multas –sólo una emisión de multas, por parte de TC–. Funcionaron. La amenaza no era tal.

21- Creo que es importante saber que al dibujo de Cat como el Eje del Mal, como proto-Estado terrorista, como algo ante lo que hay que poner una MC, han colaborado otras instituciones del Estado. Como, glups, la Justicia.

22- La Justicia ha colaborado en elaborar toda esta apretada agenda cat, haciendo que todo coincida en estos días. Y en una sola dirección. A parte de vía Audiencia Nacional, que ha destapado un IRA cat organizado, infalible, sobre el que hay serias dudas, (se supone que) el TS ha filtrado datos de las deliberaciones sobre la sentencia de Encerclem el Parlament.

En 2012 unos manifestantes rodearon el Parlament para protestar contra la austeridad. Acusados de cargos extremos, fueron absueltos en la AN, pero en segunda instancia, fueron condenados a penas de prisión en el TS

23- Recordemos, hermanos. En 2012 unos manifestantes rodearon el Parlament para protestar contra la austeridad. Acusados de cargos extremos, fueron absueltos en la AN, pero en segunda instancia –y con la acusación particular de la Gene, y el testimonio de políticos posteriormente encausados en el juicio al procés, que les acusaron de delitos que luego sufrieron en sus propias carnes; sí, son así–, fueron condenados a penas de prisión en el TS. La sentencia fue de Marchena. La cosa ahora está en el TC. Pues bien, se ha filtrado un voto particular de Conde-Pumpido en el que quita la razón a Marchena y se la da a la AN, en el que se prima el derecho a la manifestación sobre el engorro que supone una mani. Lo que supondría una desautorización a Marchena –se empieza a dibujar que, para lo del procés, el TS optará por la cosa sedición– y un chiste sobre el uso de cargos exagerados en el juicio al procés. La filtración ha sido para desacreditar ese punto de vista, del que se informa que fue retirado antes del verano. En todo caso, ha trascendido que el TC ha aparcado la solución del recurso planteado por los manifestantes de Encerclem el Parlament hasta después de la sentencia del procés. Para no desautorizar la sentencia ni al presidente del TS, y futuro presidente del CGPJ. La justicia neutral, una cosa que junto a la información neutral pudiera haber provocado otra realidad, que podría haber impedido la creación ahora de tanta cola blanca, ha vuelto a no comparecer a su cita. 

24- El PP ha presentado un pre-eslogan de la campaña: “¿Ellos o nosotros?”. El PSOE ha presentado el suyo: Ahora España. La cosa va de nosotros, de España, de oledores de barro esp. Las construcciones propagandísticas siempre son reaccionarias. Lo son en tanto recrean la realidad, no la leen o la afrontan. La cola blanca que se está fabricando para-unirlos-a-todos es nacionalismo. No será tan asfixiante como en los 90 –ya no hay ese tipo de mayorías–. Será, simplemente, asfixiante. La novedad es que el ingeniero de esta edición de cola es un partido no derechista, con sistema de propaganda, glups, similar al de los partidos con los que quiere elaborar una MC. 

25- En Cat prosigue la religión de los adoradores del barro. No sucede en Cat nada que no suceda en Esp o en otros puntos del mundo, que abandonan el concepto de democracia para adentrarse en el de posdemocracia. Suplantación de concepto sociedad por el de pueblo, expulsión del concepto pueblo de los que no se ajustan al perfil, reducción de la democracia al voto, confusión de poderes. Cat carece de un poder judicial, y de poder, para sellar todo eso. El rol de Cat es estar a huevo, posibilitar ese gran paso atrás en Esp. Y en Cat. Oler el barro, todo el día, durante años, es eso.

26- No se puede pedir mucho al carlismo. Ya hicieron más de lo esperado al inventarse la magdalena de Proust antes que Proust.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Martín Rísquez

    Suscribo lo escrito por zyx.... y añado. Ese tono de un poco de broma me parece un intento de rebajar la importancia de lo que ha pasado durante esos siete u ocho años en Cataluña... Deberían preguntarle su opinión a un yugoslavo progresista de los que vivió lo ocurrido en su país en los años 90. Y ese intento de igualar los nacionalismos español (que existe, pero hoy por hoy no muerde mucho, salvo por lo de Vox y por la historia del Valle de los Caídos) y el catalán, que está siendo capaz de gobernar esa comunidad como si no existiera la mitad de su sociedad.... mitad, por cierto, que es la más modesta, formada por trabajadores, por gente humilde y que no forma parte de ese entramado burgués (y carlistón) que la domina... Lo dice la sociología: al contrario de lo que ocurre en el resto de España, los votantes antisistema y nacionalistas son los que mejores sueldos tienen y los de PP y Cs los que menos...

    Hace 1 año 6 meses

  2. zyxwvut

    Vaya, los CDR NO SON VIOLENTOS, eso se lo debe explicar usted a las personas que han sufrido agresiones físicas por parte de esta gente, sin contar con los embadurnamientos con pintura, o con sus propios excrementos, de domicilios o locales de los no afines al secesionismo. Eso NO es violencia, como es fácil de entender. Luego está el recurso al "raro", al "ya se sabe", en los grupúsculos violentos del nacionalismo español a ningún periodista se le ocurriría escribir que lo que pasa es que hay un iluminado que "desentona" en el grupo, en grupúsculos violentos del nacionalismo catalán "ya se sabe", son cosas de un "iluminado". Cuanto más se empeña usted, señor Martínez, en su tesis de que de "todo era un juego", más se aleja de la realidad, del discurso de los neogolpistas, y de las pruebas. Su estancia en Madrid le está sentando muy mal, sus crónicas son cada vez más delirantes, cada vez se inventa más cosas raras para justificar una explicación que no se sostiene. Un consejo de alguien que le admiraba, y que compró todos sus libros tras descubrir sus crónicas en 2012: relájese, deje de escribir un tiempo, reflexione y contraste su discurso con los hechos, o acabará usted como el señor Antonio Baños; haciendo méritos ante el secesionismo para ganar algo con lo que pagarse las bebidas espiritosas. Sería una lástima.

    Hace 1 año 6 meses

  3. Pedro

    ¿Y quien es el prepotente este? Él si que es un gilipollas de barro.. O de lodo...

    Hace 1 año 6 meses

  4. Uno

    Pero la cola esa es para pegar o para esnifar?

    Hace 1 año 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí