1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ourense, el último reducto del viejo caciquismo de boina

Después de humillar a Fraga, a Rajoy y a Feijóo, la saga de los Baltar sigue acumulando denuncias y sentencias en su contra sin que pase nada en el PP gallego

Aníbal Malvar 16/10/2019

<p>Xosé Luis Baltar Pumar saliendo de los juzgados tras ser condenado a inhabilitación por prevaricación al contratar personas a 'dedo'. </p>

Xosé Luis Baltar Pumar saliendo de los juzgados tras ser condenado a inhabilitación por prevaricación al contratar personas a 'dedo'. 

RTVE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El cacique ya no es lo que era. Ni siquiera en Galicia. La boina, el cayado y los fajos de billetes en talegas de cuero han desaparecido de la iconografía de las aldeas y pueblos de la Tierra Extrema de Valle-Inclán. Ya no hay caciques como los de antes, pero estos pequeños tiranos sin banderas no son, ni mucho menos, una especie en extinción. Sucede que han mutado con los tiempos. 

“Es cierto que el perfil del cacique de hoy es distinto. Es un perfil más técnico. Son los hijos y los nietos de los viejos caciques, sí, pero son personas más educadas y con una formación académica más elevada. Ya no van gritando por los despachos lo de que ‘Pepe entra aquí por mis cojones’. Ahora intentan dar un aspecto de legalidad a la cacicada, aunque toda cacicada siempre es una chapuza. Los nuevos caciques vienen rodeados de abogados, de asesores y de asistentes”, explica Xabier Rodríguez Cerdeiro, secretario provincial de la Confederación Intersindical Galega (CIG) en Ourense.  

Precisamente este sindicato nacionalista acaba de conseguir, en el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, la ratificación de una sentencia, tras recurso de casación, que obliga a la Diputación Provincial de Ourense a anular 69 “adjudicaciones de puestos de trabajo” que vulneraban “los preceptos legales y constitucionales [artículo 14 de la Carta Magna], el Estatuto del Empleado Público y la Ley de Empleo público de Galicia”.

“Una cacicada posmoderna, ¿no? Una versión sofisticada de las tradicionales contrataciones a dedo”, pregunta el periodista. “Exactamente eso”, responde el líder sindical. “Ya no se trata de contratar a Pepito por mis cojones. Lo que se hizo aquí fue una convocatoria de plazas a medida. Los requisitos eran tan disparatados como exigir para tal puesto haber nacido en Sevilla de padre gallego y madre inglesa antes de 1980, tener un máster en bordado artístico y poseer, además, conocimientos de swahili, por exagerar las condiciones. Lo que quiero decir es que los requisitos se ajustaban tanto al perfil de una persona determinada, que no era posible para ningún otro concursante cumplirlas. Y eran condiciones que, muchas veces, nada tenían que ver con el desempeño del puesto de trabajo”. 

Quizá la Diputación de Ourense se pueda considerar el último museo del caciquismo gallego más clásico y venerable. Desde hace más de 30 años, la DP ha sido presidida por la dinastía de los Baltar, padre e hijo, arquetipos del Partido Popular “de la boina”. Hasta 2012, la presidió Xosé Luis Baltar Pumar (79 años) y, desde entonces, le sucede en el cargo Xosé Manuel Baltar (52 años). El padre se retiró de la política antes de ser condenado por prevaricación continuada. La sentencia acreditaba que había contratado a 104 personas a dedo en 2010 a cambio de garantizarse los votos que afianzarían la sucesión de su hijo, como así sucedió entre acusaciones de nepotismo y pucherazo. Antes ya había conseguido imponer a su heredero al frente del PP ourensano a pesar de los intentos de Alberto Núñez Feijóo por colocar a un candidato menos contaminado y también algo menos feudal.

Nadie tose a los Baltar en el PP gallego. Ni siquiera el fallecido ministro franquista y expresidente de la Xunta, Manuel Fraga

Nadie tose a los Baltar en el PP gallego. Ni siquiera el fallecido ministro franquista y expresidente de la Xunta, Manuel Fraga, logró doblegar a Baltar padre cuando la unidad del PP gallego fue puesta en peligro por la encarnizada lucha entre los populares “de birrete” (como se denominaba a los trajeados universitarios Mariano Rajoy, Romay Beccaría, el propio Feijoó…) y los populares “de la boina” (el citado Baltar; el antiguo señor feudal del partido y la DP de Lugo, Francisco Cacharro Pardo; o el penúltimo delfín de Fraga, Xosé Cuiña, cuya madre Isolina Crespo, en un alarde de emprendimiento industrial inusual para una septuagenaria, compró tres empresas en el año 1990 y consiguió en un solo lustro reunir un patrimonio de 1,2 millones de euros facturando 84 millones al año –para algunos, coincidiendo sospechosamente con la llegada de su hijo a la Consellería de Obras Públicas).

De todas aquellas boinas, los únicos viejos caciques que sobrevivieron con todas sus prebendas, apellidos y poderes omnímodos en sus territorios son los Baltar. El patriarca, Xosé Luis, creador de una de las redes clientelares mejor tejidas de España, es un hombre bajito, de muy rural simpatía y que tocaba el trombón con una charanga en los actos electorales del PP gallego. Cuando tenía que hablar en público, solicitaba inmediata y retranqueiramente su “tenderete”, un cajón que le elevaba la estatura unos centímetros para llegar cómodamente al micrófono. Pero su estatura electoral era gigantesca. Llegó a conseguir para el PP el 57,2% de los votos de la provincia en las elecciones del año 2000 (mayoría absoluta de José María Aznar). 


Histórico electoral Provincia Ourense/Generales

Fuente: Ministerio del Interior

“Aquellas redes clientelares perviven hoy como entonces”, asegura el sindicalista Rodríguez Cerdeiro. “Y esta sentencia creo que lo deja suficientemente claro. El método es el mismo: ir de casa en casa prometiendo puestos a cambio de votos”. 

Pero así es imposible colectar los casi 130.000 votos que obtuvo el PP en  2000, su año récord en la provincia. 

– Esto funciona así. El cacique promete y promete, y luego a lo mejor cumple su promesa para un 5% de la gente con la que ha hablado. Pero todos saben que, aunque esta vez el cacique no cumpla, sí tiene los medios para cumplir. Porque un primo, un vecino o un conocido sí ha resultado afortunado. En un medio de carácter tan rural como el nuestro, estas estrategias siguen funcionando.

Sobre todo en la provincia española que ocupa la última posición en tasa de actividad en la Encuesta de Población Activa, con un índice de empleo del 40,77%. Esto significa que hay más jubilados y parados que trabajadores.  

En 2017, el juzgado de instrucción número 3 de Ourense archivaba una causa contra Baltar hijo por delitos de acoso sexual, cohecho y tráfico de influencias. Fue imputado por haberle ofrecido a una mujer un empleo a cambio de sexo

El historiador pontevedrés Rodrigo Cota carga con cierta ironía morriñenta cuando describe en rasgos generales al cacique vieille école : “Nuestro cacique de aldea es un cacique amable que reparte favores o prebendas y sólo pide a cambio eso, un voto. En los municipios rurales basta con que el cacique te ponga un contenedor cerca de tu casa o cuatro farolas para alumbrar el camino. Se trata de acuerdos no escritos pero aceptados por ambas partes. A medida que los municipios aumentan en núcleos de población, lo hacen las cacicadas, pero siempre siguiendo la misma dinámica, que es la de buscar el beneficio de ambas partes. Tú quieres una licencia y el cacique te la da, pero a cambio de que le muevas votos o le ayudes a financiar la campaña”. 

Sin embargo, hechos de última generación invitan a intuir que aquel cacique algo bucólico y pastoril de antaño escondía, y esconde, rincones más oscuros, incluso repugnantes. En mayo de 2017, el juzgado de instrucción número 3 de Ourense archivaba una causa contra Baltar hijo por delitos de acoso sexual, cohecho y tráfico de influencias. Fue imputado por haberle ofrecido a una mujer un empleo a cambio de sexo. Aunque lo absuelve, la jueza reconoce en su auto que “el investigado solicita o al menos acepta un favor de naturaleza sexual para realizar en el ejercicio de su cargo una acción u omisión”. Lo acreditan grabaciones aportadas por la demandante. 

Asociaciones feministas, como la coordinadora de la Marcha Mundial de las Mujeres en Ourense, exigieron a Núñez Feijóo el cese inmediato del presidente de la DP y del partido en la provincia: “El solo hecho de que sean mencionados amaños en los procesos de selección de personal de la Diputación, en las grabaciones realizadas por la denunciante, son suficiente motivo para que el PP asuma la responsabilidad política de retirar de su cargo a Xosé Manuel Baltar”, demandaban en un comunicado. 

Tras conocerse la sentencia, esta organización feminista acusó al fiscal jefe de Ourense “no solo de estar al servicio de la justicia machista, sino del PP y de la saga Baltar, auténticos padrinos de la mafia provincial que extiende sus tentáculos hasta la propia Fiscalía”, según testimonio recogido entonces por la periodista Cristina Huete para El País.  El togado del ministerio público ourensano, Florentino Delgado, había solicitado la absolución de Baltar y, tras conocerse el sobreseimiento, pidió la imputación de la demandante a pesar de lo explícito de las grabaciones: 

BALTAR: Después de echar a todos estos, vamos a hacer una historia de servicios sociales. Yo te voy a solucionar el problema.  

MUJER: La ayuda que me prometiste… 

BALTAR: Esa promesa va a misa. 

El cacique gallego se movía (se mueve) en toda la transversalidad de la falta de ética. Desde la sordidez del acoso sexual a la recalificación corrupta de terrenos o la compra de medios de comunicación (el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Ourense anuló, en mayo de este mismo año, la compra, por parte de la DP, del archivo del periódico provincial La Región por 2,7 millones de euros sin tasación legal y exponencialmente sobrevalorada por técnicos no cualificados). 

El escritor y periodista ourensano Diego Ameixeiras (1976) relata por experiencia personal cómo el viejo cacique no solo trasiega voluntades en despachos enmoquetados y redacciones de periódicos, sino que se trabaja al electorado en los ámbitos más pedáneos de sus taifas: “Siendo adolescente, recuerdo un final de la Vuelta a España en Ourense. José Ramón De la Morena, que en aquella época estaba en la SER, seguía la carrera y por la noche hacía El Larguero en el Teatro Principal. Me fui con unos amigos para ver el programa y no pudimos entrar porque el aforo estaba completo o no llevábamos invitación. No lo recuerdo exactamente. Pero cuando ya estábamos resignados a perdernos el programa, un señor bajito y nervioso, de pelo blanco y voz aguardentosa, se dirigió a nosotros y nos invitó a acompañarlo. Era el ínclito Xosé Luis Baltar [el padre, entonces presidente del PP provincial y de la diputación]. Se acercó con nosotros hasta la puerta, exigió que nos dejasen pasar (aquello sonó a orden) y pudimos ver el programa desde el gallinero. Tengo grabada la sonrisa de Baltar cuando salimos del teatro. Era una sonrisa a la que le brillaban los dientes, una sonrisa de cacique previsor que ya le va pidiendo el voto a los chavales con sus superpoderes. Pese a su gesto humanitario, nunca tuve tentaciones de votar a Baltar y, pasado el tiempo, dejé de escuchar a De la Morena sin saber muy bien por qué”.

El escritor e historiador pontevedrés Rodrigo Cota se declara apasionado del “material de desecho de los historiadores convencionales”. Con esos materiales de desecho elaboró, hace casi una década, un libro extravagante, muy bien documentado y muy mal distribuido titulado La loca historia de Pontevedra. Rodrigo Cota está de acuerdo en que el cacique gallego evoluciona distinto según la provincia. El cacique de la provincia de Pontevedra se sofisticó más cuando empezó a recibir dinero a espuertas, primero del contrabando de tabaco y, después, del narcotráfico:  “En los tiempos en que los narcos paseaban con toda alegría por nuestras calles presumiendo de coches y de pazos, muchos caciques cayeron en sus redes. Se limitaban a aceptar el dinero que tan generosamente les llegaba de los narcos. Como siempre, el intercambio era provechoso: el narco pagaba y no pedía nada a cambio; el cacique, por la cuenta que le tenía, se limitaba a proteger al traficante de persecuciones políticas. Así que tenemos de todo, desde el cacique de pueblo que pone cuatro farolas a cambio de un voto hasta Rafael Louzán, que como presidente de la Diputación llenó la provincia de campos de fútbol de césped artificial y acabó presidiendo la Federación Galega. ¿Por qué los queremos tanto? No sé, pero puede que creamos que son algo tan útil como inevitable, además de que, todo hay que decirlo, son parte de nuestra cultura y de nuestra tradición”. La ironía es la virtud de hacer reír y sufrir al mismo tiempo, como dijo el clásico. Un clásico, por supuesto, muy gallego.

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí