1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La ultraderecha y la venganza de los lugares que no importan

Vox fue la lista más votada en 27 municipios de la Comunidad de Madrid. No solo en pueblos, sino también en ciudades de renta baja y clase media proletarizada. Varios especialistas analizan las razones del ascenso del ultranacionalismo

Aníbal Malvar Madrid , 3/12/2019

<p>Mapa de distribución de voto por partido de las elecciones generales en la zona sur de Madrid.</p>

Mapa de distribución de voto por partido de las elecciones generales en la zona sur de Madrid.

Mapbox (ABC)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“La venganza de los lugares que no importan”. Con esta expresión explican algunos estudiosos de ciencia política, demografía y otras disciplinas fenómenos como el auge de la ultraderecha en determinadas poblaciones con rasgos aparentemente muy dispares. Los lugares que no importan, y su venganza, fueron por primera vez verbalizados por el catedrático de Geografía Económica de la London School of Economics Andrés Rodríguez Pose, asesor habitual de la Comisión Europea, el BCE, la ONU, la OIT y otros organismos. Pose explica, en la venganza de esos lugares que no importan, el voto que contribuyó a dar la sorpresiva victoria a Donald Trump, el primer germen de los chalecos amarillos franceses, la inesperada victoria del brexit en Gran Bretaña y la feraz eclosión de Vox en España.

A Héctor Meleiro le gusta esta teoría de la venganza de los lugares que no importan para explicar lo que ha ocurrido este pasado 10 de noviembre en el sur de la Comunidad de Madrid. Veintisiete municipios de la CAM se amontonan a los pies del mapa madrileño con un rasgo común: en todos ellos el partido ultraderechista Vox ha sido la lista más votada.

Valdemoro es la villa con más población, casi 75.000 habitantes. En los 207 días transcurridos entre las dos elecciones generales, el color del voto mayoritario ha pasado del naranja Ciudadanos al verde Vox

Meleiro es el analista de datos de la consultora 40dB. encargado de filtrar y dar sentido a lo que han dicho las urnas en esa franja, que desde Robledo de Chavela hasta Colmenar de Oreja, abarcando municipios tan importantes como Valdemoro o Navalcarnero, ha votado masivamente a los de Santiago Abascal. “Me gusta mucho esa frase de la venganza de los lugares que no importan para explicar lo que ha pasado en todo el sur de Madrid, pero solo es una intuición. Es pronto para hacer un análisis más científico, porque todavía nos quedan muchos datos de lo que pasó el 10-N que aún no tenemos o no hemos podido procesar”, señala el analista. 

Sin embargo, Meleiro sí estudió a fondo los resultados todavía bastante frescos del 28 de abril, cuando las urnas ya dieron a Vox 24 escaños a nivel nacional y seis de las 27 mayorías municipales ultra que hoy dibujan la franja verde del sur de Madrid. Ya en abril se fraguaba esta venganza de lugares que no importan. 

Valdemoro es la villa de la franja con más población, casi 75.000 habitantes. Solo en los 207 días transcurridos entre las dos convocatorias de elecciones generales en 2019, el color del voto mayoritario ha pasado del naranja Ciudadanos al verde Vox. El partido neoliberal, que gobierna el municipio, se dio un rotundo batacazo al caer de 9.892 votos a 3.869. Los de Santiago Abascal obtuvieron 10.769 (tenían 8.251). El PP perdió 600 votos, Unidas Podemos se dejó 1.400, y los socialistas unos 800. 

El asunto de la inmigración, uno de los reclamos electorales más estridentes de Abascal, no debería ser causa nuclear para explicar este alzamiento electoral de Vox en Valdemoro: tiene una tasa de extranjeros empadronados sensiblemente inferior a la media en la comunidad autónoma (9,1%, frente a 12,5%), según datos de 2018 del Instituto de Estadística madrileño.

Valdemoro es una de esas ya raras ciudades españolas donde no es difícil ver niños. Es una población con un grado de juventud (porcentaje de personas de entre 15 y 29 años) del 21,46%, seis puntos por encima de la media madrileña. La edad media era de 36,23 años en 2018 (INE), pero “no es el voto joven el que se lleva Vox”, matiza a CTXT la expresidenta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) Belén Barreiro.

La explicación quizá sí sea que Valdemoro, como toda la franja sur de Madrid, se haya ido convirtiendo con la crisis en uno de esos “lugares que no importan”. Así lo sugiere, aún de forma intuitiva, el analista Meleiro.

Los llamados por Rodríguez Pose “lugares que no importan”, según el creador del lírico apotegma, son aquellos pueblos y ciudades pequeñas, medianas y grandes, víctimas de “la economía de archipiélago” que, según su criterio, está concentrando el talento, la inversión, el dinero, la tecnología, el poder y las oportunidades solo en las grandes urbes. 

En España, el investigador del Centre d’Estudis Demogràfics de la Universidad Autónoma de Barcelona, Miguel González-Leonardo, ha estudiado recientemente este fenómeno. Su tesis: que de seguir la evolución demográfica actual, en unas décadas España será un país vacío con solo dos o tres grandes urbes concentrando a la casi totalidad de la población. El fenómeno se está reproduciendo a nivel mundial. 

Resulta difícil admitir que una ciudad como Valdemoro, cuya plaza del ayuntamiento se encuentra a 28 kilómetros en línea recta de la Puerta del Sol de Madrid, y a 32 minutos en el tren de cercanías, pueda sentirse marginada de la metrópoli. Pero esos 28 kilómetros son la distancia entre la renta disponible por habitante de 30.096 euros anuales en Madrid capital, y los 22.790 de Valdemoro, los 21.562 de Navalcarnero, los 18.357 de Navas del Rey, o los 18.319 de Aldea del Fresno, todas ellas hoy tintadas por el verde mayoritario de Vox. Los datos disponibles son de 2017. 

Entre ese año y 2013, esta brecha económica no ha hecho más que agrandarse exponencialmente. Durante ese lustro, el madrileño capitalino ha incrementado sus dineros en 3.191 euros anuales, mientras el valdemoreño solo ha inflado su bolsa con 1.481 más. Son cosas que suceden en lugares que no importan.

En trazo grueso, hay un agente poblacional en la franja verde del sur de Madrid que puede explicar el éxito de Vox: la prevalencia de una “clase media aspiracional” –la expresión la usa Meleiro– que no ha visto cumplidas sus expectativas laborales y económicas. Las ciudades y pueblos del sur de Madrid se nutren del constante goteo de migrantes internos que dejan otras comunidades autónomas para buscar oportunidades en la capital. Pero también de expulsados por la gentrificación de Madrid: personas a las que la crisis ha recortado recursos, pero que además han visto cómo se disparaba el precio de la vivienda en la capital y ha tenido que buscar acomodo en ciudades más o menos dormitorio donde vivir es más barato.

Los municipios del sur de Madrid no se caracterizaban por ser de lo más obrero del mundo, sino, más bien, municipios en los que ha ido escaseando el empleo

Héctor Meleiro ha constatado que la extrema derecha crece más en aquellos lugares donde se ha destruido industria. “Los municipios del sur de Madrid no se caracterizaban por ser de lo más obrero del mundo, sino, más bien, municipios en los que ha ido escaseando el empleo. Yo tengo una intuición que tiene su respaldo en algunos artículos académicos realizados en otros lugares de Europa. Con los datos del 28 de abril, me salía ya que Vox funciona mejor dentro del campo de la derecha en aquellos municipios que más han sufrido el shock de empleo, como estos del sur de Madrid”. 

Valdemoro aún no ha recuperado los datos de desempleo que tenía en 2006 (9,19%), en los prólogos de la crisis económica. En 2012 y 2013 llegó a superar el 18% de desempleo, y hoy está instalado en el 10,37. Lo mismo se puede decir de Navalcarnero, que con la crisis pasó del 8,52 a superar el 20% en los años duros, y a octubre de este mismo año no había logrado bajar del 11,08.

Lo mismo se puede aplicar a los municipios pequeños de esta franja verde. Navas del Rey (2.819 habitantes) triplicó su tasa de paro pre-crisis en 2012, llegando al 30% de población desempleada.

“Esta gente más olvidada que hoy vota a Vox ya votaba a la derecha”, continúa Meleiro. “Eran clases populares, pero de derechas, orgullosos de ser españoles. Pero nuestras encuestas no nos están dando que Vox lo pete entre las clases populares, salvo entre esas clases populares que ya votaban a la derecha. A veces se nos olvida que el PP también tiene una base de votantes de clase trabajadora. No solo le votaban los ricos. Cuando apareció Ciudadanos, le dio una tajada al PP por el lado del votante más urbano y liberal. Vox es todo lo contrario. A partir de las elecciones andaluzas y las del 28 de abril, y es de suponer que en estas últimas, la tajada de Vox viene de las zonas de muy alto poder adquisitivo, pero también de estas otras más populares, de esa ‘clase media aspiracional’ de la que hablábamos”. O sea, de la burguesía que se ha proletarizado con la crisis. 

Lorenzo Sánchez Gil, secretario ejecutivo de acción electoral del PSOE madrileño, es el único responsable político que ha descolgado el teléfono a CTXT para analizar los datos. Ninguno de los alcaldes de la franja verde consultados ha accedido a compartir su opinión: es demasiado pronto, ha sido la excusa casi unánime.

“En las zonas ricas el PP se ha mantenido con claridad”, comenta el socialista. “Es en las zonas humildes donde el voto de la desesperación se ha volcado en Vox. En algo habrá fallado el conjunto de la sociedad para que haya pasado esto. Hay ciudadanos jóvenes que no han conocido de primera mano la dictadura y se han volcado en Vox. Es un problema de formación, de trabajo, de acceso a la vivienda. Tenemos que hacer una labor política, pero también pedagógica”.

Añade Sánchez Gil que la multiformidad del voto de Vox hace difícil buscar un patrón teórico donde colgar su foto fija. “Fíjate en Ceuta, donde, entre emigrantes de tercera generación, Vox ha cosechado un voto importante. En ese voto, por ejemplo, hay algo de insolidario: no vengan más, que yo estoy dispuesto a defender lo mío. Son infinidad de factores”. 

Y, por supuesto, la sentencia del procés ha sido un detonante del voto a Vox en todo el territorio nacional. La expresidenta del CIS, Belén Barreiro, ofrece una perspectiva demoscópica contundente: “No tengo los datos delante, pero ha pasado en el sur de Madrid y en toda España. A principios de septiembre, observamos cómo el PP, con su campaña de moderación, subía.  Sin embargo, con la sentencia del procés esa subida se congela, y el PP empieza de hecho a bajar en expectativa de voto. Es ahí donde vimos el repunte de Vox. El debate en términos racionales que podría imperar en ese momento deriva en debate emocional. Eso ha sido clave”.

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. SergioB

    "Eran clases populares, pero de derechas, orgullosos de ser españoles." En mi opinión, en esta frase está la clave de toda lectura política actual en España. Han conseguido poner el discurso de la identidad por encima del de la clase social. Y así, hay barones del PSOE que priman la incompatibilidad con ERC e incluso Podemos, que las políticas sociales. Y así, entre las clases populares hay un amplio sector que vota al neoliberalismo de ultraderecha, antes que a quien defiende crecientes derechos y políticas sociales. La lucha de clases la practican solo los de arriba, mientras anulan a las clases bajas ahitando banderas y creando falsos enemigos (inmigración, independentistas, etc).

    Hace 1 año 10 meses

  2. Definidor Adecuado

    ... lo he leído en otro sitio y estoy conforme: no debe decirse "ultraderecha"... debe decirse "extra super ultra hiper mega extrema derecha nacionalista reaccionaria fascista franquista homófoba machista xenófoba cavernaria carca y maligna"

    Hace 1 año 10 meses

  3. Tino

    ¿Porqué el llamado "cinturón rojo " de Madrid se está convirtiendo en cinturón verde?. Es cierto que la crisis económica y el paro han sido factores decisivos, pero también la inmigración, que en algunas poblaciones alcanza el 25%, con todos los privilegios ( guarderías, comedores escolares, ayudas para vivienda etc ) generan desigualdades que llevan a muchos ciudadanos a votar a partidos extremistas. Aunque los políticos quieran obviarlo la realidad es la que es.

    Hace 1 año 10 meses

  4. Ángel

    En las clases medias y populares siempre ha habido el pensamiento de mucha gente que dice que "yo me pego a la mesa de los ricos que con lo que se les cae logro sobrevivir, además de vez en cuando en vez de darme una hostia me da un cacho pan" y luego están los ciudadanos los que pensamos en derechos y obligaciones y esos somos muy molestos porque no nos conformamos con lo que se cae de la mesa, queremos sentarnos a la mesa en igualdad. Los que desde siempre estén en la mesa solo tienen que azuzar a los que esperan migajas contra los que queremos nuestro sitio en la mesa. El hecho de ser pobre, trabajador o clase media no te hace mejor persona ni mejor ciudadano, gilipollas hay en todas partes

    Hace 1 año 10 meses

  5. paco

    Mientras la gente malvive en ciudades dormitorio, los alegres chicos de la izquierda de Malasaña, están en sus cosas: las teorías identitarias de Laclau, los núcleos irradiadores, el fomento de la diversidad sexual, y ese tipo de cuestiones que gustan a la gente que no tiene problemas de verdad. Mientras Vox subiendo.

    Hace 1 año 10 meses

  6. Jose Carlos

    Articulo acertadisimo, y totalmente de acuerdo, muchos piensan que el facherio solo viene de las clases altas, pero estas se nutren de ejecutores de clase baja, aspiracionistas de una clase burguesa, que fue destruida con anterioridad por los mismos a los que defienden fanaticamente, los ricos tienen dos cosas, dinero y tiempo, tiempo para dedicarlo a ver cual es la siguiente vuelta de tuerca a la clase obrera, y dinero para dedicarlo a la derechizacion de los medios de comunicacion

    Hace 1 año 10 meses

  7. Abilio

    Sigo la pista "malvada" y cada día me afianzo más en la idea de que lleva a algún sitio, que no derrapa inútilmente. Esta manera de hacer periodismo tiene la virtud de utilizar con sabiduría documentación, claridad y un desarrollo expositivo que a menudo alcanza meritorias alturas estéticas. Lo leo con verdadero placer.

    Hace 1 año 10 meses

  8. Mark

    Para cualquiera que conozca Madrid, esos pueblos, como Chinchón o Valdemoro, igual que muchos de la sierra son facherío de toda la vida. Ese es facherío viejo. El facherío nuevo es el clasemediano de los nuevos PAU de bloques interminables con piscina y concertado. En cualquier caso, esta miríada de artículos sorprendiéndose porque junto a la clase propietaria más reaccionaria parte del lumpen o clase media venida a menos respondan a partidos como Vox (máxime con el trabajo de derechización de los partidos del régimen y los medios) lo que indica es el adanismo inmenso que hay (por decirlo con suavidad). ¿Qué creen acaso que es el fascismo? ¿Creían que el fascismo era sólo botas brillantes y desfiles?

    Hace 1 año 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí