1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Un testimonio personal

Alain-Paul Mallard 14/01/2020

<p>Darío.</p>

Darío.

A.-P. M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Fue una vez más el don de gente de Carlos Torres, gran amigo pintor –un chihuahuense de París a quien debo encuentros capitales–, lo que me llevó a pasar en el hogar parisino de ‘los Mora’ una velada de resultados electorales.

Llegaba con retraso. Así que, asumiendo ya a Carlos arriba, compuse el sésamo digital que me permitió granjear la puerta, subí en ascensor, toqué el timbre.

—¿Sí? –abrió una mujer singularmente guapa, de cabello castaño y corto, ante quien vagamente me identifiqué. Me hizo pasar y me tomó de las manos una mediocre botella de vino, al tiempo que me comentaba que Miguel estaba descansando porque esa noche tenía que trabajar. Pero que me pusiera cómodo: no tardaría en salir. Me condujo al salón y, acto seguido, se excusó y se perdió por un pasillo.

Era, constaté con rubor, el primero en llegar –y no precisamente un invitado– en casa de perfectos desconocidos. En una mesa ya dispuesta había champán y algunas bandejas de sofisticados entremeses. “Mi tinto de seis euros va a desentonar”, me dije maldiciendo al amigo ausente. Pero ya ni manera de emprender la retirada.

Efectivamente, Mora no demoró. Entró a la estancia un hombrón apuesto, vital y franco, con la camisa blanca abierta tres botones. Me estrechó la mano con vigor. Me perdía yo ya en burdas justificaciones pero él supo ponerme cómodo a golpe de cordialidad y desenfado.

Yo había tenido tiempo, estando solo, de examinar la estancia y leer algunos de sus signos. Así que, bueno, como entrada en diálogo, elogié sincera e inocentemente un cuadro de pequeño formato que colgaba en la pared: una calle vacía, tejados de aleros contrapuestos. Luego resultó que aquella escena, por razones ajenas al estricto mérito artístico, era un punto nodal en aquel doble salón del 7ème Arrondissement...

Al poco sonó el timbre y entró, junta, la comitiva de invitados. Carlos, airado, me increpó:

—¡Si estás aquí, cabrón! ¡Llevo veinte minutos esperando en la acera!

(Carlos era, todavía en el 2012, refractario a los teléfonos móviles.)         

Se conversó, se rio, y a mi vinito bon marché no se le puso reparo. Se descorchó champán –¡pop!– en la ventana.

Había un televisor encendido. Cerraba, lo he mencionado ya, la jornada electoral en Francia y de Miguel Mora, el corresponsal estrella, se esperaba el reporte, el dispatch, el análisis. En cuanto el conteo de votos pintó incontrovertible, Mora se retiró.

Detrás de la puerta-cancel de vidrios biselados que cortaba en dos la estancia Miguel tecleaba con celeridad, fumaba con ahínco. Dando por sentada su noche en vela, lo compadecí. La velada prosiguió sin él, grata y jovial: el abyecto y aborrecido sarkozismo se largaba al fin.

Cosa de una hora más tarde, la puerta-cancel se abrió y entró un tufo a tabaco. Ya estaba: Mora había enviado su despacho desde el frente.

¿Ya? Quedé atónito –¡a mí me toma media jornada atar dos tristes frases!

Miguel volvió a convivir y, con absoluta naturalidad, organizó la conversación, le forjó un cauce. (Al día siguiente, leí en internet la pieza en cuestión y quedé todavía más azorado. Y conquistado por la pertinencia, la precisión de análisis, el posicionamiento moral: su prosa clara y comprometida esclarecía mis propias, confusas intuiciones, les otorgaba contorno...).

Pocos días más tarde, Carlos me preguntaría si me quedaban ejemplares de mis libros. Mora le había escrito para decirle “tu amigo es un lindo y es un placer oírlo. Mándame sus escritos, que me apetece mucho leerlo”.

¿Un lindo? Sospecho que mi sentida apreciación del modesto lienzo mucho tuvo que ver en su temprana simpatía. Algo puse en un sobre y se lo hice llegar.

Corrió un par de años. Yo había trocado París por Barcelona, terminaba una primera novela, y acompañaba a mi mujer en la gestación de nuestro primer hijo. Me llegó un correo electrónico. Miguel me contaba que había trocado la Ciudad de la Luz por los Madriles, y que contaba jugarse la indemnización de dos décadas de servicio en la fundación de un nuevo medio digital. Estaba aliando sus tropas. Me invitaba a colaborar.

Me pareció, en tanto apuesta, quijotesca. Y así me gustan. (Padezco, como Augie March, el síndrome del perfecto recluta: ¿que hay que ir al círculo polar y nadie se apunta? ¡Sí, sí, vamos, vamos!; dicen que allá los cielos son la mar de bonitos...).

Al acuerdo de principio siguió una serie de fintas y tanteos, buscando definir qué podría yo hacer. Estábamos en el último trimestre del 2014 y el olfato de Miguel le permitía intuir en el tema catalán tiempos moviditos...

— Eres, en Barcelona, un recién llegado, completamente ajeno e imparcial ante todo el delirio catalanista. ¡Eres casi como un extraterrestre, vaya! ¡Mándanos cartas en las que te interrogues sobre lo que va sucediendo!

Respondí, como el célebre escribiente de Melville, I would prefer not to. ¿Con qué legitimidad meterme en la boca de lobo de un pleito del que nada sabía y cuyos códigos desconocía?

(Los correos de Mora me llegaban de una sospechosa dirección electrónica terminada en .to. También en .to terminaba el futuro nombre de dominio... –Se me dijo, nunca supe si en chanza o con verdad, que los servidores estaban albergados en el remotísimo reino polinesio de Tonga.)

En su retórica, Mora incluso mencionó, por espolearme, por soliviantarme, las Cartas persas del barón de Montesquieu.

No soy ni un periodista ni un intelectual. Soy escritor; artista si se quiere: todo lo que hago va, indefectiblemente, filtrado por el Yo. Terminamos por entendernos sobre una columna quincenal “de cosas del mundo”, formulación suficientemente trapichera como para soportarlo todo.

Así, para mediados de enero de 2015 se lanzó al ruedo el nuevo medio: CTXT. En éste, mis EVIDENCIAS comenzaron a buscar simetrías, a escudriñar los roces entre el Yo y el mundo, a volver con noticias de lugares remotos, siempre un texto acompañado de una imagen. A finales del mismo mes, con 3,6 kg. y 52 cm., nació en la Maternidad de Barcelona, mi primer hijo. En respuesta al faire-part de naissance, Miguel me envió su enhorabuena y me escribió, textualmente, “¡Larga vida al hermoso Darío! –Es el primer bebé CTXT ”.

Pese a las noches de insomnio y a los mil desatinos de un padre novato, conseguí ocuparme quincenalmente de, entre otras cosas, caricias a cóndores, del síndrome de Diógenes, de etnología aplicada, de la familia de los Tetraodontidae, de sierras japonesas, del arte cinético de Ernesto Mallard, de epifanías africanas, de la impresión 3D de un fósil de homínido, de negros en pateras, de besos a jirafas, de la narco-violencia mexicana, de todo lo que supone en Jerusalén amar, de los usos y abusos del machete, de la cajita de música XXL del hombre más rico de su tiempo, de Hervé Villechaize y su gemelo, de un brutal despojo boliviano del que fui partícipe, del curioso binomio erotomanía/caudillismo....

Poco a poco fui tejiendo en EVIDENCIAS el jardín de un librepensador. Lo cual no es otra cosa que aceptar que voy por libre y que esa libertad de temáticas, de tonos y de formas me la tolera y fomenta CTXT. [Agradezco aquí primero a Gloria, luego a Vanesa, y hoy a Amanda por la atención en el vertido de mis textos].

De improviso, algo funesto ocurrió: al filo de su primer cumpleaños, nuestro pequeñito fue diagnosticado con un raro y pérfido cáncer en los ojos. El torbellino de la clínica oncológica nos engulló, a mi niño, mi mujer y a mí, y el mundo se borró de mi horizonte. Absolutamente todo, en nuestras vidas, se detuvo. Vivimos día a día, acompañando a Darío en el más incierto presente. Lo más preciado que hubiera yo tenido jamás estaba –¡ay!– en juego.

Cuando en el túnel, tras meses de negrura, despuntaron tenues resplandores, recibí un mensaje de Miguel Mora. Miguel, sabiendo cuándo hacerse notar, había seguido el relato de nuestra vida en vilo gracias al puñado de cartas que escribí –con una honestidad que no me conocía– para tener al tanto del combate de Darío a nuestros seres más allegados. Mi columna en CTXT, claro, la había soltado –como lo había soltado todo. Miguel me instaba a hacer mis cartas públicas arguyendo, rotunda e inobjetablemente, que esos partes de vida eran “documento de utilidad pública” y debían ser publicados. Matiana –mi compañera– y yo lo debatimos. Nuestra historia, acaso, podría servir a otros. Partidarios de una economía del don, accedimos. Bajo el título RETINOBLASTOMA, Partes de vida, las cartas aparecieron seriadas en la revista. [Las preparó Vanesa Jiménez –beso su mano– con un tacto exquisito].

Su recepción por parte de la comunidad lectora de CTXT resultó conmovedora: se enamoraron de un valiente niño de palabras, de “un titán en pijama de barquitos”, y su amor nos ayudó, a nosotros, a sanar. Un titular, en portada, anunció: Parte de vida 12, y último. ¡Darío está curado! Mi gratitud hacia los lectores que se asomaron a nuestra alma más deshilachada y nos manifestaron su empatía es simple y llanamente inconmensurable.

Salir del aislamiento, volver a echar a andar los motores de la vida activa no resultó sencillo. Al seguimiento terapéutico se sumó un nuevo embarazo, un nuevo parto, un bebé delicioso llamado Diego (9-10-10 en el test de Apgar). Un solecito que ensanchó sanamente, de triángulo a cuadrado, la figura geométrica de nuestra pequeña familia.

Muy de cuando en cuando, llegaba un mensaje de Miguel – “¿Ya? ¿Vuelves?”–, que yo dejaba pasar sans suite, extenuado e incapaz de reconciliarme con mi credo, el mandato panteísta de Spinoza: ¡Contempla el mundo!

Sólo recientemente conseguí hacerlo. A lo largo del verano pasado, CTXT publicó el que es, sin duda, uno de mis trabajos más ambiciosos, la largamente pospuesta CRÓNICA DE LA GRAN DEGOLLINA: La Tabaski en Guet N'Dar, un canto de amor (visual/textual) por cierta África negra, en el que ensayo una nueva manera de narrar. No escatimé ni vísceras, ni sangre. Tampoco moscas. Ya después, me he podido ocupar, pêle-mêle, de la incidencia de la crisis política catalana en los grafitis de mingitorio, de pillaje y nostalgia (y del cráneo de un okapi), de mi pánico a la mendicidad, de las visiones de un esquiador-fotógrafo, de un sismo siciliano y su corolario en el land art del siglo XX...

Al elaborar este rápido inventario de las obsesiones que me dibujan, me salta a los ojos que mi espíritu es el de un comparatista. Creo, como afirma Leonard Bernstein en el arranque de sus Charles Eliot Norton Poetry Lectures (1973), que “la mejor manera de llegar a conocer algo es en el contexto de otra disciplina” y no puedo sino agradecer a CTXT que me arrope en mi cacareante singularidad de rara avis, mi revoltijo de entusiasmos...

No voy a tratar de definir el espíritu contextatario –si están aquí es porque lo conocen y suscriben– pero sí quiero hacer constar, aunque huelgue decirlo, que CTXT es también un medio que me encanta leer –¡Ángeles Caballero!, ¡Ignacio Sánchez-Cuenca!, ¡Nuria Alabao!, ¡los editoriales!, ¡Guillem Martínez!, ¡Gerardo Tecé! Y que si CTXT hace un lema de su orgullo de llegar tarde a las últimas noticias, yo, por mi parte, me ufano de haber estado aquí, en posición de firmes, desde el número 0.

Antes de despedirme y de brindar, les comparto que, inquisitivo y rebosante de inteligencia, también Darío cumple 5 años en cosa de días. Goza, ¡como CTXT !, de estupenda salud.

Na zdrovye!

Fue una vez más el don de gente de Carlos Torres, gran amigo pintor –un chihuahuense de París a quien debo encuentros capitales–, lo que me llevó a pasar en el hogar parisino de ‘los Mora’ una velada de resultados electorales.

Llegaba con retraso. Así que, asumiendo ya a Carlos arriba, compuse el sésamo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alain-Paul Mallard

Escritor, coleccionista, fotógrafo, viajero, cineasta, dibujante, Alain-Paul Mallard (México, 1970) es autor de 'Evocación de Matthias Stimmberg', 'Nahui versus Atl', 'Altiplano: tumbos y tropiezos'. Vive en Barcelona.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí