1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Una tarde en Madrid con Joaquín Achúcarro

El pianista recuerda sus inicios musicales en Bilbao y su larga trayectoria como intérprete y profesor

Felipe Nieto Madrid , 21/03/2020

<p>Joaquín Achucarro, en una foto promocional.</p>

Joaquín Achucarro, en una foto promocional.

Cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Conocí a Joaquín Achúcarro (Bilbao, 1932) al llegar al ascensor del mismo edificio madrileño en el que, lo supe en ese momento, ambos habitamos. Le acompañaba, como siempre que le he visto desde entonces, su mujer Emma Jiménez. Con esto quiero decir que somos vecinos –buenos vecinos, al menos por parte de ellos– de los Achúcarro, como los llamamos coloquialmente nosotros, mi pequeña célula familiar. Me habían llegado noticias de su residencia por la portera. Haciendo honor a su oficio –y a fe que lo ejercía con eficacia– me informó de que uno de los pisos altos de la casa pertenecía a un músico importante que ocasionalmente recalaba por Madrid.

Y fue así cómo, efectivamente, ante el ascensor, empezamos una conversación informal, fluida y prolongada más allá del trayecto de subida a nuestros respectivos domicilios. Desde entonces, a lo largo de todos estos años, más de veinte ya, encuentros e intercambios se han sucedido con cierta regularidad cuando Emma y Joaquín transitoriamente se instalan en Madrid, sea con motivo de sus anuales idas y venidas hacia o desde Dallas, en cuya Universidad Metodista del Sur Joaquín imparte clases magistrales desde hace más de 30 años, sea después de una actuación en vaya usted a saber qué sala de conciertos del mundo, incluidas las madrileñas. Han sido intercambios breves, cálidos siempre, en los que se advertía sin pretenderlo la comodidad del otro, la voluntad de no poner fin, el continuará en otro momento, todo ello más allá de las obligadas conversaciones sobre obras y derramas en la comunidad de vecinos, demasiado frecuentes por desgracia durante unos años. Así, poco a poco, se ha ido forjando la necesidad de una conversación más amplia, esta entrevista concretamente.

Más de una vez es posible oír a Joaquín ejercitarse en su viejo piano vertical, desde tempranas horas de la mañana, desvelado por un ‘jet lag’ que la costumbre de tanto viaje alrededor del mundo no consigue superar

Especialmente al regreso de las recurrentes tournées de Joaquín, los Achúcarro acostumbran a hacer una breve escala en Madrid, camino a su tierra y a su casa propiamente dicha, Bilbao. A Joaquín le gusta demorarse en Madrid, una ciudad en la que ha vivido en diversas temporadas y en la que, entre otras, se formó musicalmente. Desde el piso que se eleva sobre los tejados de la ciudad, se deleita contemplando un panorama único, torres de iglesias y chapiteles pizarrosos, cúpulas barrocas, altos edificios comerciales anodinos y torres modernas orgullosas que por mucha altura que exhiban no alcanzan a ocultarle la vista de la sierra de Guadarrama, dibujada desde aquí sin solución de continuidad con la inmediata Casa de Campo.

Más de una vez, sobre todo en verano, es posible oír a Joaquín, las puertas de su casa abiertas, ejercitarse en su viejo piano vertical, desde tempranas horas de la mañana, desvelado por un jet lag que la costumbre de tanto viaje alrededor del mundo no consigue superar. Es también, como comenta en esta entrevista, el tributo diario obligado a su instrumento, el ejercicio que no se puede dejar, incluso si este piano de su casa de Madrid ha perdido la afinación adecuada hace muchos años.

Cuando Achúcarro actúa en Madrid, por fuerza sus estancias entre nosotros se prolongan. Hemos podido verle en el Auditorio Nacional interpretar el Concierto N.º 4 para piano de Beethoven, o el Concierto para la mano izquierda de Maurice Ravel (el compositor vasco-francés al que Joaquín niño, acompañado de su madre, recuerda haber visto nadando en la playa de San Juan de Luz, en un lejano verano de 1936, el primero de la Guerra Civil). En diciembre pasado vino a Madrid para actuar en el Teatro Monumental. Junto a la orquesta de RTVE, bajo la batuta del director japonés Kazushi Ono, ofreció el mismo programa que ejecutó en Tokio, en su caso el Concierto para piano N.º 2 de Sergei Rachmaninov. Sus idas y venidas de casa a los ensayos en el teatro nos dieron tiempo suficiente para encontrarnos una tarde y conversar tranquilamente sin límite de tiempo en mi casa. Emma nos ha dejado solos. Vendrá a recogerlo y juntos haremos las fotografías.

Con su naturalidad y cercanía proverbiales, el artista que en los escenarios del mundo hace fluir con facilidad aparente las músicas más difíciles y sublimes, va a intentar ahora, ante el ignaro musical que le entrevista, traducir con las palabras más sencillas lo inefable de su trabajo de interpretación en el que continúa hoy, a sus 87 años, con la curiosidad y la dedicación de sus años de debutante a finales de los 40 del siglo XX.

Vamos a comenzar por lo más inmediato, si te parece. ¿Por qué has escogido esta obra para esta sesión, el segundo concierto de Rachmaninov?

¿Y por qué no? (risas). Hay dos maneras de contestar al por qué. Porque es un gran concierto, es maravilloso, y lo he tocado en Tokio hace dos meses…

¿Y en toda tu trayectoria pianística?

Para un intérprete importa el lado muscular del piano, cómo toques de deprisa. Luego viene el lado expresivo, la cantidad de colores que puedes dar a una frase

Esta va a ser la 97. La primera vez tenía 18 años. Hay una gran convivencia con ella… A lo mejor tocas una obra una vez y no vuelves a ella hasta el año siguiente. Por ejemplo, las orquestas inglesas, hacían varios conciertos a la semana. Hacían 20 conciertos al mes, la misma obra la tocaban en diversas ciudades próximas… En una semana podías tocar la misma obra cinco veces y luego… a saber cuándo te vuelven a contratar o lo propones tú mismo.

¿Cómo elige un solista su repertorio? ¿Lo decide él mismo?

Desde luego, lo que tiene que ocurrir es que las obras que trabajes te gusten mucho.

Por ejemplo, este concierto de Rachmaninov, ¿por qué te gusta?

Porque tiene unas melodías maravillosas, y unas armonías… Es una gran obra.

¿Difícil?

Muy difícil. De esta en España existía una grabación del propio Rachmaninov, 5 ó 6 discos de 78 revoluciones. Claro, oyes eso y te enamoras de la obra. Rachmaninov era el más grande pianista de su tiempo, murió en 1943, como un número uno indiscutible, como intérprete y como pianista. 

Dinos algunas cualidades específicas de un pianista.

Para un intérprete importa el lado muscular del piano, cómo toques de deprisa, etc. Luego viene el lado expresivo, la cantidad de colores que puedes dar a una frase, la cantidad de rubatos… ([ligera aceleración o desaceleración del tempo de una pieza a discreción del solista o del director]. Al interpretar, de lo que se trata es de incorporar tu tiempo interno al tiempo del solfeo (la partitura) y de rellenar con tu vivencia lo que estás haciendo, sonoramente, rítmicamente, pianísticamente, musicalmente…  

En toda interpretación entra el hombre entero, el intelecto, la sensibilidad… Entra el lado deportivo, muscular, muy importante, mucho, difícil de conseguir, lo están consiguiendo ahora los jóvenes con una disciplina férrea de sus maestros chinos, rusos… Como el nivel muscular ha subido de una manera impresionante, hoy en los concursos es muy sorprendente lo que se puede ver. Es como, por ejemplo, en el atletismo, los antiguos records hoy serían propios de principiantes, algo así también pasa en el piano…

El intérprete ¿es un creador…?

El intérprete aporta cómo debe de sonar tal música, de qué manera concreta. Cada frase me gustaría que hiciera esta curva, mientras que otro con más temperamento querrá hacerlo de otra manera…

Sin duda. El intérprete aporta cómo debe de sonar tal música, de qué manera concreta. Cada frase me gustaría que hiciera esta curva, mientras que otro con más temperamento querrá hacerlo de otra manera… La partitura es el mapa de carreteras, hay que ir de aquí a aquí, ¿cómo? Eso ya es cosa del intérprete… Tienes unas notas escritas en un pentagrama que sabes lo que valen según el solfeo…  Las notas tienen un valor concreto, luego están los distintos tipos de compases… diferentes tipos de alternancias rítmicas. Con estos elementos es como el compositor pone lo mejor que puede lo que le canta por dentro… En el caso de Beethoven que ha dejado sus cuadernos de ensayos y esbozos, casi se puede seguir su proceso mental hasta el final, hasta lo último, que es lo que manda al editor y todavía no queda plenamente satisfecho: hay una carta a un editor diciéndole: “No soy tan divino como para no querer mejorar lo que he hecho, me gustaría retocar, añadir…” y, más increíble todavía, en un tiempo de una sonata, a la que harto ya de tanto hablar de pianoforte, de italianismos, etc., bautizó con un nombre alemán, la Hammerklavier, (Sonata para piano N.º 29, Beethoven), en esa sonata hay un tiempo, el adagio, que dura a lo mejor sus 8-10 minutos, y ahí, a punto de publicar la partitura, a toda prisa, escribió a los editores para que pusieran dos notas más, antes de empezar… Esas dos notas, son otra cosa, abren otra perspectiva. El compositor vuelca lo mejor que puede, lo que quiere que pase en el tiempo y en el sonido. Entonces llega el intérprete, uno lo toma de una manera, otro de otra…

Permítaseme recordar la dificultad de esta tarea. En una ocasión he leído al maestro Achúcarro formulándolo de modo muy expresivo: Yo sudo sangre para sacar al pájaro de esa jaula de cinco barrotes que es el pentagrama.

¿Y no puede haber una traición a la voluntad del autor por parte del intérprete?

Sí, claro que sí, puede haberla… Depende… si con un crescendo hace un diminuendo… eso es feo, ahí están los buenos y los menos buenos intérpretes… Los que han vivido en Viena saben muy bien lo que es un vals, mientras que en Aragón saben lo que es una jota, pero resulta que se escriben prácticamente igual en el papel, hay un mismo compás, ¾, pero la duración de las partes, el acento, son distintos… 

La repetición, el interpretar una misma obra muchas veces, ¿puede suponer monotonía, peligro de rutina, o… sigue siendo un desafío, una pasión?

Siempre es un desafío, porque hay elementos esenciales que siempre son distintos: el piano, la acústica del local, el público, la hora, el estado mental de uno mismo… Es lo mismo que hace el actor cuando ha memorizado las palabras escritas de su papel. Cuándo y cómo susurra, cuándo y cómo grita, la longitud de sus pausas dramáticas. Eso es interpretar. 

En toda interpretación musical intervienen: el solista, la orquesta, el director, ¿cómo es la relación del primero con los otros, cooperación, conflicto, indiferencia? ¿Puedes contar alguna experiencia particular?

Lo primero que se busca es la cooperación: ponerse de acuerdo sobre el tempo, los volúmenes sonoros, los lugares, digamos, “peligrosos”. Hay que intentar evitar los conflictos y, por supuesto, la indiferencia, ya que lo que queremos es hacer vivir a una obra que quizás sea un poco una cumbre del pensamiento humano. Tiene que haber un diálogo musical.

Sí, recuerdo algunos directores “indiferentes” entre los ¡más de 400! con los que he colaborado (y eso es muy irritante). Incluso alguna vez he tenido un director que estaba bebido…

Yendo a asuntos más lejanos, ¿cómo se forma un intérprete? ¿Cómo te formaste tú? ¿Por qué escogiste el piano? ¿Te escogió él a ti?

Lo primero que hace falta es el talento, cosa que todos sabemos lo que es hasta que lo tengamos que expresar en palabras. Pero claramente, un niño que oye una melodía y acto seguido la canta, tiene “algo” que otros niños no tienen, aunque a él le parezca la cosa más natural del mundo.

En mi niñez yo dormía oyendo el sonido del piano que mi padre, oculista, tocaba, muy bien, por cierto. Luego vino la curiosidad por aquella cosa tan grande, con tantos dientes y de la que salían sonidos tan bonitos. Luego me sentaron y, sin saber cómo, empezó la cosa. Luego vino el 20 de mayo de 1946 y al terminar de tocar, con 13 años, el concierto en Re menor de Mozart, en el cincuentenario de la Filarmónica de Bilbao, me di cuenta de que eso era lo que yo quería hacer. Parecía casi fácil. Luego supe, (y sigo sabiendo) que el precio que hay que pagar es infinitamente mayor que el ingenuo presupuesto juvenil. Cuanto más subes, más y más se ensancha el horizonte y apenas sales del cascarón descubres que solo el Talento (con mayúscula) no basta. El ascenso es cada vez más difícil.

Por lo tanto, tienes que seguir estudiando para no perder la forma física –en el acto de tocar intervienen, no solo los dedos, también el juego de muñeca, el antebrazo y los hombros. Yo llamo a eso la parte “deportiva”, y hay que entrenarla. Pero además existe la parte musical, humana, emocional. El cuento de nunca acabar.

¿Se podría hablar en tu caso de obras o de autores favoritos? 

A estas alturas, los grandes compositores del pasado, de Bach a Stravinsky, son mis favoritos y lo son también de todos los músicos. Yo quiero prescindir de la idea de meter la Música entre las barras de esa especie de compartimentos estancos llamados Gregoriano, Barroco, Rococó, Clásico, Romántico, Postromántico, Impresionismo… La lista es impresionante y ayuda a colocar en el tiempo histórico una obra pictórica, musical, arquitectónica, etc. Pero lo que no podemos olvidar es que toda obra artística ha sido hecha por seres humanos, con sus anhelos, amores, odios, temores, y por tanto hay un elemento común a todos los estilos: el expresar “algo” común a toda la humanidad. Cada artista tiene su “parcela”, llamémosle así.

¿Qué relaciones mantienes con tu instrumento? Después de tantos años ¿ha habido una evolución en ella, algún cambio significativo?

La relación es de amor-odio. Amor a lo que el piano me puede dar como satisfacciones personales, los hermosos sonidos que puede producir, heroicos, temerosos, dulces, agrios… la gama es casi infinita. El odio, por lo caro que los vende.

Hablemos de otras actividades intelectuales o artísticas, ¿consideras necesarias para la actividad de un músico, de un intérprete en tu caso, materias como la filosofía, la poesía, la pintura…? 

En mi niñez yo dormía oyendo el sonido del piano que mi padre, oculista. Luego vino la curiosidad por aquella cosa tan grande, con tantos dientes y de la que salían sonidos tan bonitos

Claro que sí. Cualquier actividad que tenga que ver con el espíritu humano, la capacidad de asombro, el aprender de personas que ni de lejos llamaríamos nuestros maestros… Las tres que mencionas son totalmente indispensables. Una vez más, el cuento de nunca acabar. El interés por conocer, no solo la personalidad del compositor que interpretas, también la persona, su entorno, su “circunstancia” que diría Ortega, es imprescindible. Tienes que estar alerta para percibir algo bello en la vida normal, no como cuando entras en un museo, ya “predispuesto” a asombrarte viendo obras maestras.

Ahora quiero hacerte una pregunta más personal, ¿qué es Emma para ti? 

Por primera vez se ha quedado sorprendido, como paralizado. Se iluminan sus ojos claros, tan vivos, y me mira mientras percibo que apenas tiene palabras para responder a pregunta tan obvia.

Emma… …¡Emma es todo!

Un poco sobrepuesto al pequeño ataque por sorpresa, continúa:

Creo que puedo hacer lo que hago gracias a Emma. No solo por sus enormes conocimientos sobre música y sobre piano: a los ocho años fue Premio extraordinario –y por tanto profesora– de solfeo y a los doce años terminó la carrera de piano con Premio Extraordinario (creo que nadie ha batido ese récord todavía). Hemos hecho juntos conciertos a dos pianos. Formó dúo con Félix Ayo, durante 20 años, tocando la literatura de piano y violín. Pero, además, es “el hombre de la casa”: viajes, relaciones públicas, relación con las orquestas, sociedades, empresarios, etc. Y tiene opiniones musicales y pianísticas contrarias a las mías. Todas estas actividades consumen tiempo y energía –¡vaya si consumen energía!– para que yo tenga tiempo de estudiar.

Joaquín Achúcarro y Emma Jiménez, en su casa de Madrid.

Joaquín Achúcarro y Emma Jiménez, en su casa de Madrid.

Hemos llegado al final. Muchas gracias, Joaquín, por tus palabras.

Ha sido más de una hora de conversación con el hombre excepcional que continúa paseando por el mundo, junto a su arte único, su bonhomía jovial cautivadora de la que pueden dar fe cuantos tienen la suerte de disfrutar de su presencia pública. Deseamos que se prolongue por muchos años. 

Autor >

Felipe Nieto

Es doctor en historia, autor de La aventura comunista de Jorge Semprún: exilio, clandestinidad y ruptura, (XXVI premio Comillas), Barcelona, Tusquets, 2014.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí