1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tecetipos

Solidaridad de escaparate

Gerardo Tecé 26/03/2020

<p><em>Caen las bolsas</em></p>

Caen las bolsas

J.R.Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Miedo y solidaridad. Esas son las dos moléculas puras que quedarán flotando en el aire, cuando esta gran explosión termine. No olviden sus nombres, porque con ellas tendremos que construir un nuevo mundo. De la mezcla y uso de estas dos moléculas –miedo y solidaridad– surgirá todo lo que venga después. Tenemos experiencia. ¿Recuerdan el Big Bang? Los más viejos seguro que sí. De la combinación de tres elementos químicos –hidrógeno, helio y litio– surgidos de la gran explosión fueron apareciendo cosas tan potentes y maravillosas como las flores, pero también cosas horribles, como el Seat Toledo. De ahí la importancia de mezclar bien lo básico.

La crisis del coronavirus, sin haber terminado, nos deja ya conceptos ganadores sobre la mesa. El cierre de fronteras, el ambiente militar, la nación como unidad de referencia, la desconfianza hacia el que llega de fuera. Los sueños húmedos de la extrema derecha se hacen realidad hoy como parte de un tratamiento sanitario necesario para detener la pandemia. Cuando todo pase, muchos no querrán que este sueño termine. Pedimos cerrar las fronteras hace mucho tiempo, gritaba Abascal la semana pasada, y lo seguirá gritando. Sin especificar, claro, que lo suyo no es prevención sanitaria, sino afición.

La comunidad, los cuidados, la responsabilidad ciudadana, la defensa de lo público, el valor de los de abajo. Esos también son conceptos vencedores de esta crisis. Ahora sabemos que, sin el sentido de la comunidad activado, sin servicios públicos fuertes, sin el trabajo de quien cura, limpia o distribuye alimentos, no tenemos ninguna posibilidad como especie. Cuando todo termine, será imposible que no quede en el recuerdo colectivo que, cuando las cosas se pusieron más feas, quienes estuvieron ahí fueron los hospitales, fue la responsabilidad colectiva de quedarnos en casa, fueron las limpiadoras y enfermeras acudiendo a sus puestos de trabajo. A primera línea del frente de batalla, que diría el militar de las ruedas de prensa de las once y media. Mientras, también recordaremos haber visto a empresarios de la sanidad privada cerrar el chiringuito a la espera de que amainara la tormenta. Los valores esenciales del capitalismo –competición, individualismo, beneficio económico como única variable– se han mostrado inútiles cuando el lado salvaje de la vida aprieta. Esta crisis también tiene conceptos perdedores.

Con el miedo y sus conceptos ganadores a un lado y la solidaridad y los suyos al otro, la guerra cultural que llegará cuando esto acabe será, como mínimo, entretenida. Arrebatarle la bandera al otro será el objetivo, como pasa en toda guerra cultural. Algunos, con tiempo libre en estos momentos de urgencia de lo público, ya están en ello. Un profesor de Sociología lo explicaba muy bien. Durante el franquismo, decía, uno se ponía una cresta roja y el sistema reaccionaba encarcelándote. Es decir, se demostraba que esa cresta dañaba al sistema. Con el capitalismo, explicaba, es distinto. Si uno se coloca una cresta roja para atacar al sistema, El Corte Inglés llena sus escaparates de maniquís con crestas rojas y se dedica a venderlas a 30 euros.

El capitalismo, de vacaciones, huida o ERTE durante los primeros momentos de esta crisis, ya ha colocado la bandera de la solidaridad en el escaparate de El Corte Inglés. Consciente del daño sufrido, lo ha hecho con la inteligencia y eficacia que este sistema demuestra incluso cuando fracasa. La ventaja de ser un experto vendedor es que, llegado el momento, puedes vender humo. Es lo que los principales representantes del sistema están haciendo. En estos últimos días en España, la lista completa de empresas con sede en paraísos fiscales se ha volcado en una especie de telemaratón solidario con la sanidad pública. Muchas han donado una pequeña parte de ese dinero evadido con ingeniería fiscal. Atención que tenemos llamada, es otro director del IBEX que dona un millón de euros, vamos a colocar el logo de la empresa en el árbol solidario. La batalla cultural por el nuevo relato ha comenzado.

Cuando esto pase, cuando el mundo pueda volver a respirar, la sensación será la de un mundo nuevo que está naciendo. Un mundo que necesitará hacer balance de aciertos y errores del pasado. O quizá no. Quizá, encerrados, lo estemos empezando a magnificar todo, como diría cualquier concursante de Gran Hermano tras dos semanas metido en la casa de Guadalix de la Sierra. Ya veremos.

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Gema Esther

    Siempre nos quedará el vídeo del señorito multimillonario Miguel Monzón (el Gran Wyoming), diciendo que el no donará en metálico porque no va con su persona, y que nos conformemos con el royo de papel, ya que se caga en todos nosotros. Siempre nos quedará el recuerdo de la donación de Carlos Bardem, en una patochada en la que ríe del confinamiento, y de paso en quienes han dejado vidas en el camino.

    Hace 11 meses 29 días

  2. Treitoiras

    Cuando aparece Alejandro Sanz en tareas de solidaridad, es que la cosa está fea... Ai Haití... y mañana a otra cosa.

    Hace 1 año

  3. Alberto Cifuentes

    A John McKillo, EL País, no solo censura los comentarios progresistas por medio de un equipo que capitanea Eneko Ruíz, también protege en sus foros a una legió de trolls de extrema derecha dedicados a acosar e insultar a cualquier usuario que comente en favor del Gobierno progresista u ose criticar a las extrema y ultra derechas (PP y Vox), a Fracasado o a Sobrecogedor y sus cuates. De todas maneras, sepa que Soledad Gallego-Díaz formó parte de Contexto, y ya sabemos el dicho de la profesión: perro no come perro. No espere que Gerardo se moje en este tema.

    Hace 1 año

  4. brezo

    Hemos creado una sociedad superficial que adora a tíos cuyo único mérito es dar patadas a un balón, que no respeta a los maestros y en la que cualquier alcaldesa inútil de un pueblo con menos de 1000 vecinos puede cobrar más que un médico. Que ha votado y vuelto a votar a políticos ladrones que han desmantelado todo el sistema público sanitario y educativo levantado con el esfuerzo de todos los ciudadanos y que ahora que vienen mal dadas exigen que aparezcan las camas que ellos robaron. Que cree que ensuciar y llenar de basura la tierra el mar y el aire no tiene consecuencias. Quizás la tierra se ha hartado de nosotros, nos ha declarado especie dañina y nos da una última oportunidad. Y quizás, si esto no sirve para que creemos una sociedad mejor y más justa que priorice el bien común por encima del lucro particular, nos merezcamos que la tierra nos elimine. Salud

    Hace 1 año

  5. Ivan León

    La campaña del Gobierno Español "Este virus lo paramos unidos" ha costado 4.500.000 euros. Mientras falta material sanitario básico contra el COVID19 se malgastan dinero en una campaña propagandista destinada a e̶n̶g̶r̶a̶s̶a̶r̶ subvencionar a los grandes grupos de comunicación. ¡Terrible!

    Hace 1 año

  6. John McKillo

    Ebeko Ruiz, es el periodista encargado por Soledad Gallego-Díaz de hacer una cernsura fiera en sus foros. Una política antigubernamental, anti Podemos, anti PSOE, algo peor que cuando lo dirigía A. Caño. Han conseguido llenar sus foros de trolls fascistas que acosan cualquier comentario progresista que se le haya escapado al facha Eneko.

    Hace 1 año

  7. Xavi Guash Parera

    "Cuando todo termine..." Llegará Hollywood y en par de lustros cambiará la historia, tal como hizo con la IIGM

    Hace 1 año

  8. cayetano

    Gerardo es un placer leerte, que suerte tener una pluma tan grácil como la tuya, en la que nos chorramos comodamente por su tobogan argumental. Sí, como nos recordaba el malogrado José Luís Cuerda en su "Tiempo después", el sistema - sobre todo- es experto en mercantilizar las ideas alternativas. Y sí, estamos inmersos, ahogados en el encierro que nos impide ver las luces más allá de la cueva. La derecha es más prosaica y lo que vaticina es el tensionamiento de la coalición de gobierno el día después. Desde su visión neoliberal que responde a la lógica que ha dominado hasta ahora, el día después tocará recortar, austericidio, y ello porque la salidad económica a la Crisis se hará a base de Deuda. Evidentemente si no hay ingresos, sólo se pueden hacer políticas anticíclicas a base de endeudamiento. Y en este mundo la respuesta ante la Deuda no puede ser local sino internacional, o al menos regional. La batalla del día después será como reactivar la economía, qué economía y producción queremos, medios, modos, energía e infraestructuras. El proceso de tecnificación se va a acelerar previsiblemente, las necesidades del momento determinarán la implementación del 5G como parte de la barrera al mundo del teletrabajo y la robotización, así como a las murallas tecnológicas al avance de la pandemia (más allá de las respuestas farmacológicas). Y la necesidad de valorización del trabajo como modo de organización e intercambio social auparán a las sociedades que sean capaces de valorizar económicamente viejas actividades y parir otras exnovo. Sin embargo la primera batalla va a ser como reactivar la economía, el planteamiento de que como economía de guerra, la excepcionalidad del momento abrigaba la suspensión del mercado, que en normalidad es más eficaz que cualquier tipo de intervención o regulación estatal, volver al laissez faire como fórmula de crecimiento económico. Y evidentemente establecer que alicientes debemos arbitrar para recuperar al mercado, al tiempo que socializamos la deuda contraida ex-ante y la ha contraer ex-post para que arranque de nuevo el mercado. En definitiva volveremos al meollo de la contradictio que vivimos con la Crisis Financiera iniciada en 2.008, con el mismo agravio de socializar las perdidas para que se privaticen los beneficios. Pero además lo viviremos desde una recuperación económica que no permitirá la estampida increcendo de la economía, porque no podemos permitirnos abrir las murallas para que salgamos en tropel a recuperar nuestras relaciones sociales y económicas. Y ello, porque seguirá pendiendo sobre nuestras cabezas la posibilidad de una segunda ola mucho más cruente, como lo fue la de gripe española, que nos obligará a un recuperación de nuestras relaciones condicionadas y escaladas, al menos hasta que contemos con vacunas y medicamentos que más allá de las condicionante barreras tecnológicas a la epidemia, nos permitan despreciar a la epidemia en el mundo que come. Así las cosas, vamos a asistir a una batalla que tensionando las costuras, acelerará los procesos históricos en marcha, y que será procíclico a salidas neokeynesianas de la Crisis no sólo en el gasto, también en la fiscalidad que acabará por imponerse al menos en Europa. La unidad europea depende de ello, ya que intentar asfixiar a lo socios mediterráneos en la UE puede provocar salidas en que los referentes económicos para el avance de estos países no sea Alemanía, ni las relaciones con la Europa septentrional y sean desplezados por China, Corea del Sur y otros. Alemania puede ser cuestionada como referente de la Europa Mediterránea y con ello apuntillar el proyecto europeo materialmente, una respuesta unitaria Europea ante la coyuntura actual requiere de fuertes dosis de solidaridad si no quiere acabar con la unidad geoestratégica de su futuro económico. Y ahí vamos de cabeza, por eso el BCE responde por atrás a la incapacidad del momento para sacar adelante los eurobonos, la mutualización y solidaridad del endeudamiento necesario para responder a la Crisis. Alemania debe ser consciente de que su liderazgo y propia fortaleza depende de la salud de sus socios. Por ello creo que a futuro próximo y medio las políticas neokenisianas contarán con viento a favor en sus velas. Ello nos óbice para que los ordoliberales del neopopulismo sea o no dextro, intenten aventar que se acabó la solidaridad y después toque sálvese quién pueda, y que se joda el último. Un cordial saludo.

    Hace 1 año

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí