1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ultraderecha

El derecho a mentir y a difundir el odio

Quizá sea el momento de empezar a penalizar a las marcas o empresas que con su publicidad patrocinan páginas de odio o desinformación

Miquel Ramos 13/04/2020

<p>Carroñero bicéfalo</p>

Carroñero bicéfalo

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Todos los que vimos nacer internet recordamos aquel correo electrónico masivo advirtiendo de que “si no reenvías este mensaje a 50 personas, Messenger será de pago”. Qué inocuas y anecdóticas cadenas de mensajes que te llegaban de distintas personas. Viéndolo en perspectiva con el fenómeno actual, nos parecerían un pasatiempo de algún internauta aburrido en su casa que tan solo quería observar hasta dónde llegaba su juego. Ni se lucraba ni causaba ningún tipo de daño. Tan solo hacía perder unos minutos a varios miles de personas que reenviaban el mensaje. Era un bulo, sí, pero inofensivo.

En plena crisis por el coronavirus, los bulos han cobrado un protagonismo inusual. Se han colado en los debates parlamentarios, en las ruedas de prensa del Gobierno y hasta en boca de representantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que han advertido del daño que causan en una situación excepcional donde la incertidumbre y el miedo son terreno fértil para despertar todo tipo de emociones.

Varios medios de comunicación y más de un analista de redes sociales han realizado una gran labor identificando y desmontando no solo los bulos, sino a sus principales propagadores y las tramas de bots automatizados que ayudan a su expansión. Personajes que llevan años defecando en sus redes sociales, en sus medios y en sus atriles todo tipo de mentiras con el único objetivo de atizar el odio, el miedo y la ansiedad de la población. El fascismo siempre se nutrió de estos ingredientes. Y hoy, con internet y con medios de comunicación que han perdido no solo cualquier código deontológico sino ya toda la vergüenza, han encontrado un filón que estos días se está revelando todavía más preocupante. El pasado 11 de abril, el diario El Mundo eligió como frase del día en su portada una sentencia del expresidente norteamericano Harry Truman: “Si no puedes convencerlos, confúndelos”.

Ante las constantes advertencias de varios representantes del Gobierno y los numerosos artículos en los que se denuncia esta campaña de desinformación, la extrema derecha se sintió aludida y volvió a hacer gala de su cobardía, presentándose como víctima. Nada nuevo. También se consideraban víctimas los esclavistas que se oponían a la abolición, los reyes y zares destronados por revoluciones o cualquier colectivo privilegiado que ladra cada vez que se reclaman derechos. Hoy, en este contexto, la víctima es la verdad y los ciudadanos que tenemos derecho a recibir información veraz, no quienes han hecho de la mentira y el odio su pan de cada día.

La extrema derecha afirma que tiene derecho a mentir, a invertir millones en cuentas falsas en las redes sociales, a estigmatizar a determinados colectivos con su discurso de odio y a provocar el pánico

Las medidas planteadas por algunas compañías como Whatsapp, Google o Facebook para frenar la expansión de los bulos han sido presentadas por la extrema derecha como ataques a la libertad de expresión, como una nueva censura del gobierno que amenaza los derechos y las libertades públicas. Una particular idea de la libertad de expresión, del “free speech” que defiende la Alt Right, que utilizan para atacar a aquellos sitios web o redes sociales que intentan poner coto a sus mentiras. Porque, según ellos, tienen derecho a mentir, a invertir millones en cuentas falsas en las redes sociales, a estigmatizar a determinados colectivos con su discurso de odio y a provocar el pánico. Su relato se basa en que es el Gobierno el que está difundiendo bulos y ocultando información a la ciudadanía mientras promueve la censura. Su estrategia se desveló desde el primer momento, incapaces de aportar nada ante esta crisis, conscientes de su responsabilidad en la gestión pública que esquilmó los servicios públicos cuando gobernó o atacó la sanidad pública y universal cuando se le preguntó. Esta estrategia se basa en culpar al Gobierno de las muertes por el virus por su mala gestión. Y para esto, la necropolítica habitual de la extrema derecha ha puesto toda la carne en el asador.

Criticar la gestión del gobierno no puede ser nunca censurable. De hecho, nadie plantea que se censure ninguna crítica. Es más, también la izquierda está siendo muy crítica con algunas decisiones del Ejecutivo, sin la necesidad de hacer uso de fake news. Todo lo contrario, está proponiendo ideas, medidas para evitar la expansión de la epidemia, para proteger a la clase trabajadora y a los colectivos más vulnerables con un plan de choque social.

Pero recordemos que, antes de esta crisis, los bulos y la desinformación ya existían. En las propias elecciones europeas, la Comisión Europea denunció una red en Twitter con bots y cuentas falsas con el objetivo de impulsar hashtags anti-islam, discursos del odio y a favor de Vox. Podemos decir que nos habíamos malacostumbrado a aceptarlos. Sobre todo porque en numerosas ocasiones, las víctimas de estos artefactos de odio eran sobretodo migrantes, musulmanes, judíos, gitanos, menores no acompañados o cualquier otro colectivo habitualmente estigmatizado. Se crearon varias iniciativas de verificación que trataban de demostrar las falsedades de las redes sociales ultras, pero muy a menudo tan solo servían para amplificar los mismos bulos. Y al coprófago, a aquel que está siempre dispuesto a ingerir cualquier excremento que nutra su marco y sus prejuicios, le importa bien poco que sea cierto o no. Incluso siendo desmentido con todas las pruebas posibles seguirá difundiéndolo y negando que sea mentira. Porque el desmentido no es más que una herramienta de control del Gobierno o de esa conspiración contra él y los suyos.

Todavía hoy existen en las principales webs de desinformación bulos como que se prohibirán las fiestas de Moros y Cristianos ‘para no ofender a los musulmanes’, o que una familia magrebí cobra miles de euros en ayudas simplemente por ser migrante. Nadie les hizo rectificar ni les sancionó por publicar estas mentiras compartidas por decenas de miles de personas. Estas webs, además, ganan miles de euros gracias a la publicidad.

Plantear cierta regulación para frenar este odio impune provoca grandes debates. Gran parte de la sociedad tiene miedo a que se judicialicen determinados asuntos que consideran podrían afectar a las libertades públicas y acabar siendo un arma de doble filo. Ya pasó con los delitos de odio, y no falta razón viendo el uso perverso que hace España de una herramienta pensada para proteger a los colectivos vulnerabilizados para proteger a neonazis o perseguir a quienes combaten el odio.

En muchas de las páginas más importantes de desinformación, especialistas además en promover el odio hacia determinados colectivos, vemos anuncios de grandes marcas, generados a menudo por empresas de publicidad que ofrecen paquetes de anunciantes a diversas páginas web. El gran problema es que el odio y la mentira son un lucrativo negocio. No estaría de más que las empresas que se anuncian en estas páginas fueran conscientes de lo que están financiando. Podría ser el momento de empezar a penalizar a ciertas marcas o empresas que con su publicidad patrocinan paginas de odio o desinformación.

Por otra parte, existen en otros países numerosas iniciativas ciudadanas lideradas por ONGs que realizan exitosas campañas contra el odio en la red, y que se dedican única y exclusivamente a monitorear y denunciar estos espacios de odio impune. Esta labor de higiene democrática debería implantarse en todas y cada una de nuestras ciudades, con la ayuda de aquellos organismos que predican la defensa de los derechos humanos y que podrían destinar parte de su presupuesto a combatir esta infección. Llevando a las aulas talleres y cursos que puedan aportar herramientas a la ciudadanía para combatir la desinformación y los mensajes de odio en las redes, especialmente entre los más jóvenes.

Ideas e iniciativas no faltan. Quizás sea falta de interés o de conciencia de quien podría y debería hacerlo, pero no acaba de dar el paso. Mientras, el veneno sigue expandiéndose. Queda muy bien decir que las mentiras se combaten con la verdad, pero cuando quien miente invierte millones de euros en la promoción de sus mentiras, cuenta con altavoces en todos los medios y redes, la verdad ya no tiene ningún valor.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Javier P

    El artículo está bien, pero le falta la otra mitad de la foto. Los que se mueven bien en estos barrios son los partidos políticos de extrema izquierda y los medios de comunicación afines. Esto es como hacer un artículo del hijo de Zidane diciendo que es mejor que el padre.

    Hace 1 año

  2. Leo C. Llorente

    SONETO PARA EL ABC ( Por sus portadas manipuladas con el fin de atacar al Gobierno de Pedro Sánchez y sus socios) Católico,Apostólico y Romano a ultranza defensor de la Realeza, combativo con toda su fiereza del socialismo y del republicano. Pero si hay que soltar medidas verdades, lanzar algunos bulos solapados para lectores faccios exaltados, "las medidas sociales son fatales..." Entonces todo vale a lo Francisco, que el fin siempre justificará el medio, y si hay que enponzoñar y meter cisco, para tumbar al PSOE buen remedio. Que Dios perdonará nuestras miserias. Robar, envenenar son cosas serias?

    Hace 1 año

  3. Leonardo Cal Llorente

    SONETO PARA EL ABC ( Por sus portadas manipuladas con el fin de atacar al Gobierno de Pedro Sánchez y sus socios) Católico,Apostólico y Romano a ultranza defensor de la Realeza, combativo con toda su fiereza del socialismo y del republicano. Pero si hay que soltar medidas verdades, lanzar algunos bulos solapados para lectores faccios exaltados, "las medidas sociales son fatales..." Entonces todo vale a lo Francisco, que el fin siempre justificará el medio, y si hay que enponzoñar y meter cisco, para tumbar al PSOE buen remedio. Que Dios perdonará nuestras miserias. Robar, envenenar son cosas serias?

    Hace 1 año

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí