1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANÁLISIS

La respuesta económica de Europa al coronavirus

Alemania y Francia van a destinar el equivalente al 4,5 por ciento de su PIB a paliar los efectos de la pandemia. España, el 4 por ciento. Italia y el Reino Unido, en torno al 1,4

Emilio de la Peña 11/05/2020

<p>La otra pandemia.</p>

La otra pandemia.

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Con la llegada de la pandemia los gobiernos europeos han tenido que hacer frente a la alerta sanitaria, con mejor o peor fortuna. En unas economías que tenían limitado el gasto por orden de la Unión Europea o de los mercados, han tenido que gastar lo que cada uno pudiera. Los gobiernos dicen que lo que hiciera falta, porque queda mucho mejor. Los más necesitados, los que sufren más el ataque del virus, y también los que tienen más dificultades para aumentar ilimitadamente el gasto, miran a la Unión Europea y le exigen un plan común con el que recuperarse económicamente del desastre. Esta, la que imponía reglas y recetas ahora incumplibles, sigue pensando cuánto y cómo. 

¿Cuánto se ha propuesto gastar cada país por su cuenta? El análisis completo de las cifras es complicado, porque no todos están afectados por igual, y no todos son iguales. Es difícilmente comparable la pequeña y pobre Letonia con Alemania, la riquísima Luxemburgo, pero con una población parecida a Cantabria, con España. O Portugal con Italia. Por ello, hacemos un ejercicio de comparación de las cuatro economías más grandes de la Unión e incluimos al recién divorciado Reino Unido, con población y grado de contagio del coronavirus semejante a las otras.

En todos los casos, el esfuerzo económico de cada país va por dos vías. La primera, el gasto incorporado al presupuesto, en general mediante dinero a desembolsar por el Estado para sanidad, para salvaguardar empleos ahora paralizados por la crisis, ya sean de asalariados o autónomos o para ayudar a los más vulnerables. También por el sistema de no cobrar o aplazar parte de los impuestos, para permitir que pequeños negocios cerrados o empresas en graves dificultades, puedan subsistir. La segunda vía es avalar los préstamos que las empresas o autónomos pidan a los bancos. Se entiende, aunque sólo teóricamente, que esos avales dan la seguridad de conseguir créditos y a bajo interés, pues el riesgo del banco es mínimo o inexistente: corre casi todo por cuenta del Estado.

Lo que han hecho cada uno de los países analizados ha sido modificar los presupuestos de este año para contemplar esos nuevos compromisos de gasto. En el caso de España, el presupuesto está prorrogado desde hace dos años y por tanto más tuneado que un 600 de carreras. La fórmula ha sido crear esos compromisos de gasto mediante decretos-leyes. El Programa de Estabilidad enviado a la Comisión Europea detalla cada nueva partida, llamada gasto discrecional. Hemos incluido además los 16.000 millones de euros del Fondo No Reembolsable para las Comunidades Autónomas que no figuraba, al constituirse con posterioridad.

Se compara el gasto de cada país en relación con dos cosas, su Producto Interior Bruto (PIB), es decir, su capacidad económica, y su población. Sólo así es posible sacar conclusiones claras. Los datos están extraídos de las páginas oficiales de los ministerios de Hacienda o Finanzas de cada Estado.

El país que más dinero va a gastar este año es claramente Alemania. Lo es lógicamente en términos absolutos, ya que su población es casi el doble de la española, por ejemplo, y su PIB tres veces mayor. En términos relativos, el gasto es semejante al de Francia. Ambos van a destinar el equivalente al 4,5 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB). Ello supone dedicar 1.800 euros por habitante, en el caso de Alemania, y 1.600 euros en el de Francia. España no se queda demasiado lejos si el dinero se compara con su PIB: supone el 4 por ciento. Es decir, el esfuerzo sobre su capacidad económica no se aleja mucho del de los dos grandes. Pero sí destina bastante menos dinero si este se compara con la población: 1.000 euros por habitante, lo que indica la menor capacidad económica de nuestro país. Traducido en hechos concretos, significa, por ejemplo, que la ayuda que recibe un asalariado, mientras su trabajo está suspendido, es mayor en Alemania que en España, como es mayor su salario en tiempos de normalidad. Y así, el resto de las ayudas.

Eso puede explicar que, mientras en términos de riqueza, la diferencia del gasto frente a la pandemia es pequeña entre ambos países, aplicada al número de ciudadanos es mayor. Tanto Italia como el Reino Unido han acordado destinar bastante menos dinero, al menos hasta ahora. En los dos casos representa en torno al 1,4 por ciento de su PIB. Llama la atención, teniendo en cuenta la virulencia de la pandemia en ambos países: la mayor de Europa en número de fallecidos. Con ello, Italia gastará 414 euros por persona y Gran Bretaña 510 euros.

Donde varía más la respuesta al coronavirus es en la segunda vía de apoyo a la economía, el dinero que están dispuestos a avalar para que las pymes, autónomos y empresas en general pidan préstamos y tengan euros suficientes con los que mantener a flote sus negocios, ahora que apenas ingresan. Ese no es dinero gastado, salvo que la empresa que recibió el préstamo no lo devuelva.

En esto España es el país que menos dinero avalará: el equivalente al 8 por ciento de su PIB. Y Alemania el que más, con 600.000 millones de euros, el 17 por ciento. En esta apuesta Francia, Italia y Reino Unido superan también a España. 

Hay algunas aclaraciones que hacer. La primera es que estas cifras no son inamovibles. No solo porque cualquiera de los gobiernos puede decidir más ayudas. Francia ya lo hizo, hasta llegar a la cantidad que aquí se da. Lo determinante es que, en casi todos los casos, lo aprobado son derechos o compromisos con los ciudadanos o las empresas y dependerá de cuántos ciudadanos o empresas las precisen o decidan acogerse a ellas para conocer la cifra final de gasto. 

España gastará 17.000 millones en ERTEs, la misma cantidad que destina el Estado al pago de los parados durante todo el año

Por ejemplo, en el caso de España, el dinero destinado a pagar a los asalariados acogidos a los ERTEs, cuyo empleo está suspendido y por lo que cobran mientras una prestación, se calcula en 17.000 millones de euros. Si se acogen más de los estimados o el periodo de vigencia de los ERTEs es mayor del previsto, cosa bastante posible, la cantidad de dinero aumentará. Lo mismo sucede con los autónomos que reciban una ayuda por cese de actividad. No son cantidades cerradas, sino estimaciones de gasto. Eso ocurrirá también en otros países. Para calcular la dimensión de las cifras, por ejemplo, los 17.000 millones de prestación a los trabajadores con el trabajo suspendido lo son para un máximo de tres meses. Es una cantidad de dinero semejante al que destina el Estado al pago de los parados durante todo el año. 

Segunda aclaración. En la concesión de avales para créditos no sólo es importante la cifra en miles de millones que cada Gobierno está dispuesto a garantizar. Lo es también el sistema financiero que debe conceder los préstamos. Y no todos los países van a canalizar el crédito de la misma manera. En esto tiene también notable ventaja Alemania, lo que puede explicar la inmensa cantidad de dinero en avales. No tendría mucho sentido establecer una cifra altísima si las estructuras para canalizar el dinero no dan de sí. Alemania, a diferencia de otros países, tiene un sistema bancario bipolar. Una parte es la potente banca privada, semejante a los demás países. Otra la constituye un inmenso entramado de cajas de ahorros locales o regionales, sostenidas con dinero público cuando es necesario, que son las que conceden la gran mayoría de los créditos a empresas, sobre todo pymes, y a familias. Junto a ello, dispone de un potentísimo banco público, KfW (el tercero de todo el país) creado con el Plan Marshall y capaz de llegar a todas las empresas. Sólo esta entidad ha recibido avales del Estado por 100.000 millones para hacer préstamos. En suma, Alemania, que reclamó en el seno de la UE ajustes, privatizaciones de cajas y controles externos para la banca de los otros, fue extremadamente celosa en salvaguardar su sistema financiero público frente a  semejante locura. 

Alemania, que reclamó en la UE privatizaciones de cajas y controles para la banca de los otros, fue muy celosa en salvaguardar su sistema financiero público

Tercera aclaración. Las necesidades de cada país frente a la crisis son diferentes, según las condiciones de su población. Cabría pensar que los países que tienen un porcentaje mayor de población en riesgo de pobreza o exclusión social, o que tienen más dificultades para pagar sus deudas o sus facturas de alquiler, electricidad o gas deberían destinar ahora más recursos por habitante a cubrir estas necesidades. 

Aunque el virus ataca a todos por igual, las consecuencias de confinamiento y parálisis económica son mayores para los que tienen peores condiciones de vida. Sin embargo, en números fríos, como los ofrecidos, ocurre lo contrario. España y en mayor medida Italia tienen más población vulnerable y menos recursos para protegerla. Pero hay que tener en cuenta que el dinero público frente a la pandemia no se reparte por igual a toda la población. Y estos países han tomado medidas y destinado recursos especialmente para estos sectores. En el caso de España, se justificaría la inmediata puesta en marcha de la Renta Básica Universal, no contabilizada lógicamente en las cifras comparadas porque aún no está aprobada. 

Cuarta aclaración. Las dificultades de obtener dinero con el que costear la respuesta a la pandemia son muy diversas. Esos recursos en principio se consiguen mediante impuestos y pidiendo dinero prestado en los mercados de capitales, es decir emitiendo títulos de deuda pública. En cuanto a impuestos, Francia, Italia y Alemania, por este orden, tienen más capacidad de obtener dinero porque sus tributos son mayores. España y Gran Bretaña están en la cola, su recaudación fiscal es baja. 

En cuanto a la posibilidad cubrir los gastos con deuda pública, es mucho mayor en el caso de Alemania, que hará las mayores emisiones desde la Segunda Guerra Mundial. El Gobierno de Berlín no tiene que pagar ahora intereses si emite un bono a 10 años, al contrario: en la última emisión del 24 de abril los inversores hubieron de pagar un interés al Estado alemán por adquirirlo. España paga últimamente muy poco por un bono igual, pero ese poco supone el 0,80 por ciento. La ventaja alemana es clara, el dinero va preferentemente allí. Italia lo tiene aún peor que España, porque su interés es del 1,8 por ciento. La decisión del Banco Central Europeo de comprar a los bancos cuantos bonos tengan de los estados facilita las cosas, pero no las resuelve. El Reino Unido ha optado por el camino más directo. Pedirá el dinero al Banco de Inglaterra, que no tiene más que fabricarlo. En la UE, el Banco Central Europeo tiene prohibido prestar a los países, por mandato, digamos neoliberal. Puede prestarlo a los bancos, que lo prestan a su vez al resto, obteniendo un interés. 

En conclusión, en cuanto a gasto nuevo frente a la pandemia, España no difiere demasiado de Francia o Alemania y es mayor que Italia o el Reino Unido, si se compara con el PIB de cada uno. Pero el esfuerzo está en relación con la riqueza. Es más débil la capacidad de España de avalar a las pymes y autónomos, en consonancia con el sistema financiero reorganizado en la anterior crisis, de espaldas a la sociedad y al sistema productivo. 

Con la llegada de la pandemia los gobiernos europeos han tenido que hacer frente a la alerta sanitaria, con mejor o peor fortuna. En unas economías que tenían limitado el gasto por orden de la Unión Europea o de los mercados, han tenido que gastar lo que cada uno pudiera. Los gobiernos dicen que lo que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emilio de la Peña

Es periodista especializado en economía.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí