1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Parte III: los ‘homeless’

3. ¿Y si vemos morir San Francisco desde la 306?

Gente durmiendo en tiendas, sacos y coches es el paisaje habitual. La casa de las 8.000 personas que no tienen casa

Fernando Mahía San Francisco , 21/05/2020

<p>Marcus, delante del Pierre hotel, un SRO (Single room occupancy).</p>

Marcus, delante del Pierre hotel, un SRO (Single room occupancy).

F. M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Para bien o para mal y con la mayoría de ciudades turísticas tendiendo al look homogéneo, San Francisco sigue guardando cierta capacidad de sorprender a los recién llegados. Especialmente, gracias al factor humano. Sin ir más lejos, Paul Glodich explicaba en la tarde del 18 de marzo, –tercera jornada de shelter in place en San Francisco– que muchos de los turistas que pasan por enfrente de la 306 se paran a sacarle fotos cuando se asoma a la ventana. Dice estar acostumbrado a ello. Se considera, sin ápice de humildad en este sentido, una atracción.

Paul, sus apariciones en la ventana y la historia que tiene detrás se podrían incluir en los relatos agradables que guarda Frisco. La historia del casi militar que se hizo hippie en Haight-Ashbury y que, desde hace 40 años, vive encerrado como un culto eremita en un hotel del centro. No obstante, no todas las sorpresas son del mismo estilo. Existen, también, las menos agradables.

Entre las no tan buenas, a las que cualquier viajero o turista recién llegado a San Francisco se enfrenta según llega, están las que se suelen expresar en preguntas en las recepciones hoteleras, como en la del hotel en la que vive Paul en la esquina de Post con Taylor: “¿Pero cuánta gente hay durmiendo en la calle?” “¿Cómo es posible?” “¿Pero por qué hay gente viviendo en los hoteles?”.

A la primera de las cuestiones, la respuesta es que unas 8.000 personas están consideradas hoy, solo en San Francisco, como sintecho. A las dos siguientes, habría que buscar sus explicaciones en la historia de los Estados Unidos, de San Francisco y, más en concreto, del Tenderloin, el barrio del downtown que tiene una de sus fronteras allá junto al hotel de Paul en Post con Taylor. 

50 manzanas donde los hoteles y los turistas se mezclan con la cara más mísera de la ciudad, es en este distrito donde la distopía que vive hoy San Francisco se hace más patente.

El Tenderloin

Desde finales del siglo XIX hasta la pasada década de los sesenta, el Tenderloin fue la referencia de la ciudad en cuanto a clubes de jazz, vida nocturna y placeres ilegales. Marineros, músicos, profesionales independientes y gentes con estilos de vida no adeptos al oficial vivían en estas calles del centro, donde florecían los hoteles SROs (Single Room Ocuppancy). Estos, una especie de pensiones para residentes de larga estancia, con habitaciones individuales y en ocasiones cocinas compartidas, se acomodaban perfectamente a la vida del barrio.

Una mujer en el Tenderloin. F. M. 

Una mujer en el Tenderloin. F. M. 

Los SROs fueron un elemento clave no solo en el Tenderloin, sino en muchos otros downtowns de los Estados Unidos. Hasta la segunda mitad del siglo XX, los centros de las ciudades norteamericanas representaban el rostro multirracial, abierto, en el que, parecía, el sueño americano podía tener lugar. Miles de inmigrantes de cualquier parte del mundo y muchos afroamericanos llegados del sur racista habían encontrado cierta libertad económica y política en las ciudades industriales del norte y el oeste. 

Paul, hijo de emigrantes alemanes, lo explica perfectamente con su situación familiar: “En los años 50, un padre de familia en Detroit podía mantener hasta tres personas con un salario normal de una fábrica; hoy, eso es impensable”. 

La desindustrialización, el éxodo de las clases medias blancas a los suburbios y la llegada de un neoliberalismo rampante a partir de los setenta abrió una brecha insalvable entre clases. Los downtowns, ya fuese en Los Ángeles, Nueva York, Chicago o Nueva Orleáns, se convirtieron en zonas empobrecidas, marginales, noqueadas por la droga y la violencia. En el Tenderloin, los SROs y viejos hoteles como en el que vive Paul pasaron a ser casa de los individuos estigmatizados. Y algunas ciudades, como San Francisco, todavía no han conseguido cortar dicha hemorragia.

Por ejemplo, a tan solo a una manzana de la esquina de Paul en Post con Taylor, tenía meses antes del 18 de marzo una escena curiosa. En la puerta del Pierre Hotel, un SRO en el 540 de Jones, un hombre llamado Marcus llevaba a cabo su rutina diaria de ejercicios: flexiones, sentadillas y gemelos apoyado en el bordillo de la acera; también agarrado a las barras para candar bicicletas; o a la columna del toldo que sujeta el pórtico plástico del edificio. 

Marcus, practicando su rutina diaria deportiva. F. M. 

Marcus, practicando su rutina diaria deportiva. F. M. 

“Hay que mantenerse en forma”, decía este hombre afroamericano de unos 50 años y complexión fuerte, que sudaba la gota gorda en una calurosa noche de San Francisco. Por lo que contaba, Marcus llevaba viviendo en aquel SRO un año mientras no encontraba algo mejor –cosa sencilla– y que se pudiese permitir económicamente –cosa imposible–. Porque así como la calidad de estos SRO se ha ido degradando con el paso del tiempo, la desmesurada subida del precio de los alquileres en San Francisco no ha hecho más que confinar a la gente de bajos recursos a buscar alojamiento en ellos.

Mientras, a su alrededor, se desarrollaba el ambiente típico del Tenderloin, de ese agujero de miseria en medio de la opulencia de una de las ciudades más ricas del mundo: sirenas de los bomberos, gente durmiendo en tiendas de campaña levantadas durante meses en plena calle, otros sintecho directamente tirados en el suelo y gritos que se escuchan de cuando en cuando por todas las esquinas. Y en medio de todo aquello, Marcus, el rey tuerto en un barrio de ciegos, confesaba: “Lo odio, lo odio a más no poder”.

En cuestión de décadas, el estigma de los SROs representa como nadie la evolución de la sociedad norteamericana. Santo y seña de un barrio libre y de los bon vivants de otras épocas del Tenderloin, los SROs son ahora casa de personas olvidadas por el sistema, libres solo en el sentido de que han sido dejados a un lado. Y, pese a todo, en el downtown de San Francisco, vivir en un lugar como el Pierre Hotel no es la peor situación a la que uno se puede enfrentar.

Walter

Igual que muchas otras tardes, Walter pasó aquel 18 de marzo por debajo de la ventana de Paul. Porque, aunque desaparece durante épocas en las que nadie sabe de su paradero, Walter siempre acaba pasando por la esquina de Post con Taylor, pidiendo un dólar aquí, un poco de conversación por allá, intentándose colar en el hotel si lo dejan. Es un personaje conocido y recurrente en la zona. Casi tan histórico como el inquilino de la 306.

Tal es su ascendente sobre el barrio que a Walter la policía lo saluda y lo trata por su nombre cuando se lo encuentran tirado en la acera, durmiendo al sol, pasando el subidón de crack, o ambas al mismo tiempo. También la mayoría de vecinos lo conoce de hace tiempo. Y su respuesta a todos los saludos suele ser la misma: “Hey, man, can you spare some change?”. 

La cantidad de años que se sabe con certeza que Walter lleva viviendo en la calle es igual al tiempo que uno lleve frecuentando esa zona del Tenderloin. Por ejemplo, Jonas Kessler, manager en una start-up de viajes corporativos y residente en el barrio, dice que conoció a Walter el primer día que llegó a San Francisco. Hace 17 años. Además, tal y como afirma Jonas o cualquier otro que lleve un tiempo por la zona, Walter no ha cambiado mucho en todos estos años. Se mantiene, dentro de unos límites lógicos para alguien que duerme en la calle noche tras noche, decentemente.

Tal es la presencia de Walter en la esquina que cada vecino guarda su propia anécdota respecto a él. En sus días lúcidos, hay quienes le escucharon tocarse un blues con cierta maestría cuando le dejaron una guitarra, hablar perfectamente francés, o relatar de forma coherente y profusa los que, dijo en ese momento, eran sus 20 años viviendo en las calles del Tenderloin. 

Luego, claro, también están sus días menos lúcidos. Así, hasta el propio hotel tiene una huella del paso de Walter: en uno de sus arrebatos de furia, estalló uno de los cristales exteriores con el andador en el que se apoya, en ocasiones, desde hace unos años.

Pero lo más impactante de la historia de Walter es que no es ninguna excepción. La suya es una más entre las de los 8.000 sintecho que viven en San Francisco, una ciudad de menos de 900.000 habitantes. Detrás de tal disparatado número hay una conjunción de factores: la privatización de los centros de salud mental a finales de los años setenta y ochenta, la incontrolable burbuja de los precios inmobiliarios en la ciudad, la epidemia de opiáceos, la saturación de unos escasos servicios municipales y la tolerancia congénita de la ciudad con los sintecho, quizás presente desde la época en la que las calles de Haight-Ashbury albergaban a miles de niños sin casa a finales de los sesenta. También, por supuesto, la desigualdad que asola la ciudad: según una estadística anual del think-tank National Low Income Housing Coalition, en San Francisco se necesitan cuatro trabajos a tiempo completo por el mínimo salarial para pagar un apartamento de dos habitaciones.

Así, las tiendas de campaña, los sacos de dormir y los coches con gente durmiendo en ellos cada noche son parte del paisaje habitual en el Tenderloin, casa de los que no tienen casa en San Francisco. Gente se droga y defeca en plena calle, y lo peor es que esto ya no sorprende a nadie. Tras unos meses viviendo o recorriendo sus calles, los vecinos aprenden inconscientemente a convivir con ello, a no alterarse ante la inhumanidad.

Solo las primeras medidas frente a la covid-19 y el shelter in place de la semana del 18 de marzo pusieron de nuevo a estas 8.000 personas en la mente de sus vecinos: ¿qué se iba a hacer ahora con toda esta gente, si todo el mundo tenía orden de quedarse en casa?

La cuarentena

A las 00:01 del 16 de marzo había dado comienzo la orden de confinamiento en San Francisco. Coches de la policía patrullaban el downtown y las calles del resto de la ciudad habían quedado desiertas, con solo unas cuantas sombras aquí y allá. Sin embargo, en las 50 manzanas del Tenderloin nada había cambiado. Seguían las mismas tiendas de campaña, las mismas personas en las puertas de las liquor stores, el mismo todo. La razón estaba en que los homeless permanecían fuera del cumplimiento de las nuevas normativas, según la ordenanza del ayuntamiento. La alarma por el coronavirus –como pasa con las riquezas, las viviendas o la seguridad– había llegado a San Francisco, pero se había olvidado de los de siempre, de ellos.

Un hombre arreglando una bici delante de su tienda de campaña, en O'Farrell. F. M.

Un hombre arreglando una bici delante de su tienda de campaña, en O'Farrell. F. M.

Minutos antes de que comenzase el estado de alarma, un hombre que arreglaba una bicicleta frente a su tienda de campaña en O’Farrell se preguntaba: “¿Dónde nos van a meter a todos nosotros?”. Días más tarde llegaría la primera respuesta: el ayuntamiento habilitaría el Moscone Center como albergue de emergencia. Pondrían a disposición de la población sintecho 394 camas. Para 8.000. Las soluciones en los días posteriores seguirían quedándose muy cortas.

El miedo

Durante aquella semana, Paul no bajó al Tenderloin. Realmente, nunca pasa por unas calles que le asustan. Prefiere escaparse, arropado por la nocturnidad, a las torres del Distrito Financiero, desangelado ya en esas horas. 

Curiosamente, en esa semana del 18 de marzo y a raíz de una conversación que nada tenía que ver con el tema –como suele pasar, por otra parte, con Paul–, el inquilino de la 306 había hecho referencia a un estudio psicológico sobre los niños criados en urbanizaciones cerradas. Según él, dicho estudio afirmaba que estos tendían a estar más asustados con el mundo que les rodea en comparación con los criados en espacios abiertos. No se daba cuenta de que, probablemente, tras una loca juventud, sus 40 años confinado en el hotel lo hayan convertido en otro de esos niños asustados.

Por su parte, a su habitual pánico a las calles del Tenderloin, el resto de la ciudad iría sumando el miedo a salir de casa durante la semana del 18 de marzo, la primera de excepcionalidad por la covid-19. Frisco, casi en su totalidad, quedó vaciado. Solo las calles del downtown escaparon de la excepcionalidad. En ellas, la vida no cambió demasiado. O más bien nada. Porque el Tenderloin es en San Francisco un mundo paralelo, que no se rige por las mismas normas. Y la Covid-19 había pasado a ser otro fantasma ignorado en sus calles. Como el hombre que arreglaba su bici. Como Marcus. Como Walter. Otro más entre 8.000.

Para bien o para mal y con la mayoría de ciudades turísticas tendiendo al look homogéneo, San Francisco sigue guardando cierta capacidad de sorprender a los recién llegados. Especialmente, gracias al factor humano. Sin ir más lejos, Paul Glodich explicaba en la tarde del 18 de marzo, –tercera jornada de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Fernando Mahía

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí