1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Encarna Hernández, una pionera en llevar la igualdad a las canchas

A sus 103 años, “la niña del gancho” ha recibido la Medalla de Oro del Mérito Deportivo por su contribución a la entrada de la mujer en el baloncesto. Ella fue jugadora, entrenadora y árbitra

Ricardo Uribarri 1/10/2020

<p>Entrega de la Medalla de Oro al Mérito Deportivo a Encarna Hernández.</p>

Entrega de la Medalla de Oro al Mérito Deportivo a Encarna Hernández.

Cedida por Raquel Barrera

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Su afición por el deporte la llevó desde muy joven a salirse de los cánones que estaban establecidos para la mujer en las primeras décadas del siglo XX. Eso la convirtió en una de las pioneras del baloncesto femenino en España, protagonizando una larga trayectoria en la que fue jugadora, entrenadora y hasta árbitra. Ahora, a sus 103 años, Encarna Hernández, conocida como “la niña del gancho”, ve reconocida su labor con la entrega de la Medalla de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo por merecer “la gratitud pública e institucional de quien a contra corriente de los tiempos, ya quiso poner las bases de la igualdad en nuestro país”.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

Lleva desde los 10 años viviendo en Barcelona, pero presume de sus orígenes murcianos, ya que nació en Lorca en enero de 1917. Una oferta para que el padre trabajara en la exposición universal que celebró la ciudad condal en 1929 motivó el traslado de la extensa –tuvo diez hermanos– y, en algunos casos, longeva familia. Una de sus hermanas vivió hasta los 106 años. Establecidos en una vivienda de la calle Entença, la joven Encarna siempre sacó tiempo para compaginar los estudios con la práctica deportiva, algo que fue posible por el pensamiento liberal de su padre, que defendía los beneficios de la actividad física. El ciclismo, la natación o el patinaje estaban entre sus aficiones, pero pronto el destino le iba a enseñar un camino que marcó su vida. Enfrente de su casa había un terreno que unos jóvenes, entre los que se encontraba el que se convertiría en su futuro marido, Jesús Planelles, y un hermano de este, acondicionaron con dos canastas de madera para jugar al baloncesto. Ella no tardó mucho en sumarse al grupo; empezó a jugar a los 13 años. Allí se tiraban varias horas al día, llamando la atención de los vecinos, que los veían desde las ventanas. De hecho, el baloncesto se convirtió en esos años en el deporte de equipo femenino más popular en Cataluña.

Poco después empezó a jugar en el Atlas Club, que estaba muy cerca de su casa y en cuya creación colaboró. En 1932 llegó a ser la máxima anotadora de la entidad –incluyendo a los hombres–, con un promedio de 13,88 puntos por partido. A pesar de no tener una gran estatura –mide 1,54–, se movía con rapidez por todo el campo y destacaba por su agilidad y reflejos. En aquella época, donde la técnica no era muy depurada, ella empleó el recurso de lanzar a canasta de gancho, lo que le valió el sobrenombre con el que es conocida. Hay que tener en cuenta que las pelotas que utilizaban eran de un cuero que se deformaba y que era difícil de manejar en la superficie de tierra en la que jugaban. La historia del Atlas Club terminó cuando vendieron sus terrenos para construir pisos, pero Encarna y otras compañeras se fueron a jugar al Layetano. Allí la entrenó Fernando Muscat, que era internacional con la selección española y que poco después, en el Europeo de 1935, ganó la medalla de plata. Junto a otras destacadas jugadoras de la época, como María ‘Mery’ Morros o Carmen Sugrañes, que llegaron del conocido Club Femení, lograron ser campeonas de Cataluña en 1936, superando, entre otros, al Barcelona.

Equipo del Atlas Club en 1935. Foto cedida por Raquel Barrera.

Su estancia en el Layetano le servía como preparación para la Olimpiada Popular de Barcelona, en la que iba a participar en las pruebas de atletismo, pero el estallido de la guerra civil española canceló el evento. La contienda le trae muy malos recuerdos a Encarna porque su marido fue de primer reemplazo con apenas 20 años y tras ser hecho prisionero estuvo tres años sin saber nada de él. Además, perdió a tres de sus hermanos. Una vez finalizada la batalla, la sección femenina de la Falange se hizo cargo del deporte de mujeres y la eligieron entre varias candidatas para que fuera la entrenadora de su equipo de baloncesto. “Si te querías sacar el carnet de conducir (fue una de las primeras mujeres en tenerlo en España) tenías que pasar por ahí y hacer seis meses de trabajo”, recordaba hace unos años en Mundo Deportivo. De la blusa y la falda con la que jugaban antes de la guerra, pasaron a tener que vestir falda-pantalón o bombachos. Solo en aquella etapa en la que entrenó a la Sección Femenina recibió una módica cantidad de dinero. Con ese equipo llegaron a disputar partidos en el norte de África, que fueron sus únicos viajes al extranjero. Al no permitirse en aquella época en España que las mujeres compitieran en ciclismo o el atletismo, el baloncesto se convirtió en el gran deporte femenino en las décadas de los 40 y los 50 del siglo pasado.

Una de sus aficiones es recortar todas aquellas noticias relacionadas con los éxitos del deporte femenino que ve en los periódicos para plastificarlas y guardarlas

En 1944 recibió una oferta para jugar en el FC Barcelona, en el que estaría hasta 1953. Se retiró a los 36 años por su deseo de ser madre. Tiempo antes había sufrido un aborto al tirarse del trampolín de las piscinas Picornell sin saber que estaba embarazada. A lo largo de sus casi 20 años de trayectoria deportiva pasó por equipos como el Cottet, con el que ganó el Campeonato de España, el Moix Llambes (a los que además entrenó) el Fabra y el Coats, entrenando también al Peña García. En algunos de ellos coincidió con su hermana Maruja, que jugó entre 1941 y 1950. Encarna tuvo un ofrecimiento del SEU italiano para ir al país transalpino, pero no se concretó. Después de lamentar que el Barcelona no tuviera recuerdos de aquel equipo en el que militó en su museo, donde apenas encontró una fotografía en una visita que hizo, recibió en marzo de 2019 un homenaje por parte del club culé con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Equipo femenino de baloncesto del Fútbol Club Barcelona en 1944. Foto cedida por Raquel Barrera.

Encarna se define “como una mujer liberal, más que la Duquesa de Alba”, según ha confesado en alguna entrevista, y tiene como referentes a Victoria Kent, Clara Campoamor y Federica Montseny “por su integridad y valor”. Defensora a ultranza de que se valore como se merece el deporte femenino, se indigna cuando ve que algún resultado destacado de alguna deportista española apenas merece un pequeño espacio en los medios de comunicación. Una de sus aficiones es recortar todas aquellas noticias relacionadas con los éxitos del deporte femenino que ve en los periódicos para plastificarlas y guardarlas. Después de estar mucho tiempo en el olvido, su nombre y su contribución volvió al primer plano tras ser objeto de un homenaje por parte de la Federación Española de Baloncesto. En los últimos años, ha recibido en su casa la visita de grandes jugadoras de la época reciente, como Amaya Valdemoro, Elisa Aguilar o Laia Palau, a las que ha mostrado los recuerdos que guarda de su vida deportiva. A ellas, como a todos los que han ido a verla en estos últimos años, no ha dudado en darles consejos a través de sus famosos pareados: “Si quieres ser optimista, tienes que ser deportista”; “si de salud quieres gozar, deporte has de practicar”; o “si quieres llegar a centenario, toma un poco de miel a diario”.

“Cada noche sueño lo mismo. Un campo de baloncesto de arena con las rayas pintadas con cal. Una pelota de cuero. Vestida de blanco o azul (…) Me pasa la pelota Mery Morros. Tiro un gancho. Y como es mi sueño, lo marco y ganamos el Campeonato de España”. Así habla Encarna en el documental La niña del gancho, que realizó Raquel Barrera en 2016 y que repasa toda la vida de la exjugadora. Una persona que reconoce “haber luchado mucho”, que “volvería a hacer todo lo que he hecho” y que ha sido “muy feliz”.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

 

Su afición por el deporte la llevó desde muy joven a salirse de los cánones que estaban establecidos para la mujer en las primeras décadas del siglo XX. Eso la convirtió en una de las pioneras del baloncesto femenino en España, protagonizando una larga trayectoria en la que fue jugadora, entrenadora y hasta...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí