1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El salón eléctrico

Cuando el sistema nos alcance

‘Antidisturbios’ lleva la etiqueta de serie policíaca para no molestar a nadie, pero es cine político elocuente y potente

Pilar Ruiz 26/10/2020

<p>Fotograma de la serie Antidisturbios.</p>

Fotograma de la serie Antidisturbios.

MOVISTAR +

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¿Se considera usted un buen ciudadano o ciudadana? ¿Una persona de orden? ¿Cumple de buen grado con todas y cada una de las normas sociales establecidas? ¿No tiene quejas ni reivindicaciones? Si su respuesta es afirmativa, toque madera, porque como cantaba Serrat: “La Constitución te ampara, la Justicia te defiende, la policía te guarda, el sindicato te apoya, el sistema te respalda, y los pajaritos cantan y las nubes se levantan”.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

Nada tiene que temer porque nada de lo que ocurra fuera de su ámbito privado le afectará lo más mínimo. Usted nunca se indignará ni tendrá motivos para la queja o la protesta. No le importará soportar decisiones injustas, información que desinforma o discursos manipuladores. Tampoco las injusticias, abusos, corrupciones de consecuencias devastadoras para el interés público. Aunque haya manifestaciones y protestas contestarias y quejicas, usted sabe que todo eso no es más que demagogia, buenismo o progresía trasnochada que atenta contra el correcto orden social, el orden natural del sistema. Todo funciona. 

Ya ven: la represión y violencia son inherentes al “sistema” según los Monty Phyton en Los caballeros de la Mesa Cuadrada (Gilliam, Jones, 1975) donde también aventuraban alguna que otra crítica sobre la naturaleza de la monarquía y una furcia natatoria, aunque para eso ya hay encuestas. 

Están quienes dicen que eso del sistema es una excusa paranoica, una excusa, un invento interesado, y a la vez, sin asomo de contradicción, también afirman que la sociedad se encuentra asediada por unos sujetos vocingleros llamados “antisistema” que los magacines mañaneros pintan como peligrosos y tendentes a la okupación –hay que comprar alarmas–. 

Por si fuera poco, en los últimos tiempos abundan los titiriteros del cine y los canales de televisión, conocidos perroflautas, empeñados en contar que en la realidad existen ciertas anomalías, fenómenos extraños que empañan la confianza de los ciudadanos en las instituciones que velan por nuestro bienestar. Incluso almas cándidas como el guionista y director Aaron Sorkin, el más señero entre los devotos del sistema democracia-occidental, no hay más que ver ese cuento de hadas llamado El ala oeste de la Casa Blanca. Pero el hombre que lloró cuando Donald Trump se convertía en Líder de la democracia occidental, se ha pasado al otro bando y ahora está muy cabreado. Mucho. Tanto que ha firmado una película como El juicio a los siete de Chicago (2020). Ya desde el título poco metafórico, este docudrama activista denuncia los mecanismos de guerra sucia empleados por el gobierno de los Estados Unidos con los líderes del movimiento de protesta contra la guerra de Vietnam en 1968. Los revoltosos fueron a parar ante un tribunal acusados de conspiración antipatriota y de atacar a la policía durante una protesta; terrorismo callejero de toda la vida. Entre los famosos “siete” obligados a compartir banquillo, estaban los prosistema (Partido Demócrata ala chachi-juvenil) y antisistema (batiburrillo jipis-Panteras Negras). El líder de los primeros era Tom Hayden –mismo nombre que el consigliere de El Padrino, coincidencias–, interpretado por el siempre pijo Eddie Redmayne; y el de los segundos, el activista Abbie Hoffman, un Sacha Baron-Cohen tan grandioso como suele, que ya era famoso por su libro Fuck the system!  Pasan esas cosas raras que salen en las películas, ya saben: policías que amañan pruebas; agencias de seguridad que amenazan a jurados; jueces prevaricadores pasándose los principios básicos del derecho por el forro de la toga, incluso el derecho fundamental a la tutela judicial efectiva, con un acusado ¡sin la asistencia de un letrado! ¿Democracia bananera? Bueno, es que el tal era el líder de los Panteras Negras Bobby Seale y el racismo queda muy bien en el cine. En la realidad Seale estuvo varios días amordazado y encadenado en el banquillo como un esclavo y no unos minutos cinematográficos, soportando la humillación, el abuso y una acusación de asesinato sin pruebas. 

La única conspiración que existe es la de los “malos poderes” contra su ciudadanía, dice Sorkin. ¿No eres activista ni negro ni vietnamita ni jipi? Tranquilo, esto no va contigo. Además son cosas del pasado, revanchismo histórico lo llaman. Sorkin se ha subido a una ola de moda, es fácil comprobarlo. Ahí está la producción brillantísima (HULU-Amazon) The Looming Tower (2018), rigurosa crónica de los trapos sucios del 11-S contados desde la perspectiva del FBI –los malos en la de Sorkin– y su pelea de años con Al-Qaeda, la CIA y las mentiras del trío de las Azores que llevaron a la guerra de Irak. Nada que pueda preocuparles, también es pasado. Eso sí: la serie es espectacular. Y como una continuación histórica de lo anterior, Secretos de Estado (Hood, 2019), sobriedad británica al servicio de su Majestad y la historia real de Katharine Gun, gris funcionaria convertida en peligrosa antisistema, acusada de espionaje y traición por filtrar a la prensa las coacciones de los EE.UU. a ciertos países de la ONU para que aprobaran su intervención en Irak. 

secretos de estado

Parece que la prensa tiene mucha responsabilidad en esto de jugar a favor o en contra del sistema. Que se lo digan a Gary Webb, premio Pulitzer crucificado y expulsado de la profesión por demostrar las conexiones de la CIA con la Contra nicaragüense, el terrorismo cubano en el exilio y el narco que inundó de crack los barrios negros de Los Ángeles: Webb fue encontrado muerto de dos tiros en la cara a la puerta de su casa. Todo está contado en Kill the Messenger (Cuesta, 2014). Cuando el periodismo pasa por la trituradora del sistema, suele convertirse en activismo y también en una profesión de riesgo. 

Y mucho activismo agitador contra la porqueriza de los poderes económicos, la tiranía de los mercados, la evasión fiscal y el blanqueo del crimen hay en The Laundromat (Dinero sucio, Soderbergh 2019), crónica irónica y mordaz sobre la revelación de los papeles de Panamá con una Meryl Streep capaz de transformarse en la mismísima Estatua de la Libertad. 

 Meryl Streep's Plot Twist in The Laundromat is The Most Extra Movie Moment  of 2019

Meryl y un croma: no le hace falta más

¿Protestar? ¿Por qué? ¿Para qué? El sistema no es nada, no existe, es un fantasma. No son los mercaderes sin rostro conocido que vampirizan la democracia ya anémica; no es la sentencia exculpatoria del caso Bankia; no es la venta de vivienda social a fondos buitres ni los medios de comunicación ‘okupados’ por entidades financieras con intereses muy concretos; mucho menos la corrupción de las administraciones más altas del Estado ni los partidos que nos conducen a una guerra con pruebas falsas o que son condenados por financiarse ilegalmente a cambio de dinero público. Fantasías que quizá queden bien delante de una cámara. Pues a pesar de ello, todavía hay grupos antisistema que perturban la paz, el orden y la propiedad –esa parece ser la clave– y contra ellos se envía a los jueces, a la prensa, a los antidisturbios. No siempre, es verdad. Los poderes públicos discriminan y eligen qué reivindicaciones son tolerables y cuáles debe tratar con mano de hierro, porque también hay protestas no subversivas sino todo lo contrario

Antidisturbios (Movistar, 2020) lleva la etiqueta de serie policíaca para no molestar a nadie, pero a pesar de cualquier  atisbo de “interés humano”, es cine político elocuente y potente que narra los avatares de un puñado de desgraciados de la UIP –creada en 1989, por el ministro socialista Corcuera, alias “Patada en la puerta”, a partir de las Compañías de Reserva General (CRG-grises) franquistas– al descubrir que no son más que el brazo ejecutor de la corrupción política y económica, el verdadero poder. Indignados por la serie se manifiestan los sindicatos pretorianos que han decidido llamar al boicot: también por eso será un éxito rotundo. Demuestran estos probos funcionarios cierta ignorancia y desprecio de las leyes democráticas que dicen defender, sabedores de que otros defenderán la violencia y la represión como método con declaraciones mucho más encumbradas, mostrando la cara más dura del sistema. Por no hablar de su falta de alfabetización audiovisual –para cuándo asignatura obligatoria–, dicho se sea de paso: los antidisturbios de la serie, a pesar del título, no son los protagonistas de esta función, sino la “Serpico” inspectora de Asuntos Internos interpretada de forma estremecedora por Vicky Luengo, actriz inmensa. 

 Antidisturbios', la polémica serie criticada por los sindicatos de la  Policía | El Comercio

Lo dejan claro: la protagonista es ella

A veces los títulos –y sus traducciones– juegan con nosotros al gato y al ratón: Cuando el destino nos alcance (Fleisher, 1973) es el título español de una distopía imposible situada en un lejanísimo futuro de 2022 y que, aunque suene sorprendente, se rodó por empeño personal de Charlton Heston. La estrella le había cogido gusto a lo apocalíptico y se moría de ganas de hacer del poli demasiado curioso que descubre el secreto terrible escondido tras los disturbios continuos, maderos que apalizan, extrañas mascarillas y tanta hambre que los seres humanos se comen a otros seres humanos: los viejos, los improductivos. Un sistema criminal que una minoría privilegiada defiende a porrazo limpio mientras vende la muerte con el nombre comercial que da título al original de la película: Soylent Green. Todo un éxito del cine tocapelotas de los setenta, tanto, que hasta tiene parodia en Los Simpson. 

¿Son estas series y películas fantasías inútiles? ¿Sucedáneos de la verdadera protesta? ¿Vacuna o placebo? Aunque sea usted un ciudadano o ciudadana ejemplar y no tenga nada por lo cual protestar, conviene que tenga presente el mensaje que Abby Hoffman, el protestón, dejó escrito en su nota de suicidio en 1989: 

“Es demasiado tarde. No podemos ganar. Se han hecho demasiado poderosos”. 

Y esto último no es ficción.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

¿Se considera usted un buen ciudadano o ciudadana? ¿Una persona de orden? ¿Cumple de buen grado con todas y cada una de las normas sociales establecidas? ¿No tiene quejas ni reivindicaciones? Si su respuesta es afirmativa, toque madera, porque como cantaba Serrat: “La Constitución te ampara, la Justicia te...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí