1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crisis vírica

Malestares profundos

Para hacer frente con eficacia a los miedos e incertidumbres sociales, el Gobierno ha de articular propuestas económicas que pongan el empleo y la recuperación de los salarios en primer lugar

Bruno Estrada 6/05/2021

<p><em>El paro.</em></p>

El paro.

J.R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La crisis económica generada por la pandemia es muy diferente, de magnitud –hay 800.000 pobres más que hace un año– y origen, a las anteriores, y si el actual Gobierno de coalición progresista no es capaz de percibirlo corre el riesgo de fracasar políticamente.

Es muy importante tener en cuenta que, desde una perspectiva política, el origen de esta nueva pobreza no tiene un relato en términos de izquierda y derecha. No está causada por la avaricia desmedida de unos pocos que se han enriquecido a costa de empobrecer a otros, no se puede responsabilizar de la destrucción de empleo a un mercado financiero desregulado que permite campar a sus anchas a los especuladores financieros, o a unos políticos corruptos que se han plegado a sus intereses. No, no tiene un relato en términos de lucha de clases.

Además, esta crisis prácticamente se ha enlazado con la crisis financiera de 2008-09, agudizada por las políticas de austeridad fiscal y devaluación salarial desarrolladas en Europa a partir de 2011. Como resultado de ello, los malestares sociales se han agudizado en todo el mundo y los sistemas políticos de muchos países, inclusive los de algunos con un amplio historial democrático, han entrado en una creciente inestabilidad.

Resulta evidente que en España, desde 2015, estamos transitando por un periodo de permanente inestabilidad política: gobiernos con mayorías parlamentarias débiles, cuatro elecciones generales en cuatro años y el surgimiento de tres partidos que tienen, o han tenido, opciones de gobernar (Podemos, Ciudadanos y Vox).

Como resultado del encadenamiento de ambas crisis en la última década, una cuarta parte de la población española está en riesgo de pobreza, tenemos un desempleo y subempleo estructural en determinados colectivos de trabajadores y territorios, unos sectores que van a redimensionarse de forma abrupta, el enquistamiento de la pobreza en muchos jóvenes trabajadores y en  miles de mujeres con trabajos precarios, en amplias zonas de la geografía española por las que el último tren pasó hace muchos años. Muchos de estos malestares profundos corren el riesgo de cronificarse. 

Las crisis políticas debidas a la tensión social generada por la pandemia, según el reciente estudio histórico del FMI “La larga sombra de la covid-19: Repercusiones sociales de las pandemias”, se producirán en los dos años posteriores. Y la amenaza será mayor en los países en que la crisis agrave problemas ya latentes, como la falta de confianza en las instituciones, una gestión de gobierno deficiente o el incremento de la pobreza.

Por ello merece la pena recordar las reflexiones que realizó el historiador británico Geoff Eley hace cuatro años, tras la victoria de Trump. En ellas concluía que se tienen que producir de forma paralela dos crisis diferentes para que los líderes, grupos o partidos autoritarios obtengan un elevado respaldo social: que el sistema político genere una inestabilidad  gubernamental permanente y que esos gobiernos funcionen tan mal que pierdan el consenso de la gente. 

Aunque creo que en España aún estamos lejos de la situación que describe Eley, en la medida en que se cronifiquen los diversos malestares  que aquejan a la sociedad podríamos encontrarnos en una situación que, parafraseando a Walter Benjamin, se podría resumir así: “El trumpismo expresa el fracaso de una gestión de izquierdas de la crisis.

Por ello es importante encontrar respuesta a las siguientes preguntas: ¿Cuáles son esos diversos malestares profundos que recorren la sociedad española?  ¿Y cuáles de ellos corren el peligro de cronificarse? 

Hay, por supuesto, un malestar social derivado de lo que la OMS ha llamado fatiga pandémica. Según los datos de una reciente encuesta del CIS sobre la salud mental de los españoles, el 80% está bastante y muy preocupado por la pandemia, y casi un 40% de los españoles ha sentido la enfermedad muy cerca, bien porque la ha contraído o porque un familiar cercano se ha contagiado. Según esta encuesta, dos de cada tres españoles han sufrido síntomas de depresión, nerviosismo, desmotivación, cansancio o apatía derivado de la pandemia, un porcentaje que alcanza el 75% en los jóvenes. Un 90% de los españoles ha sentido miedo: de contagiarse, de que se contagien los familiares cercanos, de perder el empleo o parte de sus ingresos. Es indudable que gran parte de la fatiga pandémica se atenuará cuando la vacunación se haya generalizado y nuestras costumbres cotidianas se vayan asemejando a las pre-pandemia, pero parte de ese malestar seguirá ahí.

La población en riesgo de pobreza se incrementará en un millón de personas, hasta alcanzar los 11 millones, un 23% de la población española, según Intermón Oxfam

Además, los efectos de la pandemia no se olvidarán tan fácilmente para los cerca de 800.000 nuevos pobres que, según Intermón Oxfam, ha generado la crisis económica debido a la covid-19. Según este estudio, la población en riesgo de pobreza se incrementará en un millón de personas, hasta alcanzar los 11 millones, un 23% de la población española. Antes de la crisis del coronavirus, nada menos que el 21% de los españoles, es decir 9,7 millones, ya estaba en riesgo de pobreza, un volumen superior en unas 653.000 personas a los datos de 2008. Es decir, España ya estaba muy lejos de cumplir los objetivos de la Estrategia Europa 2020, que preveía reducir  en 1,4 millones el número de personas pobres en una década (2009-2019). Este malestar no va a diluirse tan rápido. Es indudable que la situación podía haber sido mucho peor sin las medidas sociales implementadas por el Gobierno de coalición progresista: la extensión de los ERTEs a 3,4 millones de trabajadores o la puesta en marcha del Ingreso Mínimo Vital, a pesar de las evidentes deficiencias que ha mostrado su gestión. Pero ese no es ningún consuelo para quienes sufren estas situaciones.

Por otro lado, entre los jóvenes españoles se está cronificando un profundo malestar derivado de la permanente incertidumbre sobre su futuro laboral que les ha venido acompañando desde hace una década. Esto afecta tanto a los jóvenes cualificados –mayoritariamente universitarios– como a los que no lo son, a los que se les ofrece un futuro de precariedad o una nueva ola migratoria. La tasa de paro de los jóvenes (20-24 años) está actualmente en un 37%. Esta cifra, que si bien está lejos del 52% alcanzado en 2013, se produce tras más de una década en la que el desempleo juvenil no ha descendido del 30%. Como se ha comentado, son el colectivo, también por cuestiones vitales, más sujeto a cuadros de desesperanza ante las incertidumbres actuales debido a la pandemia.

Como resultado de ello, en 2020 el porcentaje de ‘ninis’, jóvenes de entre 15 y 29 años que ni estudian ni trabajan, ha subido 2,4 puntos más que el año anterior, llegando al 17,3%, según la EPA. Estas cifras empiezan a aproximarse al máximo histórico de 2013, en el momento más álgido de la anterior crisis, cuando llegó al 22,3%. 

No hay que olvidar, por supuesto, el malestar de la España vaciada por su abandono secular. La pandemia ha acelerado la agonía demográfica de cientos de pueblos y localidades de mediana población del interior de España. Hemos visto, poco porque a los medios de comunicación les cuesta ampliar el radio de información fuera de la M-30, las recientes movilizaciones de Jaén, y particularmente las de Linares, que son un síntoma claro del miedo por su futuro, por la percepción de sentirse olvidados.

En España viven más de 2.700.000 personas en poblaciones de entre 20.000 y 150.000 habitantes, en provincias del interior desconectadas de los grandes ejes de comunicaciones (en Aragón, Castilla-León, Castilla-La Mancha, Extremadura, interior de Galicia y Andalucía). Esto es, ciudades con escasas perspectivas de futuro, pero que aún tienen un tamaño suficientemente grande para organizarse colectivamente en contra de ese progresivo “olvido” al que se sienten condenados.

Y no menos importante, está el malestar generado por la incapacidad de los últimos gobiernos de encauzar el conflicto identitario que tiene cerca de la mitad de Cataluña en relación con su pertenencia a España. No quiero extenderme sobre este tema, del que se han escrito cientos de miles de páginas, solo señalar que es un malestar latente que tuvo mucho que ver con la emergencia de Vox.

En 2020 el porcentaje de ‘ninis’, jóvenes de entre 15 y 29 años que ni estudian ni trabajan, ha subido 2,4 puntos más que el año anterior, llegando al 17,3%, según la EPA

Todo ello está sucediendo en el marco de un debate partidario, como hemos visto en las elecciones a la Comunidad de Madrid, en el que la derecha trumpista –Vox y el PP de Ayuso– ha apostado, con éxito, por culpar al gobierno de coalición del desempleo y la nueva pobreza. Un argumento completamente demagógico, pero que ha calado en muchos de estos trabajadores de los sectores de hostelería y restauración, el pequeño comercio, sociológicamente de izquierdas, pero que por las características de sus empresas, la mayor parte pequeños negocios, tienen una escasa conexión con los procesos de identidad colectiva, con las estructuras sindicales. 

En las elecciones catalanas pudimos ver cómo una parte importante de ellos votaron a Vox, que logró sus mejores resultados en poblaciones turísticas de Tarragona, como Salou y Vila-Seca, junto a PortAventura, y en localidades playeras de la Costa Dorada. En Lleida fue en el Valle de Aran, zona de turismo de montaña y de esquí donde están las estaciones de Baqueira-Beret y Bonaigua, donde Vox consiguió los porcentajes más altos de votos. En Barcelona Vox alcanzó un alto porcentaje en importantes poblaciones del cinturón industrial, en L'Hospitalet, Badalona y Terrasa, pero también un 11% en la localidad turística de Gavá. En Gerona, destacan los resultados de las localidades turísticas de Roses y Lloret de Mar.

También esto es lo que explica que Vox haya superado a Unidas-Podemos (UP) en muchas poblaciones obreras del sur y este de Madrid (Fuenlabrada, Móstoles, Alcorcón, Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz, Valdemoro, Pinto, Parla). Y que en todos los barrios el sureste de la ciudad de Madrid (Villa de Vallecas, San Blas, Villaverde, Latina, Usera, Vicalvaro, Carabanchel, Moratalaz) y en Leganés, San Fernando, Coslada y Getafe, UP solo haya sacado menos de dos puntos y medio más que Vox. 

Del mismo modo que el relato izquierda-derecha no sirve para explicar esta crisis, tampoco la articulación de una respuesta a ella puede hacerse solo mediante propuestas clásicas de la izquierda, de fortalecimiento del Estado del Bienestar. Tan importante como fortalecer las redes de protección social es construir escaleras, lo que muchos de estos trabajadores y empresarios demandan son peldaños para recuperar sus empleos y salarios de antes de la crisis. La solución ya no son los ERTE, eso fue hace un año, hoy y mañana, es la creación de empleo.

No hay que olvidar, sin buscar paralelismos entre situaciones que no son para nada comparables, que el ascenso del nazismo estuvo vinculado a un amplio programa de inversiones públicas en infraestructuras. En 1933, cuando los nazis llegaron al gobierno, había seis millones de parados. Schacht, el ministro de economía de Hitler, emprendió un ambicioso programa de obras públicas que reactivó la economía y en 1935 se habían creado cinco millones de empleos, el crecimiento económico se mantuvo a tasas del 8-10% desde 1933 a 1938. Los nazis fueron keynesianos antes que Keynes. 

Estas pobrezas del presente, y las pobrezas que se palpan en el futuro inmediato, angustian a millones de españoles para los cuales términos como la digitalización o el Plan de Recuperación y Resilencia pueden convertirse en palabras huecas en las que sus vidas no encuentran cobijo. 

Si una parte de la sociedad empobrecida como resultado de la crisis pandémica percibe que el gobierno se está olvidando de ellos, desentendiéndose de sus problemas, se puede producir la desafección de una parte importante del electorado sociológicamente progresista. La repetición de lo sucedido en 2011 generaría la tormenta perfecta que daría alas electorales al trumpismo en toda España.

Para evitar que muchos de estos malestares se cronifiquen, para hacer frente con eficacia a estos miedos, incertidumbres y angustias, el Gobierno de coalición progresista debe ser capaz de articular un conjunto de propuestas económicas que, huyendo de un relato tecnocrático-tecnológico, pongan el empleo y la recuperación de los salarios en primer lugar. No es mal momento para releer Aspectos políticos del pleno empleo, del economista polaco Michal Kalecki. 

-----------------

Bruno Estrada es adjunto al secretario general de CC.OO.

La crisis económica generada por la pandemia es muy diferente, de magnitud –hay 800.000 pobres más que hace un año– y origen, a las anteriores, y si el actual Gobierno de coalición progresista no es capaz de percibirlo corre el riesgo de fracasar políticamente.

Es muy importante tener en cuenta que, desde...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Bruno Estrada

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí