1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Negocios

¿Dónde está el dinero?

Marriott, el grupo propietario del Westin Palace de Madrid, plantea un ERE para el 53% de la plantilla mientras ultima la apertura de dos nuevos hoteles valorados en 400 millones

Israel Merino 7/05/2021

<p>Trabajadores protestan frente al hotel Palace.</p>

Trabajadores protestan frente al hotel Palace.

I.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Son las diez y veinte de la mañana y el centro de Madrid huele a contaminación, tierra mojada y prisas. Algunos llaman libertad a ese aroma. Es una cafetería pequeña cerca del Congreso. Es alargada y estrecha; tiene mesas de madera y el camarero, que no es el dueño, sirve cafés y desayunos a dos euros y medio. Está muy cerca de la plaza de Canalejas, en pleno corazón del Barrio de las Letras.

En una de las mesas no se sirven desayunos, sino las primeras cervezas de la jornada. Hay dos tipos y una mujer sentados, muy elegantes los tres. Ellos llevan traje y ella un vestido verde. Con un gesto de la mano, uno de ellos pide una ronda de cervezas. El camarero coloca con cuidado, cerca de la boca de cada uno, tres dobles de birra. La mujer coge su copa, le pega un trago mediano y rompe por fin el silencio: “Yo no uso la Seguridad Social para nada, no tendría que pagarla”. La cafetería se sumerge en el mismo silencio habitual de cada mañana.

Con prudencia, me identifico como periodista y les pido sentarme a la mesa con ellos. Aceptan sin problemas. Yo me pido un café con leche. Les cuento qué hago ahí. Les pido grabarles la voz y me dicen que sí. La mujer es la líder de influencia de la taberna.

“La economía es lo primero”, responde cuando les cuento la situación a la que se están enfrentando cientos de trabajadores a pocos minutos andando de ahí. “Las empresas son más importantes que las economías domésticas”. Le digo que no entiendo a qué se refiere. Ella me devuelve la mirada, sonriendo y moviendo la boca con aire maternalista: “Eres muy joven, pero ya entenderás que los trabajadores pueden ir y venir, pero las empresas se tienen que quedar”.

Miro el reloj: me tengo que ir, la concentración está a punto de empezar. Me despido, les pregunto a qué se dedican –”trabajamos en el sector inmobiliario”– y les pido su teléfono por si algún día les apetece hacer una entrevista más en profundidad. Ninguno de los tres me lo da. 

La lluvia se queda pegada en los zapatos y los zapatos en las baldosas que hay en la plaza de las Cortes, frente al Congreso de los Diputados. El reloj está a punto de dar las once de la mañana del jueves veintinueve de abril y frente al Hotel Palace de Madrid cientos de sus trabajadores se concentran. Los arropan banderas de CC.OO., UGT y otros sindicatos. Están en huelga. Los quieren echar. Se van a cargar a casi el 53% de su plantilla. Son 152 los trabajadores que se pueden quedar en la calle.

Para entender la situación, busco a Ralf Aragonés entre los manifestantes. Lo encuentro en la retaguardia, con un chaleco verde del sindicato CSIF y un megáfono blanco. Está gritando por la megafonía que no van a dar ni un paso atrás. Que nadie se va a ir a la calle. Es el presidente del comité de empresa del Palace, el que se encarga, junto a otros compañeros, de dirigir las negociaciones con la patronal.

Me identifico como colaborador de CTXT y nos alejamos de la multitud para hablar con más tranquilidad. Sus ojos azules transmiten cansancio, pero también ganas de lucha: “Ya es el segundo día que nos manifestamos. Llevamos poco tiempo, pero estamos cansados. Hace muchos meses que nos olemos que algo así va a pasar”.

Solo me hace falta preguntarle por el qué para que él lo empiece a relatar todo del tirón: “El día dieciséis de abril, Marriott, la empresa operadora del Hotel Palace de Madrid, frente al cual nos encontramos ahora, nos comunicó su intención, o decisión, mejor dicho, de hacer un ERE a más o menos la mitad de la plantilla. El objetivo de esta medida es echar, aproximadamente, al cincuenta y tres por ciento de los trabajadores del hotel. Unas 150 personas, para entendernos”.

“Le hemos pedido explicaciones a los directivos”, relata después de una breve pausa para tomar aire, “y lo único que nos dicen es que el hotel no tiene músculo financiero suficiente como para seguir pagando nuestros sueldos. Pero sabemos que esto no es así, porque han comprado dos nuevos edificios”.

Los datos que maneja Ralf son reales, ya que poco antes de que se iniciara la huelga de los trabajadores del hotel, el grupo Marriott International, Inc., propietario del Hotel Westin Palace de Madrid, anunció que se habían concluido las operaciones para abrir un nuevo hotel en el edificio de la antigua sede social de Caja Madrid (famoso por albergar durante años el Monte de Piedad) valorado en 205 millones de euros. Además, la operadora internacional habría cerrado un acuerdo para abrir otro nuevo hotel de lujo muy cerca del Palace, en la plaza de Canalejas, valorado en otros 200 millones. 

Concentración delante del hotel Palace. | I. M.

Es por todo esto que Ralf, al igual que el resto de los trabajadores del Palace, no entiende cómo es posible que una empresa quiera echar a una gran parte de los trabajadores de uno de sus hoteles estando inmersa en dos operaciones valoradas en la desquiciante cifra de 400 millones de euros. “Bueno, en verdad tenemos alguna teoría de por qué quieren hacerlo. Sabemos de sobra qué está pasando con el dinero”.

Mientras las pequeñas empresas, los autónomos y los trabajadores luchan cada día para sobrevivir a esta maldita pandemia en lo sanitario y en lo económico –ahora lo que a todos nos asusta son las consecuencias sociales del virus, más que el propio virus–, algunas multinacionales, fondos de inversión y fondos buitre, están aprovechando la covid para ganar más dinero. Para llenar las arcas y que los de siempre sean los que pierdan. Porque a río revuelto, no sé qué de los pescadores. Ahí es donde está el dinero. En el lado del río de unos pocos. Multiplicándose, como los peces. 

“La empresa se ha aprovechado de la situación para librarse de nosotros”, asegura Ralf, quien, además de ser el presidente del comité de empresa, lleva cuarenta y tres años trabajando en el hotel. “El objetivo de todo esto, como está pasando en el resto de los hoteles de Madrid, es librarse de cuantos más trabajadores mejor para externalizar el mayor número posible de servicios y así ahorrarse más dinero. Bueno, más que para ahorrarse dinero, para ganar más. Si ya de por sí son precarios y mal pagados estos trabajos, imagínate cómo lo serán con las externalizaciones. La excusa de que no tienen músculo financiero es una mentira”.

“Ellos quieren seguir manteniendo las cinco estrellas y seguir llamándose de lujo, el problema es que las estrellas y el estatus se ganan con el personal del hotel, con su calidad humana y con el buen servicio que es capaz de dar”, continúa argumentando. 

“El hotel no se da cuenta de que los EREs son muy traumáticos. Además, que hay otro tipo de soluciones. Ahora mismo el Estado les está dando muchísimas facilidades como, por ejemplo, los ERTEs. Si lo que quieren es descargar la plantilla, pueden hacerlo a través de las prejubilaciones, que hay gente aquí bastante mayor que sigue trabajando. El problema es que no quieren aceptarlo, pero nosotros tampoco vamos a aceptar ni un solo despido”.

“Aquí hay personas de cincuenta años que siguen trabajando. ¿Qué pasa si los dejas en la calle? Que los mandas a la indigencia. Es que no hay trabajo. Si no lo hay para los más jóvenes, imagínate para las personas mayores”, concluye con rotundidad.

Pero ¿por qué han elegido este momento concreto para hacer el ERE? Por qué ahora? Pues porque es el momento perfecto para hacerlo. Llevan planeándolo años, según me comenta otro de los manifestantes mientras Ralf vuelve a su puesto:

“El 12 de agosto de 2020”, empieza a relatar, “la empresa nos sacó a todos del ERTE y empezamos a trabajar. Nos pareció muy raro que lo hiciera a mediados de la temporada, más estando las cosas como están, pero volvimos al curro. Aunque en su momento nos pareció una tontería sin mucha importancia, rápidamente nos dimos cuenta de lo que pretendían”.

“Según la reforma laboral –aprobada por el Partido Popular en 2012–, si una empresa registra pérdidas durante más de dos trimestres seguidos, puede iniciar un proceso de ERE. Así que a los del hotel se lo dejaron a huevo. Sabiendo que iba a haber pérdidas y llevando tantos años queriendo echar a una gran parte de su plantilla para externalizar los servicios, vieron el momento justo durante los meses del verano pasado para sacarnos del ERTE y empezar a registrar pérdidas. Y ya está. Así tenían un marco jurídico lo suficientemente fuerte como para despedir a todo trapo”.

O sea, que dinero hay. No hace falta preguntarse dónde se ha ido. Lo que quieren hacer es multiplicarlo. De hecho, hay mucho más dinero del que cualquiera se piensa, ya que el Hotel Westin Palace de Madrid, al cerrar el año 2019, tuvo unos beneficios netos de 900 millones de euros, según las fuentes sindicales convocadas en la plaza de las Cortes. 

Apoyado en uno de los laterales del hotel mientras el resto de sus compañeros piden a gritos que baje alguno “de los que mandan” a hablar con ellos, un hombre de treinta y tantos se fuma a toda velocidad un cigarrillo. Tiene una goma que le sujeta el pelo y un traje de motorista. Llamo su atención, pero corren unos cuantos segundos hasta que, con un sobresalto, se da cuenta de mi presencia: “Perdona, tío. Estoy espeso porque no soy capaz de dormir”.

Su mirada refleja la mirada derrotada de todos los demás. Es el reflejo andante de todos ellos. No se puede hacer mucho más, pero ahí están. “Nos estamos manifestando, estamos en huelga, estamos manteniendo las formas en las reuniones con la empresa, pero no le veo un final feliz a esto. Tenemos el ánimo por el suelo. Por mucho que me duela reconocerlo, no tenemos esperanza de que las cosas salgan bien”.

“Lo peor es la incertidumbre”, continúa diciendo, “la incertidumbre por todo. No sabemos cuándo serían los despidos. No sabemos a quiénes les afectaría el ERE. No sabemos una puta mierda de nada. Mira, tío, si a mí me echan, me darían siete mil euros de indemnización. ¿Me quieres explicar dónde coño voy yo con siete mil euros y un hijo estando las cosas como están? Que no hay trabajo. No como, no duermo y no soy persona. Solo quiero que esta mierda acabe ya”.

La desesperación con la que este trabajador convive no es única. De hecho, la desesperación es casi tan palpable como las banderas de los sindicatos. En un corro de trabajadoras, fumando también, una limpiadora de cincuenta y ocho años se siente igual que su compañero. “Sí, ahora a nosotras nos llaman kelis, pero somos las limpiadoras […]. No barajo la opción de que me echen. No me lo puedo permitir. Sería el final… el final de todo”.

Dibujo de María, hija de Nuño.

Junto a ella, hay limpiadoras de otros hoteles que han venido a mostrar su solidaridad con los compañeros. “Venimos a apoyarlos y a denunciar también nuestra situación. Nos da miedo que en nuestros hoteles empiecen a despedir a gente para externalizarlo todo. Nos da pánico pensarlo”, cuenta una de ellas.

En el centro de la manifestación me encuentro por fin con Nacho. Lleva gafas y una mascarilla con calaveras. Es el metre del restaurante del hotel. Tiene dos hijos, de ocho y nueve años, que han hecho un emotivo dibujo en el que le ruegan a la dirección del hotel que por favor no echen a su papá. Los jóvenes artistas aseguran en su obra que su padre es el mejor metre del mundo. Es muy probable que lleven razón. 

“Es una vergüenza lo que está pasando”, asegura Nacho. “Llevamos toda la vida partiéndonos la espalda por este hotel y ahora nos lo pagan así. De verdad que es una auténtica vergüenza. No sabemos a quiénes les puede tocar el ERE, pero seguro que no echan a ninguno de los de arriba. Los que cobran 6.000 euros al mes no se van a ver en la calle. Yo intento explicarles a mis hijos lo que está pasando y no lo entienden. Con esto están aprendiendo el significado de la palabra codicia”.

A pesar del dibujo de María, una de los hijos de Nacho, de las huelgas, las concentraciones y las reivindicaciones del comité de empresa, Marriott Internacional quiere seguir adelante con el ERE. Actualmente, las manifestaciones y negociaciones con la empresa siguen ahí. Lo que también sigue es el dinero. Sigue en los bolsillos de los que no quieren negociar.

Son las diez y veinte de la mañana y el centro de Madrid huele a contaminación, tierra mojada y prisas. Algunos llaman libertad a ese aroma. Es una cafetería pequeña cerca del Congreso. Es alargada y estrecha; tiene mesas de madera y el camarero, que no es el dueño, sirve cafés y desayunos a dos euros y medio....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí