1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DOS EN LA CARRETERA (Y VI)

Agag, el novio de Ione Belarra y la momia de Raffaella

Otoño de 2022. Se está preparando una especie de Frente Amplio de derechas encabezado por Aitor Esteban para las elecciones generales. Entre sus fichajes se baraja a Pedro Sánchez

Willy Veleta 21/08/2021

<p>Dos en la carretera.</p>

Dos en la carretera.

Alberto Fernández

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

[En el capítulo anterior: Suárez Illana y Susana Díaz comparten la presidencia del gobierno, dos años cada uno. Mientras tanto Pedro Sánchez se recompone y calienta motores en un baserri gipuzkoano con sus asesoras más cercanas. Las hijas de Zapatero le conminan a refundar el POUM. A bofetadas le quitan la idea de fichar para su gobierno a Robles, Marlaska o Calviño. Nuestra protagonista, Berta Lento, le anuncia a Pedro que si no quiere liderar el POUM de cara a las inminentes elecciones… lo hará Rozalén.]

Otoño 2022, campaña para las elecciones generales.

Cuartel General del POUM, Barcelona.

–Lo siento chicas, no puedo hacerlo… no soy marxista, no soy de izquierdas, Bernie Sanders me parece un pesado, no puedo seguir con esta farsa.

Pedro estaba desatado. Le dije que no la tomara con Bernie.

–Pero Berta, ¿quién coño lleva mitones en pleno mes de septiembre en Barcelona? Este tío no está bien. ¿Y qué me dices de las hijas de Zapatero? Como las maracas de Machín. Que quieren colectivizar el campo, repartir la riqueza… crear vivienda social para jóvenes a precios irrisorios.

–Lo que viene siendo un anarquismo soterrado, esa es la idea. Venderlo como marxismo pero en el fondo es puro Durruti, en vena. ¿Tú realmente te crees que me llamo Berta Lento?

–Pues no… Berta Lenin, puede que sí –respondió Pedro ligeramente alterado.

–Pedro, no pensaba decírtelo hasta que fueras presidente del gobierno con el POUM pero te lo diré ahora… soy la nieta de Durruti.

Yolanda Díaz (pareja de Pedro), que estaba callada en su sillón leyendo algo de Rafael Chirbes dio un salto, se incorporó, agarró a su candidato del brazo y dijo:

–Que pongan a Rozalén, a Zahara, a Yayo Herrero o a la nieta de Negrín pero nosotros nos bajamos de este proyecto, Durruti, ¡lo que faltaba!

Pedro puso cara de pena, luego de póker, y se fue dejando una frase mítica.

–Yo estaba dispuesto a levantar el puño en los mítines, pero poco más, no soy una de las vuestras.

Pedro y Yolanda desaparecieron de la mano por la Diagonal en un Peugeot blanco último modelo.

Pedí de inmediato una reunión con Laura y Alba, las hijas de Sonsoles Espinosa y José Luis Rodríguez Zapatero.

Mientras las esperaba alguien llamó a la puerta.

Era Fernando Simón junto a dos fornidos operarios con un mono azul que más parecían milicianos que otra cosa.

–Berta, ha llegado un paquete importante.

–¿Dónde lo dejamos?

–Debe de ser la momia de Raffaella Carrá, la queremos llevar a los mítines para que nos de suerte. Hay que mantenerla a cuatro grados todo el tiempo –les  informé como si yo supiera exactamente cómo conseguir eso en la plaza del pueblo de Palafrugell.

–¡Joder, no sé si ganaremos, pero desde luego efectos especiales tenemos todos! –exclamó Simón ligeramente chispa.

–Sí, no te olvides de repartir las réplicas de las pelucas de Carrillo en los mítines. Hay que reírse de los que nos vendieron a los Borbones, los que le faltaron al respeto a los que murieron por la República –le recordé.

–Sí, todo apuntado: la momia de Raffaella, las pelucas de Carrillo, el mechón rubio de Fernán Gómez, la Vespa de Gloria Fuertes y la patilla de las gafas de Federica Montseny.

Aparecieron Laura y Alba.

–Berta… Rozalén se ha rajado, dice que no es marxista, que su puerta es violeta, no roja –dijo Laura.

–Otra podemita –apostilló Alba.

–No os preocupéis, tengo a alguien en la recámara.

–Pepe Viyuela es errejoner, ya lo habíamos pensado --comentó Laura.

–No, Pepe, no.

–Quiero que sea una mujer… si no pondría a Manu Chao –les dije.

Sonó el teléfono fijo de la oficina.

–Berta tienes una llamada urgente de un tal Iván, Iván Redondo –me comunicó al otro lado del teléfono Ada Colau, jefa de campaña del POUM.

–Hola Berta, soy Iván, sé que me fui corriendo como un gallina, no creo en vuestro proyecto,  pero os cogí cariño y me dais pena.

–Dispara –le dije.

–Se está preparando una especie de Frente Amplio de derechas encabezado por Aitor Esteban. Van a fichar a Pedro.

–Suena bien, dan ganas de votarles --solté entre risas.

–Una derecha antifascista como en Alemania, una derecha con dos dedos de frente.

–¿Y te han fichado Iván?

–No, yo me quedo en la coalición RE–CEDA. Ya tenemos candidato.

–Sorpréndeme.

–Alejandro Agag.

–Gil Robles, Calvo Sotelo, Pablo Casado, Abascal, Agag… la saga continúa --le dije.

No quise saber más. Ahora nos quedaba saber quién se presentaría por el otro partido de izquierdas: “De haber podido…”.

Bernie Sanders tenía un topo en ese partido y no tardó en aparecer en la oficina con sus mitones, su peluca de Carrillo y su sonrisa habitual.

You’d be surprised dear Berta (te sorprendería querida Berta). Es Carolina Bescansa, again.

–No fastidies.

Just kidding (es broma). No, no… mucho mejor, se presenta el novio de Ione Belarra --anunció en su español chicano.

–Normal, ya era el único que quedaba, todos los demás fueron depurados --señaló Alba sonriente.

En ese momento pensé que entre Aitor Esteban, Agag y el novio de Ione Belarra igual quedábamos cuartos.

Os preguntaréis dónde estaba el PSOE en toda esta algarabía de siglas e ideas. El centenario partido había echado el cierre de por vida dos meses antes.  La presencia de Susana Díaz en la Moncloa esos años alternos había terminado por defenestrar al partido. En Ferraz había acampado Ione Belarra exigiendo un hueco. Muchos militantes aparecían los fines de semana gritando “¡Queremos a Pérez Tapias!” y “POUM, POUM ¿quién es?”

Patxi López se había quedado petrificado en la puerta de Génova 13, pidiendo coche oficial. La sede del PP ya no existía, el edificio era ahora un salón de baile. Tras esperar varios días bajo la lluvia como el protagonista de Cinema Paradiso, el antiguo lehendakari decidió fundar su propio partido de centro, reformista, interior, derecha.

Igual podríamos seguir quedando cuartos.

Al fin tuve un hueco para desvelarles a mis compañeras el nombre de nuestro candidato: Joan Tardà i Coma.

Joan tardó en contestarme cuando le hice la oferta. Pero una vez se sumó al barco estaba exultante:

–Anarquismo disfrazado de marxismo, la oportunidad de cambiarlo todo al fin. No sé si este país de países estará preparado, pero merece la pena intentarlo.

La campaña fue feroz. Nos gastamos la mitad del presupuesto electoral en electricidad para mantener con vida a la momia de Raffaella. “Is our Evita (es nuestra Evita)”, no paraba de decir Bernie mientras le mesaba los rubios cabellos.

Si la campaña hubiera durado 10 años y se hubiera celebrado en otro planeta, seguramente hubiéramos ganado. Los resultados fueron los siguientes:

FRENTE CONSERVADOR: 150

RE–CEDA: 100

PATXI LÓPEZ PARTY: 70

PARTIDO DE LOS AUTÓNOMOS: 25

DE HABER PODIDO: 5

POUM: 0

Celebramos la derrota por todo lo alto, manteamos a la momia de Raffaella y quemamos todas las pelucas de Carrillo como en un akelarre.

La gente había captado el mensaje, el POUM podría cambiarlo todo, de arriba a abajo.

Aitor Esteban se iba a convertir en el nuevo presidente, el primer presidente vasco del Estado español. Pedro Sánchez había conseguido su cartera de vicepresidente primero.

En la primera rueda de prensa Aitor soltó un titular inesperado:

–No podré dormir a pierna suelta mientras tenga al enemigo en casa, pero es lo que toca.

Los desplantes de Aitor a Pedro fueron constantes en las primeras semanas. En los consejos de ministros le decía: “Venga Pedro, levanta el puño que todos sabemos que en el fondo eres marxista. Si quieres meto también a Yolanda de ministra, yo con tal de que seas feliz…”.

Y seguía: “Vas de mosquita muerta pero tienes mucho peligro, guapetón. Reconozco a un marxista en cuanto lo veo entrar por la puerta aunque vista de Emidio Tucci”.

Pedro aguantó el tipo. Incluso le ayudó a sacar el colchón de Susana Díaz y colocar uno nuevo.

–Te dejo una litera en el subsótano si te quieres quedar alguna noche, Pedro y así te pones al día con las nuevas medidas económicas, cágate lorito.

Los que le conocían dijeron que nunca vieron a Pedro tan triste, tan descolocado. Al fin estaba en la Moncloa pero se sentía fuera de lugar.

Por las noches llamaba a Adriana Lastra, que se había retirado de la política, para desahogarse.

–Adriana no puedo más, yo creo que soy más de izquierdas de lo que creía, no de izquierdas eso no… pero más de izquierdas que el puto PNV y la banda de centristas que nos han colado.

–Pedro tú no tienes ideología pero ser segundo no es lo tuyo. Y Aitor es como Merkel, te va a llevar por delante, le va a dar la vuelta a todo para dejarlo igual.

Una tarde mientras desmontábamos la oficina del POUM en el Raval, Ada Colau nos pasó una llamada de teléfono, la última llamada de teléfono.

–Berta, te llaman de Nueva Zelanda, creo que es la primera ministra.

Y así fue como Jacinda Ardern nos hizo una gran oferta para formar parte de su gobierno y poner patas arriba su país.

En unas semanas Joan, Laura, Alba, Bernie, Fernando (con su chándal de Maduro), la momia de Raffaella Carrá (bien refrigerada) y yo estaríamos volando a Wellington, un lugar donde el POUM al menos hubiera quedado segundo.

Nuestro programa electoral, nos aseguró Jacinda, era una obra de ingeniería y humanidad, la solución a los problemas del planeta. Y estaba dispuesta a empezar a implementarlo en su país y que cundiera el ejemplo. Eso me dijo antes de colgar y desearnos “buen viaje”.

Una tarde de diciembre, Pedro visitó todos los desguaces de Madrid buscando un Peugeot 407 blanco, el mismo modelo con el que comenzó a recorrer el país que quería conquistar y le dejó con la medalla de plata y la miel en los labios.

Pedro encontró uno en buen estado. Ese mismo día decidió terminar con su relación con Yolanda Díaz (por WhatsApp): “Yoli, Aitor me ha prometido hacerte ministra si me voy y me voy. No seré marxista, pero tampoco soy conservador, no sé lo que soy pero no encuentro mi lugar”.

Yolanda Díaz terminó siendo ministra de Defensa. Sí, una excomunista, pacifista…, pero no era Raffaella Carrá, ni mucho menos.

Pedro aprovechó el amanecer para salir de viaje hacia Las Hurdes, a todo lo que daba el coche. Sonaba Sweet Child o’ mine a todo trapo, en bucle.

Cuando llegó al Hostal La Perdiz le estaban esperando unos paisanos para echar una partida de mus. Enfrente estaba Pablo Iglesias, sonriente. “Corrido y sin señas, compañero” --le retó.

Pedro hizo una de sus típicas muecas de aprobación, le pidió al camarero un sandwich de nata, un vaso de agua con mucho hielo y respondió: “Envido a las dos primeras, sin mirarlas”.

[En el capítulo anterior: Suárez Illana y Susana Díaz comparten la presidencia del gobierno, dos años cada uno. Mientras tanto Pedro Sánchez se recompone y calienta motores en un baserri gipuzkoano con sus asesoras más cercanas. Las hijas de Zapatero le conminan a refundar el POUM. A bofetadas le quitan la idea...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Willy Veleta

Es nuestro reportero multimedia, donde haya una fosa no subvencionada allí estará micrófono en ristre. Ha trabajado en todos los canales privados de este país (e incluso en la CNN en Atlanta) pero confiesa que donde más a gusto está es en CTXT. Estamos esperando a que le den un premio de Periodismo por sus coberturas en CTXT sobre memoria histórica.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí