1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MEMORIA

Una historia familiar de cuando Europa se desmoronaba

La autora de ‘No os recuerdo’ viaja al pasado para preguntarse por la relación de sus antepasados con la guerra y el régimen nazi

Laura Alzola Kirschgens 13/09/2021

<p>Colonia (Alemania), durante la Segunda Guerra Mundial. </p>

Colonia (Alemania), durante la Segunda Guerra Mundial. 

Departamento de Defensa de los EE.UU.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La periodista Laura Alzola Kirschgens, reconstruye en su primer libro la historia de sus abuelos maternos alemanes, quienes se cartearon durante cinco años, entre 1944 y 1949, cuando ni siquiera se conocían en persona. Él escribía desde el frente en la Segunda Guerra Mundial —y luego desde un campo de prisioneros soviético— y ella desde una región alemana devastada por los bombardeos. Alzola se pregunta por la relación de sus antepasados con la guerra y el régimen nazi; y explora cómo viaja la memoria a través de las generaciones.  

Publicamos a continuación el fragmento inicial del libro.

*****

12 de agosto de 2018 

Fuimos niños europeos de padres blancos. Lo sé ahora. Recuerdo que cruzábamos fronteras tranquilamente, desde el asiento trasero del coche. Dormidos, con el cierre de seguridad activado y la boca abierta, sin sobresaltos ni controles policiales. Tras cruzar Francia, ya en Bélgica, papá siempre tomaba la salida de la autopista justo después de Lieja. Mamá entonces nos despertaba con delicadeza para decir “hemos llegado” aunque aún quedasen los mejores veinte minutos del viaje. El aire entraba por las ventanillas bajadas. Olía a hojas mojadas, a tierra. Sonaban los grillos, era verano en Alemania. Nuestra madre reconocía las campas, las casas, las señales. Mi hermano Jon y yo esperábamos ver la gasolinera de la marca Esso, con un gran tigre hinchable en el tejado. Poco después aparecía la iglesia del pueblo y el coche rodaba unos metros cuesta abajo antes de detenerse frente a la casa que había sido de nuestros abuelos. El sonido del freno de mano era el punto final del viaje. 

No sé si es más fiable la aplicación del móvil o un recuerdo de la infancia. Ayer casi no acerté con la salida de la autopista. Víctor y yo llevábamos doce horas turnándonos al volante y la noche era negra. Estábamos derrotados después de recorrer 1.500 kilómetros en coche. 

El camino que une mis dos Europas, mis dos mitades, es una sucesión de autopistas punteada de áreas de descanso. En agosto se abarrotan de turistas desesperados con el tráfico, irritados con la cola del baño, molestos con el precio de la comida. Pero yo siempre vuelvo a aquellos viajes con nostalgia, cariño y bastante nitidez. Cuando mi padre estaba vivo y aún éramos cuatro, el viaje se convertía año a año en una aventura. Una excursión emocionante que comenzaba con varios días de llenar el maletero del coche. Pasaríamos un mes entero en Alemania, con los tíos y primos, escondidos en arbustos, haciendo casetas, jugando con los animales, jugando a ser animales, pintando las calles con tiza. 

Ayer, al bajar de la autopista, esta vez de copilota, elegí el camino mirando fijamente la aplicación del móvil. Después levanté la vista y comencé a reconocerlo todo, como si no hubieran pasado diez años y no fuera la primera vez que me sentaba delante en el coche durante los últimos kilómetros. Aparcamos frente a la casa. Freno de mano. La verja de madera incrustada entre arbustos crujió, como siempre. Escuchamos el sonido de las gallinas y de los gansos al entrar al jardín. Como siempre. Nos vieron, con el cuello estirado y los ojos abotonados. Nos miraron fijamente. Pensarían que éramos forasteros, aunque no lo fuéramos. Yo no.  

***** 

El olor de la casa de mis abuelos —y después de mucha gente, y ahora de mis tíos— ha dejado una huella duradera en mi memoria. Desde la planta del sótano sube un ligero olor a humedad. Huele la madera del parqué viejo, la máquina de café en la cocina, el jardín al otro lado de la ventanita del baño, casi siempre abierta, tapada por el helecho que recorre las fachadas. Mi tío y su familia anunciaron su llegada para hoy. Ayer fue mi otra tía, que vive cerca, en el mismo pueblo, quien nos abrazó, abrió la puerta de la casa y dio las llaves. Había preparado algo de cenar y hecho las camas. Como en los viejos tiempos, pensé.

Hoy, al despertar, he recorrido una parte de la casa. La cocina, el salón, las habitaciones. En el despacho lo he visto: en el lomo de uno de los muchos clasificadores que guarda mi tío pone Familiengeschichte: historia familiar. Ha sido una casualidad. Los primeros rayos de sol iluminaban la estantería a la altura de mis ojos. Y ahí estaba el archivador. Contiene papeles metidos en fundas de plástico: textos de más de veinte páginas tecleados a máquina, folios acartonados y amarillentos manuscritos con tinta desvaída, recortes de periódico antiguos y documentación administrativa.

Algunos de los papeles son informes con el encabezado del Archivo Federal alemán. El corazón me ha latido más rápido al descubrirlos. Fueron expedidos en los años noventa. Están relacionados con la Segunda Guerra Mundial. Registran la trayectoria de cuatro soldados que llevan mis apellidos. Uno de los documentos detalla en qué puntos del mapa estuvo cada uno durante la guerra: los ascensos, los cambios de destino. Siempre lo he sabido: mi abuelo y los tres hermanos de mi abuela fueron soldados. Pero me estremezco igualmente al leer los documentos.  

La periodista francoalemana Géraldine Schwarz también encontró archivos almacenados en el sótano de su casa familiar en la ciudad alemana de Mannheim.

Después, investigó a su familia y escribió un libro titulado Los amnésicos

Su abuelo no fue soldado ni ocupó una posición de poder dentro del sistema nazi, pero en 1938 se aprovechó de que los judíos estuvieran obligados a malvender sus negocios. Ella lo describe como un Mitläufer, una palabra muy alemana. Mitläufer es quien sigue la corriente. Quien no participa activamente pero termina convirtiéndose en cómplice de prácticas e ideas criminales por apatía, conformismo, oportunismo.

 —También hay cartas, ¿sabías? —me ha dicho mi tío hoy, cuando le he contado el descubrimiento de los documentos.

La imagen que tengo de mis abuelos es de segunda mano. Mi madre nos contó cómo eran, qué hacían, qué les preocupaba. Que se conocieron en la guerra a través de cartas. Sin verse, sin tocarse. «Los puso en contacto un amigo, o una amiga… no estoy segura», recuerdo que nos dijo alguna vez.

Ni mi madre ni mi hermano ni yo sabíamos que pudiéramos leer las cartas gracias a las que estamos todos aquí. Ni que mi tía las hubiera conservado, ni que ahora las tuviese su hermano.

 —Quería hacer algo con ellas, transcribirlas, escanearlas, pero no he tenido tiempo. 

Tiempo.  

La primera carta es del 29 de abril de 1944, unos cuatro años y medio después de que empezara la guerra. Entonces, mi abuelo tiene 29 años. Y mi abuela, 25. Él se presenta educadamente, con caligrafía cuidada, le habla de usted y le pide disculpas por si el atrevimiento de escribir a una desconocida pudiese ser mal recibido. La dirección postal se la ha proporcionado un excompañero suyo de la facultad, que está prometido con una amiga de ella.

En el Este, 29 de abril de 1944  

Estimada señorita D.:  

Espero que esta carta no le sorprenda demasiado. Si fuera así, tendría que enfadarme con mi compañero, porque esta no deja de ser una forma inusual de entrar en contacto con alguien. Pero, al fin y al cabo, no debemos decepcionar a nuestros mediadores, y las condiciones de la guerra obligan a esta extraordinaria forma de conocernos. Estará usted de acuerdo conmigo en que la correspondencia en sí misma siempre será solo un fragmento del conocerse y por lo tanto no debe ser vinculante desde el principio. 

No es mi estilo tratar este capítulo esencial en la vida humana como algo fugaz o fácil. Mi amigo no habrá dejado dudas al respecto. Si aceptase esta invitación, me alegraría mucho que nos permitiésemos la apertura mutua y el intercambio de ideas. Especialmente como soldado, uno desea un intercambio serio de ideas con un ser amigable, porque de otro modo es fácil olvidar una parte de la vida humana, el sentimiento, que se desgasta o incluso apaga por completo en este contexto. Más allá de que, por naturaleza, el hombre contempla la vida —quizá esta afirmación parezca demasiado dura y tajante— desde una perspectiva más racional, la guerra requiere además de nosotros que eliminemos toda emoción y sentimiento. Esta visión racional necesita ser complementada. Y el sentimiento pertenece, en general, al dominio de la mujer. 

Por favor, no se alarme por la seriedad de estas líneas. Estos cuatro años de guerra me han moldeado, por supuesto; pero la alegría juvenil aún no me ha abandonado, aunque sí haya cambiado de rostro. Creo que mi alegría ahora nace desde cosas más verdaderas, y es, por lo tanto, más profunda y más pura. Cultivar y preservar esta profundidad y pureza es una lucha y un arte. Dios nos ayuda. Su apoyo en esta lucha, el conocimiento del amor que recibimos, nos hace estar en deuda y agradecidos. 

Finalmente, querida señorita, le pido disculpe mi bolígrafo. Después de perder casi todas mis modestas pertenencias durante el primer invierno ruso y el verano pasado, debido al bombardeo a la ciudad de Aquisgrán, no poseo, tampoco, ninguna pluma. El apartamento de mi hermano, que para mí también significaba mi hogar, quedó completamente calcinado. En el último ataque a la ciudad, mis seres queridos resultaron, gracias a Dios, ilesos. Con el deseo de que usted no tenga que pasar por cosas similares, saludos cordiales.

14 de mayo de 1944 

Muy estimado Señor K.: 

Es una verdadera lástima que la primera carta que le escribo se la deba enviar en circunstancias tan duras como las que vivimos en este momento. Se lo voy a decir directamente al comienzo, para que esté al tanto y no se tome a mal si esta carta no le resulta del todo satisfactoria. El pasado domingo sufrimos un ataque directo, que seguramente estuviera dirigido a la ciudad, pero que tuvo que soportar nuestro pequeño pueblo de las afueras. Fue horrible. Cayeron más de 500 bombas y se puede imaginar que nuestros corazones aún no se han tranquilizado del todo y que esta sensación de miedo nos durará bastante más tiempo, sobre todo porque nuestra casa ha quedado muy afectada. ¡Y justo ese día tenía que estar en mi casa, conmigo, mi amiga, la prometida de su amigo! Tuve muchísimo miedo por ella. Gracias a Dios, salimos todos ilesos. Hemos tenido un muy buen ángel de la guarda. Y en mitad de toda esta agitación y desorden llegó su amable carta, por la que le doy las gracias de corazón. No, su carta no me llegó por sorpresa ni desprevenida: lo que le contó su amigo de mí, me lo contó mi amiga de usted... Debo confesarle que tuve mis reticencias, y he tardado en acostumbrarme a la idea de iniciar un intercambio de cartas con un desconocido. Había algo en mí que me impedía sacar el coraje para escribirle. No quería tampoco ponerle en un compromiso, pero acepto con mucho gusto su invitación. 

*****

He contemplado los archivadores con la historia de mi familia sentada en la cama, inmóvil durante algunos minutos. Después he salido al jardín a respirar. Los gansos corretean libres, son las mascotas de la casa. Pasean por la hierba con sus patas cortas picoteando tallos aquí y allá. De vez en cuando se acercan precavidos y me miran como preguntando: «¿Y tú quién eres?». 

«Soy hija de veterinario», suele decir mi madre para explicar su amor por la naturaleza. Lo recuerda para justificar esa necesidad constante que tiene de estar en el campo, de respirar hondo. De ver vacas pastando. 

Mis abuelos fallecieron cuando ella tenía doce y veinticuatro años. Después, se mudó a Londres y más tarde a Vitoria, a más de mil kilómetros de la casa en la que había crecido. De sus tres hermanos, que se quedaron. 

En Vitoria conoció a mi padre: «unos meses» se convirtió en «unas décadas». 

Nos gestó y crio lejos de lo que le era familiar, de las calles, los paisajes y las personas que aún hoy le recuerdan a su infancia.

Cuando llegó a Vitoria, lejos estaba más lejos que ahora. Sin internet ni email ni videollamada ni chats. Con tarifas desorbitadas de teléfono fijo y fax. Con cambio de moneda, control en tres fronteras, aduanas. «Tenéis que entender que esta ciudad era algo muy diferente para mí, algo exótico». Cuando dice eso me imagino Vitoria llena de palmeras. 

Yo soy la hija de la hija del veterinario.

En esta casa alemana, concretamente en la habitación que ahora es el dormitorio de uno de mis primos, tenía mi abuelo su despacho. Abajo, al lado del garaje, cuentan que había un cuarto donde analizaba las muestras de sus pacientes: vacas, caballos, gallinas… Solía visitar a los animales a domicilio, es decir, en las cuadras o en las campas. Y las urgencias que atendía eran, por ejemplo, los partos de las vacas de la zona. Esa es la imagen que siempre he tenido de él: ayudaba a un ternero a nacer, metiendo la mano en el canal de parto de la vaca y sacando con maña y fuerza un cuerpo embadurnado en fluidos. 

---------------

El lunes 13 de septiembre sale a la venta el libro No os recuerdo (Libros del K.O.).

La periodista Laura Alzola Kirschgens, reconstruye en su primer libro la historia de sus abuelos maternos alemanes, quienes se cartearon durante cinco años, entre 1944 y 1949, cuando ni siquiera se conocían en persona. Él escribía desde el frente en la Segunda Guerra Mundial —y luego desde un campo de prisioneros...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Laura Alzola Kirschgens

Reportera e investigadora. Migración, educación, discurso y cambio social. Múnich, Hamburgo y ahora, Barcelona. Periodista. Máster en Inmigración por la Pompeu Fabra. Extranjera, como lo son todos en algún lugar

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí