1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

HORAS INÚTILES JUNTO AL SENA (5)

Cumbres

Hoy recuerdo aquellas semanas de confinamiento con una cierta nostalgia. Del modo más inesperado nuestra especie llegaba a un lugar privilegiado en el que detenerse a observar

Alba E. Nivas 13/03/2022

<p>Pensamiento azul.</p>

Pensamiento azul.

A.E.N.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Todo empezó mirando las cabezas desde arriba. Me aficioné a hacerlo durante el confinamiento, cuando se podían dejar las ventanas del salón abiertas sin el molesto zumbido de los motores. Hacía además un tiempo espléndido, los días pasaban azules, uno tras otro, como las luces de las sigilosas ambulancias que llevaban los cuerpos a los hospitales. Como tantas otras ciudades europeas, París era un escenario vacío, inopinadamente abierto a la quietud, esa paz burlona y esquiva. 

 Pasaba largos ratos asomada en la barandilla, observando los brotes de los pensamientos azules recién plantados y las cabezas de los transeúntes que pasaban por debajo de casa, con el perro o el carrito de la compra, únicos motivos ostensibles para poder salir de casa sin despertar recelos. A última hora de la tarde las calles se animaban algo más con las familias que salían a dar el paseo reglamentario por el radio de un kilómetro y que a nosotros solía llevarnos hasta la Place de la Bastille. Nos sentábamos un rato a contemplar las barcazas del Port de l'Arsenal con esa mezcla de envidia y admiración que suscitan los que viven flotando. Luego regresábamos a paso lento por el bulevar Beaumarchais, entre marquesinas y paneles luminosos sin publicidad o con escuetos mensajes de aliento al personal sanitario. De vez en cuando me volvía a mirar la dorada estatua del Génie de la Liberté en lo alto de la columna blandiendo su prometeica antorcha y el corazón me pesaba. En apariencia me adaptaba a la situación con sensatez y resignación, estaba demasiado ocupada para pensar en nada. Por dentro, en cambio, se abría paso la angustiosa intuición de que no habría salida oficial del macabro abracadabra. El traje del emperador continuaría desfilando. 

 Cavilando sobre estas cosas, me aficioné a observar las coronillas de la gente. Me divertía fijar la mirada en esa peculiar e intrigante zona de nuestro cráneo que somos incapaces de vernos. Inténtelo, hacen falta por lo menos dos espejos, y ni siquiera porque en la bidimensionalidad todas las coronillas se parecen. Solo el tacto permite hacerse una idea más o menos precisa de la cima del cráneo, que según las personas puede presentar un relieve suavemente curvado o más bien tirando a plano. La coronilla, lugar de coronación y a menudo fatídico origen de la calvicie, insondable reducto corporal que muchas religiones obligan a ocultar con turbantes, saris o bonetes. Dice la sabiduría yóguica que la energía de la conciencia, l'esprit, se encarna por ese preciso lugar, razón por la cual la fontanela de los bebés permanece abierta tras el nacimiento. Durante varios meses es posible percibir la palpitación del cerebro, como si éste siguiera macerándose en el fluido etérico de la matriz cósmica, acaso para suavizar la transición. Quién no se ha perdido alguna vez en la infinita mirada negra de un bebé. Por desgracia no hay vuelta atrás, la compuertas cerebrales terminan por cerrarse, la suerte está echada. Comienza la individuación en la escafandra sensorial, el cosmonauta prosigue su viaje en la última muñeca rusa de la realidad. Adiós muy buenas. 

“¿Qué son esas líneas blancas, mamá?”, me preguntó una mañana mi hijo señalando los surcos de las canas que iban ganando terreno en las cabezas de las mujeres a medida que pasaban las semanas. Era curioso que no se las taparan con pañuelos o sombreros, pensé, con lo coquetas que son. París sin el frufrú era algo inaudito. La silenciosa histeria colectiva que reinaba por entonces no parecía dejar lugar a ese tipo de frivolidades. No era mi caso. Yo me empeñaba en mantener las apariencias capilares a toda cosa, el show debía continuar para sacarme de aquella impensable situación que añadía al pluriempleo habitual el imposible papel de maestra de primaria. En lugar de papel WC, había hecho acopio de varios saquitos de hierbas, barros y polvos florales para continuar tiñéndome de pelirrojo durante varios meses si hacía falta. Me daba igual lo que hiciesen las demás. Lo tenía asumido. Las canas eran la bestia negra de mi conciencia feminista. La bestia blanca, mejor dicho.

Conviene aclarar que mi lucha contra la franja blanca no era algo reciente; la diversión experimental de los inicios, aquella expectación ante los efectos reales del color había desaparecido hace mucho. Empezaron a salirme canas a los veintipocos años, recién llegada a París. Antes que a la hipótesis del gen de mi abuela castellana viajando a mi encuentro, atribuyo el encanecimiento prematuro al encontronazo entre la realidad y mis ardientes pretensiones juveniles, c'est-à dire, a su clamoroso escarchamiento. Empezó a nevar temprana y copiosamente, y a decir verdad no ha cesado de nevar desde entonces pero yo trataba de disimularlo. Impidiendo el avance de la línea blanca, pretendía defenderme del tiempo. 

 Como en muchas otras familias desperdigadas, el confinamiento dio inicio a una rutina de videollamadas en las que mi madre, mi hermana y yo intentábamos darle un barniz de confianza y cotidianidad a aquella situación completamente anómala en nuestras vidas. Pese a la deslumbrante claridad meridional en que aparecía envuelto el rostro de mi hermana E., que solía llamarnos desde su terraza, pronto advertí que también ella había decidido prescindir de los tintes y además no le daba la menor importancia. Aquello aguijoneó mi amor propio. Que la frecuentación del club de lectura feminista de un pueblo sevillano le hubiese bastado a mi hermana pequeña para dar semejante paso de liberación estética del patriarcado era algo intolerable. ¿Cómo era posible que viviendo en el país de Simone de Beauvoir, siendo prácticamente vecina de Virginie Despentes, fuese incapaz de liberarme de semejante servidumbre patriarcal? ¿No era yo desde siempre la más intelectual? ¿Por qué no pasaba al acto? ¿Tan unidos están el intelecto y la vanidad?

El primer confinamiento terminó y seguí dándole vueltas al asunto. Entre todos los hábitos sociales con efectos deletéreos, dentro del conjunto de lo que frívolamente llamamos “normalidad”, el teñido del pelo no me parecía de los más nocivos. No deja de ser una costumbre ancestral, restauradora de ánimos y procuradora de un placer sensual sin consecuencias. Las peluquerías de barrio son lugares de encuentro social en los que junto al cuidado de la apariencia se alivian no pocas soledades. Por el sumidero de sus lavabos desaparecen innumerables angustias, rencores y tensiones. Con el inocente brío de sus pinceladas las peluqueras levantan autoestimas, ejercen de psicólogas y a menudo participan de secretas estrategias de seducción. Nada, en definitiva, realmente reprochable o negativo; ni siquiera intrínsecamente patriarcal, pues la seducción es moneda común de heterosexuales, homosexuales y transexuales y por supuesto también de los animales, basta con recordar el despliegue de los pavos reales. Concluí que en lo tocante a la necesidad de seducción yo estaba ya bastante relajada. Mi problema era qué hacer con la nieve. 

Las peluquerías de barrio son lugares de encuentro social en los que junto al cuidado de la apariencia se alivian no pocas soledades

 La cuestión se resolvió el invierno que siguió al primer confinamiento, la etapa más siniestra que he vivido en esta ciudad hasta el momento. Se prohibieron, literalmente, todas las actividades que no fueran trabajar y comprar. No se ideó, como en otros países, un dispositivo de cupos mínimos para mantener abiertos, al menos testimonialmente, teatros, cines, museos y salas de conciertos, o si lo hubo, duró tan poco que ya no me acuerdo. Los años de desinversión en el sistema sanitario, la obsesión por la gestión de flujos y la innovación tecnológica en detrimento del personal hospitalario, se saldaba con un drástico recorte de derechos fundamentales y la supresión de la actividad cultural que permite mantener la frágil salud mental y espiritual de los ciudadanos. Infantilizados por los poderes públicos hasta extremos insospechados, éramos compelidos a acatar las medidas del Ministerio de la Nariz sin el menor atisbo de un debate público. Tal vez eran las únicas medidas posibles en aquel momento, d'accord, pero no hubo luego ningún replanteamiento de fondo. Solo retórica, urgencia y continuidad. El tabú de la muerte aplastándolo todo, escanciando el negro veneno del miedo hasta el útlimo rincón de la conciencia.

La atmósfera era tan kafkiana que por las mañanas me miraba con incredulidad en el espejo de la cocina. Era como si el cuerpo ya no me perteneciera, como si los actos no me pertenecieran, no nos pertenecieran a ninguno de los cuerpos que veía de camino al trabajo. Éramos como los policías mudos de Romeo Castelluci arrastrados por una creciente ola de reglamentaciones al arbitrio de una dictadura invisible[1]. La cuestión es que no podía dejar de trabajar por el momento, pero sí podía dejar de teñirme el pelo. Incumpliría, al menos, la absurda obligación de seguir pareciendo joven indefinidamente.

Milímetro a milímetro, las canas fueron creciendo a su antojo, recias e insolentes como malas hierbas; como si, a través de ellas, el ser segregase su indiferencia ante el devenir terrestre. No tardé en sentir una curiosa simpatía por el blanco, limpio de pretensiones y disimulos, descreído, lunático, asilvestrado. El sentimiento de liberación contrastaba, sin embargo, con las reacciones de mi entorno: piedad disimulada, reprobación cariñosa, horror inconfesable, motivación postergable, admiración moderada, satisfacción solidaria. A medida que pasaban los meses, fui dejando atrás la mirada de los demás. Del apuro inicial pasé a la aceptación natural; incluso comenzaron a divertirme las furtivas miradas espantadas, ser un ultraje al estilismo en la ciudad con más fashion victims del planeta tenía su morbo. La trascendencia política de mi gesto dejaba mucho que desear, sin duda. Imperturbable, la franja blanca avanzaba sobre el rojo, como una bandera. Detrás llegaba mi yo, caminando por fin sobre la nieve. Y era insospechadamente grato contemplar el paisaje de la madurez, era sencillo formar parte de la montaña. Los ruidos quedaban amortiguados por una silenciosa voz propia. En lo blanco se reintegraban todas las experiencias y emociones humanas. Lo blanco era luz sin esfuerzo.

Hoy recuerdo aquellas semanas de confinamiento con una cierta nostalgia de cumbre. Del modo más inesperado nuestra especie llegaba a un lugar privilegiado en el que detenerse a observar. En el silencio de la ciudad se abría paso la íntima luz de las cosas; las flores de los jardines vibraban con un intensidad singular, el canto de los mirlos en las antenas parecía transmitir un secreto mensaje, apacible y victorioso, cuyo eco rebotaba entre las manzanas de edificios. Los insectos zumbaban discretamente en el aire vacío de coches y de prisa; yo los miraba detenerse en los pensamientos azules cuyos diminutos capullos se erguían en las macetas cifrando en ellos todas mis esperanzas, como si de la continuidad de ese concreto ciclo vegetal doméstico dependiera la supervivencia de la humanidad entera.

Lo que sucedía no se parecía al colapso energético que solía imaginarme como plausible destino de la civilización. En la belleza que irradiaba París vacío había la oscura poesía de la crueldad que defendía Antonin Artaud en El teatro y su doble, cuya lectura por entonces tenía reciente. La naturaleza entraba en escena hablando directamente a las masas, sin distinción de clase ni condición, con la misma crueldad a la que se refería Artaud, entendida en el sentido más amplio, no en su acepción habitual de voluntad de causar un daño físico, arbitrario y gratuito. Crueldad como determinación implacable, irreversible, absoluta. Crueldad como rigor, como decisión implacable que sondea nuestra vitalidad más profunda e integral. Ese elemento que, ante la usura de la sensibilidad, Artaud consideraba indispensable introducir en el teatro para despertar los nervios y el corazón, haciendo tambalear nuestras representaciones de la realidad, igual que la peste empuja a los hombres a verse tal y como son, “deja caer las máscaras, desvela sus mentiras, su mezquindad y sus bajezas, sacudiendo la asfixiante inercia de la materia que se adueña de los sentidos. Revelando sus sombrías potencias, sus fuerzas ocultas, incita a la colectividad a adoptar una actitud heroica y superior frente al destino”.

El rigor del que hablaba Artaud se cierne actualmente sobre el orden humano, como si este fuera la réplica o el juguete de un orden cósmico cuyas fuerzas buscaran limitar su expansión sobre la Tierra mediante un paradójico despliegue de las formas más elementales de la vida –y con la ambiciosa ceguera ególatra de algunos de sus espécimenes humanos, escribo estas líneas el día que Putin ha invadido Ucrania. Por el momento “la actitud heroica y superior” sólo está haciendo emerger un nuevo continente flotante de mascarillas con bosques primarios de jeringuillas. Si se agudiza la mirada, sobrevolando el paisaje se alcanzan a ver los jets privados de los principales accionistas de las farmacéuticas. Y todavía más arriba, las naves espaciales de los zaratustras del metaverso.

Tal vez sea demasiado tarde para nosotros, pero no lo es para nuestros hijos. Ellos parecen haber nacido ya conscientes de su relación con la totalidad cósmica

Cuesta no sentir escalofríos pensando en las calamidades que se nos avecinan en este siglo de crueldad, muerte y transformaciones radicales. Parece seguro que nuestras sociedades opulentas saldrán del embotamiento sensorial que provocan el confort, el individualismo y la virtualidad tecnológica. Como todos sabemos el cuerpo tiende a la inercia y a la molicie repetitiva. Sometiéndolo a cierto tipo de presión, en cambio, expande sus fuerzas cordiales y accede a su vitalidad más profunda. Con la mente viene a suceder algo parecido, puede ser oscura como el carbón pero es capaz de transformarse en un diamante. Tal vez sea demasiado tarde para nosotros, pero no lo es para nuestros hijos. Ellos parecen haber nacido ya conscientes de su relación con la totalidad cósmica. Tienen ese brillo. Son como cristales de nieve, todos iguales y distintos. 

 

-------------------

[1]La autora se refiere a la obra teatral Bros, de Romeo Castelluci. A lo largo del espectáculo veinte actores no profesionales, vestidos de los antiguos policías del cine mudo norteamericano, se dedican a ejecutar una serie de actos absurdos e inconexos de creciente e intimidante violencia. Reclutados de la calle, los actores han firmado previamente un pacto comprometiéndose a cumplir, de manera inmediata y sin posibilidad de cuestionamiento, todos los mandatos que les son comunicados por un auricular invisible.

Todo empezó mirando las cabezas desde arriba. Me aficioné a hacerlo durante el confinamiento, cuando se podían dejar las ventanas del salón abiertas sin el molesto zumbido de los motores. Hacía además un tiempo espléndido, los días pasaban azules, uno tras otro, como las luces de las sigilosas ambulancias que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Alba E. Nivas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí