1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CÓMIC

España vista por Ivà

Un repaso a la obra del creador de Makinavaja

Gerardo Vilches 26/03/2022

<p>Tampoco se fiaba de la Constitución. En 'El Papus' 220. (5 de agosto de 1978). </p>

Tampoco se fiaba de la Constitución. En 'El Papus' 220. (5 de agosto de 1978). 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

España es un país con una enorme tradición satírica: no nos queda otra. Reírnos por no llorar, señalar las injusticias sociales, las desigualdades y las hipocresías desde el humor crudo, sin piedad, como forma de catarsis o, por lo menos, de soltar algo de rabia. Tenemos grandes ejemplos en la literatura, desde El Lazarillo de Tormes a Valle-Inclán, pasando por Quevedo, pero, a partir de determinado momento del siglo XX, son los tebeos y el humor gráfico quienes mejor reflejan ese sentir. Hay muchos autores meritorios, pero unos pocos, simplemente, tienen algo: una sintonía absoluta con su época y una capacidad única para entenderla. Hay un par de autores de humor satírico que son España, de una forma tan exacta que duele. Chumy Chúmez fue uno, y el otro fue, sin duda, Ivà.

Ivà, cuyo nombre real era Ramón Tosas Fuentes, nació en Manresa en 1944, de modo que la Transición lo alcanzó con los treinta ya bien cumplidos. Su pseudónimo proviene de un acrónimo que se inventó para un proyecto colectivo que quedó en nada: “Intento de Variante Artística”. Y ya fue Ivà para todo el mundo. Publicó sus primeros dibujos en Mata Ratos, una revista de humor del tardofranquismo que luego atravesaría una etapa decididamente underground, pero que, ya entonces, aglutinó a gente tan interesante como el Perich, Gin, Fer, Tom o Romeu, todos ellos dirigidos por Carlos Conti. Pero será en Barrabás (1972-1977) donde Ivà tenga su primer gran éxito, junto a un compañero de generación: Óscar Nebreda. Esa revista de sátira deportiva, idea de los dibujantes que apoyó el joven editor y emprendedor, diríamos hoy, José Ilario, fue publicada por el Grupo Godó, responsable de La Vanguardia, e inauguró una nueva forma de hacer humor gráfico, alejada del estilo ya un poco demodé de La Codorniz y con un ojo puesto en las bestialidades que, al otro lado de los Pirineos, publicaba Hara-Kiri Hebdo. Lo curioso es que, según cuentan, Ivà no tenía ni idea de fútbol, hasta el punto de tener que andar preguntando cómo era el uniforme de tal o cual equipo. Pero eso era lo de menos: lo importante fue que Ivà, junto con Óscar, rompió todas las reglas, con un dibujo abigarrado, nervioso y antiacadémico, que se alejaba de la tradicional línea sintética y elegante de la tradición española para abrazar el estilo del francés Reiser. La forma puesta al servicio de la idea, el chiste como valor absoluto. Y el lenguaje: Óscar e Ivà, como luego haría Jordi Amorós, alias Ja, abandonaron la corrección ortográfica para reproducir fonéticamente el habla de la calle, e incorporaron todo tipo de expresiones sacadas del barrio chino donde pasaban las horas y se corrían las juergas. De pronto, los personajes de las viñetas hablaban como la gente de verdad, como las clases populares de una Barcelona que estaba pidiendo marcha y contaba las horas para que acabaran Franco y el franquismo.

Óscar e Ivà, como luego haría Jordi Amorós, alias Ja, abandonaron la corrección ortográfica para reproducir fonéticamente el habla de la calle

El azote de la Transición

Un año más tarde, el mismo Grupo Godó lanza una revista de humor político y social: El Papus. Venía a competir con La Codorniz, ya desubicada y en descenso de ventas, y la recién nacida Hermano Lobo, cueva de excelentes dibujantes que nunca encontró el público amplio que merecía. El Papus sí lo hizo: se convirtió en el semanario que mejor supo conectar con el espíritu de su época, esa sociedad que asistía a las últimas bocanadas del dictador y se preparaba para lo que estaba por venir. Ávidos de contenidos que dijeran las cosas claras y también, para qué negarlo, de destape, esta nueva revista, manifiestamente ácrata, ofreció todo eso y más. Ivà fue uno de sus buques insignia, tras la popularidad alcanzada en Barrabás, y el encargado de la sección más abiertamente política de la revista: “Telediario Particular”, donde recortaba titulares de la prensa para construir a su alrededor los chistes. También se estiraba con alguna historieta larga de un par de páginas de vez en cuando, y se alternaba con Ja en la tira que acompañaba el editorial a partir de determinado momento. 

Ivà siempre fue el que tuvo la boca más grande de entre todos sus colaboradores, junto con Ja, pero tan pronto como murió Franco y las revistas se atrevieron a hablar de los políticos con nombres y apellidos, empezó el show y se desató la bestia. Ivà no era una persona con formación política ni una militancia activa como otros profesionales de las revistas de la época, sino que, más bien, se comportaba como un ácrata descreído. Las viñetas de Ivà eran cínicas hasta levantar ampollas, desconfiadas de todo y de todos, se pasaba tres pueblos y caía, si hacía falta, en la demagogia y en el todo mal. Pero había algo en lo que Ivà no era cínico: tenía muy claro quién estaba abajo y quién arriba. En sus viñetas, incluso aunque algunas hoy nos parezcan controvertidas y estereotipadas, hubo siempre empatía para la clase obrera, para los represaliados por las fuerzas de seguridad del Estado, para las prostitutas, los homosexuales y demás parias de la Transición. Ivà nunca compró su relato, y se adelantó al desencanto de la izquierda cuando desde el minuto uno ya criticaba, con acierto o no –ese es otro tema–, la política de pactos y concesiones de la izquierda y la derecha. La prueba de su premura: en diciembre de 1975, con Franco recién finado, ya dibujaba unas viñetas en las que un político de izquierda se dejaba sobornar con un mísero jamón por un funcionario del gobierno. 

Hay cientos de muestras de la posición de Ivà en las páginas de El Papus, hasta el punto de cuestionar lo incuestionable entonces: la amnistía. Cuando esta era una reivindicación compartida por prácticamente toda la izquierda, él no solo señalaba sus déficits, como hicieron sus colegas, sino que se descolgó con unas viñetas en noviembre de 1977 en las que dejaba bien clara la poca gracia que le hacía que se dejaran sin juzgar los crímenes del franquismo, el elefante en la habitación que buena parte de la izquierda no señalaba en pro del consenso y de un bien mayor: la liberación de los militantes de las cárceles del franquismo.

Tuvo tiempo también de aliarse con Carlos Giménez en algunas historietas de la serie “España una, España grande, España libre”, testimonio crudo de la Transición, en la que ambos alcanzaron excelentes resultados. Mientras, Ivà iba forjando su mito, convertido para sus compañeros, en palabras del gerente de El Papus, Carlos Navarro, en un ideólogo sin serlo. No solo marcaba el tono y la línea ideológica de la revista, sino que acumulaba una tras otra querella. Visitar los juzgados casi todas las semanas se convirtió en rutina para la plantilla, e Ivà incluso padeció un juicio militar, poca broma, que le deparó un arresto domiciliario: cuenta la leyenda que al tercer día ya se había camelado al joven recluta que vigilaba su puerta y se iban juntos al cine o a tomarse un gin tonic.

Ivà padeció un arresto domiciliario: cuenta la leyenda que al tercer día ya se había camelado al joven recluta que le vigilaba y se iban juntos al cine o a tomarse un gin tonic

Quizás hastiado por el lento ritmo de las reformas, Ivà vivió una temporada en Inglaterra, justo antes del atentado que la ultraderecha barcelonesa perpetró contra las oficinas de El Papus, con el que asesinaron al portero, Juan Peñalver, y reventaron sus oficinas. Varios dibujantes del semanario lo abandonaron entonces para recalar en la recién creada competidora, El Jueves, e Ivà los siguió unos meses más tarde, en abril de 1978. En sus páginas, replicó el formato del “Telediario Particular” con otro nombre: “La historia sagrada contada a los niños”.

Poco después, la dirección de El Papus lo recuperaría a golpe de talonario: como si fuera un futbolista, Ivà era fichado mediante un contrato laboral –algo poco habitual en la profesión–, vacaciones pagadas y el cargo de director artístico. Empezaba así la etapa de su mayor influencia en la cabecera. Si el ambiente en las oficinas ya era festivo, con Ivà la cosa se desmadra, y las sesiones fotográficas para elaborar la famosa “Papunovela” –fotonovela, para qué darle demasiadas vueltas, abiertamente rijosa– se convertían en juergas. Ivà fichó a otro mítico, Manuel Vázquez, y decidía en el consejo de redacción los temas principales que trataría cada número. Hay quien dice que era un jefe duro, intransigente con las visiones ajenas y contundente en sus críticas. Pero, sea como fuere, su estilo era ya sinónimo de El Papus y sus viñetas un arma contra una Transición basada en el consenso, primero, y en el centrismo moderado, sin sobresaltos, después.

Ivà decidía los temas principales que trataría cada número. Su estilo era ya sinónimo de El Papus y sus viñetas un arma contra una Transición basada en el consenso y el centrismo moderado

En algunos estudios puede leerse que El Papus moderó sus contenidos tras la bomba, pero es un lugar común sin fundamento: la lectura de la revista revela, por el contrario, que bajo la dirección de Ivà redoblaron esfuerzos críticos contra el gobierno de la UCD, metieron caña a la extrema derecha y machacaron sin piedad a un Santiago Carrillo a quien Ivà nunca perdonó que aceptara la monarquía y la bandera a cambio de la legalización del partido. Fue él quién más atacó a la ultraderecha, antes y después del atentado. El especial de Solidaridad con El Papus, publicado tras aquel, se abría con una página de Ivà, “La escala de Jacob”, que atacaba sin ningún escrúpulo donde más podía dolerle a un facha, ya que el protagonista se afilia a los Guerrilleros de Cristo Rey cumpliendo todos sus requisitos: “Es sietemesino, tarao, perverso, sádico, maricón y a mas más hijo puta” (sic) . Las ganas de enfurecer a los ultras pudieron más que la empatía con los colectivos.

¡Que vienen los socialistas!

La victoria del PSOE en las elecciones de 1982 parecía dejar claro que los españoles ya estaban a otra cosa; quizás por eso El Papus, que seguía erre que erre, perdía apoyos y ventas, hasta el punto de que, en 1984, la empresa, desligada del Grupo Godó hacía años, tuvo que declarar una suspensión de pagos. Otros colaboradores siguieron peleando e incluso fundaron otra revista, efímera; Ivà se despidió sin más y se acabó marchando a Venezuela una temporada.

A su regreso, volvió a la única revista satírica de cierto peso que había sobrevivido al asentamiento de la democracia: El Jueves. A partir de 1986, Ivà iniciaría su etapa de mayor éxito comercial, sin duda alguna, gracias a dos series de gran calado. “Historias de la puta mili” y “Makinavaja, el último choriso” fueron emblemas del semanario durante la segunda mitad de los ochenta y los primeros noventa. La primera acabó dando nombre, incluso, a otra revista, fue convertida en una película protagonizada por Juan Echanove y en una serie de televisión, mientras que la segunda fue adaptada al teatro, al cine –en dos largometrajes protagonizados por Andrés Pajares– y a la televisión –con el inolvidable Pepe Rubianes como el Maki–. Una vez quedaba claro que el relato de la Transición había triunfado, Ivà dirigía ahora su mala leche contra el siguiente: el de la modernidad. Esa España que ya era europea, esa Barcelona que se acicalaba para recibir los Juegos Olímpicos y que, para ello, arrasaba con los bajos fondos, fueron los nuevos objetivos de un Ivà que seguía alineado con los desfavorecidos, con el lumpen, y que denunciaba los abusos del poder, la corrupción y, en fin, la triste realidad de que siempre habrá ricos y pobres. “Historias de la puta mili” atacaba el servicio militar en una época en la que la resistencia contra su obligatoriedad y la objeción de conciencia eran cada vez más fuertes, pero en la que aquella experiencia, traumática demasiadas veces, seguía siendo universal para los varones españoles. Cualquiera podía reconocerse en las peripecias de unos reclutas que sentían cualquier cosa menos la patria, con ese sargento chusquero, Arensivia, siempre dejando claro que eso de la democracia era un invento raro que no terminaba de calar en la cadena de mando. Ese universo, que acabó –o mutó– con el fin de la mili obligatoria en 1996, quedó inmortalizado en la obra de Ivà, en unas historias en las que la quimera del ejército moderno chocaba una y otra vez con la chapuza española y la falta de fondos. 

Ivá no las tenía todas consigo con la victoria del PSOE. En 'El Papus' 442. (1 de noviembre de 1992).

Ivá no las tenía todas consigo con la victoria del PSOE. En 'El Papus' 442. (1 de noviembre de 1992).

Pero, seguramente, fue “Makinavaja, el último choriso” la cumbre creativa de Ivà, adaptado plenamente al formato de dos páginas, que le permitía dar rienda suelta a su chispa para los diálogos y su increíble oído para el lenguaje oral de la calle. Parece mentira que un tebeo con tal cantidad de bloques de texto se lea con semejante fluidez; pero, además, el dibujo estaba ya perfectamente engrasado. Con la fórmula narrativa depurada, bastaba con dar con un personaje único, un icono del cómic español. Makinavaja era un atracador de la vieja guardia, el último romántico en un mundo en el que los verdaderos ladrones llevan corbata y están en los consejos de administración de los bancos y las multinacionales. Maestro de la chirla que no le hace ascos a la recortada, el Maki y su banda –el Mohamé, el Pirata y, sobre todo, el Popeye– sobreviven robando bancos, atracando tras una esquina y viviendo la vida al día, sin preocuparse demasiado por el porvenir. Pero el Maki, como todos los antihéroes, tiene sus principios, aunque solo sea para traicionarlos cuando se tercie, porque al final se trata de pasarlo bien y esto son cuatro días. A veces ácrata, a veces anarquista, el Maki, como su creador, tiene claro quiénes son sus enemigos, que son los del pueblo: la policía, la guardia civil, los banqueros y los políticos. Contra ellos, si puede, ejerce su justicia inmediata, rabiosa y, seguramente, pírrica, porque, al fin y al cabo, siempre ganan los mismos.

El Maki es un personaje entrañable por esa mezcla de cinismo de vuelta de todo con una ingenuidad y un sentido de la justicia primario

El Maki, profeta crepuscular de una Barcelona preolímpica condenada a desaparecer, es un personaje entrañable precisamente por esa mezcla de cinismo de vuelta de todo con una ingenuidad y un sentido de la justicia primario, por ejemplo, cuando ejecuta a sangre fría a un policía al que, horas antes, había visto asesinando a un pobre desgraciado durante un interrogatorio en comisaría. En otras ocasiones será él mismo quien se aproveche de los pardillos para sacar alguna ventaja, porque más triste es de pedir. La sátira social de Ivà se irá envenenando, y por las páginas de su serie aparecerá la actualidad, por ejemplo a través de la presencia de Miguel Boyer, nada menos, pero también con visitas a la Moncloa o a la Zarzuela, donde el Maki conocerá a las infantas en el sentido bíblico del término, y hasta en varios encuentros con el rey de España, hoy emérito, porque entre pillos siempre hay entendimiento. 

Cuando se ponía, Makinavaja era todo un filósofo.

Cuando se ponía, Makinavaja era todo un filósofo.

Ramón Tosas, Ivà, murió en la cima de su éxito, el 22 de julio de 1993, en un accidente de tráfico cerca de Briones (La Rioja), con solo 52 años, y nos quedamos un poco huérfanos. Mi generación lo pudo conocer, no obstante, gracias a que El Jueves reeditó durante años sus páginas, pero también a través del audiovisual. Imaginar cómo habría evolucionado su obra es arriesgado, un ejercicio especulativo sin mucho sentido. Tal vez seguiría al pie del cañón en la revista, tal vez se habría dedicado a otros menesteres. O tal vez estaría retirado en la playa hinchándose a gambas, a donde todos los veranos iban de vacaciones el Maki y su pandilla. En cualquier caso, su obra queda como uno de los retratos más fieles de lo que somos, espejo apenas deformado de dos épocas, la transición y la primera etapa socialista de la democracia, cuyas contradicciones y miserias Ivá inmortalizó. Con sus equivocaciones, excesos e incoherencias –si un humorista no se puede equivocar o ser incoherente, ya me dirán quién puede–, es uno de los grandes. Y su filosofía se resume en las palabras de Makinavaja: “En un mundo podrío y sin ética, a las personas sensibles solo nos queda la estética”.

España es un país con una enorme tradición satírica: no nos queda otra. Reírnos por no llorar, señalar las injusticias sociales, las desigualdades y las hipocresías desde el humor crudo, sin piedad, como forma de catarsis o, por lo menos, de soltar algo de rabia. Tenemos grandes ejemplos en la literatura, desde...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí