1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MARIANA MOYANO / EXPERTA EN REDES SOCIALES

“Si los progresistas celebran la censura es que las derechas han instalado su marco y están ganando”

Jordi Sarrión i Carbonell 16/04/2022

<p>Mariana Moyano interviene en el programa Nado Sincronizado Independiente en 2021.</p>

Mariana Moyano interviene en el programa Nado Sincronizado Independiente en 2021.

youtube

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Mariana Moyano (Buenos Aires, 1969) es una periodista y docente de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Centrada en el estudio de la concentración mediática, jugó un rol protagonista en la aprobación y divulgación de la Ley de Medios de Argentina de 2009, una ley pionera en el mundo para limitar el poder de los gigantes mediáticos. Tras la consolidación de las redes sociales, advirtió que los medios perdían protagonismo. Fue entonces cuando inició su travesía por las redes. 

¿Su objetivo? Desentrañar los secretos de las siete grandes compañías tecnológicas que, según ella, tienen más poder que todo el lobby de las armas junto. Tras publicar su libro Trolls S.A, Moyano ha decidido no alimentar burbujas mediáticas, y migrar hacia espacios donde vuelva a imperar el debate y la charla amable frente al grito. En sus podcast semanales Anaconda con Memoria y Es al Revés de la pública Radio 10 no hay gritos, que para ella son “el canto de sirena de la posmodernidad”. Compartimos unos mates y rápidamente la conversación fluye. 

En 2019 te aventuras a investigar sobre las redes sociales y lanzas Trolls S.A: La industria del odio en Internet. ¿Qué analizas en el libro?

El libro nace al calor de la victoria del macrismo en Argentina. La refundación de la derecha, especialmente en Argentina, debe mucho a Internet, al territorio digital, las redes sociales y los trolls. Buscaba investigar sobre las granjas de trolls del gobierno de Mauricio Macri, creadas para quebrar al adversario en Internet. No obstante, la investigación me llevó a dar con algunas de las personas que habían trabajado en estos equipos. Casi sin darme cuenta di con el verdadero tema: la industria del odio en Internet. La pregunta tenía más que ver con cómo nos modifican las redes sociales nuestra conducta y nuestro comportamiento, y esto trascendía de Macri, de Trump o de cualquier otro líder y coyuntura. 

En el siglo XX, los cambios comunicacionales llevaban de veinte a cuarenta años, y ahora tienen lugar año a año. Basta con volver al 2011 con los iPhone y la Primavera Árabe para ver cómo ha cambiado la forma en que nos comunicamos. Es como si hubiésemos pasado del diario a la radio y la televisión, todo junto. Creo que me anticipé a muchos de los debates que tenemos hoy en día. En el libro hay que sacar los nombres propios (Bolsonaro, Macri, Trump…) y tratar de analizar los fenómenos, que están más a la orden del día que nunca. 

Uno de los puntos nodales del libro es la incapacidad que tienen ciertos sectores populares o progresistas para comprender la importancia de las redes sociales.

Me parece que el problema de Podemos con respecto a la comunicación digital es muy similar al que tiene acá el Frente de Todos. Creo que el gran problema es que muchas de las fuerzas transformadoras no comprenden el problema de las redes. Si no son capaces de hacer un buen diagnóstico, todas las soluciones que plantean son parches, o grandes contradicciones. Por ejemplo, la mayoría de los referentes del kirchnerismo tienen tirria hacia las redes sociales. Les provocan rechazo y recelo. 

Algunas izquierdas no han entendido que muchos afectos se generan y se configuran en las redes sociales

Hay un discurso peligroso que se lanza desde algunos sectores populares, en que se rechazan las redes sociales o se contraponen a los afectos. Algunas izquierdas no han entendido que muchos afectos se generan y se configuran en las redes sociales. En dos años de pandemia todo se ha acelerado muchísimo. El mundo ha hecho un gran esfuerzo y ha aprendido a vivir en un entorno digital. Si el único mundo que hemos conocido durante meses es digital, ¿cómo puede decir cierta izquierda que las redes sociales no son importantes? ¡Si nos han mantenido vinculados en una pandemia! 

En el enfrentamiento entre los medios y los gigantes tecnológicos, muchas veces hablas de Godzilla contra King Kong. ¿Por qué?

Muchos dirigentes analizan el mundo digital como el mundo mediático, y no tienen nada que ver. Sus lógicas son diferentes. El esquema de comunicación emisor-receptor del siglo XX se ha roto. Ahora todos somos emisores, con palabra pública, aunque el impacto sea diferente. Y todos los receptores son emisores. Ha nacido un mundo nuevo al que hay que ir. Antes me dedicaba a investigar sobre los medios. Digo que estos eran un King Kong cada vez más grande de la mano de las desregulaciones neoliberales, sus anabolizantes. Pero, un día, llegaron las grandes corporaciones tecnológicas: Godzilla.

Las compañías tecnológicas han sido las únicas capaces de desafiar a los grandes conglomerados mediáticos

A día de hoy, muchos siguen mirando a King Kong a pesar de que los Godzilla tecnológicos cada vez marcan más la conversación pública y llegan a más y más gente. Hay una escena en Succession, a la que dediqué un capítulo en mi podcast Anaconda con memoria. El protagonista, el magnate de los medios de comunicación Logan Roy, no sabe qué más hacer para no caer en las garras de los Godzila, las grandes compañías tecnológicas. Las compañías tecnológicas han sido las únicas capaces de desafiar a los grandes conglomerados mediáticos. ¡Tienen un poder inimaginable hace 10 años!

Y…¿Cómo hacer frente políticamente a estas grandes empresas tecnológicas?

En la vida real, esta misma actitud de las empresas del big tech la vimos cuando Mark Zuckerberg se plantó en el Congreso de los Estados Unidos y desafió a los congresistas a crear leyes que regularan las redes sociales. El poder de estas compañías es impresionante, y políticamente no podemos permitirnos abandonar el territorio digital. Hace poco escuchaba a Gabriel Rufián cuando decía que las izquierdas son incapaces de hablar de cosas que importan a la gente. El lenguaje de la izquierda sigue siendo el del territorio físico, y muchas veces se olvida de las temáticas, los problemas y los lenguajes de esta época… 

¡Hay políticos de izquierda que se ofenden cuando la red los convierte en meme! Acá tenemos un ejemplo muy gráfico, que es el de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Ella usa Twitter como si fuese un medio. Sube sus notas de prensa y sus cartas, pero no interactúa. Eso la aleja de la gente y muestra que no habita ese lugar. Y, como a ella, les ocurre a una parte importante de los políticos del campo popular y progresista, que tienen una relación tóxica con las redes. No las entienden, y luego hablan mal de ellas en los medios, como el ex que dices que no te importa pero del que hablas sin parar.

¿Es necesario crear leyes para limitar el poder de las grandes tecnológicas? ¿Cómo ves el futuro de Internet?

Creo que lo ideal sería crear una legislación mínima global sobre Internet y las redes sociales. Ahora bien, es muy complicado que pueda darse, pero, dadas las características físicas de Internet, me parece una de las pocas soluciones posibles. También se habla de si caminamos hacia el fin de Internet. Putin ha llevado a cabo pruebas desde hace años para desconectar a Rusia de la Internet global, creando un dominio .ru ¿Cómo reaccionarían jóvenes que llevan toda su vida accediendo a Internet libremente si les ponen una muralla digital rusa? Pienso que esto sirve a Putin para mostrar que Rusia es soberana digital, pero no pienso que pretenda ir más allá. 

Otra de las alternativas que defiendo es que los Estados avancen hacia la educación cívica digital. Que se forme a las personas desde la escuela, desde en estafas cibernéticas, bullying, consumo de influencers, cómo descubrir fakes, qué hacer con los trolls, cómo gestionar online sus cuentas bancarias o qué es la deep web. Creo que el Estado tiene una obligación de formar a sus ciudadanos en cultura digital mientras consigue llegar a un acuerdo mundial para regular las redes sociales. Pienso que es una cuestión de salud democrática y que los Estados tienen una responsabilidad muy importante aquí.

Precisamente con respecto a la guerra entre Rusia y Ucrania… ¿Qué te parece la censura de medios como Russia Today?

El gran aprendizaje para mí fue cuando ciertos sectores populares y progresistas celebraron el cierre de las cuentas de Trump en redes sociales. Como no éramos Trump y el hombre naranja era muy malo, mucha gente se alegró. Si los progresistas celebran la censura es que las derechas te han instalado su marco y te están ganando. En segundo lugar, lo que se aplaudió es que las corporaciones de Silicon Valley se convirtieran en los árbitros de la palabra pública. Una vez aplaudiste que el presidente del país más poderoso de la Tierra pudiera apretar el botón rojo y tirar la bomba atómica, pero no pudiera tuitear… ¡Diste a los poderosos el poder de ser los árbitros de la palabra! Y mañana puedes ser tú. 

Quienes sí parecen haber entendido a la perfección el territorio digital son los movimientos de la internacional reaccionaria. ¿Por qué comunica mejor la extrema derecha?

Sus espacios son nativos digitales, nacieron al calor de foros de Internet como Forocoches o 4Chan. Sus espacios nacieron en la época digital, a diferencia de muchos de los espacios de izquierdas y populares. Aunque estos tengan bases jóvenes, su cultura política está muy alejada de esta era del zasca y la inmediatez. Los movimientos de las nuevas derechas no cuentan con grandes oradores, pero sí han entendido que triunfa la provocación, lo disruptivo y lo incómodo. Saben perfectamente cuáles son las fibras de la indignación o del odio que tienen que tocar. Esto se ve muy bien observando a Steve Bannon: son gente hipnótica en el mano a mano, y saben qué tono y qué lenguaje deben usar en cada medio. 

Los movimientos de las nuevas derechas no cuentan con grandes oradores, pero sí han entendido que triunfa la provocación, lo disruptivo y lo incómodo

Llevas hablando desde hace meses sobre Tik Tok. ¿Qué potencial tiene en la comunicación y, especialmente, en la comunicación política?

Siempre explico esto con el ejemplo de mi hija. Tengo una hija de 11 años que se informa por Tik Tok. Ella lleva hablándome de Tik Tok (antes Musical.ly) desde 2016, y me empezó a mostrar todo. Desde que era una bebé lleva pidiéndome el teléfono, siempre buscando los táctiles. Yo, que me dedico a investigar esto de las redes, pronto advertí que tenía en casa a mi conejita de indias. Por eso, cuando empezó a hablarme de Tik Tok le presté mucha atención, y me di cuenta de que los chicos de su generación ya no tienen interés en los platós. Ya no se busca un escenario perfecto como en la televisión, sino que prima lo espontáneo y lo natural. Tecnologías como Tik Tok están construyendo una nueva forma de mirar: se impone la autenticidad. 

Cada semana lanzas dos episodios del podcast Anaconda con memoria y otros dos de Es al revés, en Radio 10, la radio pública argentina. Háblanos sobre ellos.

Lo que más feliz me hace hoy en día es hacer podcast y crear comunidad. Yo migré obligada al mundo digital porque el gobierno de Macri me metió en una lista negra. Pronto me di cuenta de que los podcast son una manera de huir de los gritos de los medios tradicionales. El alarido es el posicionamiento político de la desesperación, y pienso que el mundo está tan en llamas que es el momento de conversar. Para mí, los podcast son el lugar perfecto para la conversación. Cada vez tienen más importancia las comunidades, y esta agrupación por intereses es uno de los grandes regalos de las redes sociales.

En Anaconda con Memoria de La Patriada FM hablo sobre series, redes sociales y whisky, con profundidad y a mi aire. Y, en cambio, en Es al Revés en la radio pública estoy muy feliz de explicar en 10-15 minutos dos veces a la semana en un medio masivo los porqués que rodean a este mundo de comunicación digital y redes sociales. ¿Qué tienen en común Contexto y Acción, los podcasts que creo y el New York Times? Que han decidido que no quieren gritar más, que buscan un modelo sostenible de suscripciones para poder producir sin prisa, con tiempo y de manera artesana. Cada vez somos más los que no queremos más gritos: el grito es el canto más fuerte de la posmodernidad. Tenemos que recuperar el fogón, la profundidad de las ideas y la reflexión amable. Y ello no implica renunciar a la radicalidad.

Mariana Moyano (Buenos Aires, 1969) es una periodista y docente de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Centrada en el estudio de la concentración mediática, jugó un rol protagonista en la aprobación y divulgación de la Ley de Medios de Argentina de 2009, una ley pionera...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jordi Sarrión i Carbonell

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí