1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANDRÉS DE FRANCISCO / FILÓSOFO Y TRADUCTOR

“La ‘Demokratia’ ateniense es una excepción histórica: los pobres gobernaban directamente”

Pablo Batalla Cueto 27/05/2022

<p>Andrés de Francisco, filósofo, traductor y profesor.</p>

Andrés de Francisco, filósofo, traductor y profesor.

Cedida.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Capitán Swing publica en castellano La democracia ateniense en la época de Demóstenes, un libro de 1991 del estudioso danés Mogens H. Hansen, posiblemente el mayor conocedor mundial de la democracia ática. Hansen traslada al lector, con enorme viveza, a la Asamblea, los nomothetai, el Tribunal Popular, las juntas de magistrados, el Consejo de los Quinientos, el Areópago y los ho boulomenos; y uno aprende allá sobre cómo concebían los atenienses la libertad y las diferencias cruciales entre aquella democracia y la nuestra, que reivindica a la primera, pero se construye a partir de preocupaciones diametralmente opuestas. Andrés de Francisco es el autor de esta traducción, que acompaña de una pequeña pero sustanciosa introducción. De Francisco (1963) es filósofo y profesor titular en la Facultad de CC. Políticas y Sociología (UCM); y autor entre otros libros de: La mirada republicana (Los libros de la Catarata, 2012), Visconti y la decadencia: otra mirada a la modernidad (El Viejo Topo, 2019), y Podemos, izquierda y «nueva política» (El Viejo Topo, 2022).

¿Cuál es la importancia del libro de Mogens H. Hansen que Capitán Swing publica ahora, y usted ha traducido?

Hansen es posiblemente el mayor conocedor mundial de la democracia ateniense: le ha dedicado la vida. Y la democracia ateniense es la democracia más importante del mundo antiguo, el modelo más increíblemente desarrollado de democracia participativa y deliberativa. Allí está todo, también el auténtico significado político de la democracia, en gran medida olvidado. De la mano de Hansen podemos entrar en Atenas, en sus instituciones políticas, en su configuración social y territorial, en su constitución y sus leyes, todo ello con una notable sensación de presencia y sin dejar en la recámara ningún detalle, ninguna cuestión problemática. Te hace sentir que estás allí, quiere mostrártelo todo. Además, lo hace con un rigor académico inusitado, con una voluntad de verdad sólo al alcance de la mejor ciencia social, y con la honestidad propia de la mejor cultura académica. Un librazo.

El gobierno representativo moderno se diseña para contrarrestar a la facción de mayoría, la de las clases populares y trabajadoras

Explica en su introducción que la democracia moderna, aunque reivindica la ateniense como precedente, era muy distinta de aquella, y que la diferencia más crucial era que, en la primera, todo estaba pensado para prevenir la oligarquía, mientras que el constitucionalismo moderno nació queriendo evitar, no el poder de los pocos, sino el de los muchos.

Sí. Es como su negativo. Al pueblo ateniense le preocupaba la facción de minoría (la de los ricos y nobles), y quiso –y logró– minimizar su poder e influencia, sin menoscabo de sus derechos (sin expropiaciones, por ejemplo). El gobierno representativo moderno –desde los Papeles Federalistas– se diseña para contrarrestar a la facción de mayoría, la de las clases populares y trabajadoras sin propiedad. Lo más interesante es que los Padres Fundadores (Madison, Hamilton, y otros) eran perfectamente conscientes de lo que hacían, sabían el significado político de la palabra demokratia: el gobierno (substantivo, no formal) de los muchos pobres libres. Por eso fue un régimen temido por las élites que trazaron las líneas maestras del gobierno representativo moderno.

Los padres del constitucionalismo moderno conocían y veneraban la tradición clásica, pero fundamentalmente Roma, y, de Grecia, no a los defensores de la democracia, sino a sus críticos. El pueblo llano ateniense veneraba su democracia, pero escribió poco en su defensa. Y no siempre lo que escriben las clases letradas representa los sentires mayoritarios.

Así es. Hasta el siglo XIX. Hay que tener en cuenta que las élites que hicieron (revolucionariamente también) el mundo moderno leyeron el mundo antiguo en las páginas de Aristóteles, Platón, Polibio y Plutarco. Pensaron la democracia radical antigua como oclocracia, como gobierno de la chusma, y siempre favorecieron las constituciones mixtas como la clave de bóveda del buen gobierno. Las repúblicas de referencia eran Esparta, Roma y, ya en el Renacimiento, Venecia. Y cuando miraban a Atenas, era para elogiar las reformas de Solón, no las de Pericles o Efialtes; ni siquiera las previas y fundamentales de Clístenes. Hubo que esperar al siglo XIX para que –tanto desde el liberalismo como desde el marxismo– se rehabilitara a la gran democracia ática de los siglos V y IV a.C.

En general, conocemos mal la democracia griega, aunque la citemos mucho.

Para empezar, la izquierda, que se llena la boca de democracia. Pero creo que el olvido de aquella gran democracia se puede describir de una manera muy plástica: está completamente fuera del circuito turístico de Atenas. El turista solo visita la Acrópolis, que, por supuesto, es visita obligada. Allí arriba moraban los dioses y allí le espera a uno el Partenón. Nada más y nada menos. Pero la vida de los atenienses se realizaba abajo, en el ágora y en la Asamblea situada en un claro del monte Pnyx. Pues bien, nadie visita el ágora pese a que tiene el templo griego –el Hefesteion– mejor conservado de Grecia y pese al excelente museo que alberga cosas tales como el kleroterion, la máquina para llevar a cabo el sorteo, siendo el sorteo el procedimiento habitual para la selección de jueces y consejeros. Pero lo más triste es lo que ocurre con la gran Ekklesia, el centro neurálgico de aquella democracia, su gran Asamblea. Resulta que es muy difícil llegarse hasta ella. Yo mismo casi me pierdo cuando fui a visitarla. No hay señales ni indicaciones. Y cuando por fin llegas y la ves, la ves vacía, como suspendida en el tiempo, quieta, callada, como un eco de un pasado remoto y glorioso. Ves la bema, la tribuna de oradores, donde se subieron Pericles, Nicias, Demóstenes o Esquines. Y en ese silencio atemporal oyes el griterío, los aplausos de los hasta seis mil asistentes que podían pasarse en ella todo un día, desde el alba hasta el anochecer, escuchando, discutiendo, votando, decidiendo. Hoy la Ekklesia está vacía, hueca, desprotegida, sin apenas un cartel informativo. Puedes llevarte una piedra a tu casa si quieres. Un penoso olvido. Ni siquiera los atenienses parecen orgullosos de su gran democracia antigua.

El pueblo ateniense debatía dentro de las instituciones, y seguía discutiendo en la calle

Otro aspecto interesante de la democracia ática era el deliberativo. Se debatían las cosas y los participantes en el debate modificaban sus creencias en el proceso. Hoy el juego es más bien un mero conteo de voluntades rocosas, irreductibles.

Sí, tienes razón. Deliberación e isegoría (igualdad de derecho a la palabra) eran otras dos de las señas de identidad de aquella democracia. El pueblo ateniense debatía dentro de las instituciones, y seguía discutiendo en la calle antes y después de cualquier reunión formal. Era un pueblo muy político, sin duda. Hoy tenemos democracias de audiencia, con mucha manipulación mediática, dominadas por la mercadotecnia, y con poco debate real. Ejecutivos fuertes, parlamentos débiles. Liderazgos fuertes –carismáticos o no–, partidos débiles. Y una sociedad civil poco organizada, sin minipueblos, como pedía Robert Dahl, sin encuestas deliberativas, al estilo de Fishkin, y con una creciente –y preocupante– desafección política con un fuerte componente de cinismo entre la ciudadanía. 

Se nos ha dicho siempre que la democracia ateniense, que al fin y al cabo abarcaba a solo unos cientos de miles de personas (aunque era muy compleja), sería imposible de practicar en las grandes y complejas sociedades modernas, con millones de habitantes. Usted, ¿qué opina?

Huelga decir que la sociedad ateniense era poco compleja si la comparamos con las nuestras, que tienen poblaciones de decenas de millones de habitantes. Pero aquella sociedad y aquella democracia distaban mucho de ser simples. La democracia ateniense, bien al contrario, tenía un alto grado de complejidad. Sus sistemas de sorteo eran complejísimos, sus mecanismos de rendición de cuentas, también. Tenían una densa diplomacia y una muy activa vida militar, además de política. La ateniense era una sociedad diferenciada, territorial y socialmente, por estatus y clase. Aquella polis legendaria administraba un imperio. Era una sociedad urbana y comercial, pese a la importancia del campo y el campesinado. Conocía el conflicto e ideó formas muy complejas y articuladas de resolverlo. Los atenienses eran dinámicos, creativos, osados, inquietos. Eran –por utilizar el plástico término de Tucídides– polypragmones, gente con recursos mentales y psíquicos, proactivos. La sociedad ateniense era compleja. Lo bastante compleja como para que el argumento de la complejidad no valga para sacudirse las enseñanzas que aquella democracia puede proporcionarnos.

Aquel pueblo se gobernaba a sí mismo directamente. No era gobernado. Se turnaba en el autogobierno

Desde el concreto punto de vista de la izquierda, ¿qué nos dice, qué debería decirnos, la memoria de la democracia ática?

La Demokratia radical ateniense significaba algo que apenas ha vuelto a darse en la historia: una excepción. La excepción por la cual los pobres (aporoi), esto es, los que tenían que trabajar para sobrevivir, gobernaban. Pero no gobernaban de una manera indirecta o delegada. No. El demos ateniense, que incorporaba a esa masa de hombres libres pero que trabajaban por sus manos, ocupaban el Estado. Sorteándose los cargos, rotando rigurosamente en su ocupación, remunerando la asistencia a la asamblea, dignificando la política…, aquel pueblo se gobernaba a sí mismo directamente. No era gobernado. Se turnaba en el autogobierno. Esto es muy excepcional en la historia. Lo normal en la historia ha sido que el poder económico y el poder político se den la mano, en una alianza casi natural, y juntos controlen el gobierno del Estado, obviamente para la defensa de sus particularísimos intereses de clase, los moneyed interests. Fíjate, pues, lo mucho que la izquierda tiene que aprender de aquella democracia, que no solo se contrapone a las oligarquías, también a las disfrazadas de democracia, sino –ojo– a cualquier solución apresurada de corte populista, normalmente basada en la ilusoria identificación simbólica entre un líder carismático y un pueblo falsamente homogeneizado. La democracia ateniense era experta en vigilancia y control del poder, y sus líderes sabían muy bien que tenían que rendir cuentas y que se exponían a duras sanciones.

La batería de mecanismos republicanos de peso y contrapeso, de división diacrónica y sincrónica del poder, de rendición de cuentas, de filtros ex ante (el llamado screening in), que aquella democracia inventó y puso en práctica es una batería fundamental si queremos mantener embridados a los gobiernos para que no terminen devorando a la soberanía, como temía Rousseau. El giro neopopulista que ha dado la izquierda nos aleja de esa tradición republicana tanto como nos acerca a tradiciones contrarias, y muy particularmente a la abierta por Carl Schmitt, que ya sabemos los peligros que entraña pese a lo acertado de muchas de sus críticas a la democracia de masas contemporánea. Este es uno de los vectores de la crítica que desarrollo en mi último libro, Podemos, izquierda y «nueva política» (El Viejo Topo, 2022), escrito al alimón con el politólogo del CSIC, Francisco Herreros, y que acaba de salir a la par que este de Hansen en Capitán Swing.

Capitán Swing publica en castellano La democracia ateniense en la época de Demóstenes, un libro de 1991 del estudioso danés Mogens H. Hansen, posiblemente el mayor conocedor mundial de la democracia ática. Hansen traslada al lector, con enorme viveza, a la Asamblea, los nomothetai, el Tribunal...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Batalla Cueto

Es historiador, corrector de estilo, periodista cultural y ensayista. Autor de 'La virtud en la montaña' (2019) y 'Los nuevos odres del nacionalismo español' (2021).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marcoafrika

    Supongo que el autor de este interesante libro sobre la democracia ateniense será consciente y conocedor de un hecho importante en cualquier estudio antropológico, aunque no mencione la cuestión sino vagamente: La "democracia de los pobres" como la denomina, se trataba de un sistema muy perfeccionado de gobierno, en eso estamos de acuerdo, pero un sistema que solo tenía en cuenta a los ciudadanos libres, ya fuesen pobres o ricos. En la ecuación no intervenían los esclavos y en poca medida, las mujeres, o sea un tanto por ciento de aquella población, nada desdeñable. Probablemente no hemos heredado las bondades de aquella democracia y ahora nos encontramos con otro tipo de democracia, una que tampoco nos sirve demasiado a la mayoría de desheredados y pobres. Debemos seguir aprendiendo, supongo.

    Hace 6 meses 5 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí