1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL YUYU

Sé lo que hicistéis el último verano

El sistema de fijación dadá de precios de la energía amenaza la mismísima existencia del concepto democracia en Europa

Guillem Martínez 5/09/2022

<p>Gáspide</p>

Gáspide

La boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- La guerra es un lenguaje. Autónomo. Potente. Efectivo. Por eso mismo, lo que se nos dice de la guerra suele no cuadrar con lo que la guerra nos dice por ella misma y a través de su propia boca, gigantesca, húmeda, negra. Este verano la guerra no ha parado de hablar. Nos ha hablado del otoño, del invierno. De los próximos años. Lo que sigue es un resumen de todo lo que ha dicho la guerra este verano.

2- La guerra nos ha dicho que la guerra es la espera de otra guerra. O, al menos, la guerra en Ucrania –aún difícil de explicar, de evaluar y de comprender– está seriamente limitada por su propio género. Es una guerra de Corea. No solo nadie puede ganarla, sino que nadie debe ganarla. Occidente no puede permitir una invasión contra derecho, de aquellas que suele protagonizar Occidente. Pero, por otra parte, Occidente no puede optar por la guerra total, en tanto Rusia no puede permitirse una humillación en el campo de batalla, no sin utilizar armamento nuclear para evitarla.  El conflicto se prolongará, según esta lógica, hasta el establecimiento de fronteras en el Paralelo 40 –esto es, un pacto que selle este periodo estéril por años–, o hasta la aludida otra guerra. La otra guerra, la próxima, tan incomprensible como esta, pero dotada también de lenguaje autónomo, ya está hablando. En el Pacífico.

3- Este verano, esa guerra ha hablado a partir de los viajes oficiales a Taiwán de, en primer lugar, Nancy Pelosi, la presidenta del Congreso USA y, posteriormente, de diversas delegaciones USA, que acudieron allá por el mismo motivo, relevándose y, se diría, sin otro objetivo que aumentar y prolongar el conflicto. No hay, en todo caso, explicación a este apurar la curva con China. Los analistas se dividen al respecto entre los que ven en ello un lenguaje USA críptico y no comunicado –esto es, no democrático–, y entre los que ven análisis USA de escasa calidad. Lo que bien pudiera ser lo mismo. Y lo que, a su vez y por ello, es preocupante. 

4- ¿Qué inteligencias están participando en todo este conflicto planetario? Sabemos que participa una ideología global, empezada a formular en los primeros 70 y hoy hegemónica y compartida por todos los sujetos participantes en este conflicto. Es el neoliberalismo. Matizado, diferenciado, que no rebajado, por cosmovisiones que se le superponen, como la democracia, la postdemocracia, el comunismo, o el postcomunismo. Es posible incluso que estemos asistiendo al último capítulo del neoliberalismo. Es el último en tanto que no hay tiempo ni planeta para prolongar esa relación intensa del mundo financiero con la economía, el trabajo, la política, la vida. Sabemos que en esta fase, en la que la cosmovisión financiera prima sobre cualquier otra inteligencia, no es necesaria, por ello mismo, la inteligencia. Y no solo lo sabemos, sino que lo vemos en tiempo real. Por ejemplo, en la política.

En Europa, todos los cálculos iniciales de esta guerra han fallado. De manera tan estrepitosa que es posible suponer que no eran cálculos, sino suposiciones

5- En Europa, todos los cálculos iniciales de esta guerra han fallado. De manera tan estrepitosa que es posible suponer que no eran cálculos, sino suposiciones, eso que no precisa inteligencia previa, sino ideología, esa forma que, sin cálculos, es una región de la fe. La persecución a las fortunas rusas no ha funcionado, por ejemplo. Posiblemente, por lo que explicaba Piketty: era imposible perseguir las fortunas ilegales rusas sin perseguir fortunas ilegales locales. Y no se ha hecho. En España, y en lo que es una metáfora, para el mismo periodo de cruzada, la Ley Mordaza ha recaudado casi tanto como la persecución épica a millonetis rusos. Las sanciones a Rusia –más de siete oleadas de sanciones en seis meses; pas mal–, no han repercutido –otra vez la ausencia de inteligencia– en la economía rusa, por la informalidad de la economía rusa, y la formalidad absoluta de las medidas occidentales. Hasta que Rusia decidió cerrar el grifo, el 61% de sus exportaciones de petróleo iban a la UE. Aún con los recortes del 15% de esas exportaciones por parte de la UE, Rusia aumentó sus beneficios un 89%, debido al encarecimiento del petróleo. Solo en petróleo –descontando el gas, que fue otra juerga, más llamativa–, los ingresos rusos facilitados por Europa han sido de 85.000 millones de euros. Y el bonus track de que el rublo haya sido admitido, tácitamente, como moneda de pago para transacciones internacionales de petróleo de manera habitual, por ejemplo, por parte de India. No, ni USA ni UE calcularon. Posiblemente porque esa es una tradición abolida por el neoliberalismo.

6- Las metáforas de la ausencia de inteligencia en Europa son dos. La primera, o A), ha sido la dificultosa adquisición, por parte del grueso de los Estados europeos, del objetivo gasístico para este verano: el 80% de la capacidad de almacenaje. Un éxito. Tal vez determinante, en tanto ese 80% puede evitar –no se pierdan el punto 14, nunca mejor dicho– motines en Europa este invierno. Pero un éxito no de los Estados, sino de las empresas. Lo que puede señalar que las empresas poseen, a estas alturas del neoliberalismo, mayor inteligencia que los Estados. Lo que no es mucho, pues las empresas –no se pierdan el punto 8– no precisan mucha inteligencia para obtener sus beneficios, una vez que el Estado ha intervenido el mercado à gogó para que los beneficios estén siempre garantizados en determinados sectores. Sabemos, en todo caso, muy poco sobre ese 80% de reservas adquirido. Salvo que ha sido adquirido con criterio de empresa, no de servicio colectivo. Esto es, las empresas no han tenido por qué buscar precios ventajosos, en tanto que el precio ventajoso ya es irrelevante en la obtención de sus beneficios. Para muestra, un botón: en España, la empresa del ramo compra, mayoritariamente, el gas a USA. Un gas que debe ser licuado, transportado y deslicuado. Lo que supone un monto antieconómico. Como todo en diversos sectores intervenidos por los Estados, como las energéticas. Este verano, por ejemplo, han trascendido márgenes de beneficio de más del 200% en empresas petroleras españolas. La otra metáfora de la ausencia de inteligencia política en Europa, o metáfora B), es la ausencia este verano, la desaparición, en todas las pantallas europeas, del Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad: Borrell, un Patxi López paneuropeo, hoy ya no necesario, en tanto su labor era visualizar precariamente una inteligencia común, que no existe. El hecho de que la UE no vele por las apariencias es, en todo caso, dramático. 

La sensación es que, con la que está cayendo, cada Estado apoya a su empresa, nuclear o gasística, como si fuera propia. No lo es, son privadas

7- Más sobre inteligencia y gas. España es defensora de finalizar el gaseoducto Midcat. Un gaseoducto descatalogado, en su día, por la UE, en tanto suponía un coste público desorbitado para un beneficio privado de una empresa gasística española. Que la UE, un ente neoliberal hasta las cejas, opinara eso del Midcat, puede dibujar la magnitud del asunto. Este verano se ha hablado mucho de concluir el Midcat. España y Alemania se han aliado para ello, contra Francia. La llegada de gas a los Pirineos no supone, por cierto, su llegada a Berlín, poco diáfana aún, incluso con un Midcat concluso. Supondría, en todo caso, beneficios para una empresa española importantísima. La sensación es que, con la que está cayendo, cada Estado apoya a su empresa, nuclear o gasística, como si fuera propia. No lo es, que son privadas. En España, la empresa tótem es, por cierto, la elegida por Felipe González para su jubilación. Para explicar esa elección dijo en su día: “siempre quise conocer el funcionamiento de las empresas energéticas”, que es como si Jack el Destripador hubiera declarado “siempre quise saber el funcionamiento del aparato digestivo”, y que además hubiera colado.

8- Si bien el 80% de las reservas aseguradas puede impedir cortes de suministros –motines, al cabo– el carácter antieconómico de su adquisición, así como el sistema de tarificación de la electricidad, no impedirán precios abusivos, irreales –motines, al cabo– Se prevén aumentos en la factura de gas próximos al 100%. E impagos, ya anunciados, en UK, y en Italia. Es importante señalar que, detrás del anuncio de esos impagos colectivos está, en ocasiones, la nueva extrema-derecha, lo que habla, más que de las nuevas extremas-derechas, de las izquierdas europeas, seniles, apollardadas. Algo, por otra parte, común, en sociedades neoliberales, tendentes a la disolución. Recordemos que el precio de la electricidad, intervenido íntimamente por la UE hasta ponerlo en manos de las eléctricas, se establece a través del sistema de subasta diaria, un sistema que no precisa mercado ni competencias, que supera la engorrosa competición entre oferta y demanda y que, por todo ello, sería fraudulento, delictivo, en otra etapa de la Humanidad, es incomprensible para el liberalismo clásico y para, si existiera, la socialdemocracia. Es ese sistema de fijación dadá de precios el que amenaza la mismísima existencia del concepto democracia en Europa.

9- La Comisión ha anunciado que realizará un cambio absoluto en el mercado –inexistente, por otra parte; suprimido, como en la URSS en su día, pero con otro criterio– de suministros energéticos. Ese anuncio ha supuesto la pacificación bursátil del sector. Lo que indica que, a estas alturas, con todo lo llovido, la Comisión tiene aún un gran prestigio y autoridad. Veremos cómo estará al respecto en un año, como no haga algo operativo, por primera vez desde febrero. Se ignora por dónde podrá tirar la Comisión, salvo que lo que haga lo hará con la lentitud habitual, ese peligro agregado. En todo caso, la Comisión se ha alejado, al parecer, de la Excepción Ibérica. Lo que puede ser bueno. La fórmula ibérica no es una intervención del mercado, salvo que lo sea para subvencionar más el beneficio de las eléctricas, a través del pago de más de 8.000 millones –la mitad a través del Estado, la otra mitad, a través también de usted– a esas empresas, para que moderen su abuso tan solo durante unos meses. En Europa, en España, las eléctricas son, en fin, intocables. El Estado antes renuncia a sí mismo –esto es, al IVA–, que al beneficio de las eléctricas. De una forma u otra, estamos en una época de cambio. Climático, de fin de combustibles fósiles, de fin de globalización. No establecer cierta socialización de bienes básicos –ahora suena rara esta frase; esperen un añito–, medidas de control de precios, a través del control de la economía… no actuar con inteligencia colectiva, puede ser dramático.

10- Aún no sabemos de qué va esta guerra. Ni la próxima. Solo sabemos que Rusia no tiene problemas con la democracia, en tanto no tiene democracia. China ya pasó su Tiananmén, ese momento en el que formalmente quedó claro que su postcomunismo y su neoliberalismo no contemplaban la posibilidad de democracia. Temo, absolutamente, completamente, que la Comisión, que los Estados europeos, lleguen también a la conclusión de que la democracia es incompatible con el neoliberalismo. De hecho, lo es. La ausencia de inteligencia al respecto presagia un Tiananmén europeo. El recibo de la luz o del gas ya lo es.

11- En España han empezado a lanzarse globos sondas para la futura contrarreforma de las pensiones. Lo que un día fue posible –el Bienestar; la forma de la democracia en Europa; poca coña– ya no lo es, no porque no sea posible –el Bienestar sigue siendo una forma barata de cohesión social–, sino porque no existe la cosmovisión que lo hizo posible. Hay datos extraños que nos hablan del futuro. Uno importante es el cierre de las oficinas del INSS y de la Tesorería de la Seguridad Social. Se cerraron durante la pandemia. Desde entonces solo atienden por costosa cita previa y a través de una web complicada, disuasoria. La razón aparente es la ausencia de personal, me dicen. El resultado es la imposibilidad de hablar con un Estado que ahora ya no dialoga, sino que es meramente sancionador. Es posible que eso sea un indicio.

Empieza a haber objetos antidemocráticos demasiado grandes y gordos e importantes en el Estado, como para eliminarlos sin que se resienta el propio Estado

12- Este verano, tras inspección del FBI, se ha encontrado en el domicilio de Trump un número inverosímil de documentación confidencial de Estado. Lo que es un delito grave. Trump no está en la cárcel. Tal vez porque no se posee autoridad para encarcelarlo. Empieza a haber objetos antidemocráticos demasiado grandes y gordos e importantes en el Estado, como para eliminarlos sin que se resienta el propio Estado. Sucede en todas partes. En UK, en Francia, en Italia, tal vez el primer país postfascista de Europa en breve. En España no se puede prescindir del segundo partido. En Catalunya, del tercero. No es sencilla la solución, y cada vez es más posible que, de pronto, en un país, no se reconozcan unas elecciones. O no se convoquen. O se asuma el magnicidio como cotidianidad. O se extiendan leyes mordazas.

13- Sobre esas derechas al límite, intelectual o legal, de la democracia. Su participación en esta crisis consiste, por ahora, en despreciar toda solución –pueden tener razón, pues las soluciones aportadas, sin regulaciones duras, son despreciables, poco operativas–, y en señalar la crisis en otros puntos, alejados de la realidad. En crear otra realidad, que admite, por tanto, otras soluciones. Ayuso, Feijóo, Borràs, etc. Ni siquiera han evaluado votar las restricciones energéticas meramente simbólicas, votadas este verano. Su reino no es de este mundo. Como el neoliberalismo, esa cosa alejada de la vida real.

14- En la prensa británica han aparecido análisis sobre este invierno, según los cuales la banca ve aplicadas ya todas las herramientas del neoliberalismo posibles, sin resultado alguno. Prevén, tanto en UK, como en USA y en UE, impagos masivos, motines y el cese temporal, más o menos largo, de la circulación de dinero. Por ejemplo, a través de la inoperatividad de los cajeros automáticos. La lógica del neoliberalismo es esa. Y, por ahora no hay otra.

15- Alemania está callada. Desde febrero. Este verano ha hablado sin abrir la boca, para reclamar, sin muchas ganas, el Midcat. Apática, ni siquiera ha contestado a las declaraciones de la ministra del ramo española, cuando apuntó que España no secundaría las medidas de ahorro energético pedidas por Alemania. Pero tampoco respondió, en su día, al pobre  ZP, cuando dijo que, una vez superada Francia, España superaría al PIB alemán –gracias, ay, que me meo, a los fondos de compensación alemanes–. Alemania es un gigante con malas noticias. No las dice. Las dirá este otoño e invierno. Es posible que todo cambie cuando el gigante hable, como siempre. Los gigantes, en fin, solo se deben a sí mismos. 

16- Esto parece un texto de Iker Jiménez. No lo es. Es la guerra, que ha hablado todo el verano. Es necesario no tenerle miedo, y recordar que la palabra mágica, inexistente ya en política, o en economía, o, por supuesto, en la guerra, es la palabra ‘tú’. Hablen. Discutan. Expliquen lo que les pasa y pase. No suele coincidir con lo que dicen en megafonía.

 

1- La guerra es un lenguaje. Autónomo. Potente. Efectivo. Por eso mismo, lo que se nos dice de la guerra suele no cuadrar con lo que la guerra nos dice por ella misma y a través de su propia boca, gigantesca, húmeda, negra. Este verano la guerra no ha parado de hablar. Nos ha hablado del otoño,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. enrbalmaseda

    Esta crónica -excelente, por cierto- prueba que el humor y la ironía son signos de inteligencia y estupendos condimentos para cocinar y saborear con más placer los análisis más certeros. Solo una observación sobre un asunto de primer orden. Me refiero a la guerra de Ucrania, el hecho políticamente más relevante y que, sea el que sea su resultado, determinará durante décadas (o siglos) el futuro de Europa y quizás del mundo, y que como bien señala Guillem Martínez "aún difícil de explicar, de evaluar y de comprender". Lo es en sí misma, pero también lo es por la brutal propaganda y manipulación a la que esta sometida, quizás incluso más en Occidente, que, sin ir más lejos, oculta hechos tan determinante e incontestables como que hay varias Ucranias, una, la del tercio este, rusófila, otra, la del tercio oeste, católica y extremadamente rusófoba, y una tercera, la de Kiev, ortodoxa y más moderada, las tres con sus razones históricas muy concretas, como también ocultan que desde que accedió al gobierno por un golpe de Estado, según unos, o por elecciones, según otros, la Ucrania nacionalista y rusófoba ha bombardeado sin pausa desde 2014 las provincias más rusófilas, prohibido el ruso, lengua materna y mayoritario en la mitad de Ucrania, y marginado de la esfera pública a los rusófilos. O sea, que en lo esencial y en contra de lo que nos cuentan, es una guerra civil, eso sí incentivada y con participación de las grandes potencias como suele ser habitual Dado que en España la totalidad de los medios que conozco -incluso Infolibre/Mediapark – tienen un línea editorial y (des)informativa que es prácticamente la oficial de USA/OTAN, sugiero a ctxt dedique a la guerra de Ucrania y asuntos conexos, la atención, información veraz e imparcial y debates de calidad que sin duda merece el asunto y, que en mi opinión, muchos lectores agradeceríamos.

    Hace 2 meses 19 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí