1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PAPELES DE LA PORFIADORA CALAMIDAD (II)

Florilegio ferlosiano

Debido a su reciente elaboración, este documento puede contener trazas de erratas abyectas. Las cursivas son citas del autor hipotáctico nacido en Roma traídas al capricho de la autora

Natalia Carrero 13/11/2022

<p>Sánchez Ferlosio, en una imagen de archivo.</p>

Sánchez Ferlosio, en una imagen de archivo.

LUIS SEVILLANO / FOTOGRAFÍA CEDIDA POR LA EDITORIAL

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queridas cuatro alumnas:

Junto a esta sincera bienvenida a los inicios de la temporada extra-académica os envío un Florilegio recién elaborado para incentivar vuestro potencial de literatas, una suerte de vitaminas proactivas que convendría tomar-leer de una sentada, sin interrupciones ni ruidos excesivos a poder ser y, sobraría añadir, con la debida calma.

¿Qué pretendo al emplear un vocablo de apariencia prerrafaelista o más allá, Florilegio? Cuando abordéis el adjunto se desplegarán en vuestras pantallas ideas y conceptos cuya precisión esta lengua que se esfuerza no siempre alcanza a expresar, por lo que en ocasiones quedarán meros reflejos o remembranzas de algo, aproximaciones varias a historias mínimas y magníficas que alguna vez fueron y pasaron por nuestras memorias. En concreto, hallaréis una acumulación de anotaciones, reacciones de lectura, que llevo realizando desde el año 2000 hasta el presente, a partir de sucesivas inmersiones en la obra narrativa, ensayística, articulista y polemista de una bestia de nuestras letras más próximas e intersiderales, Rafael Sánchez Ferlosio, quien se resguardó del éxito del literato, ese cuervo al acecho de la persona demasiado agasajada.

¿Qué es una reacción de lectura?

Una acción reactiva ante la página que estamos leyendo, un efecto secundario inmediato y patente de lo que leemos. A veces puede tratarse de un simple alzamiento espontáneo de mirada, cabeza, cuello, como en busca de algo arriba, casi siempre arriba y en raras ocasiones a los lados o por el suelo, que acaso ayude a sopesar la de sentidos desprendidos tras la toma de una dosis de palabras. También podría definirse como una emoción que nos impele a saltar del sillón de orejas, la silla de mimbre o el rincón donde nos hubiéramos encapsulado, tipo bicho bola, para leer en nuestra soledad deseada y defendida, sin la cual por cierto nunca observaríamos desplegarse en todo su esplendor a los personajes más memorables, hola Alfanhuí.

Y disculpad que de ahora en adelante y de vez en cuando cometa el atrevimiento de personalizar el asunto de que se trate. No puedo callar mi reacción de lectura más peligrosa: antes de ser esta Calamidad que os exhorta a escribir a mano y con buena letra, pasé jornadas al margen de la cotidianidad leyendo a los malditos, creo que porque entonces resultaban los libros de viejo más baratos, crecí en pesetas, intoxicándome hasta desear ser toda yo algo abisal. En un pronto inefable a la hora crepuscular salté por la ventana y milagrosamente me encesté, o me encestó, una grúa gigante que en ese mismo instante se elevaba por ahí. Estarían construyendo otra torre, pues eran tiempos de María Abundancia y Subvenciones.

Pero vayamos al adjunto, previas advertencias: debido a su reciente elaboración, el documento puede contener trazas de erratas abyectas. Las cursivas son citas del autor hipotáctico nacido en Roma traídas al capricho de la forjadora del florilegio. Declaro de nuevo que mi conocimiento de esta obra bestial solo puede ser calamitoso, en ningún caso exhaustivo.

 

Florilegio ferlosiano

Sobre “El Jarama” lo primero que hay que decir –o confesar– es de qué manera se escribió.

Haciendo listas de memoria auditiva, el habla popular que siempre le había interesado, conocía muy bien la extremeña rural, hasta que la urdimbre de los diálogos fue adquiriendo tejidos argumentales continuables.

Lo peor que le puede pasar a quien escribe es convertirse en autor de “bellas páginas”.

A finales del siglo pasado también sucumbí, tras unos salvajes atracones maratonianos de escritura noctámbula, a unas fiebres llamadas las semanas del jardín, tras las que salí algo crecida, pues adquirí cierta arboreidad escritural que durante años me esforcé en podar-reprimir para no asustar a nadie, hasta que el hartazgo y algún golpe de viento me llevaron a ir aceptando ese aparente barroquismo como una desviación que, qué se le iba a hacer, me conformaba de manera sustancial. No acudí a sus textos ejemplares, ahora estoy pensando en Carácter y destino, en busca de retiro y consuelo sino directamente de fiesta. Me agitaba no la necesidad de calma y silencio sino un ansia enfermiza, sedienta y necesitada de ruido de plaza con política retumbante, de brío y palabrerío capaz de nombrarlo todo articulándose de manera como sin fin, y nunca en vano. La alegría de descubrir que no se escamoteaba nada en tan generoso despliegue sintáctico, párrafo tras párrafo y aclaración tras aclaración. Las palabras nombraban la realidad como una piel viviente capaz de actualizar los cambios por ínfimos que fueran a medida que iban sucediendo, en todas sus concreciones. Fui comprendiendo, mientras leía tan campante: Tuvo que ser así y no pudo ser de otra manera. Caí de cabeza en la olla o marmita de la pócima ferlosiana para empaparme de una labia portentosa, mi primera y única sobredosis léxica, que compensara el silencio envenenado, la letargia mental, la acedia o acedía de mis antecesoras, herencia apabullante de la que aún sigo huyendo, cada vez más convencida de que las aventuras épicas terminan bien porque dejan huellas que ejercerán de pistas fidedignas.

Consecuencialista, derecho narrativo, libelo, isótopos, polemología, idiotética, rubor.

¿Hemos estudiado?

Es lógico, se diría a partir de dichos antecedentes, que cada temporada me adentre en unas cuantas páginas de su obra ensayística para perderme en un paisaje que, además de vívido y letrísticamente colorista, resulta ante todo moral. Su artesanía, su orfebrería, su gesta antibarroca y coloquial me invitan a seguir extraviándome y reflexionando entre líneas e infinidad de sentidos en busca, encarnizada en ocasiones, de la máxima precisión expresiva. Este experto en casi todo, desde el origen de la sabiduría espontánea infantil a la historia mayúscula, Esas Yndias equivocadas y malditas, pasando por la gramática, la etimología, la teología; pero también de los deportes, la televisión, la publicidad, los animales, por solo mencionar algunas materias que fueron sometidas a sus escrutaciones, no nos expulsa del papel como puede suceder con otras autoridades; más bien propulsa una interlocución iniciada hace tiempo y que ojalá no termine. Y no solo eso, añadiría que la impulsa más allá de nuestra individualidad, de modo que al atender lo que viene tratando de compartir, subordinada tras subordinada, experimentamos la convicción de que somos una mente irremediablemente colectiva, todo lo contrario que esos egos aislados en burbujas que se prodigan en las pantallas actuales para rogar corazones y, cómo no, transacciones, tilín tilín de dinero en monederos falsos.

Tener un buen nombre nunca puede ser algo referido a una misma, sino siempre a las demás personas.

En cuanto detecto que mi estado anímico no me permite hilar dos frases poliarticuladas con la gravedad y la gracia que desearía no solo para mi vanidad, sobre todo estoy pensando en las cuatro alumnas que alguna vez me prestáis atención en estas sesiones sin otra enseñanza que una aparente improvisación, acudo en busca de argumentos y fuerzas al autorretrato titulado La forja de un plumífero. En el apartado de la hipotaxis suelo cerrar los ojos y dormir o adormecerme. Corrijo: Ni lo uno ni lo otro, sino dormitar. Dormitar y leer; este par de acciones, en parte simultaneadas y en parte sucesivas, dan cuenta de cómo absorbo, situándome en lo posible fuera de estos tiempos tenebrosos, deportivamente deformados por las metas de velocidad, optimización, competitividad, las obras de factura tan lenta como impagable que nos ocupan. Aclaración: Dormitar no es dormir sino hacerlo a medias o casi. Al dormitar, podría imaginarse, una puerta permanece entreabierta para que las palabras del libro se vayan colando, a rachas según las corrientes de aire del entorno, hacia esta persona que las asume, tal vez para más adelante realizar algo útil con ellas. Así se fraguó este florilegio.

La hipotaxis es muy viciosa, y conforme iba llegando a cogerle el gusto, incluso cuando escribía ajeno a cualquier ánimo –consciente, por lo menos– de jugar y divertirme, se me antojaba que solo podía decir tal o cual cosa de un modo satisfactorio, por suficientemente preciso, circunstaciado y completo, con una frase poliarticulada y de muy largo aliento. Alguna llegó a costarme una jornada entera.

Así comienza Un apunte. Sobre la hipotaxis y el aliento de la lectura, que en este instante se añade a vuestra lista de tareas.

En sus sesiones de cuatro días de altos estudios eclesiásticos, anfetaminas mediante, Ferlosio comprobó las modificaciones que iba menguando y deshaciendo su caligrafía. Optó por dejar de ser un ente narrativo para transitar a la gramática y demás campos semióticos aledaños. Asegura que llegaría a escribir veinte veces más de lo publicado, en a saber cuántos cuadernos artesanalmente cumplimentados con las infinitas posibilidades que se obtienen a partir de la veintena de signos del abecedario. Tras una mudanza de piso obligatoria por inflación o hinchazón inmobiliaria, recuperó la caligrafía como propósito para estar y trabajar bien; me lo invento un poco para ir avanzando. Atrás quedarían las anfetaminas que el farmacéutico, en una democracia novata que prometía un impostado reinicio de vida próspera, ya no podía expender con la misma soltura ni con la misma pureza. Mientras no cambien los dioses nada habrá cambiado.

Yo creo que la caligrafía salva del Alzheimer.

La buena caligrafía os hará libres. Ya lo dije pero lo repito: Practicad la escritura a mano, tinta azul, tinta verde, tinta roja y tinta negra sobre papel, sobre la piel de la vida y sobre tantos muros por derribar. Practicad a distintas velocidades e intensidades, llenad cuadernos hasta el último milímetro, no necesariamente cuadernos nuevos, seguro que tenéis muchos por ahí con páginas impolutas, aprovechad todos los blancos, todos los restos, ya no sé si añadir que por sostenibilidad. Mejor no. Últimamente esta expresión empieza a sobreactuar desde todos los ámbitos y pantallas, como lanzando su doctrina para que seamos aún más incoherentes e hipócritas.

28. Pero he aquí que ha llegado la hora de que el traspunte haga salir a escena al gran protagonista de este drama, a la diva que encarna en su argumento el papel estelar y que es, tal como solía pasar en ciertos autos sacramentales, una persona abstracta: la Vergüenza.

29. Las cosas gordas hay que atreverse a decirlas ya desde el principio. Así que diré sin más que la vergüenza es la comadrona o la nodriza de toda educación (pero mejor, os conmino sin el menor rubor a seguir leyendo la página 107 de Ensayos 4: Qwertyuiop, Debolsillo, 2018).

Fin del adjunto.

Chequeo los comentarios aceptados en abierto de mi plataforma docente. Vaya, cierto alarmismo, un exceso de preocupación transmiten algunos comentarios; debo medir la aceleración de mis nerviosidades para que no me afecten tantos iconos y exclamaciones. A ver si me aclaro. Dice que la gente joven no lee, le parece nada menos apocalíptico. Otro: Que las personas que trabajan no encuentran el tiempo para leer como antes, ahora ven series que provocan la circulación de dinero a velocidades estratosféricas. ¿Cómo podríamos incentivar el interés por...? Y, de pronto, buena suerte que tengo, me centra este pensamiento ferlosiano: La execrable jerga pedagógica moderna ha introducido recientemente la horrísona palabra motivar.

Me desmotivo a conciencia. Estos comentarios son de quienes disponen de tiempo que perder y algo de dinero para invertir en ocio. Más o menos como esta Calamidad que soy, por otra parte. De lo contrario no verían series de Netflix ni escribirían comentarios confesando que han sido abducidos por las imágenes producidas en serie, han optado por lo inmediato. Leo aquí otro cantar con su pizca de esperanza: La portavoz de un grupo de jubiladas y prejubiladas afirma que son grandes lectoras, no paran de leer. Me alegra mucho, qué buena noticia, pero ¿el qué? Voy a preguntar. Espero que no me hablen del premio Planeta ni de otros productos de la megaindustria editorial que no entran en la cosmogonía lectora que tanto me esfuerzo en ir retransmitiendo, a ver si algo cala.

Queridas cuatro alumnas:

Junto a esta sincera bienvenida a los inicios de la temporada extra-académica os envío un Florilegio recién elaborado para incentivar vuestro potencial de literatas, una suerte de vitaminas proactivas que convendría tomar-leer de una sentada,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Natalia Carrero

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí