1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

tribuna

Podemos sumar y sumamos poder

Lo importante es que todas las partes entiendan la magnitud del cambio de ciclo y que cavar más hondo la trinchera puede permitir quizá sobrevivir, pero no avanzar

Ignacio Sánchez-Cuenca 26/03/2023

<p>Yolanda Díaz, compareciendo en rueda de prensa tras reunirse con el Consejo de Ministros. </p>

Yolanda Díaz, compareciendo en rueda de prensa tras reunirse con el Consejo de Ministros. 

Borja Puig de la Bellacasa

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

En las elecciones de diciembre de 2015, Podemos, con sus diferentes marcas, obtuvo 5.176.711 votos; en las de noviembre de 2019, cuatro años después, los votos fueron 2.931.133*, lo que supone una pérdida del 43,4% de sus apoyos, es decir, algo más de cuatro de cada diez votantes de Podemos en 2015 había abandonado al partido morado en 2019. Si tenemos en cuenta que Podemos e Izquierda Unida formaron una coalición en 2016 y, por tanto, añadimos a los resultados de 2015 los 929.880 votantes de IU para hacer la comparación con los resultados de 2019 más rigurosa, los datos son peores: la pérdida con respecto a 2015 es del 52%, es decir, uno de cada dos votantes de Podemos e IU en 2015 había dejado de votarles en noviembre de 2019. 

La caída de Unidas Podemos es muy sustancial. Para ponerla en perspectiva, no está de más recordar que es una pérdida idéntica a la que sufrió el PSOE entre 2008 y 2016, un 52%. En el PSOE se encendieron todas las alarmas y el partido pasó por una fase extremadamente turbulenta (recuérdese la traumática sesión del Comité Federal del 1 de octubre de 2016, en la que se forzó la dimisión de Pedro Sánchez de la secretaría general). El PSOE comienza a recuperarse con las siguientes primarias, cuando el defenestrado Sánchez consigue imponerse a la candidata apoyada por el aparato del partido y el establishment nacional, Susana Díaz. De ahí sale un PSOE renovado, que, entre otras cosas, ha aprendido de los errores cometidos durante los años de la crisis. En 2019 el PSOE consigue remontar, pasando del 22,6% del voto en 2016 al 28% tres años después.

Para entender mejor la tensión que domina ahora mismo las relaciones entre Unidas Podemos y Sumar, me gustaría sugerir que buena parte de los problemas que aquejan a UP proceden del hecho de que no se haya debatido en profundidad sobre las causas de su declive electoral ni se haya producido una renovación en estos años. Mientras que en el PSOE el desafío de Sánchez al aparato sirvió para dejar atrás algunos de los problemas de credibilidad que arrastraba el partido, en Podemos hubo una dimisión del líder fundador, Pablo Iglesias, que se resolvió de forma expeditiva, sin proceso deliberativo alguno: el propio Iglesias nombró a Yolanda Díaz sucesora de la marca electoral como un designio personal; aparte de ello, el resto de la organización se mantuvo como estaba. La sucesión se produjo sin que hubiera un debate interno sobre las razones del desgaste de UP. 

En ausencia de dicho debate, se ha impuesto una explicación pobre e insuficiente, consistente en achacar todos los problemas a los ataques del exterior y a las traiciones sufridas en el interior. Nadie puede cuestionar que el acoso mediático a UP y a sus líderes ha sido inmisericorde, excesivo e injustificable, incluyendo operaciones de desprestigio organizadas desde los propios aparatos del Estado con la connivencia de algunos medios de comunicación. Ahora bien, limitarse a reconocer esto y no admitir que haya otras causas o factores igualmente relevantes es el origen de muchos de los problemas que ahora se están padeciendo. 

Sería una simpleza reducir las tensiones que estamos observando a una lucha por los cargos y las poltronas

Al reducir la explicación de la pérdida de apoyo a los ataques mediáticos, lo que se ha hecho es generar un espíritu de resistencia numantina y rechazo de cualquier crítica, sea razonable o no, venga de dentro o de fuera. El partido cuenta para ello con un núcleo duro de votantes que, con razón, están indignados con lo que se ha hecho con Podemos y que, casi como una cuestión de dignidad política, van a apoyar al partido pase lo que pase. El resultado es que en Podemos se ha establecido una línea divisoria infranqueable entre el exterior y el interior. Quienes no han estado conformes con ese espíritu resistencialista, de cierre de filas, han ido abandonando, bajo acusaciones de deslealtad y oportunismo, hasta el punto de que el Podemos actual es un partido descapitalizado. Basta comparar la pluralidad de voces y figuras prometedoras de los primeros años con el equipo dirigente de hoy. 

En este estado de insobornable soledad, Podemos ha dejado de transmitir ilusión y novedad. Su discurso está dominado por la reivindicación de su propia existencia frente a la hostilidad del exterior. Así, a la vez que hacia dentro se ha constituido una comunidad compacta, hacia el exterior se ha perdido la capacidad de ganar apoyos. Se ha renunciado a establecer cualquier forma de complicidad con quien no pertenece al núcleo duro; la actuación de Podemos parece motivada en la mayor parte de los casos por un deseo de pureza ideológica y defensa de un territorio propio. 

Todo esto cuadra mal con el proyecto que quiere encarnar Yolanda Díaz y Sumar. Creo que sería una simpleza reducir las tensiones que estamos observando a una lucha por los cargos y las poltronas. Resulta muy tentador pensar que, en última instancia, los conflictos organizativos son un puro juego de intereses personales, pero creo que esto es una completa simplificación. Como creo también que es igualmente simplista considerar que nos encontremos ante un conflicto ideológico entre una izquierda pura e intransigente y una izquierda diluida y posibilista. El problema de fondo, a mi juicio, es otro, más profundo y difícil de resolver. No quiero decir que las ambiciones personales y las diferencias ideológicas sean irrelevantes, pero pienso que hay algo más esencial. 

Podemos presenta sus exigencias como un asunto de reconocimiento. Al proceder así, se comporta como la Izquierda Unida de Cayo Lara en 2015

Lo que tensa en mayor medida la relación entre Podemos y Sumar son los planteamientos de partida. Podemos presenta sus exigencias como un asunto de reconocimiento: no se puede ignorar lo que ha sido y es Podemos, los militantes de Podemos merecen un respeto, etcétera. Al proceder así, se comporta como la Izquierda Unida de Cayo Lara en 2015. Muchos dirigentes de IU vieron como una afrenta personal y una humillación el trato que recibían de un Podemos que en su momento parecía imparable y arrasador. Fue entonces cuando Iglesias se refirió a IU como el “pitufo gruñón” y cuando desde Podemos se reprochaba a IU que no quisiera ganar, que no tuviera voluntad de gobierno, que se limitara a representar a los de siempre. Sumar, sin embargo, se presenta como una plataforma que quiere recuperar la transversalidad, que quiere dirigirse a amplias capas de la población y que, más que seguir el ánimo impugnatorio en el que se ha instalado Podemos, desea centrarse en una ‘política útil’ y, por tanto, menos ideológica, que suponga una mejora clara en la vida de los ciudadanos. Esa ‘política útil’ pasa por reeditar la coalición de gobierno, pero sobre la base de una relación más equilibrada entre los socios. 

La cuestión, según lo veo, no estriba en cómo se elaboren las listas, con primarias celebradas de esta o de aquella manera, sino en cómo pueden integrarse dos proyectos políticos que en estos momentos dan la impresión de ser difícilmente compatibles a causa de los objetivos que se marcan en cada caso. La reivindicación identitaria de Podemos parece incompatible con el intento de enganchar o reenganchar, gracias a un nuevo mensaje, a personas que se fueron, así como a personas que nunca estuvieron. La división más difícil de superar es si se va a un proyecto de conservación y consolidación de los restos de Podemos o se apuesta por un cambio de ciclo y un nuevo intento de constituir un verdadero frente amplio que pueda despertar ilusión y entusiasmo entre votantes progresistas que han ido sintiéndose crecientemente desengañados o ajenos a las batallas abiertas en los últimos tiempos.

No soy capaz de anticipar cómo se resolverán las diferencias organizativas, ni si se resolverán en absoluto. Espero, de cualquier modo, que las negociaciones se lleven a cabo con inteligencia, apertura de miras, un mínimo de lealtad mutua y cierta discreción, no creo que haya nada más desmovilizador ni cansino que asistir a una prolongada campaña sobre primarias, censos, cuotas y procedimientos. Lo importante es que todas las partes entiendan la magnitud del cambio de ciclo y que cavar más hondo la trinchera puede permitir quizá sobrevivir, pero no avanzar. 

-----------------

Fe de errores: En la primera versión del artículo se daba la cifra de 2.245.578 votos. La correcta es 2.931.133.

Nota de la Redacción: Ignacio Sánchez-Cuenca, fundador de CTXT y consejero editorial de la revista, ha sido el coordinador de uno de los 35 Grupos de Trabajo convocados por Yolanda Díaz para elaborar el futuro programa electoral de Sumar. 

 

En las elecciones de diciembre de 2015, Podemos, con sus diferentes marcas, obtuvo 5.176.711 votos; en las de noviembre de 2019, cuatro años después, los votos fueron 2.931.133*, lo que supone una pérdida del 43,4% de sus apoyos, es decir, algo más de cuatro de cada diez votantes de Podemos en 2015 había...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

21 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. fguardo

    ¡Miedo!, lo que me da más miedo es que aún sigue intacta la "ley mordaza". Ya puestos, el Sr. Sánchez-Cuenca podía concretarnos algunas propuestas de su grupo de trabajo, gracias.

    Hace 1 año 2 meses

  2. cmvjulio

    Totalmente de acuerdo con el análisis. Los comentarios, por otro lado dan miedo. Reproducen exactamente lo que se dice de Podemos en el artículo¿Hay alguno que haga hincapié en la perdida de votos de Podemos y de cómo solucionarlo que no sea más de lo mismo y más perdida de votos? Nada. A ver si las autonómicas y municipales les abren los ojos y se caen del caballo.

    Hace 1 año 2 meses

  3. juan-ab

    Todas deseamos (aunque por lo que vamos viendo sería más preciso decir “desearíamos”) que la propuesta política “Sumar” de Yolanda Díaz termine por consolidarse. Hasta ahora viene estirando y dilatando los tiempos, apenas diciendo nada que no sea lo del molesto ruido y se ha apurado a recoger los ofrecimientos de algunos partido con aspiraciones políticas hasta ahora poco o nada satisfechas. Lo que no se entiende (salvo para las anteriores, claro) es que todavía no haya llegado al acuerdo con Podemos, cuando lo único que tendría que aceptar explícitamente son unas elecciones primarias abiertas, universales y proporcionales, eso tan elemental y de exquisita democracia que quien lo ponga en duda que se atreva a levantar la mano. No se atreven -ella tampoco-, a lo mas que llegan es a tirar de nuevo del salvavidas del “ahora no toca”. Tenemos (aunque por lo que vamos viendo sería más preciso decir “teníamos”) la confianza en otra forma de hacer política. Y es que disculpen, pero a Yolanda le sobra ese puntito de “Soy la reina de los mares / y ustedes lo van a ver / tiro mi “partido” al suelo / y lo vuelvo a recoger...” Esta mañana, en relación con el asunto Sumar-Podemos, decía Rufián en rueda de prensa que “lo único que le pido a la ministra Díaz es que no negocie esto como negoció la Reforma Laboral”. Puede tener por cierto (esa expresión tan Yoli) que somos muchas las que también deseamos que “esto” (el acuerdo con Podemos) no lo haga así. El país (seguramente no el periódico) se lo agradecerá.

    Hace 1 año 2 meses

  4. pilisms

    "En este estado de insobornable soledad, Podemos ha dejado de transmitir ilusión y novedad. Su discurso está dominado por la reivindicación de su propia existencia frente a la hostilidad del exterior. Así, a la vez que hacia dentro se ha constituido una comunidad compacta, hacia el exterior se ha perdido la capacidad de ganar apoyos. Se ha renunciado a establecer cualquier forma de complicidad con quien no pertenece al núcleo duro; la actuación de Podemos parece motivada en la mayor parte de los casos por un deseo de pureza ideológica y defensa de un territorio propio. Todo esto cuadra mal con el proyecto que quiere encarnar Yolanda Díaz y Sumar". Ilusion y novedad? Podemos transmite un programa politico del que carece Yolanda, y que sigue ilusionando a quienes le votaremos de nuevo. No sabemos cual es el "proyecto que quiere encarnar Yolanda" porque lleva meses "escuchando" y sigue sin desvelar cual es su programa, si es que existe. Pablo Iglesias es el mejor politico que ha habido en España en decadas y por eso se le sigue persiguiendo con saña desde todas las instancias politicas, mediaticas y judiciales. Le siguen teniendo miedo.

    Hace 1 año 2 meses

  5. Avila20

    Reacción esperada. Hay hasta los que dicen que ctxt se ha pasado a la "progresía mediática". Desde luego El Gran Timonel sigue teniendo seguidores incondicionales. Ya veremos.

    Hace 1 año 2 meses

  6. fpg999

    Sánchez Cuenca, como buen intelectual orgánico, al servicio de la clase dominante, se une a la moda, últimamente desaforada, de atacar e infamar a Podemos haciendo frente común con los poderes mediático, judicial y policial con la intención, poco disimulada, de contribuir a intentar reducir a la mínima expresión al partido que más conquistas sociales y derechos ha conseguido en los últimos tiempos, a pesar del PSOE.

    Hace 1 año 2 meses

  7. manuel-avalos

    La importancia de prestarle máxima atención a la política por la enorme influencia que tiene para la vida de los que más nos importan es total. Tengo claro que en política hay que negociar y que se SUMA de verdad si manifiestas de forma clara tu intención de implicarte en la responsabilidad que comporta, asumiendo sus luces y sombras sin que esto cambie tu manera de caminar y de afrontarla. Y esta actitud hasta ahora sólo la he visto en Podemos, y me refiero al partido porque es quien realmente puede conseguir objetivos sociales según yo creo, objetivos de justa participación y reparto social. Si no lo entiendo mal, el Sr. Ignacio Sánchez Cuenca dice en este artículo que la cuestión no es si celebrar primarias o de qué forma, sino en cómo pueden integrarse dos proyectos políticos difícilmente compatibles a causa de los objetivos que se marcan en cada parte, en podemos desde la impugnación y el reconocimiento constante, vamos lo que serían las pataletas de un crío, y en Sumar desde la transversalidad, para amplias capas de la población y centrándose en una ‘política útil’. Repito ‘política útil’..., creo que esto es lo que hace podemos desde el primer día que llegó al gobierno, trabajar por y para la gente, la sociedad, toda ella, transversalidad y ‘política útil’. Que hay que renovar el gobierno de coalición?¿ por supuesto, pero con podemos, para continuar el trabajo y los avances sociales conseguidos, sin renombrarlos, sino apoyándose en ellos y a seguir, sumando a personas como yo mismo que a través de podemos he ido entendiendo la realidad política y comprendiendo lo importante de prestarle máxima atención por la enorme influencia que tiene para la vida de los que más me importan.

    Hace 1 año 2 meses

  8. Fernando

    "Esa incesante hostilidad contra Podemos", artículo de Juan Tortosa en público: https://blogs.publico.es/juan-tortosa/2023/03/27/esa-incesante-hostilidad-contra-podemos/#md=modulo-portada-fila-de-modulos:4x15-t1;mm=mobile-medium

    Hace 1 año 2 meses

  9. Fernando

    "Quítate tu pa ponerme yo" el título de la canción resume a la perfección lo que es Sumar (o Dividir). También en Público, a Santiago Alba Rico en su artículo ya solo le falta pedir que su admirada OTAN bombardee a Podemos. Canción: https://www.youtube.com/watch?v=_cvE25yYtfo Artículo: https://blogs.publico.es/dominiopublico/51678/sumar-el-unico-camino/#md=modulo-portada-fila-de-modulos:4x15-t1;mm=mobile-big

    Hace 1 año 2 meses

  10. marcos23

    Si lo que se pretendía con este artículo es dar fuerza al espacio de izquierdas "a la izquierda del PSOE" y fomentar la unión de todas ellas en torno a Sumar, creo que no va a conseguir su cometido poniendo el foco de la crítica única y exclusivamente a la "arrogancia" de Podemos y minimizando todas las operaciones de las cloacas del estado convenientemente amplificadas en el 95% de los medios de comunicación (que es donde se informa la gente para decidir dónde deposita su confianza en periodos electorales). Lo más duro de asimilar es que este artículo salga de una persona importante en la creación del proyecto Sumar y que realmente puede impedir la unidad de la izquierda, o al menos, lo pone todo un poco más difícil.

    Hace 1 año 2 meses

  11. Marcoafrika

    El articulista habla de "los restos de Podemos". El artículo, rezuma un cierto cansancio y displicencia. No puedo evitar tras leerlo más despacio, mi asombro por la repetición de afirmaciones, que tras reconocer el terrible acoso mediático y persecución de esta formación ya desde su inicio (eso se llama lucha de clases y es inevitable por más que a los "sabios analistas" de la socialdemocracia intenten obviarlo), parece insistir en las mismas opiniones ambiguas de los "enemigos" de Podemos. Personalmente sigo considerando la figura de Pablo Iglesias muy importante, al margen de las simpatías o no que pueda suscitarme su persona. Tengo motivos, cosas de la historia compartida e ideología afín, para sentir una profunda simpatía por Yolanda Díaz, no tanto por Pablo Iglesias, sin embargo considero impecable la trayectoria de este último, su honestidad y su obsesión porque las decisiones en el interior de su formación sean siempre producto de una intensa democracia interna, las primarias, elecciones claves en cualquier organización democrática que pretende un amplio consenso de sus militantes. No nos aporta nada nuevo el artículo de Sanchez Cuenca, excepto una reiteración en los ataques exteriores a Podemos y un recordatorio de someter a análisis cuidadoso las razones de que la izquierda pueda convertirse en una desbandada de perdedores, un lujo que la sociedad no puede permitirse en un país de imperfecta democracia y con la población dividida desde antes de su última guerra civil. La historia no debería repetirse ni como tragedia ni como comedia, en este siglo como en el anterior, seguimos esclavizados por el modelo capitalista y la izquierda debe tener en cuenta que los creadores (hoy, abiertamente suicidas psicópatas) de ese modelo universal al que las masas parecen admirar y aspirar, no van a cambiar de rumbo aunque el planeta desaparezca o lo haga nuestra especie que, también, es la suya. Sin lucha de clases no hay futuro para nadie y la izquierda tiene la responsabilidad de entenderse para salvarnos.

    Hace 1 año 2 meses

  12. juan-ab

    “¿Qué tiene Podemos para suscitar tanta animadversión por parte de segmentos políticos y periodísticos tan diversos? ¿Qué es lo que hace tanta pupa? ¿Qué es lo que les convierte en destinatarios eternos de arremetidas tan inmisericordes? ¿A qué viene tanta hostilidad?”(...) Más preguntas: ¿Cómo es posible que un proyecto político que removió los cimientos de un país dormido se encuentre pocos años después en el punto de mira incluso de una buena parte de quienes salieron beneficiados con su irrupción en escena? ¿Qué es lo que suscita tanta inquina? Si son tan malos, si son tan nocivos, ¿cómo es que han conseguido tantas cosas? Si en Podemos son ya tan pocos, ¿cómo es que se les sigue haciendo tanto caso? ¿Qué extraña conjunción astral ha tenido que darse para que ahora intenten comparar a Podemos con Cayo Lara? ¿Qué extraños movimientos telúricos se me están escapando, que a medida que leo y escucho entiendo menos? Entre las muchas cosas que no entiendo está el buenismo de quienes predican "vamos a llevarnos bien" al tiempo que no dejan de meter el dedo en el ojo. No entiendo a quienes, en nombre de la mentalidad práctica, invitan a pasar por alto humillaciones y vejaciones porque "lo importante es que los números den" ¿Y en nombre de que los números den vale todo? No entiendo a quienes asustan anunciando que viene el lobo de la ultraderecha y usan este argumento para desplazar y ningunear el proyecto, el programa y la decisión política que hizo posible el escenario que propició los avances sociales conseguidos en los últimos tres años.” Preguntas y reflexiones que se hace el periodista Juan Tortosa en su artículo “Esa incesante hostilidad contra Podemos” (Público, 27.03.2023), una lúcida, honesta y generosa voz que se expresa como si nos hubiera leído el pensamiento a tantas personas. “No se gana un país defendiendo una mesa camilla y hablando de listas electorales”, afirmó, con esa soberbia tan suya, Yolanda Díaz en Las Palmas en el cierre de su periplo de escucha. Eso es lo que ella entiende por “escuchar”, negarse a sentarse en una mesa con otras personas y hablar y escuchar para llegar a un acuerdo. Que nadie se llame a engaño: de ella (de su actitud) depende.

    Hace 1 año 2 meses

  13. jas

    Pues lamento mucho que ctxt haya decidido sumarse a la nueva tendencia de la progresia mediática de encumbrar a IU para criticar a Podemos. y me permito recomendarles este articulo https://www.lavozdelsur.es/opinion/datos-ruido_292679_102.html

    Hace 1 año 2 meses

  14. javier-tostado-domingo

    Comparto con Ignacio que "el acoso mediático a UP y a sus líderes ha sido inmisericorde, excesivo e injustificable, incluyendo operaciones de desprestigio organizadas desde los propios aparatos del Estado con la connivencia de algunos medios de comunicación." Afortunadamente quedaban algunos medios, creo que dos, que daban a Podemos un trato un poco mas digno. Lamento profundamente que ctxt haya decidido sumarse a la nueva tendencia de la progresia mediática de encumbrar a IU para criticar a Podemos. Si valoráramos el tiempo que se ha dedicado en TV y otros medios a desprestigiar a Podemos resultaría una cifra astronómica. Teniendo esto en cuenta me parece un éxito los resultados obtenidos, casi milagro.

    Hace 1 año 2 meses

  15. antonio-gonzalez-alvarez

    Podemos tiene que negociar con la fuerza que le dieron los votos de las últimas generales. Las autonómicas no son representativas porque la gente no vota lo mismo en unas autonómicas que en unas generales. No se pueden extrapolar los resultados. Por otra parte, cual es el apoyo real en votos de sumar? Dado que renunció ,convenientemente, a presentarse a las municipales y no puede demostrar el apoyo real con el que cuenta, cómo debemos medir su poder real? Hacemos caso a las encuestas de la Sexta y los likes de Twitter? Si lo hiciéramos, podríamos coger como ejemplo contrario, la fuerza y el apoyo conseguido por Pablo Iglesias en 48 h para montar su canal Red. Cuando la gente vota con la cartera estamos hablando de corrientes mucho más profundas, que no soportan un análisis tan superficial como el del autor. Por lo tanto, considero un error caer en el marco mental de que es Yolanda quién debe definir las condiciones de manera unilateral. Sus principales valedores, Errejon, Teresa Rodríguez, Mónica García, Colau, son personajes amortizados en la política nacional, incapaces de movilizar y mucho menos ilusionar a nadie. El esperpento de Mónica García en Madrid, después de pedir la dimisión del consejero por cobrar ayudas por familia numerosa que ella misma había solicitado, es una prueba irrefutable de la falta de altura política y la hipocresía de esa nueva izquierda, tan parecida al PSOE (el partido de la gente de derechas a la que le gusta la pana) que resulta indistinguible. Y ahí radica otro de los puntos fuertes de Podemos. Podemos siempre ha sido otra cosa. Hay que tener mucho cuidado con Yolanda. Yolanda es como ese jefe que después de aprovecharse de tu trabajo y aumentar la facturación gracias a tu esfuerzo, te da dos palmaditas, te dice que hay que esforzarse más y que " es lo que hay", o lo tomas o lo dejas. Que tiene miles de Errejones que pierden el culo por 5 minutos con ella en la Sexta.

    Hace 1 año 2 meses

  16. pealgato

    Me faltó decir que, por lo demás, magnífico artículo, como siempre lo son los de Ignacio Sánchez-Cuenca

    Hace 1 año 2 meses

  17. pealgato

    Otra vez se me fue la tecla: 56,1%, no 43,4

    Hace 1 año 2 meses

  18. pealgato

    56,1%, no 43,45

    Hace 1 año 2 meses

  19. pealgato

    Creo que están mal los porcentajes del primer párrafo. La pérdida de votantes es de 5,6 de cada diez, no de "algo más de cuatro de cada diez" (5,61%, no 43,4%). Perdón si estoy equivocado.

    Hace 1 año 2 meses

  20. txemagoni

    "Dejar que el agua entre en un camarote porque quien lo habita no te gusta es una forma como otra cualquiera de hundir tu propio barco." Gerardo TC en la columna de al lado.

    Hace 1 año 2 meses

  21. Avila20

    Muy bueno. Se puede decir más alto, pero no más claro. Ahora a esperar la reacción.

    Hace 1 año 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí