1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DESMANTELAMIENTO

El oasis sanitario vasco pierde su esplendor

Pese a que gasta en sanidad un 67% más por habitante que la Comunidad de Madrid, la tendencia privatizadora ha convertido el sistema público de salud en la segunda preocupación de la ciudadanía

Gorka Castillo Bilbao , 30/03/2023

<p>Manifestación contra la privatización de Osakidetza el 25 de febrero de 2023.</p>

Manifestación contra la privatización de Osakidetza el 25 de febrero de 2023.

CCOO

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Hay famas que son puros espejismos. La sanidad pública vasca, por ejemplo, que forjó buena parte de su prestigio en un modelo de salud integral admirable, mengua hoy ante el avance implacable del imperio privado. La externalización de los servicios está causando estragos, las listas de espera en algunas especialidades se han vuelto insoportables, los conflictos laborales se multiplican, las corruptelas afloran mientras las puertas de altos cargos no dejan de girar.

Ante esta sucesión de sombras, la otrora joya de la corona del autogobierno vasco lleva camino de perder el brillo que alumbró su nacimiento en 1984. La prueba del declive es que el triste estado en el que se encuentra Osakidetza se ha encaramado al segundo lugar en el ranking de preocupaciones de la ciudadanía vasca. La valoración más baja de su historia. Sólo el desmadre de los precios le supera. Así lo revela el último sondeo del Deustobarómetro, el termómetro que mide el nivel de satisfacción social en Euskadi, publicado el pasado mes de diciembre. Y por si fuera poco, la mayoría de los encuestados dijeron votar al PNV. Todo un síntoma del malestar reinante. Aunque los autores del informe prefirieron no meterse en camisa de once varas a la hora de interpretar los resultados, “una explicación concreta”, apuntó una de las investigadoras el día de la presentación, es que el ciudadano ha empezado a notar “que la atención primaria se ha tensionado”. Ni los casi 4.600 millones de euros que el Gobierno vasco destinará este año a la sanidad, alrededor del 35% del presupuesto total, aplacan ya el fragor de las quejas. Las carencias son manifiestas. O como dicen especialistas, médicos de familia, trabajadores de la limpieza y hasta algún cargo destacado en un ataque de franqueza, el sistema sanitario va a necesitar profundas reparaciones si no quiere acabar convertido en chatarra al servicio del mercado.

El sistema sanitario va a necesitar profundas reparaciones si no quiere acabar convertido en chatarra

“La crisis de Osakidetza es una realidad que sólo parece negar el PNV y la consejera de Sanidad, Gotzone Sagardui. La falta de accesibilidad para los usuarios es infinitamente mayor que hace diez años. ¿Sabes por qué? Porque la derivación a la privada se ha multiplicado, porque el personal está cada día más quemado por la eventualidad, los sueldos, las sobrecargas de trabajo y la temporalidad de sus empleos. Yo terminé perdiendo la motivación de los primeros años cuando trabajar en atención primaria era priorizar la salud integral y tener tiempo para relacionarte con los pacientes”, afirma un médico de familia de Bilbao recientemente jubilado.

Algunas fuentes precisan que la sanidad vasca recibió una silenciosa puntilla en 2011, al calor de las reformas draconianas impuestas por el PP que terminaron devastando los sistemas públicos en la mayoría de las comunidades. La atención primaria en Euskadi, por ejemplo, quedó malherida tras ser integrada en unas megaestructuras llamadas Organizaciones de Servicios Integrados (OSI) que más que mejorar el servicio sirvieron para que sus responsables empezaran a comportarse como consejeros delegados de grandes empresas. Todo un torpedo para la línea de flotación de la gestión pública que, con el inapreciable desembarco de UTEs (Unión Temporal de Empresas) y otros conglomerados sanitarios como IMQ, terminaron repartiéndose muchos de los servicios esenciales que ofrecía el modelo. Hay que remontarse, según el periodista de Hordago-El Salto, Ahoztar Zelaieta, a 1993, “cuando se firmó el Plan Osasuna Zainduz”, el molde que ha formateado la evolución de la política sanitaria vasca hasta la actualidad. “Fue determinante para el fin del sistema público porque permitió a Osakidetza empezar a operar como un régimen jurídico privado, es decir, con criterios de gestión empresarial y conceptos de costes, que fue lo que les empujó a desdoblar la financiación. Por un lado, la pública, dependiente del Ejecutivo; y por otro lado, la provisión, que podía ser privada”, dice Zelaieta, uno de los periodistas que más ha apretado las clavijas al Gobierno vasco con artículos y libros de investigación que han llegado a poner al PNV a la defensiva.

Un minucioso informe elaborado en 2017 por la organización Medicus Mundi ya advertía de los riesgos que suponía “la política de concertación iniciada por el Departamento de Salud”. Y como muestra del peligro citaba los 23 millones de euros que la Administración vasca pagó en 2013 al Instituto Onkologikoa de Donostia, los 20,7 millones a la Clínica Asunción de Tolosa y los más de 81 millones –el 3,2% del presupuesto total de Osakidetza– que, en 2016, se repartieron diez empresas por limpiar los diez hospitales públicos. Una de ellas, Garbialdi S.A.L, bajo la dirección del exsecretario del Euzkadi Buru Batzar Josu Olazaran, se llevó cerca de 29 millones. Y, como corolario, otro dato revelador: el pasado año, el 22% de la ciudadanía vasca ya había firmado algún tipo de seguro privado para sortear los problemas que le planteaba la sanidad pública, según datos del Instituto Vasco de Estadística. El negocio estimado ronda los 340 millones de euros en concepto de primas.

Aunque al Gobierno vasco no le ha quedado otro remedio que reconocer a regañadientes “que han surgido algunas carencias”, la consejera Sagardui defiende que “ni un solo servicio del Departamento de Salud se ha privatizado”. Al contrario. Según ella, todos los nuevos recursos que se crean son de titularidad pública porque Osakidetza crece sin cesar. “Nunca hemos destinado tantos recursos como ahora. Para 2023, la inversión por habitante llegará a los 2.114 euros, hemos ampliado la plantilla en 2.467 profesionales, 358 de ellos en atención primaria, y hemos convocado 7.629 plazas en 110 categorías”, contrarresta la consejera de Salud a las continuas llamadas de atención que recibe de los sindicatos y de la oposición política parlamentaria. El origen del problema, para Sagardui, es la falta de profesionales en medicina familiar y pediátrica “algo que ocurre en toda Europa”. Y la responsabilidad corresponde a la Administración central “por haber reducido las plazas de formación en medicina”.

Ángeles Landa, una mujer con la rodilla derecha maltrecha desde hace tiempo, contradice ese argumento. Habla sin temor. “Llevo meses esperando una tomografía. Primero me dieron una cita, luego la anularon y me dijeron que en cuanto hubiera hueco me avisarían porque no era muy urgente. ¿Qué otra cosa puedo decir en mi estado más que la verdad?”. Su sentido común es difícilmente rebatible. “Yo, que siempre he acudido a la sanidad pública por principios y porque funcionaba, he tenido que desistir e ir a la privada pagándome la prueba de mi bolsillo porque ya no aguanto más. El sistema ya no responde a las necesidades de la gente”. Lo cuenta a la salida de la clínica que el Igualatorio Médico Quirúrgico (IMQ) de Bilbao tiene en Zorrozaurre, el mayor centro médico privado del País Vasco. Pero el suyo no es un caso aislado. Una persona que trabaja en administración en ese mismo centro asegura a CTXT que el número de usuarios que acuden a este hospital ha aumentado considerablemente en los últimos años. “No puedo dar una cifra concreta pero es mucha gente, mucha. Lo sorprendente es que algunos ni siquiera tienen contratado un seguro de salud. Simplemente, piden cita, hacen la prueba que necesitan, pagan y listo”, señala.

Euskadi gasta más dinero en la salud de cada habitante, pero la calidad de sus servicios no es notablemente mejor

Es cierto, como dice la consejera de Salud del Gobierno Vasco, que Euskadi gasta significativamente más dinero en la salud de cada habitante –2.130 euros en 2023 frente a los 1.456 euros de Catalunya o los 1.446 euros de Madrid–, pero la calidad de sus servicios no es notablemente mejor. “Es que no es una cuestión de dinero sino dónde invierten ese dinero. El problema es que conciben que el modelo es un mercado sanitario que convierte al usuario en cliente y los baremos de la gestión son la competitividad, los costes y la necesidad de pagar algunas prestaciones”, asegura Jesús Oñate, delegado del sindicato LAB en Osakidetza. En parecidos términos se expresan ELA, CCOO, UGT, ESK y Satse, y los partidos EH Bildu y Elkarrekin Podemos, que cada día ven menos diferencias con el modelo privatizador del PP madrileño. “Aquí es incluso peor porque se invierte el doble de dinero”, apostilla Oñate.

Esta realidad dibuja un escenario difícilmente recuperable. La sanidad es una preciosa máquina de hacer dinero. Osakidetza contrató el pasado año los servicios del grupo Teknei, una consultora dirigida por personas próximas al PNV, para reorganizar e “innovar tecnológicamente” la atención primaria mediante el procedimiento directo de un contrato menor. Mientras tanto, gigantes del sector sanitario como el grupo alemán Fresenius Medical Care, que en Madrid posee cuatro hospitales y en EE.UU. fue multado por practicar sobornos en 17 países, hurgaban en las grietas para adquirir centros de referencia como la Policlínica Gipuzkoa o para controlar servicios esenciales como el de la hemodiálisis de toda la comunidad. La consecuencia es que el descontento hacia el funcionamiento de la sanidad pública creció y los conflictos laborales empezaron a aflorar. La eventualidad afecta ya al 58% del total de personal, una cifra que sindicatos y partidos esgrimen para hacer trizas los datos que difunde la consejera.

“Resulta increíble el grado de autocomplacencia que muestra el lehendakari Íñigo Urkullu o la consejera Gotzone Sagardui en sus intervenciones. A veces tengo la impresión de que dan por hecho que Osakidetza siempre va a funcionar bien, algo que no es extraño porque la consideran como la gran obra del PNV. Quizá por eso se sienten tan molestos con las críticas de los sindicatos y trabajadores. Creen que criticar su gestión equivale poco menos que a meterse con el PNV”, explica el celador de un hospital de Donostia que en los últimos diez años ha encadenado “decenas de contratos de tres, cuatro o cinco horas en diferentes centros de Gipuzkoa”. Prefiere no revelar su nombre porque teme que si sus responsables le identifican no le vuelvan a llamar. “Y necesito el trabajo. Soy uno de los afectados por la OPE 2016-2017 que retrasaron a 2018, la que terminó en los tribunales porque hubo filtraciones de los exámenes. Y también soy uno de los cientos de trabajadores que estamos a la espera de que actualicen las listas de contratación derivadas de la OPE 2014-15. Diez años y cuatro oposiciones pero sigo siendo eventual. Ese es el caos que reina”, asegura.

El Gobierno vasco lleva tiempo aplicándose a fondo para diluir la imagen negativa que ha provocado la mercantilización de muchos de sus servicios sanitarios. Tanto en prensa como en radio y televisión repiten el mantra de que los vascos disfrutan de “un sistema público de salud referente en Europa”. Al menos así lo pensaban hasta que la pandemia lo dejó en desnuda evidencia. En diciembre, Osakidetza contaba con una plantilla de 37.832 trabajadoras, pero pagó 40.260 nóminas en concepto de jornadas completas, otras 2.329 de medias jornadas, 813 de un tercio y 3.240 por otras jornadas parciales. Son los datos facilitados por el departamento de Salud a una pregunta parlamentaria de Rebeka Ubera, de EH Bildu. No hay que ser muy avispado para apreciar que el desfase contable entre empleados estructurales y nóminas pagadas corresponde a los casi 9.000 profesionales funcionales que mensualmente trabajan, bien a través de interinidades o de contratos temporales, fuera del esquema laboral aprobado oficialmente por el Consejo de Administración de Osakidetza. “Es su manera de esconder la realidad. Y hay miles de plazas que están sin código laboral y, por lo tanto, no aflora que miles, no decenas, de empleadas trabajan en diferentes plazas a la vez mediante contratos precarios”, sugiere Ubera, que tampoco olvida cómo la sombra de la corrupción ha empezado a comerle los talones a un partido como el PNV que hasta ayer presumía de integridad frente a la depravación de otros partidos gobernantes en varias comunidades autónomas. El caso Margüello, un enredo de contratos ilegales firmados entre la sanidad pública vasca y empresas ligadas a tres médicos durante 13 años que acabó con la condena de exaltos cargos de Osakidetza. La causa debe su nombre al exjefe de Calidad del hospital de Cruces, Juan Carlos Margüello, amigo del entonces consejero de Salud Gabriel Inclán, hoy jefe de servicio de Medicina Interna del Hospital Quirón Salud en Bizkaia y responsable del nombramiento como director de asistencia sanitaria en Osakidetza de su sucesor, Jon Darpón, cesado tras la denuncia por fraude en la OPE de 2018. Darpón tardó menos de dos meses en incorporarse a la dirección del grupo Keralty, una de las empresas más interesadas en la desregulación del mercado sanitario tras los lucrativos contratos que tiene firmados en países como México, Colombia y EE.UU.

Lejos de esperar que los agitados vientos privatizadores amainen, los temores aumentan, especialmente tras la publicación en el diario Gara de la propuesta confidencial que el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha trasladado a las comunidades autónomas para que los servicios sanitarios públicos cedan a las mutuas privadas la atención de las enfermedades de los trabajadores. “De llevarse a cabo sería el proceso de privatización más duro que hemos conocido en la historia y que provocará una división entre aquellas personas productivas para el sistema, que serán atendidas por entidades privadas con el fin de conseguir su reincorporación lo antes posible; y aquellas que no se consideran productivas, que serían atendidas por una sistema público de salud vaciado de recursos”, comentan desde LAB, sindicato que ha dado a conocer un borrador que augura la llegada de más problemas. El mito de la sanidad pública vasca, poderosa y universal, que atrapó a toda una generación de ciudadanos se desvanece. Cada vez suena más a hermosa fábula.

Hay famas que son puros espejismos. La sanidad pública vasca, por ejemplo, que forjó buena parte de su prestigio en un modelo de salud integral admirable, mengua hoy ante el avance implacable del imperio privado. La externalización de los servicios está causando estragos, las listas de espera en algunas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí