1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DIARIO ITINERANTE

Conexión Miami-Madrid

Díaz Ayuso, que ya copió el “libertad o comunismo” del anticastrismo, mantiene la mirada puesta en la ultraderecha latinoamericana, que se refugia y reorganiza en Florida y ahora también en Madrid

Andy Robinson Miami , 17/05/2023

<p>Exterior del famoso restaurante Versalles, situado en la calle Ocho en el barrio Little Havana de Miami, EE.UU. </p>

Exterior del famoso restaurante Versalles, situado en la calle Ocho en el barrio Little Havana de Miami, EE.UU. 

Sharon Hahn Darlin

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Miami se ha convertido en un refugio y un centro neurálgico de reorganización para la derecha latinoamericana derrotada electoralmente en los últimos años. Ahora preparan el contraataque a gobiernos elegidos democrática y libremente desde think tanks de libertad y democracia.

Ya no solo se oyen los eternos lamentos en el casposo Versalles de la calle Ocho de la Pequeña Habana, sino también en la nueva generación de restaurantes cool, de sushi fusión y argentinian street food, propiedad de inversores sudamericanos de la fuga de capitales blanqueados en Coral Gables y el Doral.

Cuando estuve en Miami en abril, mientras Gustavo Petro se reunía amistosamente con Joe Biden en Washington, llegó a la ciudad Álvaro Uribe, el azote colombiano del “castrochavismo”.

Participaba en la conferencia “La libertad importa” (‘Freedom matters’), en la sede de la nueva fundación Adam Smith por la Libertad Económica, de la Universidad Internacional de Florida, en Miami Norte. Es la segunda vez este año que el expresidente colombiano viene a Miami para participar en un evento de esta fundación, un proyecto del gobernador y candidato presidencial republicano Ron DeSantis que tiene como objetivo corregir un supuesto sesgo en las universidades favorable al progresismo woke. El director es el cubanoamericano Carlos Díaz-Rosillo, exasesor de Donald Trump. Acompañado, entre otros, por el líder de la derecha venezolana, Leopoldo López, Uribe arremetió contra el supuesto marxismo institucionalizado en América Latina.

Unos días antes, había aterrizado en el Miami International Juan Guaidó, tras ser expulsado de Colombia sin posibilidad de entrar en Venezuela, donde sus propios aliados antichavistas lo han abandonado al igual que sus exaliados en Washington. Pero en Miami sigue teniendo amigos. María Elvira Salazar, representante cubanoamericana por el sur de Florida, exigió a la Administración Biden concederle asilo político en Estados Unidos.

A principios de este año, el refugiado más comentado en Miami era Jair Bolsonaro, que llegó primero a Orlando y luego al Doral, donde disfrutó de un respaldo activo de la comunidad brasileña, casi todos bolsonaristas. “Recibió apoyo de pastores neopentecostales en Orlando”, explicó un experto en relaciones internacionales de Brasilia. Steve Bannon, el gurú de la altright, homenajeó al expresidente de ultraderecha como un héroe y una víctima del inexistente fraude electoral en las elecciones que Lula ganó.

Bolsonaro regresó a Brasil en marzo pero, conforme se multiplican las investigaciones por corrupción contra él y su mujer evangélica Michelle –ya conocida como Mi-cheque–, no se descarta que la pareja aparezca en las próximas semanas en un vuelo de sólo ida Río-Miami.

Tal vez el próximo en llegar sea Guillermo Lasso, el presidente de Ecuador, que se enfrenta a una posible destitución parlamentaria en Quito. Lasso ha sido investigado por comprar más de 100 inmuebles en Florida por 33 millones de dólares.

“Para la derecha latinoamericana, Miami es un espacio que sirve para lograr el apoyo en Estados Unidos a sus políticas y para guardar el dinero que sacan del país”, cuenta Jake Johnston, autor de un nuevo libro sobre Haití que lleva por título Aid state (‘Ayuda estatal’). Las torres de cristal que se levantan sin parar en distritos como Brickell y el Doral ratifican esta tesis.

Todos son ejemplos del cruce de la política latinoamericana y la estadounidense en el sur de Florida

Todos son ejemplos del cruce de la política latinoamericana y la estadounidense en el sur de Florida. El viejo mensaje del anticastrismo: “Libertad o comunismo”, acuñado en la Guerra Fría, ya no solo moviliza a la derecha cubana en Miami, sino también a colombianos, venezolanos, argentinos, brasileños, nicaragüenses, hondureños y bolivianos –al menos los de cierto nivel económico– afincados en Florida y cada vez más inquietos ante el avance de la segunda marea rojiza al sur del río Bravo.

Da lo mismo que la vuelta de la izquierda latinoamericana se lograse en las urnas. Bajo la óptica de Miami, son todos gobiernos castrochavistas. 

“Hay un pánico irracional aquí en torno a Lula y Petro; meten a todos en el mismo paquete con Maduro y Ortega; y si tratas de matizar, pierdes el argumento”, me dijo Michael Bustamante, de la Universidad de Miami.

Los colombianos en Miami son los que más imaginación victimista echan a su supuesto “exilio” para convencerse de que huyen de una dictadura comunista al igual que sus vecinos cubanos en los bungalós de Hialeah. Salazar representa al distrito electoral 27, que se extiende desde las mansiones pseudocoloniales de Key Biscayne y Coral Gables hasta los rascacielos del centro de Miami y la famosa Torre de la Libertad, una réplica Disneyworld de la Giralda de Sevilla, que fue propiedad del gánster anticastrista Jorge Mas Canosa.

Allí, más aún que el cubano, el voto colombiano es decisivo. Por eso, la congresista ya utiliza el mismo discurso en defensa de la libertad y la democracia que en sus arengas con ropa vieja en la calle Ocho. Da lo mismo que el objeto del ataque sea un gobierno elegido hace menos de un año con el 52% de los votos colombianos. “Quiero advertir sobre el peligro para Colombia”, dijo Salazar, experiodista de televisión, que saltó a la fama en 1994 cuando entrevistó a Fidel Castro. “Petro no ama ni el capitalismo ni la democracia”.

“La forma de pensar de la extrema derecha en Colombia y en Estados Unidos es muy parecida”, acertó Petro en su respuesta, resaltando la similitud entre Salazar y las líderes en el Congreso del uribismo, la diputada María Fernanda Cabal, y la senadora Paloma Valencia, que en una ocasión propuso crear un apartheid en el sur del Cauca colombiano para protegerse de los indígenas. En realidad, no es de extrañar que la extrema derecha de Florida se parezca a la de Bogotá y Popayán. Al igual que Uribe, Fernanda Cabal, y Valencia toman con frecuencia el vuelo Bogotá-Miami.

En Miami, aunque los políticos de referencia para la derecha son cubanoamericanos como Salazar o Marco Rubio, los votos más importantes para el trumpismo no son cubanos. “Los latinos no cubanos aquí fueron la clave para la victoria de Trump en Florida en 2020”, comentó Bustamante. “Los colombianos son los más conservadores, más aún que los cubanos y los venezolanos”, añade Eduardo Gamarra, politólogo de la Universidad Internacional de Florida.

Incluso la nueva ola de adinerados migrantes de Argentina –el país que originó la diáspora más progresista de todas hace 40 o 50 años– son trumpistas a ultranza. “En mi círculo, me refiero a las personas que piensan, la gente es muy conservadora”, dijo la argentina Evelyn Strocovsky, que vino a Miami en el 2002. “Sacan sus inversiones de Argentina y se refugian aquí, donde hay algo de estabilidad”. El proceso ocurre al revés también. “Trump creó un modelo que fue copiado por gente como Bolsonaro, en Brasil, o Javier Mielo, en Argentina”, dice Gamarra.

“Los consultores en Miami están trabajando con las campañas republicanas en Florida y las de sus países de origen al mismo tiempo. Es lógico porque todo conecta”, explicó un exconsultor catalán en México que ha trabajado en toda América Latina. La financiación de campañas electorales –aunque sea por debajo de la mesa– va y viene de Miami, añade.

Esta conexión Miami cruza el Atlántico también. La abogada española María Herrera Mellado, activista de Vox, fue la primera estrella del ultraconservador canal de televisión hispana Americano Media, con sede en Miami que pasa por la derecha a Fox News. A los colombianos de fantasías anticomunistas en Miami les encanta leer las diatribas contra Petro de Salud Hernández-Mora, la columnista madrileña omnipresente en la revista ultra de Bogotá Semana.

“Vox e Isabel Díaz Ayuso mantienen lazos estrechos con sus equivalentes latinoamericanos”

Mientras, una nueva generación de venezolanos y cubanos, algunos formados en Miami, asesoran a la derecha española. “Vox e Isabel Díaz Ayuso mantienen lazos estrechos con sus equivalentes latinoamericanos”, explica Mike Bustamante de la Universidad de Miami. “Todos los consultores políticos quieren copiar el éxito de Trump en Miami”, añade Gamarra. 

Al igual que en Miami, las inversiones inmobiliarias latinoamericanas en Madrid van siguiendo el calendario de la derrota de la derecha latinoamericana. Primero llegaron los venezolanos, luego los mexicanos, ahora los argentinos. Con cada victoria de la izquierda aparece un nuevo restaurante kitsch en la calle Serrano o una nueva heladería de lujo en Velázquez. No es casualidad que en la plaza de Ópera de la capital española, enfrente del Teatro Real, se haya levantado un edificio en el que se anuncia orgullosamente el hotel Ocean Drive.

Los conservadores de la conexión Miami-Madrid quieren tener su pastelito y comérselo, por usar un anglicismo de los que abundan en el castellano de la derecha bilingüe de Florida Sur, y ahora también de la derecha monolingüe del barrio de Salamanca. 

Defendiendo el derecho a migrar y el derecho a huir desde países comunistas que no lo son, Díaz Ayuso visitó Miami en junio del año pasado

Defendiendo el derecho a migrar y el derecho a huir desde países comunistas que no lo son, Díaz Ayuso visitó Miami en junio del año pasado y elogió una “forma libre de ver la vida que han convertido a Miami y a Madrid en la segunda casa (sic) de millones de personas que huyen del desánimo, del paro, del comunismo…”. 

Pero lo cierto es que la migración incluso desde Cuba y Venezuela plantea problemas para los defensores de la libertad en Miami tanto como los defensores de la libertad en Madrid. La cubanoamericana Jeanette Núñez, número dos de DeSantis, advirtió en abril de que todos los migrantes latinos que lleguen a Florida serán “metidos en un autobús y transportados a Delaware” (el Estado de Joe Biden). 

Gamarra dice que, para muchos cubanos y otros latinoamericanos conservadores afincados en Miami, “la regla es la siguiente: deje que entre mi sobrino, pero no el sobrino del otro”. 

Pasa lo mismo con los latinoamericanos de gran patrimonio transfronterizo afincados en Madrid y sus hijos ya dotados de una MBA en start-ups por el Instituto de Empresa. En absoluto quieren que lleguen más compatriotas suyos a los barrios obreros del sur de la capital española, a no ser que estos sean susceptibles a los cantos de sirena de los pastores evangélicos ya reclutados por la campaña Ayuso.

Miami se ha convertido en un refugio y un centro neurálgico de reorganización para la derecha latinoamericana derrotada electoralmente en los últimos años. Ahora preparan el contraataque a gobiernos elegidos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andy Robinson

Es corresponsal volante de ‘La Vanguardia’ y colaborador de Ctxt desde su fundación. Además, pertenece al Consejo Editorial de este medio. Su último libro es ‘Oro, petróleo y aguacates: Las nuevas venas abiertas de América Latina’ (Arpa 2020)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí