1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Imperios combatientes

Hacia la Tercera

Estamos ante la mayor estupidez de la historia y es un escándalo histórico que en Europa aún no haya signos de un movimiento popular por la paz

Rafael Poch 13/06/2023

<p>Traducción al inglés de una viñeta publicada en 1953 en la revista soviética <em>Krokodil</em> en referencia a Estados Unidos.</p>

Traducción al inglés de una viñeta publicada en 1953 en la revista soviética Krokodil en referencia a Estados Unidos.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La guerra de Ucrania escala hacia la posibilidad de una especie de tercera guerra mundial. Y eso en tiempos de antropoceno, de cambio global inducido por el hombre, que precisa, para ser revertido, de una nueva mentalidad y una intensa integración y cooperación internacional entre grandes potencias. Estamos ante la mayor estupidez de la historia y es un escándalo histórico que en Europa, continente reincidente en esta materia, aún no haya signos de un movimiento popular por la paz.

Debería de haberlo. Un movimiento amplio, que, más allá de las diferencias sobre el reparto de responsabilidades en este conflicto entre grandes potencias por país interpuesto, proclamara que el enemigo es la guerra. Al mismo tiempo, en las instituciones europeas, independientemente de su sesgo neoliberal y oligárquico, se debería recordar aquel sentido común que el presidente Kennedy expresaba en junio de 1963, hace exactamente sesenta años, desde el mismo corazón del imperio: 

“Defendiendo nuestros propios intereses vitales, las potencias nucleares deben evitar, sobre todo, aquellos enfrentamientos que llevan a un adversario a elegir entre una retirada humillante o una guerra nuclear. Adoptar ese tipo de curso en la era nuclear sería solo evidencia de la bancarrota de nuestra política, o de un deseo colectivo de muerte para el mundo”.

En lugar de eso los políticos europeos, no ya los traumatizados bálticos, los delirantes polacos y los europeos del Este en general, con la excepción de Hungría, correas de transmisión de Estados Unidos en el continente, sino los alemanes y franceses, los nórdicos, los belgas, y detrás de ellos los mediterráneos seguidistas, no dejan de echar leña a este fuego insensato. No es una mera cuestión de “ciclo político”, remediable con un cambio electoral, sino que es algo mucho más profundo que obliga a interrogarse y a repasar con detalle todo lo que ha ocurrido en Europa en los últimos treinta años.

En ese examen, por supuesto, se deberá incluir la ciega desorientación de toda esa “izquierda de derechas” que apoya el envío de armas a Ucrania. Que esa sea la posición oficial de Yolanda Díaz puede ser anecdótico en el contexto europeo –dado el seguidismo de nuestra política exterior en Bruselas–, pero no lo es en Alemania, un país central en la definición de la ruta a seguir. Allí, la línea de la política exterior no la marca el timorato canciller Scholz, sino la incalificable ministra del partido verde, Annalena Baerbock, partidaria de “arruinar” a una potencia nuclear. Y a nivel de la OTAN y su Unión Europea subsidiaria, quienes más peso tienen en el plano de las ideas y las decisiones son los bálticos y los polacos.

¿Qué ha pasado estos treinta años para que el conjunto de Europa haya llegado hasta aquí? Ahí queda la pregunta, pero seamos conscientes de que lo que hace sesenta años, cuando la cita de Kennedy, conocíamos como “civilización europea” –de la que la cultura norteamericana era filial–, hoy es algo subsidiario de una “civilización americana” que ha impuesto, tras décadas de penetración “cultural”, una nueva mentalidad en el viejo continente, hasta hacerse más dominante e influyente que nunca. Es curioso, pero es un hecho que el dominio “cultural” de Estados Unidos en Europa se ha multiplicado paralelamente al proceso de declive de su peso específico en el mundo. La mentalidad “gringa”, con sus guerras imperialistas revestidas de combates por la libertad y los derechos humanos, contra la dictadura, la autocracia y hasta por la igualdad de género (Afganistán, Irán), se ha instalado en Europa. Aquel infantilismo de guion hollywoodense con final feliz, el maniqueísmo moralizante y el periodismo que designa villanos, han sustituido a la racionalidad de las preguntas sobre recursos e intereses, sobre historia, tendencias de dominio y geografía, que en los años sesenta del siglo XX aún lograban hacerse oír entre la polvareda que el rebaño levantaba a su paso por la cañada. 

La mentalidad “gringa”, con sus guerras imperialistas revestidas de combates por la libertad y los derechos humanos, se ha instalado en Europa

La radiografía de esta miseria europea es compleja, pero en las últimas décadas las ideas fuerza de los neocon de Estados Unidos que guían la política exterior occidental fueron externalizadas hacia organizaciones no gubernamentales, medios de comunicación y laboratorios de ideas, que llevan la impronta gringa grabada en su constitución. El marco general del fenómeno no es, por tanto, un exceso sino más bien un defecto de Estado, consecuencia de una especie de privatización de los Estados y los gobiernos. El resultado son poderes públicos y gobiernos impotentes, aún más dependientes de las oligarquías empresariales privadas y con menos capacidad de defensa de intereses “públicos”, por más que estos siempre estuvieran determinados por los privilegios de los de arriba.   

Resultado, por un lado, y sobre todo, de treinta años de provocación y extensión de la OTAN, de acuerdo con la prioridad de mantener la hegemonía político-militar estadounidense en Europa tras el fin de la Guerra Fría y, por el otro, del ilusorio deseo de la élite rusa de integrarse en pie de igualdad en el capitalismo dominado por Occidente –que en el Moscú de los noventa llamaban “civilización”–,  la guerra de Ucrania evoluciona, decíamos, hacia una suerte de tercera guerra mundial. Aumenta la posibilidad de una intervención militar directa de tropas de la OTAN y de una mayor implicación de China, con posibles extensiones en Asia Oriental. Es importante recordar el proceso para comprender lo que está por venir.

Contando desde el principio con la plena colaboración de los oídos y los ojos de la OTAN sobre el terreno de batalla, y con ocho años de formación y financiación de su ejército a sus espaldas, la ayuda al gobierno de Kiev se planteó, a partir de febrero de 2022, en forma de suministro de “armas defensivas” para detener la “no provocada agresión rusa”, que fue, efectivamente, una agresión en toda regla, pero ciertamente provocada e inducida. Ir más allá era “arriesgarse a una tercera guerra mundial”, dijo en marzo el presidente Biden. El fracaso de la inicial invasión suave rusa, lo que el Kremlin bautizó como “Operación militar especial”, una estrategia contenida que buscaba un desmoronamiento del régimen ucraniano, provocó una mayor implicación occidental ante la demostrada debilidad rusa y abrió la puerta al paulatino suministro de material pesado, blindados, artillería, munición, recursos de defensa antiaérea, viejos aviones de fabricación soviética de los países del Este, y, finalmente, los anunciados y no tan vetustos aviones F-16. 

Las sanciones económicas contra Moscú, que fueron una “declaración de guerra” en toda regla, en palabras de la esperpéntica presidenta de la Comisión, Ursula Von der Leyen, o del ministro de Economía francés, Bruno Leclerc; los atentados personales en ciudades rusas como Moscú, San Petersburgo o Nizhni Novgorod, en la mejor tradición “terrorista” de la OTAN, o contra los “colaboracionistas”, es decir ucranianos prorrusos, en las zonas ocupadas de Ucrania; las incursiones militares en territorio ruso a cargo de mercenarios ultras financiados por Occidente, con el objetivo de despertar un foco de guerra civil en Rusia, o los ataques contra dos bases de la aviación estratégica rusa, e incluso contra el Kremlin, todo ello razonablemente impensable sin la cooperación / dirección de potencias occidentales; las decenas de miles de millones en armas y ayuda financiera al Estado ucraniano; todo eso, ha resultado insuficiente para impedir la derrota militar ucraniana, tal como sugiere, por lo menos de momento, el fracaso de la postergada contraofensiva ucraniana.

En julio de 2022, el presidente Zelenski anunció el objetivo de “un ejército de un millón de hombres”. Llegaron a ser 700.000 y hoy son 400.000. La diferencia ha huido, desertado o ha sido aniquilada, mientras Rusia se ha ido reorganizando, con mayor o menor fortuna, y configurando una clara superioridad numérica, artillera, aérea, con su industria de guerra funcionando a todo vapor. 

Con centenares de asesores y soldados occidentales combatiendo en las filas del ejército ucraniano, entre ellos varios miles de polacos, y entre imágenes de tanques Leopard alemanes, blindados Bradley americanos en llamas en el campo de batalla, así como informes de baterías Patriot fuera de uso por el fuego ruso, la perspectiva que abre ahora una eventual fiasco de la contraofensiva ucraniana es la de un escalón más en el esfuerzo para derrotar a Rusia: “La posibilidad de que Polonia se implique aún más a un nivel nacional y que sea seguida por los países bálticos, incluido con tropas en el terreno”, ha dicho en junio el ex secretario general de la OTAN Anders Rasmussen, que habla de una “coalition of the willing”. Si esa nueva fase tampoco resultara, la lógica de escalada dicta una intervención militar, directa y oficial, de tropas de la OTAN, como la que sugieren las maniobras “Air Defender 23”, las mayores de la historia de la OTAN, que recrean tal guerra desde el Mar Báltico hasta el Mar Negro. 

Una mayor presión militar occidental contra Rusia incrementará no sólo la propia acción militar rusa, con una ampliación de la ocupación hasta la frontera rumana que privará por completo a Ucrania de salida al mar, si se dieran las condiciones y los actuales inquilinos el Kremlin siguen aguantando, sino también una mayor implicación industrial-militar china hacia Rusia, mientras en Asia Oriental se prepara el segundo frente. La espiral belicista está servida.

--------------

(*)Prólogo al libro La guerra es la salud del Estado, Ediciones El Salmón.

La guerra de Ucrania escala hacia la posibilidad de una especie de tercera guerra mundial. Y eso en tiempos de antropoceno, de cambio global inducido por el hombre, que precisa, para ser revertido, de una nueva mentalidad y una intensa integración y cooperación internacional entre grandes potencias. Estamos ante...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Rafael Poch

Rafael Poch-de-Feliu (Barcelona) fue corresponsal de La Vanguardia en Moscú, Pekín y Berlín. Autor de varios libros; sobre el fin de la URSS, sobre la Rusia de Putin, sobre China, y un ensayo colectivo sobre la Alemania  de la eurocrisis.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan-luis-alvarez-menendez

    Estoy hasta los mismísimos cojones de que salgan mi nombre y apellidos, así, sin ton ni son, un comentario correcto, otro a la puta mierda. Me cago en todo, joder, ya.

    Hace 8 meses 14 días

  2. juan-luis-alvarez-menendez

    ...cuando en 2008 Berlusconi volvió a ganar las elecciones en Italia después de saberse lo que había hecho, recuerdo haber leído en un foro la pregunta «¿Cómo se dirá tonto de los cojones en italiano?». Luego, en 2009, cuando el PP volvió a ganar las elecciones a la Junta de Galicia a pesar del Nunca Mais, aprendí cómo se decía tonto de los cojones en galego. Más tarde fui aprendiendo cómo se decía en madrileño, en andaluz, en valenciano; en italiano otra vez, en inglés, en alemán, etc. Dice Igantius Farray que la democracia es el sistema que garantiza que no seamos gobernados mejor de lo que nos merecemos; pues eso, tenemos gobernantes estúpidos, mediocres y pusilánimes porque nosotros mismos somos un atajo de estúpidos, mediocres y pusilánimes. Y el Barça de baloncesto volvió a ganar al Real Madrid...

    Hace 8 meses 14 días

  3. Pintaius

    La deuda impagable de Occidente solo se puede mantener si todo el mundo obedece las «reglas»; en el momento que haya un par de rebeldes (Rusia y China), y sobre todo si se salen con la suya, el castillo de naipes se desmorona y sería el fin del dominio de esas súper élites que han convocado la leva. Los dueños de todo, en Occidente, llaman a la guerra y ningún dirigente de ningún país occidental se atreve a desobedecer; por otro lado, la ciudadanía europea estamos tan estupidizados como lo estaban (y están) los estadounidenses cuando hace unos años nos reíamos de ellos porque no sabían señalar Ucrania en el mapa...

    Hace 8 meses 14 días

  4. jmhuertas

    Tengo que rectificar sobre la primera observación que hago: efectivamente, el fragmento de Rafael Poch está bien, es "impedir la derrota militar ucraniana". 

    Hace 8 meses 15 días

  5. jmhuertas

    Quiero decir, "por eso no hay movimiento popular contra la guerra y a favor de la paz".

    Hace 8 meses 18 días

  6. jmhuertas

    Estimado Rafael Poch, gracias una vez más por tú maravilloso análisis de los entresijos de esta guerra sin sentido que nos está llevando al Apocalipsis. Como siempre, aportas lucidez y un punto de vista distinto al de la información oficial, y por eso se puede decir que contribuyes a desarrollar el espíritu crítico en la mayoría de quienes te leemos o escuchamos. Quisiera hacerte algunas observaciones, aunque sé que ya las sabes. En primer lugar, llamar la atención sobre lo que creo que es un lapsus cuando afirmas “todo eso, ha resultado insuficiente para impedir la derrota militar ucraniana”, creo que quieres decir “derrota militar rusa”. En el subtítulo de tu artículo te sorprendes de que “aún no haya signos de un movimiento popular por la paz”. Aunque contestas de alguna manera en el desarrollo de tu escrito, quisiera apuntar algunas de las causas de por qué la paz ha muerto. La paz ha muerto porque EEUU, la OTAN y sus perros de Europa han construido una propaganda que arrolla cualquier atisbo de disentimiento porque está construida sobre una evidencia: la invasión de Rusia en Ucrania. A partir de ahí, desde que empezó la guerra, esa propaganda ha combatido con mayor ferocidad aún que las armas, asesinando las conciencias de los ciudadanos (conciencias, por otro lado, proclives a recibir esa propaganda maniquea: Ucrania y sus aliados -EEUU, OTAN, Europa, etc.- igual a la bondad y la verdad, versus Putin y Rusia, la maldad). Es propaganda propalada por los medios de comunicación hegemónicos a través del papel, internet y la televisión; esa propaganda difundida por los políticos occidentales, en los que se incluyen los nuestros -efectivamente, en nuestro gobierno, solo ha sido Belarra quien se ha opuesto a esa propaganda-; esa propaganda que ha gritado la diplomacia europea, contraviniendo así su doble esencia (diplomacia y europea, palabras que rezumaban negociación y paz, y que ahora significan belicismo y guerra); propaganda que ha envenenado y ensuciado no solo la denotación sino la connotación de la palabra paz, llamando fascista, al pacifismo; llamando putinista al que propone la paz… Un discurso en el que la palabra guerra y victoria ha suplantado a la palabra paz, en la que envío de armas significa derecho a defenderse y salvar vidas, y no muerte y destrucción. Una propaganda que ha creado este pensamiento único. Una propaganda que nuestros intelectuales, tanto de izquierdas como de derechas no han sabido superar, sino que se han alineado con ella, firmando un manifiesto que, a pesar de su aparente luz de libertad, coincide con la línea de la política oficial y manipuladora. Esta propaganda (y sus medios de comunicación) efectivamente obvia una de las causas de la guerra al orillar la información veraz sobre el sabotaje del Nord Stream II, especialmente. Ya has hablado del servilismo de Alemania, algo incomprensible, pero que evidencia el poder del Imperio: EEUU. Creo que los políticos tienen como deber principal, llegado el caso, evitar una guerra nuclear, pero no lo van a hacer. Tampoco los ciudadanos porque están cegados y los pocos que se han manifestado por la paz, han sido abucheados y arrinconados, porque esa propaganda oficial y única, que camina junto a la campaña de guerra, está presente desde el principio del conflicto, como he didho. Lo siento, pero ¿cómo va a influir lo mismo un artículo que deberían conocer todos, como es el tuyo, pero difundido a través de un medio como Ctxt, que no cuenta ni con mil suscriptores, que la propaganda única que llega a millones y millones de ciudadanos? Por eso no hay movimiento popular contra la paz. ¿Quién es capaz de construir un discurso que se oponga a esa propaganda, que se difunda como esa propaganda, que llegue a millones y millones, y que suscite a la gente a manifestarse mayoritariamente por la paz? Difícil. Por eso hay que dimensionar la labor crítica que hacéis tú y Ctxt. Hay que seguir por ese camino, hasta conseguir que cada vez sean más los que se cuestionen esta propaganda que nos está aniquilando como personas libres y nos está llevando hacia el fin de la Humanidad. 

    Hace 8 meses 18 días

  7. juan-ab

    “Defendiendo nuestros propios intereses vitales, las potencias nucleares deben evitar, sobre todo, aquellos enfrentamientos que llevan a un adversario a elegir entre una retirada humillante o una guerra nuclear. Adoptar ese tipo de curso en la era nuclear sería solo evidencia de la bancarrota de nuestra política, o de un deseo colectivo de muerte para el mundo”, dijo Kennedy en 1963 y algunos años después comenzó a escucharse la invitación a “Pensar globalmente, actuar localmente” como estrategia de lucha contra el cambio climático: si todo a la vez no puede solucionarse, “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”. Como en la guerra, también hay quien se plantea (desde la soberbia de una potencia ilusoria) las relaciones políticas señalando adversarios (incluso enemigos) e imponiéndoles la aceptación de una retirada humillante aunque con ello se corra el riesgo de dejar a la izquierda “local” como un campo después de la batalla, arrasado y minado. Yolanda Díaz y algunos de quienes la rodean no sólo son partidarios de seguir enviando armas que alimenten la guerra de Ucrania, también lo es de acabar con la única fuerza política -Podemos- que desde el gobierno de España se ha manifestado contra esta guerra, contra la participación española en la misma y a favor de emprender acciones diplomáticas destinadas a conseguir cuanto antes un alto el fuego. Nos quieren como mucho diminutas. Me gusta caminar entre personas diminutas, esas que sin saberlo ni pretenderlo son las más grandes. Mi profunda gratitud (también a Rafael Poch por sus artículos en los que siempre nos muestra un espejo, por si alguien quiere mirarse a los ojos).

    Hace 8 meses 19 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí