1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DAVID PASTOR VICO / FILÓSOFO

“Toda sociedad precisa de la construcción moral para regularse y definirse”

Esther Peñas 17/08/2023

<p>David Pastor Vico es autor de <em>Ética para desconfiados</em> (Ariel, 2023). / <strong>Cedida por el entrevistado</strong></p>

David Pastor Vico es autor de Ética para desconfiados (Ariel, 2023). / Cedida por el entrevistado

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Ética de la comunicación es la especialidad del filósofo y profesor David Pastor Vico (1976), belga por accidente y sevillano de raíz, capaz de reunir a catorce mil personas en el estadio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde daba clases hasta que un cáncer agresivo lo obligó a regresar a España para tratarse. En el entretanto, acaba de publicar Ética para desconfiados (Ariel, 2023), dirigido especialmente a los jóvenes para “aliviar su sufrimiento” y animarles a que conformen su propio criterio, confíen en el otro y se exilien del individualismo. No es pequeña la trucha.

¿Cómo hacer que un desconfiado se fíe de algo tan etéreo como la ética?

¿Cuántas horas tengo para contestar? Lo primero, hay que dar una definición de ética que nos permita avanzar en este cuestionario. Por ejemplo, la académica: ética es la disciplina filosófica que estudia las morales y sus normas. Pero esta no nos servirá por ahora. Quizá esta otra se adapte mejor: la ética es el modo de relación de los animales humanos, nada más. Por tanto, está carente de juicio, es o no es. Si hablamos de animales no humanos, su modo de relación será etológico, pues la etología es la disciplina que estudia el modo de relación de estos entre sí. Serán, por tanto, las muchas morales de todo tiempo, en los humanos, y no la ética en sí, el cuerpo de normas y reglas que intenten ordenar y regular la eticidad, pretendiendo eliminar la incertidumbre en nuestra forma de actuar juntos y permitiéndonos así confiar en todo aquel que se atenga a estas normas. Pues confiar es saber que el otro, o los otros, harán lo que uno espera que hagan siempre, que acaten el sistema moral en el que convivimos. Por tanto, hasta los que se hacen llamar desconfiados no lo son tanto, pues en esta labor del vivir social constantemente brindamos nuestra confianza a profesores, cocineros, médicos, chóferes, banqueros, youtubers y hasta a la madre que nos parió. Y no nos percatamos de ello. Asumimos tanto el rol moral de cada uno, y de nosotros mismos, que lo que se convierte en excepción es cuando alguno de estos no responde a la confianza que volcamos en ellos. Un profesor que no enseña o maltrata a los alumnos, un cocinero que engaña a sus comensales o los envenena, un médico negligente, etc… es el ejercicio de la responsabilidad la obligación moral de todo el que recibe la confianza de los demás, pues la responsabilidad no es más que hacer lo que los demás esperan que hagamos dentro de un sistema moral común. Visto lo visto, permíteme que me dirija a todos los que se denominan desconfiados. ¿Cómo esperáis sobrevivir en un mundo donde nadie asume sus responsabilidades? Yo os lo digo: es imposible. Así que confiad; lejos de un ejercicio cándido y desinteresado, es la única manera que hemos descubierto para no sólo seguir perpetuándonos, sino también para medrar y avanzar.

Es el ejercicio de la responsabilidad la obligación moral de todo el que recibe la confianza de los demás

¿Qué disposición de ánimo se requiere para “sobrevivir en este mundo hostil”?

Históricamente esto ha sido más una cuestión más biológica, por instintiva, que filosófica. Hasta sabiéndonos enfermos de muerte, y créeme que sé de lo que hablo, queremos seguir vivos y plantar cara al mundo desde la adversidad, y con más razón si tenemos un motivo que consideremos valioso. No, el motivo no precisa ser trascendental, ya que hasta un simple hilo de esperanza, que nos haga creer que podemos salir del mal paso, nos sirve para seguir luchando por sobrevivir. Lo que me resulta descorazonador es leer en la prensa que el suicidio es la principal causa de muerte en España entre los quince y los veintinueve años, cuando la fuerza de la naturaleza debería bastar para que esto no tuviera sentido alguno, porque tenemos más motivos no sólo para sobrevivir en este mundo hostil, sino para querer conquistar las estrellas y ponerles nuestros nombres. Y el suicidio me preocupa profundamente. Así que te devuelvo la pregunta, ¿qué disposición de ánimo tienen aquellos para no querer sobrevivir a este mundo hostil? ¿Qué está pasando? ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Qué no terminamos de entender para darle la vuelta a esa maldita cifra?

Resulta descorazonador es leer en la prensa que el suicidio es la principal causa de muerte en España entre los quince y los veintinueve años de edad

El mundo, ¿siempre ha sido hostil, o en nuestra época esta hostilidad se acentúa?

Nunca, por lo menos en España, hemos vivido una situación más propicia para vivir bien, para la buena vida, que es otra forma más clásica y a la par poética para definir qué es y para qué sirve la ética. En contra de la desinformada e impulsiva opinión popular, nunca hemos vivido más seguros, nunca hemos gozado de tantos y tan económicos adelantos tecnológicos, nunca la sanidad ha sido tan optimista en el tratamiento de enfermedades que hace pocos lustros eran mortales de necesidad. No me cabe duda de que hemos perdido valor adquisitivo con respecto a hace 30 años, pero donde el futuro no pinta halagüeño tenemos instituciones que aún dan amparo y posibilidad de vida a los cada vez más desfavorecidos de este maldito sistema neoliberal, tan lleno de claros y oscuros. Pues el mismo sistema que nos ayuda a curarnos de un cáncer nos vuelve desconfiados, individualistas, idiotas por definición. Y así nos convierte en marionetas de las emociones, de los impulsos que nos vuelven yonkies de unas endorfinas cada vez más caras de conseguir. Y nos empuja, por tanto, a un futuro incierto, donde el “nosotros” es tan escaso como los políticos inteligentes y comprometidos. Así que parece que estamos haciendo cada día más hostil este mundo a golpe de egoísmo y estupidez a partes iguales.

Parece que estamos haciendo cada día más hostil este mundo a golpe de egoísmo y estupidez a partes iguales

La ética, ¿podría resumirse en aquello que piensa Kant sobre obrar como si nuestra acción pudiera convertirse en criterio universal?

No quiero liar más a los lectores, pero el imperativo categórico kantiano, el que planteas en tu pregunta, es el pilar fundamental de lo que después llamaríamos “ética del deber”. Y lejos de ser una ética, como nos recuerda Gilles Lipovetsky, todos estos apellidos que ponemos los filósofos a las distintas “éticas” (virtud, práctica, religiosa, del deber, etc.), en realidad no son más que propuestas de distintos modelos morales. Resumiendo, como tales, y no pensando esto desde el maldito presentismo, no hay modelo moral erróneo siempre que sea aceptado por los habitantes de su tiempo. Hoy, muchas de las acciones morales que creemos que podrían convertirse en criterio universal, resultarán dentro de algunos años completamente ridículas y poco acertadas. Por tanto, debemos entender el esfuerzo kantiano por encontrar la piedra de clave de un arco moral universal, tan propio para el pensar de su época. ¿Lo necesitamos hoy? No sabría decirte, pero sí que le debemos mucho a Kant por atreverse a plantearlo, al menos.

¿Qué valores éticos, a su juicio, son irrenunciables?

Todos los valores están expuestos a una transvaloración constante, porque no hay moral que no cambie y que permanezca, tal cual, por siglos. Pero lo que sí considero irrenunciable, por atenerme a la pregunta, son aquellos aspectos que permiten la cohesión social y el poder vivir mejor en general. Así, la confianza en los demás, a fuer de parecer intenso, es un aspecto básico de nuestra animalidad y humanidad. Sin la confianza en los otros no se podría establecer ningún vínculo duradero y necesario para la socialización, de hecho, no habríamos bajado de los árboles.

¿De qué manera han cambiado los valores morales éticos en los últimos pongamos cien años?

Creo que sería más fácil acotar un poco las fechas. ¿Qué tal desde finales de la década de los ochenta a esta parte? ¿Cuánto tiempo dijiste que tenía para contestar todas las preguntas? Es obvio que la sociedad se ha vuelto, siempre generalizando y molestando a algunos, mucho más inclusiva y considerada en cuestiones de género, tendencia y autodefinición sexual. El respeto a estas diferencias se ha impuesto sobre el discurso de la tolerancia, tan de moda hace algunas décadas. Pero en esta carrera por la diferenciación y la búsqueda de la etiqueta adecuada, también hemos perdido todo sentido de pertenencia agudizando la atomización social. Donde antes había una clase trabajadora, una clase media y unos pocos ricos, hoy todos somos clase media, pero tan absurdamente segmentada que finalmente nadie se considera igual al vecino y no deja de intentar reivindicar el estatus que cree debe ostentar. En nuestra deformada autopercepción hay quienes se creen ricos cuando lo único que tienen es deudas y unas ínfulas de superioridad a prueba de bomba. ¿Nos extrañan los avances de las derechas en un mundo donde todos se creen clase media? Las políticas conservadoras siempre favorecerán a las clases medias… ¡pero a las de verdad! Y en este juego de la transvaloración, en las últimas décadas nos hemos creído también que el derecho a opinar, por ejemplo, está por encima de la opinión vertida. Que podemos hablar de cualquier cosa desde la más profunda ignorancia y sin pudor, porque simplemente me place hacerlo, no porque deba o esté legitimado. A mayor ignorancia de lo que se opina, mayor atrevimiento y temeridad, porque simplemente el sujeto carece de las herramientas que lo mesuren, y del talante necesario para no salirse fuera del tiesto. Claro, estos derrapes de la sinrazón son de ida y vuelta, así que también en esta carrera por la dignidad mal entendida de las identidades no hay opinión que no ofenda y no hay piel que no se hiera con el aleteo de una mosca. Y mientras el patólogo despotrica e igual que escupe sandeces sin reservas, defiende su derecho a no ser ofendido por dar su opinión sincera. Antes decíamos que sólo ofendía el que podía… claramente esto ha quedado desfasado.

¿Cómo entender que hayamos renunciado sin el menor recelo a un valor como la privacidad (permitimos que todo tipo de aplicaciones acumulen nuestros datos personales, los rastreen…)?

No, no hemos renunciado a la privacidad, hemos renunciado a cuestionarnos muchas cosas, cómo qué saca de mí una red social que aparentemente es gratis y me hace pasar tan buenos ratos. Si la gente se molestara en averiguar esto, o qué implica estar geolocalizado en todo momento, tener las cuentas de banco en el teléfono, consumir información desde las redes, aceptar todas las cookies ciegamente, los contratos de servicios de las aplicaciones móviles… ¡¿Ya parezco un conspiranoico más?! En fin, hemos aceptado sin mucho desagrado suspender cualquier ejercicio de la razón en nuestra relación con las tecnologías, porque es más cómodo, porque no tenemos tiempo, por la razón que quieras esgrimir. El problema es que enseñamos con nuestro mal ejemplo cómo deben actuar nuestros hijos. Espero de todo corazón que algún día nos lo reclamen, estaría muy bien.

Hemos aceptado sin mucho desagrado suspender cualquier ejercicio de la razón en nuestra relación con las tecnologías, porque es más cómodo

¿Qué nos cuesta más, actuar, tomar decisiones o asumir las consecuencias de nuestros actos?

Sin duda, nos cuesta más decidir. Decidir y elegir son dos palabras íntimamente ligadas al mundo de la moral y la ética; de hecho, son la clave de bóveda que une a ambas. No estamos hablando de decidir sobre la marcha, no es elegir entre pollo o pasta en un avión. Decidir requiere conocer y conocernos, saber y ponderar, adelantarnos a las consecuencias dentro de nuestras posibilidades intelectivas. La decisión de la que hablamos parte del carácter impelido por la razón, por el pensamiento crítico. Tomada ya la decisión, la acción y la asunción de responsabilidades sobre las posibles consecuencias van todas a una. Pero, ¿y si nos falta lo principal? ¿Y si no hay juicio crítico? ¿Y si todo es una cuestión de carácter puro, sin más, un impulso casi animal? Pues, efectivamente, solemos dejarnos llevar por lo primero que se nos presente que sea capaz de movernos las vísceras. Votar a un partido populista, comprar por el placer de hacerlo, actuar como si fuéramos el último reducto de sensatez del universo, o comprar libros de autoayuda… la lista podría ser interminable.

¿Cuándo conviene, si es que conviene hacer en algún caso, dejarse llevar por la fuerza de la costumbre?

A mí me encantan las costumbres que involucren a mi familia, a mis amigos, a mis vecinos y a cualquiera que desee pasarlo bien juntos de manera cabal y sin tener que pedir dinero prestado, por ejemplo. Lo contrario no lo comparto por principio. Pero cada cual es libre de hacer de su capa un sayo. Las costumbres generan una pauta, un orden en nuestra temporalidad que agradecemos, que nos da cierta paz, cierto gusto íntimo. Los bailes de fin de curso de los niños en el colegio, las visitas los fines de semana a los abuelos, las reuniones de amigos para echar un café, una carne asada o ir a ver un concierto. Esta ritualidad es muy positiva, como insiste el filósofo José Carlos Ruiz. Vivir en la constante innovación, en la no repetición que necesita toda costumbre, puede llegar a ser un muy buen motivo de estrés y de desinterés ante esa imposición ficticia del no tener que repetir. Pocas cosas me agradan más que ir siempre al mismo comercio y que quien atiende me diga: ¿lo de siempre?

¿Todo lo que merece la pena en la vida requiere esfuerzo?

No creo que todo, quizá algunas cosas que merezcan la pena solo requieren tiempo y dedicación, pero no tiene porqué entenderse como un esfuerzo. Quien disfruta con la lectura fantástica no creo que considere un esfuerzo leerse la obra de Tolkien. Para mí, un esfuerzo sería tragarme un concierto de Bad Bunny, no me cabe duda, pero no uno del grupo de metal Gojira, que a lo mejor haría desesperar igualmente a un fan reguetonero. Eso sí, hay cosas que merecen la pena en la vida y que, por supuesto, requieren esfuerzo, como la formación, medrar en el ámbito laboral, las relaciones amorosas o la amistad. Pero siempre es mayor el beneficio que el esfuerzo realizado cuando llegas a buen puerto, y eso depende en mayor medida de nuestra tenacidad, honestidad y sacrificio que de la suerte, aunque esta última no debe despreciarse nunca.

El neoliberalismo, que no es más que la última actualización del capitalismo, no fomenta la cohesión social

Uno de sus ejes consiste en que la capacidad de resolver los problemas más acuciantes depende de la ética moral. Sin embargo, el sistema en el que vivimos, el capitalismo, no parece favorecer mucho este mecanismo.

El neoliberalismo, que no es más que la última actualización del capitalismo, no fomenta la cohesión social. Y toda sociedad precisa de la construcción moral para regularse y definirse. En un mundo como en el que vivimos, de individuos, y no de ciudadanos en su sentido más clásico, la moral parece más un estorbo para los logros personales que una red de protección común. De hecho, no hay individualista que se precie, que no anteponga la defensa de sus libertades personales a la asunción de los deberes sociales que la moral promueve. Pero estos adalides de la idiotes griega, que definía de esta forma tan simpática a quienes sólo se preocupaban de sus asuntos y no observaban ni participaban de lo público, necesitan que los demás, los otros, sí actúen como se espera que lo hagan para poder así medrar a su costa. El individualista es, por tanto, un oportunista creado por un sistema que le conviene dividirnos, atomizarnos y no permitir la molecularización del tejido, no sea que haga algo distinto a lo que necesita para perpetuarse: mantenernos aislados fomentando la no decisión, la acrítica como normatividad, la emoción como motor, y el consumo como única acción posible ante cualquier situación. No, este modelo económico y social parece que, a efectos morales, no nos ayuda mucho, pero es el que tenemos para bien y mal, y parece que no hemos sido capaces de inventar algo mejor… no lo sé. Hace cincuenta años, el Club de Roma anunció el declive del modelo económico y social precisamente en esta segunda década del nuevo milenio. Quizá se quedaron un poco cortos, no lo sé, pero los vientos de cambio siempre me parecen emocionantes.

Ética de la comunicación es la especialidad del filósofo y profesor David Pastor Vico (1976), belga por accidente y sevillano de raíz, capaz de reunir a catorce mil personas en el estadio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde daba clases hasta que un cáncer agresivo lo obligó a regresar a...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí