1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Señoras de la guerra

Von der Leyen y otras mujeres que odian a Palestina

Un feminismo que abogue por una paz justa requiere entender que las guerras las hacen el capital, el colonialismo y el patriarcado que las sostiene, pero también la censura, el privilegio y la indiferencia

Irene Zugasti 28/10/2023

<p><em>Ursula Von der Leyen y Golda Meir. </em>/ <strong>Grañena</strong></p>

Ursula Von der Leyen y Golda Meir. / Grañena

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Estos días volvemos a leer aquello tan simplón y esencialista de que los hombres hacen la guerra y las mujeres, la paz. Fue uno de los greatest hits de la propaganda de guerra en Ucrania –ellas, tan víctimas; ellos, tan crueles– y en la nueva cruzada israelí la invocación de la libertad femenina reaparece para deshumanizar al pueblo palestino, narrado como un hatajo de salvajes embrutecidos y radicales que desprecian a las mujeres. De ellas, de las palestinas, de nuevo silencio: nada. Como si no fueran una de las resistencias anticoloniales más hermosas y potentes del planeta. Ese mujerismo blanco, privilegiado y colonial que descansa sobre sus techos de cristal y sus listas de Forbes vuelve a ser llamado a filas para justificar el genocidio israelí, y si Hillary Clinton y Cherie Blair lideraron la gira por los valores occidentales para justificar la guerra de Irak, hoy es Von der Leyen quien toma la iniciativa ella solita, eso sí, sin ser la accesoria primera dama de nadie. Desde luego, liderar, ha liderado, y empoderarse, se ha empoderado. Si empoderarse es, como dicen las ricas, hacer lo que te sale del mismísimo, porque puedes y porque no tienes ningún temor a las consecuencias.

Ursula von der Leyen se ha revelado estos días como una ferviente sionista para el gran público europeo

Ursula von der Leyen se ha revelado estos días como una ferviente sionista para el gran público europeo. Lo ha hecho gracias al apoyo sin fisuras que ha brindado a Israel en su genocidio sobre Gaza, que rozaba lo fanático; se gastó unos miles de euros en proyectar la estrella de David sobre el edificio de la Comisión, y viendo su cuenta de X (antes Twitter) era difícil distinguirla de las cuentas oficiales del sector más reaccionario de Tel Aviv. También gracias a su despotismo para con las vidas palestinas y a su cínico desdén hacia la reacción social levantada en toda Europa, que han dejado claro –para sorpresa de casi nadie– que la democracia en Bruselas es como el Manneken Pis, la estatuita aquella del niño belga que tanto gusta a sus turistas: algo sobre lo que es sencillo mearse encima.

Pero quien haya seguido los pasos de Von der Leyen sabrá que lo suyo con el sionismo, el colonialismo y el supremacismo con formas de recatada institutriz viene de lejos. Con motivo del 75 aniversario de la creación del Estado de Israel, en abril de 2023, la presidenta de la Comisión felicitaba a la “vibrante democracia florecida en el desierto” tirando de todos y cada uno de los mitos del sionismo fundacional, incluído aquello de “la tierra prometida”, tan acorde al Derecho Internacional. Y es que, en la UE, Ursula von der Leyen no es una excepción, ni mucho menos. De hecho, podría decirse que es un producto demasiado perfeccionado de las élites del proyecto comunitario y que si su pulsión prosionista la ha delatado, no será de puertas para adentro ni entre los lobbistas que pululan por sus pasillos. La perfección ursulina como fruto del sueño de Schumann se refleja en su historia de vida, que las biografías no sirven solo para el ¡Hola! –nacida en Bélgica y criada en Alemania, estudió Medicina y se casó con un acaudalado aristócrata industrial de Renania, del que toma su apellido–. Una anécdota, por cierto: en 1828, los trabajadores de la fábrica de los Leyen, propiedad de los antepasados de la familia política de la presidenta de la Comisión, se rebelaron contra sus empleadores en lo que Karl Marx describió como el “primer levantamiento obrero en la historia alemana”. Ahí queda.

Von der Leyen se curtió en las carteras de la CDU durante los gobiernos de Merkel –empezó en Asuntos Familiares, temas de viejos, mujeres y tal, pero terminó en Defensa, que le tiraría bastante más– y finalmente se postuló en 2019 como la mujer que relevaría a Juncker al frente de la Comisión. De su paso por el Ministerio de Defensa alemán se recuerda, sobre todo, su impulso de las políticas de conciliación, permisos y guarderías para el ejército federal; eso, y que armó hasta los dientes a los peshmerga en Irak. En su candidatura a presidir la Comisión fue apoyada por Macron, que con su je ne sais quoi acaba metido en todos los perejiles. Se la presentó como una mujer solvente, seria, legado Merkel nada menos, alguien para llevar la batuta de una Europa de Derechos y Valores, de Transformación y Resiliencia, remando en favor de la igualdad y rompiendo también los techos de cristal, qué duda cabe. A un año de las próximas elecciones europeas, se desconoce si repetirá mandato, aunque deja ya un legado que marcará para siempre a la Unión. Dijo en su día que a la UE le faltaba “un ideal, un alma, y voluntad política” y en su siniestra dupla con Borrell le ha dotado de las tres cosas… para convertirla en un aparato de guerra.

Golda Meir ha sido resignficada en su país como un icono feminista, algo de lo que renegó siempre que pudo

Von der Leyen es, en realidad, lo que la Unión Europea siempre quiso para sí, aunque haya hecho falta una buena dosis de política exterior para darse cuenta. Su sueño para Europa, no lo dudo, debe parecerse mucho a esas películas alemanas que Televisión Española pone en las sobremesas del fin de semana –y no por casualidad–, en las que sale gente rubia en paisajes bávaros, mediterráneos o en vibrantes capitales europeas, donde nadie tiene la piel oscura salvo algún secundario inevitable –una exótica frutera, un taxista, un andaluz, quizás– y los problemas se resuelven con una cena amable, en un atardecer de terraza y copa de vino. No se les ve pelear, ni follar, ni quejarse, ni son pobres, ni tampoco demasiado ricos: una suerte de eurofascismo de bajo presupuesto y serie B. Tienen trabajos en oficinas brillantes y toman café para llevar, y a veces viajan a Barcelona, o a Canarias, o incluso a Chipre, y se encantan con su colorido mestizaje. Sus vidas transcurren como deberían transcurrir las vidas de la Europa de las postales, tan cínica y de color pastel como las rebequitas que calza Von der Leyen. Lástima que el mundo de verdad tenga pateras, y muertos de hambre, y gente protestona que reclama sus derechos humanos básicos y todas esas cosas que pretenden arruinarles la película.

A Von der Leyen le encanta citar, siempre que puede, a Golda Meir. En 2022, cuando fue nombrada Doctora Honoris Causa por la Universidad de Ben Gurion, Von der Leyen afirmó que fue Meir quien la inspiró cuando era niña, a ella y a tantas mujeres en el mundo que aspiraban a ser líderes. Meir se convirtió en primera ministra israelí en 1969, cuando Von der Leyen apenas contaba con diez años. No llegaba a los trece cuando “la dama de hierro de Oriente Próximo” lanzó su operación antiterrorista “Cólera de Dios”, de la que Von der Leyen debió tomar buena nota en materia de legitimación de métodos de venganza extrajudicial israelíes. También sería inspiradora, supongo, su buena gestión en materia de presupuesto de guerra, ya que fue Meir –la laborista Meir, la piadosa Meir, la caída en desgracia Meir– la que llevó a un nuevo nivel el apoyo militar norteamericano al ejército israelí, Kissinger mediante. Ha sido resignficada en su país como un icono feminista, algo de lo que renegó siempre que pudo: ella se enorgullecía de ser “la única mujer en la mesa” –una pick me girl en la corte de Ben Gurion.

Pero Mair puede funcionar en los nostálgicos y Von der Leyen en los wannabes de eurócratas de moqueta, así que Israel exporta desde hace años otras señoras de la guerra contemporáneas para extender su propaganda, figuras que demuestran que aquello de las mujeres de paz y los hombres de guerra nunca fue verdad, pero menos aún en la era de la guerra TIkTokizada. Hablar desde ese binarismo solo funciona en los discursos facilones, y pueden llevarnos a argumentos peligrosos: no solo por el vaciamiento del significante “paz” como un mecanismo de desactivación política del feminismo anticapitalista en las cuestiones internacionales, sino porque, al rebatirlo, es importante señalar qué mujeres y por qué hacen la guerra. Necesitamos compartir una mirada feminista del conflicto armado que se coloque lejos del fetiche y de la instrumentalización de nuestros cuerpos, pero también de su uso para desarticular respuestas y resistencias. Y ello implica señalar, señalar y señalar las correlaciones de poder, opresión, dominio, y las distintas motivaciones para estar, inevitablemente –porque siempre estamos, aunque no nos narren– en un conflicto armado. No es lo mismo el fusil de Leila Khaled que los vídeos de las bellísimas y jovencísimas soldados de las IDF que bailan en TikTok.

La campaña que llevan más de una década impulsando las Fuerzas Armadas Israelíes para presentar a las mujeres militarizadas como un ejemplo de empoderamiento, valor y modernidad es la mejor prueba de ello. De hecho, el “sionismo Wonder Woman” que sexualiza a las soldados ha tenido en Gal Gadot (protagonista de la saga con la que DC y Warner inauguraron el tiempo de las superhéroes femeninas) a una efectivísima señora de la guerra. La taquillera película –un alegato por la paz, el amor y contra la esclavitud– hizo brillar a Gadot, que sacó pecho de su pasado como preparadora física del ejército israelí. Recientemente, La Vanguardia ha hecho lo propio por aquí con un artículo que celebraba al “ejército israelí más feminista” y LGTBIQ-friendly, en el mismo día que se contabilizan más de siete mil víctimas civiles en Gaza. Y mientras que estas “feministas” blancas y poderosas –la brava Gadot, la diversa y disruptiva Netta en Eurovisión, la divertidísima Mayim Bialik (sí, Blossom)– despliegan el poder suave israelí, se deshumaniza en la misma medida a Palestina, narrándola como una tierra donde ya no merece la pena ni quedarse. El cinismo implícito en el mensaje de “salvar a Gaza de Hamás” –como pide a menudo Wonder Woman en sus redes– hurta a las mujeres palestinas su agencia y su importancia. Son ellas, estas feministas del privilegio, de moqueta azul o de alfombra roja, quienes amordazan la voz de las palestinas en mucha mayor medida que cualquier otra fuerza, nativa u ocupante.

Aquí en nuestro país no estamos tampoco exentas de vivir el cinismo-mujerismo en tiempos de guerra. No asombra tanto ya en la derecha, con su clásico “¿donde estábais las feministas cuando…?” como en ciertas voces autorizadas, que han dicho de sí mismas ser las guardianas de la radicalidad feminista, del pensamiento materialista y de los valores ilustrados pero que, a la hora de hablar de Palestina, han resultado abogar por las peores formas de racismo y de todas las fobias que puedan encarnarse. Supongo que es el problema de encontrarse una demasiado aburrida y con demasiado dinero.

Un feminismo pacifista que abogue por una paz justa requiere entender que las guerras las hace el capital, el colonialismo y el patriarcado que las sostiene, pero también lo hacen la censura, el privilegio y la indiferencia. Pero defender eso es mucho más incómodo que defender la paz de los villancicos y te mete en muchos más líos que el juego banal de las condenas y las lamentaciones que recorren X (antes Twitter). Pero, ¿acaso no vinimos a incomodar? El feminismo por la paz tiene –tenemos– que dar todavía mucha, mucha guerra.

Estos días volvemos a leer aquello tan simplón y esencialista de que los hombres hacen la guerra y las mujeres, la paz. Fue uno de los greatest hits de la propaganda de guerra en Ucrania –ellas, tan víctimas; ellos, tan crueles– y en la nueva cruzada israelí la invocación de la libertad femenina...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Irene Zugasti

Iba para corresponsal de guerra pero acabé en las políticas de género, que también son una buena trinchera. Politóloga, periodista y conspiradora, en general

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. pipe49

    Pasa por ser un argumento de autoridad que el apoyo de Alemania a Israel es una consecuencia de su mala conciencia por el Holocausto y una forma de expiación de sus pecados nazis. Pero yo creo que la explicación es más simple: los supremacistas nazifascistas se reconocen de inmediato, independientemente de sus etiquetas de conveniencia.

    Hace 7 meses 23 días

  2. juan-ab

    “El ataque llegó a través de un micrófono, en forma de acusación y se le clavó directo en las fibras de la resistencia. “¿No crees que todo estaría bien si simplemente dejáis de enseñar a vuestros hijos a odiar?, preguntó el periodista. “Nosotros enseñamos vida, señor”, respondió Rafeef, eligiendo contestar pronunciando bien las palabras, dibujando en la boca su mejor sonrisa y sosteniendo, como un prendedor afilado en su pecho, la más autóctona de las costumbres palestinas: la del duro ejercicio de vivir resistiendo. Rafeef Ziadah, poeta, periodista y activista por los derechos humanos, libanesa de ascendencia palestina como la mayoría de las infancias en Palestina, nació en un campo de refugiados. De familia de refugiados palestinos en el Líbano, es la tercera generación que sobrevive al apartheid que Israel lleva en su tierra desde la “limpieza étnica” de la Nakba (catástrofe en árabe) en 1948. Tuvo la suerte de poder migrar, y vivió la mayor parte de su infancia como una golondrina, deportada entre países que, por su origen, se negaban a darle la ciudadanía. (...) Ya cuentan siete las generaciones que han nacido en campamentos de refugiados. Este 2023, la ONG Save the Children ha denunciado que es el año con más niños muertos a manos de la ocupación israelí en Cisjordania. Yusef, un niño entrevistado el año pasado por la organización, figura entre los muertos. En 2022 Yusef contaba que su sueño era “mirar cualquier cosa de camino a la escuela, como pájaros y plantas. Quiero ver las cosas que siempre imagino. No quiero oler gas o ver a soldados por todas partes. No quiero tener miedo de salir a la calle. No quiero que mi madre tenga miedo a que pueda resultar herido o que pasee por las calles buscándome por temor a que los soldados israelíes me hayan herido”, dijo. “Siempre estoy enferma, no sé, no puedo hacer nada, ya ves todo esto, empieza diciendo mientras señala los restos de un edificio bombardeado. “¿Qué esperas que haga? ¿Arreglarlo? Sólo tengo 10 años”. Nadine muestra su impotencia al mundo frente a la injusticia que invade su tierra y explica que le gustaría ayudar: “Ya no puedo lidiar con esto. Sólo quiero ser médico o cualquier cosa para ayudar a mi gente, pero no puedo. Sólo soy una niña. Ni siquiera sé qué hacer. Me asusto, pero no tanto. Haría cualquier cosa por mi gente, pero no sé qué hacer. Sólo tengo 10 años. Cuando veo todo esto, literalmente lloro todos los días. Me digo a mí misma: ¿por qué nos merecemos esto? ¿qué hemos hecho para que esto ocurra?”. // (Testimonios extraídos del artículo “La infancia en Palestina: resistencia e identidad”, en: https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2023/10/18/la-ninez-en-palestina-resistencia-e-identidad/ . Muy recomendable también el documental “Nacidos en Gaza” (Henán Zin, 2014).

    Hace 7 meses 27 días

  3. federico-garcia-menendez

    18:25 La vanguardia ha suprimido del titular de portada del conflicto Israelopalestino la referencia a la petición de la Asamblea General de UN, para el Alto el fuego por la crisis humanitaria. Le monde había recogido la resolución en el titular de portada de hoy a la 1:00, sin embargo ha seguido la consigna. Algún día sabremos porqué los grandes medios desinforman y de quién le vienen las presiones. Mi casi certeza es que el lobby sionista es el que está detrás y sus tentáculos en el pentagono. Son cómplices del genocidio

    Hace 7 meses 27 días

  4. federico-garcia-menendez

    15:33 sábado28, diario de la progresía mediática el país, sigue sin informar que la AsambleaGeneral de UN aprobó ayer sobre las23:00, una resolución que exige un Alto el Fuego como pausa humanitaria.

    Hace 7 meses 28 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí