1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EXTREMA DERECHA

La casta que Milei no quiere reconocer

El aspirante a la presidencia argentina se apoya en políticos negacionistas de la dictadura, ‘think tanks’ globales, economistas cercanos a los ‘Chicago Boys’ y BlackRock, mientras coquetea con grupos ultrareligiosos

Paula Sabatés Buenos Aires , 1/10/2023

<p>Javier Milei. / <strong>Luis Grañena</strong></p>

Javier Milei. / Luis Grañena

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Un outsider. Esa fue una de las conquistas más grandes del ultra Javier Milei, el candidato más votado en las elecciones primarias de agosto en la Argentina: haberle hecho creer a mucha gente que no forma parte de la “casta”, que no tiene nada que ver con la política y el poder. Pero es falso. Con mayor o menor grado de evidencia, existe toda una red de apoyos –económicos e ideológicos– que conforman el mapa de relaciones de La Libertad Avanza (LLA). Grupos de think tanks, de fundaciones liberales y de sectores históricamente conservadores que buscan lo que ya lograron en otros países del mundo: dar el gran giro liberal conservador.

Si de marcos de referencia se trata, hay uno más que explícito en la campaña y propuesta de Milei: la influencia de los Chicago Boys. De aquel grupo de economistas latinoamericanos ultraliberales que conformaron las canteras de asesores de Augusto Pinochet en Chile y del ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz en la última dictadura cívico-militar argentina, el candidato presidencial no toma solo ideas sino también nombres. En los últimos meses, de hecho, confirmó que si gana las elecciones formará un “Consejo de Asesores Económicos de la Presidencia”, cuyo jefe sería Carlos Rodríguez, graduado de la casa de estudios de la ciudad del norte de Estados Unidos y exviceministro de Economía en los años noventa, los años más intensos de la economía privatizadora argentina.

El candidato presidencial no toma solo ideas sino también nombres de los Chicago Boys

Como devolución de favores, Rodríguez acercó al equipo de Milei a su exjefe Roque Fernández, otro graduado de Chicago, que fue ministro de Economía (reemplazó a Domingo Cavallo) y también presidente del Banco Central durante el gobierno liberal de Carlos Menem. Banco Central que Milei hace no tanto amenazó con “dinamitar”. Así hizo el anuncio Rodríguez vía X (antes Twitter): “Roque y yo colaboraremos con Javier Milei y LLA a defender la libertad política y económica, apertura e integración al mundo y competencia como pilares básicos de una sociedad capitalista moderna, liderada por la actividad privada”.

Completan el equipo de asesores Darío Epstein (exdirector de la Comisión Nacional de Valores durante el menemismo y partícipe del proceso de privatizaciones clave del sector siderúrgico) y Emilio Ocampo, director del Centro de Estudios de Historia Económica de la Universidad del CEMA, integrante del think tank Fundación Libertad y Progreso y responsable de la propuesta de dolarización de la plataforma política de Milei.

Fundación Libertad y Progreso. Doble click ahí. Según su página web, se trata de un espacio que impulsa la investigación aplicada para “resolver los problemas de la ciudadanía, promoviendo los valores y principios de la República Representativa Federal”. En las últimas semanas afirmaron no tener nada que ver con el armado de LLA pero, además de Ocampo, su Consejo Académico está plagado de referentes cercanos al ultraderechista, a muchos de los cuales ya confirmó incluso para su hipotético gabinete. Es el caso de Diana Mondino, potencial canciller, y Martín Krause, virtual secretario del área de Educación. También Alberto Benegas Lynch, economista liberal al que Milei trata como prócer y padre del candidato a primer diputado por la provincia de Buenos Aires.

Esa organización sin fines de lucro aparece junto con la Fundación Atlas como las que más se repiten en el universo de LLA. Auspician conferencias donde exponen candidatos libertarios, sirven de plataforma para la publicación de artículos de Milei y otros de sus referentes cercanos y organizan actividades donde se despliega toda la cosmovisión liberal. Son, en definitiva, grupos que se encargan de introducir ideas en la sociedad a través del lobby y que siembran, desde hace muchísimos años, la agenda de extremaderecha que coquetea con el poder.

Además de sus ideas y de su capacidad de mantenerse ignotas para gran parte de la población, Libertad y Progreso y Atlas comparten vínculos con otro think tank llamado Atlas Network, mucho más grande y de altísima influencia mundial. Fundado en 1981 en Estados Unidos, reconoce 447 socios en todo el mundo, de los cuales casi un centenar están en América Latina. Uno de sus cerebros es el argentino Alejandro Chafuen, que presidió esta usina liberal entre 1991 y 2018. En las últimas semanas declaró que admira el trabajo de Milei porque “fue muy hábil construyendo alianzas y un partido, teniendo en cuenta que no viene de ese mundo” y admitió que en los equipos que está armando el candidato hay mucha gente que ha sido parte de su familia.

El financiamiento de Atlas Network proviene de grandes empresas interesadas en maximizar sus ganancias mediante la reducción impositiva. Entre sus más importantes apoyos figuran el multimillonario ultraconservador Charles Koch, decimocuarta persona más rica del mundo, según Bloomberg, y propietario de un imperio petrolero heredado de su padre, y Sheldon Adelson, el máximo financiador de la campaña electoral de Donald Trump.

Charles Koch, durante una conferencia de Fortune Brainstorm TECH en Colorado (EEUU) en 2016.  / Stuart Isett

Según el profesor Horacio Rovelli, titular a cargo de la asignatura Política Económica de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, “el liberalismo salvaje o anárquico de Atlas Network se basa en desvalorizar al Estado porque son conscientes de que es el único actor institucional que puede poner coto a la depredación económica y ambiental que promueven”. En diálogo con CTXT, el economista sostiene que “esa es también la razón por la que desprecian la solidaridad y el altruismo. Consagran al egoísmo como un valor positivo y el sometimiento de los más débiles y humildes como la consecuencia de un orden natural darwiniano ineludible”.

El financiamiento de Atlas Network proviene de grandes empresas interesadas en maximizar sus ganancias mediante la reducción impositiva

Para Rovelli, sin embargo, si bien es cierto que estas fundaciones apoyan y potencian a Milei, no son sus principales aportantes ni forman parte destacada de su mesa de recaudación. Ese lugar está reservado para otro gigante: BlackRock, el fondo de inversión con presencia en casi 30 países que vende productos financieros y se dedica a invertir en empresas. El mismo que declara administrar activos por 10 billones de dólares, 20,5 veces más que el Producto Interno Bruto de la Argentina, y que además es el principal acreedor privado con títulos de deuda en el país, por más de 2.000 millones de dólares.

Dentro del universo de Chicago Boys en el esquema de Milei, los hombres de BlackRock son el mencionado Epstein y Juan Napoli, presidente del privado Banco de Valores y candidato a senador por la provincia de Buenos Aires de LLA. Representantes sobresalientes del sector financiero y los fondos de inversión que, junto al resto, se pasean por los medios de comunicación recomendando más o menos las mismas recetas que suelen proponer para los países “en desarrollo”, como sucedió con la dolarización en Ecuador. Referentes que cualquiera reconocería como la “casta económica”, salvo Milei.

En campaña, Milei cuidó sus declaraciones sobre la dictadura, sin embargo en 2022 afirmó que “el número de 30.000 (desaparecidos) es mentira”

***

Todo está conectado. Alejandro Chafuen, ideólogo y expresidente de Atlas Network, dijo en una entrevista que la última dictadura argentina (1976-1983) fue “el momento en el que el comunismo quiso tomar el poder”. Aquello, sumado a la incorporación de los mencionados economistas que participaron de la gestión de Martínez de Hoz y al vínculo de LLA con empresarios que se aprovecharon de la debilidad financiera durante ese período, configura un polémico mapa de relaciones del esquema libertario con los protagonistas del período más oscuro de la historia argentina. Tanto que, la periodista especializada en derechos humanos, Ailín Bullentini contó que, después de la victoria en las elecciones primarias, en una unidad penal donde cumplen condena represores “hubo abrazos, gritos de libertad y amenazas contra el kirchnerismo”.

Alejandro Chafuen participa en el diálogo ‘Un año de Trump en la Casa Blanca’, en enero de 2018. / Casa de América

Como ya publicó CTXT, la máxima expresión de reivindicación a la dictadura dentro de LLA está encarnada en Victoria Villarruel, abogada, diputada nacional y candidata a vicepresidenta por la fuerza de Milei. Es también presidenta del Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas (Celtyv), entidad surgida en 2006 como reacción a la reapertura de los juicios por crímenes de lesa humanidad. Hace unas semanas organizó en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires un “homenaje a las víctimas del terrorismo”, eufemismo para intentar equiparar la acción de los responsables de la última dictadura cívico militar con el de los militantes de los años setenta como si fuera lo mismo.

Hija de una familia militar, la insistencia de Villarruel en torno a esta narrativa de “guerra” no es nueva y viene de mucho antes que su acompañamiento al candidato de LLA. Pero ahora, con su candidatura vicepresidencial, el reconocimiento que propone excede lo personal y se vuelve una propuesta con resonancia social. De hecho, si bien el propio Milei en campaña se cuida más en sus declaraciones sobre la dictadura, en una entrevista en 2022 afirmó que “el número de 30.000 (detenidos-desaparecidos) es una mentira” y, como si hubiera dudas respecto a si deposita en su candidata a vice la línea en la materia, ya confirmó que ella tendrá a cargo, en un eventual gobierno suyo, las áreas de Justicia, Derechos Humanos y Seguridad.

“Lo que están buscando ahora los movimientos de derechas, negacionistas, es revivir la teoría de los dos demonios, algo que socialmente ya habíamos superado y ahora quieren volver a instalar”, explica Analía Kalinec en referencia a la operación ideológica que pone en pie de igualdad los asesinatos del Estado con las acciones de la sociedad civil. Ella, como Villarruel, también es hija de un militar, el represor Eduardo Kalinec, pero a contramano de la candidata fundó una organización que se despega de las acciones de sus familiares genocidas para reivindicar las políticas de Memoria, Verdad y Justicia.

Las posturas personales de Milei respecto al terrorismo de Estado son erráticas y contradictorias

El relación a Milei, sus posturas personales respecto al terrorismo de Estado son, por lo pronto, érraticas y cotradictorias. Por un lado niega indultos a los genocidas presos en caso de llegar al poder y sostiene que “quienes cometieron delitos de lesa humanidad tienen que cumplir la pena”. Por otro, se rodea de personajes vinculados con la dictadura, más allá de Villarruel. En las elecciones de la provincia de Tucumán, llevó como candidato a gobernador por el espacio libertario a Ricardo Bussi, hijo del genocida Antonio Domingo Bussi (a quien también confesó haber asesorado durante su labor legislativa). También coquetea con la teoría de los dos demonios: “Lo que hizo el terrorismo es gravísimo. Los abusos cometidos por el Estado son peores, pero de ahí a decir que eran jóvenes idealistas y que era buena gente hay un abismo”, expresó el libertario en una oportunidad.

El político argentino Ricardo Bussi en una entrevista televisiva del 21 de mayo de 2019. / Estamos con Rubén América Tucumán

Sobre un eventual manejo de Villarruel de las áreas de Justicia y Derechos Humanos, varios referentes en la materia temen que haya retrocesos en las conquistas ganadas y que se utilice el aparato institucional del Estado para dar marcha atrás. Sostiene Kalinec: “El riesgo de que ocupe un cargo de estas características es altísimo, porque ella viene pregonando directamente una lógica de pensamiento obediente del genocida, de la lógica conservadora y de la ultraderecha. Sería volver a tener una bajada política orientada a la represión y a que está bien torturar cuando quien está del otro lado es el enemigo”.

Milei llevó como candidatos directamente a pastores evangélicos, lo mismo en las listas para ocupar cargos en el Congreso

***

Otro tema relevante es la búsqueda de La Libertad Avanza por construir un vínculo con grupos religiosos, a menudo señalados –sobre todo las iglesias pentecostales– por su afinidad con la ultraderecha de la región. Si bien la relación entre ese sector y su espacio político pareciera no tener misma fuerza que la de Jair Bolsonaro en Brasil, donde la influencia de las iglesias evangélicas es de muchísima relevancia, en algunas elecciones provinciales, Milei llevó como candidatos directamente a pastores evangélicos, lo mismo en las listas para ocupar cargos en el Congreso.

Para Pablo Semán, sociólogo y antropólogo especializado en culturas populares y religión, “los políticos sueñan con el voto evangélico”. En ese sentido, el investigador identifica ciertos gestos de Milei para atraerlo. Por ejemplo, sus declaraciones en contra de la ley del aborto (dice que es un “asesinato agravado por el vínculo”) o sus ataques al papa Francisco, a quien acusó de ser el “representante del Maligno en la Tierra”. Aunque, en contrapartida, el investigador reconoce que el candidato también ha expuesto “una especie de moral libertina que no se condice con las exigencias morales que predican los evangélicos”, al margen de proponer cosas –como la venta de órganos o portación de armas– que en este grupo nunca aprobarían.

Como sea, Milei y Villarruel buscaron capturar ese voto y apoyaron y presentaron candidatos evangélicos en varias provincias. En Tierra del Fuego, por ejemplo, la pastora Andrea Almirón de Pauli fue candidata a gobernadora (perdió con el 7% de los votos), al igual que su hijo, Santiago Pauli, que se presentó como primer candidato a diputado (salió primero en la elección). En Neuquén, compitió por otra banca la evangelista Nadia Judith Márquez, que también encabezó los comicios con el 33,5% de los votos con el sello Arriba Neuquén, que iba pegado a la boleta de LLA. En Entre Ríos, Sebastián Etchevehere, candidato a gobernador del espacio libertario, recibió la bendición del presidente de la Misión Iglesia Evangélica Pentescostal. Y en Buenos Aires, distrito de mayor peso electoral, el pastor Ariel Díaz, presidente de la Federación Argentina de Pastores Evangélicos, se autoproclamó como “armador” del espacio político.

De todos modos, y más allá de estos gestos concretos, advierte Semán que “no parece que las identidades religiosas marquen tan fuertemente la dinámica electoral como se suele sospechar”. El investigador señala que “si bien puede haber un grupo de evangélicos que en un promedio mayor que el resto de los grupos se haya sentido tentado de votar a Milei, el porcentaje es insignificante” y que ese voto, como el del resto, se debió más a la decepción por la gestión económica del actual gobierno peronista que a cuestiones dogmáticas o ideológicas.

En efecto, los guiños y las candidaturas de pastores en las filas de LLA hicieron que la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina, que representa a un sector significativo de la iglesia evangélica en el país, tuviera que salir a aclarar que “ningún partido político puede representar a las iglesias evangélicas, más allá de los evangélicos que lo integren”. En un comunicado en su página web postularon: “Si bien (esos candidatos) son miembros de nuestras comunidades de fe, lo cierto es que no representan a la iglesia evangélica en su conjunto y tampoco podrían atribuirse tal representatividad”.

Pese a sus ideas liberales, Milei no retocará la financiación del Estado a las iglesias

Más allá de su vínculo o no –párrafo aparte merecerían los guiños de Milei a la colectividad judía, aunque se trate de una no muy relevante, demográficamente hablando, a fines electorales– hay algo que el ultra ya dejó claro. Y es que, pese a sus ideas liberales, no retocará la financiación del Estado a las iglesias. “El aporte a los cultos religiosos no se puede modificar. Es algo constitucional y nosotros no vamos por reformas constitucionales”, dijo en una entrevista junto a Villarruel. Parece que, al igual que sucede en lo económico y lo militar, el candidato tampoco reconoce los vestigios de la casta religiosa.

Un outsider. Esa fue una de las conquistas más grandes del ultra Javier Milei, el candidato más votado en las elecciones primarias de agosto en la Argentina: haberle hecho creer a mucha gente que no forma parte de la “casta”, que no tiene nada que ver con la política y el poder. Pero es falso. Con mayor...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Paula Sabatés

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí