1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DES FREEDMAN / PROFESOR DE COMUNICACIÓN Y ACTIVISTA

“Es momento de decir basta al abuso de poder de los medios de comunicación”

Joan Pedro-Carañana 6/10/2023

<p>El catedrático Des Freedman durante la entrevista. / <strong>ULEPICC-España</strong></p>

El catedrático Des Freedman durante la entrevista. / ULEPICC-España

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Des Freedman es catedrático en Goldsmiths, University of London y activista por la reforma democrática de los medios de comunicación en el Reino Unido. Tras su conferencia en el VIII Congreso “Comunicación y Paz” de ULEPICC-España (Unión Latina de Economía Política de la Información, la Comunicación y la Cultura) en la Universidad Complutense de Madrid, conversamos sobre el estado del sistema de medios y las posibilidades de avanzar hacia una democracia mediática. 

En relación con su trabajo como docente-investigador ha dedicado mucho tiempo al activismo para la democratización de los medios, especialmente en la Media Reform Coalition (MRC). ¿Podría recordar a los lectores de CTXT a qué se dedica esta coalición?   

La MRC se creó para intentar que los medios de comunicación rindieran cuentas como un grupo de presión, para que el gobierno desarrollara políticas que abordaran la concentración de la propiedad de los medios, que introdujeran resortes más eficaces para apoyar a los periodistas que realmente quieren pedir cuentas al poder mediático. 

¿Qué dificultades han encontrado?

Ha sido muy difícil porque la reforma de los medios no es un tema del que los propios medios quieran hablar. Pero no son nuestro público principal: la gente a la que nosotros hablamos son los partidos políticos, los sindicatos, la sociedad civil, a quienes decimos “tomad en serio la propiedad de los medios, la falta de transparencia, la necesidad de que se responsabilicen, la exclusión de grupos enteros de personas por motivos de clase o etnia, y empezad a organizaros”. Si eres un sindicato o un grupo que hace campaña por el medioambiente, tienes que hablar de las representaciones mediáticas, porque mucha gente se entera de lo que pasa a través de ellos. Tienes que situar a los medios y su falta de diversidad en el centro de tu campaña. Si nada cambia, me preocupan también otros movimientos.

Me ha recordado lo que decía Umberto Eco, seguramente idealizando el pasado: los medios de comunicación solían ser ventanas abiertas al mundo, pero cada vez hablan más de sí mismos; anuncian sus propios programas, comparten contertulios, se referencian entre sí, etc. Sin embargo, Eco nunca mencionó que los medios no hablan de sus propietarios e intereses, como los grupos financieros.

¡Están obsesionados unos con otros! En las cenas de gala y en Twitter, que parece que existe para que los periodistas y editores puedan hablar entre ellos. Lo que es mucho más difícil para ellos es dilucidar algunas cuestiones básicas sobre la concentración de la propiedad de los medios en los que trabajan.

El poder no quiere tocar a los medios porque saben que les morderán

¿Cómo intentan llegar a sus públicos?

Hemos ido a muchas conferencias de partidos políticos y celebramos un festival anual sobre democracia mediática que reúne a periodistas, activistas y estudiantes universitarios. Hemos redactado manifiestos, desarrollado investigaciones y elaborado informes sobre a quién pertenecen los medios de comunicación. La publicación de estos informes ha tenido cierta cobertura, pero la mayoría de las veces hay muy poco interés por parte de los medios, así que seguiremos insistiendo. 

La MRC es una referencia para ULEPICC y para muchos otros colegas aquí en España y en América Latina. Pero, por ahora, no se atisba capacidad de lanzar algo similar.

Podemos podría haber considerado la democratización de los medios como un asunto central

Hay un par de cosas que quisiera decir al respecto. En primer lugar, tomamos algunas de nuestras herramientas del movimiento de reforma mediática en EEUU. Fue realmente inspirador ver el trabajo de construcción de Free Press realizado por gente como Robert McChesney. Fui a un par de sus conferencias. Eran muy grandes y un poco desordenadas. Patti Smith fue la oradora principal en una de ellas. Fue un día fantástico, y realmente atrajeron a otros movimientos, sobre todo a comunidades diversas. Han sufrido altibajos, como muchos otros movimientos, pero hemos aprendido de ellos. 

Aquí en España teníais posibilidades. En el apogeo de los movimientos sociales, Podemos podría haber considerado la reforma y democratización de los medios de comunicación como absolutamente central para ellos. La gente rehúye el tema porque quieren que el editor de turno les diga “por favor, venid al programa”. 

Tengo que decir que Jeremy Corbyn, antiguo líder del Partido Laborista, fue una excepción a esta tendencia y, por ello, fue absolutamente vilipendiado, crucificado por los medios británicos. Pronunció nuestro discurso de apertura hace un par de años y expuso estos problemas. Era víctima del acoso de los medios y lo expuso de todas formas. En general, los actores políticos de primera línea no quieren tocar el poder de los medios de comunicación porque saben que les morderán. Bueno, quizá a veces te tienen que morder.

Parece que Podemos consideró la reforma de los medios como un tema de posible derrota en la batalla por la hegemonía, así que lo mantuvo fuera de la agenda. Sigue sin aparecer con Sumar. 

No puedes llamarte democracia si los medios están concentrados en manos de unos pocos

Eso reproduce el poder mediático a menos que empieces a decir “basta”. Es maravilloso cuando lo ves, sobre todo en televisión. Recientemente ha habido muchas huelgas en Gran Bretaña y un líder sindical, Mick Lynch, del sindicato de ferrocarriles, que tiene la costumbre de enfrentarse a los entrevistadores y decirles: “¿Por qué tengo que responder a esa pregunta? ¿Por qué no me hacen esta otra?”. Con el poder de los medios, hay que decir “espera. Alto. Tenemos que recapacitar”. No es justo que un número ínfimo de empresas gigantes detenten así el poder mediático. No puedes llamarte democracia si los medios por los que nos comunicamos están concentrados en manos de unos pocos. Es como si otras perspectivas no se consideraran dignas de entrar. No tenemos una democracia si ese es el caso.

Una de las líneas de trabajo de la MRC son las políticas públicas mediáticas y culturales. ¿Podría desarrollarlo? 

Estamos intentando conjugar los abordajes ascendente y descendente. Intentamos diseñar políticas que desarrollen estructuras mucho más plurales. Esto es un enfoque de arriba abajo. Hubo una oportunidad cuando se aprobó la ley audiovisual en Reino Unido antes de que la tumbasen. Siempre hay momentos de oportunidad y, si no se está ahí proponiendo políticas, es un desperdicio.

Por otro lado, si todo lo que haces es contribuir a la elaboración de políticas públicas, me preocupa que te conviertas en otro experto en políticas, en un empollón de las políticas. También se necesitan la disciplina y la energía de las bases para facilitar un nuevo tipo de poder mediático democrático y diverso en el que la gente corriente vea expresadas sus opiniones. Hans Magnus Enzenberger ya dijo hace cincuenta y tantos años que las audiencias deben ser los productores. Tenemos que redescubrir eso. Y, por supuesto, la tecnología debería permitirnos hacerlo.

En este sentido, Frantz Fanon es realmente importante. Escribió que la radio se convirtió en una herramienta de los oprimidos en la guerra contra los ocupantes franceses en Argelia. También era una herramienta de los opresores, que difundían propaganda. Y, cuando se dieron cuenta de que la voz de los argelinos de a pie podía movilizarse a través de la radio, los franceses intentaron inmediatamente cerrarla, pero no lo consiguieron.

Tampoco hay que fetichizar. Yo aprenderé de cualquier comunidad que me diga que las cosas se pueden hacer de otra manera. Quiero aprender de la clase trabajadora de Gran Bretaña tanto como de la fantástica historia de democratización mediática en América Latina, y de gente como Fanon teorizando sobre Argelia. Juntando todo eso se consigue tener una panorámica de la situación, porque hay una relación entre los movimientos sociales y los estratos gubernamentales y empresariales de alto nivel. Tu visión de lo que es posible proviene de lo que ha hecho la gente corriente, pero, al mismo tiempo, intentas utilizarlo para decir que las cosas también tienen que cambiar en la cima. 

Usted habla de las contradicciones del poder mediático, un enfoque dialéctico que cuestiona enfoques deterministas y mecanicistas que sólo ven los medios en términos de control social. Propone centrarse también en las posibilidades de acción, de cambio, de intervención, de democratización.

Es un enfoque optimista. Aunque no siempre me sienta optimista, hay un optimismo subyacente porque las situaciones nunca son estables. Eso lo aprendimos de Gramsci. Se puede teorizar sobre la hegemonía todo lo que se quiera, pero, por favor, no pienses en la hegemonía sólo como una herramienta mediante la cual se produce el consenso. Como revolucionario, Gramsci señaló que la hegemonía no es algo establecido. La cuestión siempre reside en cómo explotar esas contradicciones. ¿Cómo ensanchar las grietas? ¿Cómo llevar a la gente corriente a ese escenario? 

Supongo que este optimismo subyacente es extraño, porque la mayor parte del tiempo nos dedicamos a criticar a los medios dominantes. A mí me gusta Succession, producida por HBO, que no podría ser una cadena más comercial. El sistema de mercado ha producido esta serie maravillosa, pero su atractivo viene de una insatisfacción generalizada con la lógica de mercado, con las formas extremas del capitalismo. HBO, como una empresa capitalista, está aprovechando ese tipo de espíritu anticapitalista según el cual estos personajes superricos son gente horrible. 

Además, no creo que la gente sea un recipiente vacío. Lo que pasa no es simple y llanamente que la propaganda nos llene el cerebro; también nos resistimos. 

Parece que hay más creatividad, libertad y diversidad en la ficción y el entretenimiento que en la información, donde el control es mucho más férreo, especialmente con las guerras y los temas relacionados con el poder de las élites. Aun así, también ha analizado las contradicciones en el ámbito de la información y el periodismo.

Hace exactamente 20 años, cuando la guerra de Irak estaba teniendo lugar, Estados Unidos y Gran Bretaña estaban lanzando cantidades devastadoras de bombas y ocupando el territorio, y todos sabemos qué consecuencias tuvo esto. El Daily Mirror, uno de los mayores tabloides, lanzó una serie de portadas realmente polémicas, casi antiimperialistas. El editor del diario era Piers Morgan, a quien probablemente no asociarías con un antiimperialista. ¡No lo es! Pero se encontraba en una situación compleja, en la que el sentimiento antibélico de millones de personas en todo el mundo estaba creciendo. En este contexto fue posible que un periódico de gran tirada publicara en portada fotos de Tony Blair con las manos manchadas de sangre. Necesitamos redescubrir los movimientos sociales –el movimiento por la paz, el movimiento contra la guerra–, y al mismo tiempo asegurarnos de que nuestras demandas hacia los medios de comunicación estén claras.

Ha sido uno de los ponentes principales de nuestra conferencia sobre comunicación y paz. ¿Podría darnos unas pinceladas de cómo ve las relaciones entre los medios de comunicación y el binomio guerra y paz?

Aquí hemos hablado de comunicación y paz, pero la verdadera discusión es sobre los medios y la guerra, porque la guerra vende, y la paz no. ¿Quién quiere informarse sobre la paz? El modelo de negocio de los medios está mucho más orientado hacia el conflicto: basta con pensar en toda la cuestión del terrorismo posterior al 11-S, que siempre se enmarcó como un asunto de seguridad nacional y de defensa contra el terror. El miedo vende, mientras que la paz es algo difícil de vender.

La guerra vende. Lo vemos en Ucrania. Los medios apenas cuestionan el consenso para seguir armando al país

¿Qué diablos significa eso? En la era nuclear la paz debe ser el asunto número uno. Ahí deberían ir la mayoría de las energías de los medios, los académicos y los movimientos sociales, pero la lógica empresarial de los medios no favorece la paz y, además, hay demasiados gobiernos a los que les pone nerviosos que se les presente como amantes de la paz o débiles. Hay que tener en cuenta las íntimas conexiones entre los estamentos militares y los gobiernos: están tan arraigadas que estamos luchando todo el tiempo para que la paz parezca un objetivo deseable. Lo vemos con la guerra en Ucrania. No hay apenas ningún cuestionamiento a la idea de que existe un consenso tácito para seguir armando a Ucrania, sean cuales sean las consecuencias.

Hay periodistas muy valientes que han ido a cubrir guerras y han sacado a la luz comportamientos terribles. La guerra de Estados Unidos en Vietnam tuvo algunas de las portadas más nefastas, glorificando la invasión, pero también hubo coberturas realmente valientes. Es similar a la guerra de Irak: debido al creciente movimiento antibelicista y a las fisuras en el ejército, las cadenas de noticias empezaron a ponerse nerviosas y a plantearse preguntas como “¿vamos a ganar la guerra? ¿Debemos quedarnos?”. Estoy a favor de exacerbar esas tensiones todo el tiempo para asegurarnos de que las voces contra la guerra y las perspectivas a favor de la paz salgan adelante. 

La lógica empresarial de los medios no favorece la paz

En los medios hay falta de debate sobre posibles soluciones negociadas a la guerra en Ucrania. Hacen periodismo de guerra, pero ¿qué piensa del periodismo de paz?

El periodismo de paz es valioso de muchas maneras, como en su desafío de las nociones aceptadas de objetividad e imparcialidad. Ha ayudado a decir: “Un momento, ¿existe el periodismo objetivo?”. Es muy útil porque aborda las causas profundas del conflicto. Pero, al mismo tiempo, no estoy seguro de que llame la atención sobre las causas profundas del abuso de poder de los medios de comunicación. Ahí falla. Por eso me gustaría trabajar a partir del periodismo de paz, pero también ampliarlo.

-----------

Joan Pedro-Carañana es profesor en el Departamento de Periodismo y Nuevos Medios de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). 

Transcripción y traducción: Iván Navarro Flores (UCM).

Des Freedman es catedrático en Goldsmiths, University of London y activista por la reforma democrática de los medios de comunicación en el Reino Unido. Tras su conferencia en el VIII Congreso “Comunicación y Paz” de

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joan Pedro-Carañana

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan-ab

    Que Des Freedman no esté al tanto de la fuerte crítica que viene haciendo Podemos a los grandes (y no tanto) medios de comunicación en España tiene un pase. Pero que el entrevistador, Joan Pedro-Carañana, afirme: “Parece que Podemos consideró la reforma de los medios como un tema de posible derrota en la batalla por la hegemonía, así que lo mantuvo fuera de la agenda. Sigue sin aparecer con Sumar.” me ha resultado extraño, sobre todo considerando que Joan Pedro (profesor en el Departamento de Periodismo y Nuevos Medios de la Universidad Complutense) vive y trabaja en Madrid, el ojo del huracán mediático contra Podemos, partido al que casi trituran junto con algunos de sus principales líderes. A Sumar contra los medios “ni está ni se le espera”, pero solo con poner en el buscador ‘Podemos medios de comunicación’ ya encontraría Joan Pedro algunas cosas, las suficientes para darse cuenta que la citada afirmación es hablar por hablar. ¿Pero es que aún no se ha enterado Joan que existe Canal Red? ¿Es que no conoce las múltiples declaraciones y denuncias de Pablo Iglesias (entre otras voces), allí donde les dan voz, contra la concentración de medios, sus actitudes mafiosas, su manipulación informativa? Quizás es que quería decir otra cosa y se hizo un lío con los dimes y diretes...

    Hace 4 meses 17 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí