1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Apartheid

El mundo es cómplice de un paradigma roto en Gaza

La política de separación y contención ha sido fundamental para el apartheid israelí. No se puede permitir que, cuando las aguas se calmen, ésta dicte la realidad de los palestinos

Michael Schaeffer Omer-Man (+972Magazine) 30/10/2023

<p>El ejército israelí cierra el paso de Kisufim durante la retirada unilateral de Gaza en 2005. / <strong>IDF (Wikimedia Commons).</strong></p>

El ejército israelí cierra el paso de Kisufim durante la retirada unilateral de Gaza en 2005. / IDF (Wikimedia Commons).

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La política israelí de separación y contención está fracasando ante nuestros ojos. De un modo espantoso. La desastrosa idea de que la Franja de Gaza puede considerarse una realidad independiente del resto de Palestina, y de que la disuasión militar y la tecnología israelíes son suficientes para mantener la violencia a un nivel suficientemente manejable que no obligue a tomar decisiones políticas importantes, se vino abajo el 7 de octubre con las imágenes de camiones llenos de combatientes de Hamás que cruzaban la valla de separación de Gaza.

Durante la mayor parte del siglo XXI, Israel ha aplicado en Gaza políticas que creía que le darían espacio para continuar con sus regímenes de apartheid y ocupación. Manteniendo la separación, fomentando los cismas políticos y haciendo todo lo posible por cortar los lazos culturales, económicos e incluso familiares entre los palestinos de Cisjordania, Israel y Gaza, esperaba compartimentar a cada grupo demográfico y tratar por separado los retos políticos y de seguridad que cada uno de ellos planteaba. Al retirar sus tropas y colonos de Gaza, como hizo en 2005, Israel creyó que podría evitar la presión internacional para que hiciera lo mismo en Cisjordania.

Ese período ha concluido.

El Gobierno israelí ya está dando forma a la realidad geopolítica que surgirá cuando las aguas se calmen finalmente en Gaza. Incluso en esta fase inicial, el modo en que trate de alcanzar sus objetivos tangibles de esta guerra incipiente –asegurándose de que Hamás ya no pueda gobernar ni suponer una amenaza para Israel– forjará también la realidad política de las próximas décadas. Aún no sabemos cuál es ese enfoque, pero no cabe duda de que mientras el actual Gobierno israelí esté al mando, cualquiera que sea la forma que adopte estará diseñada para consolidar el apartheid y la desigualdad.

Mientras el actual Gobierno israelí esté al mando, cualquier proyecto político estará diseñado para consolidar el apartheid

Si hay alguna posibilidad de alterar esa trayectoria, la comunidad internacional tendrá que reconocer urgente y explícitamente que la anterior política israelí de separación y contención en Gaza, de la que fue cómplice, es un paradigma roto, y que no puede haber una “respuesta” a Gaza independiente del resto de la cuestión palestina en general. […].

Un mero encogimiento de hombros

Israel plantó las semillas de su política de separación y contención de Gaza en 1991, cuando dejó de permitir que los gazatíes entraran y salieran libremente del territorio. Con el cambio de siglo, Israel comenzó a cercar Gaza. Cuando, en 2005, retiró sus tropas y colonos de la franja, sus dirigentes propagaron la fantasiosa idea de que Israel se había desentendido del territorio costero. Después de que Hamás accediera al poder en 2006, Israel sitió a toda la población de Gaza, lo que provocó la devastación económica, la pobreza más absoluta y el encarcelamiento de dos millones de civiles, que imponía cada pocos años mediante campañas de bombardeos a las que se aludía alegremente como “cortar el césped” o “mantenimiento”.

Los sucesivos gobiernos israelíes convencieron al mundo de que sus políticas hacia Gaza estaban justificadas por motivos de seguridad, algo por lo que a Israel no le costará cosechar simpatías y comprensión en los próximos años. Pero los principales objetivos de la retirada, el asedio y la política de separación eran meramente políticos: garantizar la supervivencia de un régimen de apartheid. Esto nunca fue un secreto, pero, al igual que hizo con la disonancia cognitiva que permitió a Israel creer en el paradigma viciado de la separación, la comunidad internacional también optó por mirar hacia otro lado.

Un año antes de la retirada de Gaza, Dov Weissglas –jefe de gabinete del primer ministro israelí Ariel Sharon y persona de contacto con la Casa Blanca de George W. Bush– explicó que la decisión de Sharon de llevar a cabo la retirada de Gaza se basaba en la creencia de que aliviaría las futuras presiones internacionales para que se retirara de la Cisjordania ocupada. “En realidad, la retirada es formaldehido”, dijo Weissglas. “Suministra la cantidad de formaldehído necesaria para que no haya un proceso político con los palestinos”.

Los palestinos de Gaza no sólo nunca eligieron a Hamás para que gobernara, sino que tampoco se les ha ofrecido nunca una alternativa

Funcionó. Cuando Israel archivó la segunda parte del plan de retirada, “la Convergencia”, que debía eliminar la mayoría de los asentamientos israelíes en Cisjordania que no estuvieran cerca de la Línea Verde, la comunidad internacional simplemente se encogió de hombros. Cuando, en 2014, el primer ministro Benjamín Netanyahu prometió que nunca pondría fin a la ocupación de Cisjordania tras torpedear el último intento serio de negociación, el mundo no hizo nada. Cuando, a lo largo de los años, Israel intensificó la crueldad de su asedio a Gaza, el mundo siguió mirando hacia otro lado. Y cuando Israel dijo claramente que el asedio no tenía nada que ver con la seguridad, sino con un castigo colectivo, nadie se opuso.

A pesar de no haber elegido nunca al gobierno autocrático de Hamás en Gaza, Israel decidió que toda la población civil de Gaza es responsable de todos y cada uno de los cohetes que lanza. Es cierto que Hamás obtuvo una mayoría de votos en las últimas elecciones legislativas palestinas celebradas en 2006, pero apoyó a un gobierno dirigido por Al Fatah hasta que ambos libraron una sangrienta guerra civil que derivó en la expulsión de Al Fatah de Gaza un año después. Los palestinos de Gaza no sólo nunca eligieron a Hamás para que gobernara, sino que tampoco se les ha ofrecido nunca una alternativa.   

En una de las expresiones más tajantes de esa política, el presidente israelí, Isaac Herzog, insistió esta semana ante periodistas extranjeros en que toda la nación palestina es responsable del atentado de Hamás en el que murieron más de 1.400 civiles israelíes: “Podrían haberse sublevado. Podrían haber luchado contra ese régimen malvado que se apoderó de Gaza en un golpe de Estado”.

A tal efecto, Israel hizo todo lo posible por convertir Gaza en un lugar indeseable para vivir. Su política de separación de la franja, anterior a la toma del poder por parte de Hamás, pretendía crear “una brecha clara y discernible en el crecimiento económico y la gobernanza entre la Franja de Gaza y Cisjordania”, escribió Udi Dekel, exjefe de la Dirección de Planificación del ejército israelí y durante mucho tiempo director del grupo de expertos del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional de Israel (INSS, por sus siglas en inglés).

El gobierno de Fatah nunca ha sido tan impopular, mientras que Hamás no ha hecho más que fortalecerse

En un documento anterior, Dekel expuso los objetivos de Israel en términos más contundentes: “Demostrar especialmente a los residentes de Gaza el precio de su apoyo a Hamás”. Salvo con un golpe violento, no está claro cómo esperaba Israel que respondieran los palestinos a su intento de hacerles pasar hambre –de esperanza y alimentos– para que se sometieran a Israel y fueran leales a Fatah, rival de Hamás, y a su gobierno. En cualquier caso, no funcionó. El gobierno de Fatah nunca ha sido tan impopular, mientras que Hamás no ha hecho más que fortalecerse política y militarmente.

Cambiar el paradigma

No sabemos qué será lo siguiente que ocurra en esta guerra. La dinámica puede cambiar rápidamente. Los planes militares pueden cambiar, al igual que nuestra forma de entenderlos. La carta blanca que las potencias occidentales dieron a Israel tras las atrocidades cometidas por Hamás probablemente disminuirá a medida que aumente el número de civiles asesinados en Gaza, especialmente si Israel es veraz sobre su objetivo de acabar con la capacidad de Hamás de volver a amenazarle, lo que invariablemente significará una invasión terrestre. El apoyo de la opinión pública israelí puede descender si sus propias bajas aumentan de forma inesperada.

Sin embargo, acabar con el dominio de Hamás en Gaza es un objetivo militar y, como dice el cliché, la guerra no es más que política por otros medios. El objetivo político de Israel, tal y como lo han articulado analistas y políticos en los últimos días, podría incluir: tratar de cortar totalmente los lazos de Gaza tanto con Israel como con Cisjordania, para, de alguna manera, convertirla en el problema de Egipto o de otros países de la región; alternativamente, entregar el control de Gaza a la Autoridad Palestina controlada por Fatah; o fomentar la huida de los palestinos de Gaza. De lo que podemos estar seguros es de que, bajo este gobierno israelí, ninguna de esas políticas está destinada a promover la autodeterminación palestina, los derechos de los palestinos o un futuro justo para palestinos e israelíes.

Estados Unidos y el resto de la comunidad internacional pueden –y deben– rechazar de una vez el paradigma que afirma que el asedio, la ocupación y el apartheid ofrecen seguridad

No se puede permitir que Israel configure por sí solo la realidad política del momento después de esta guerra. Sin embargo, para que Estados Unidos y el resto de la comunidad internacional lleguen a un punto en el que estén dispuestos a dar esos pasos, primero tendrán que rechazar el anterior paradigma político que Israel les vendió: su política de separación. En muchos sentidos, eso será más difícil: en todo caso, la crudeza y el alcance de la violencia de la semana pasada sirvieron para acelerar el odio existente entre los grupos, el trauma y la demonización del otro, convirtiendo en algo casi impensable la ya de por sí descabellada perspectiva de un futuro pacífico y democrático juntos.

La laxitud de Israel para determinar una vez más el futuro de la vida en Gaza también demuestra, de un modo innegable, que sólo hay un verdadero soberano entre el río y el mar. No hay una vía clara desde este momento hasta un futuro en el que la comunidad internacional reconozca esta realidad de apartheid de un solo Estado y actúe en consecuencia, pero es innegable que está en marcha un momento de cambio inusual, al entenderse, por los hechos acaecidos la semana pasada, de que no hay vuelta atrás al orden anterior.

Este es el momento en que Estados Unidos y el resto de la comunidad internacional pueden –y deben– rechazar de una vez por todas el paradigma que afirma que el asedio, la ocupación y el apartheid ofrecen seguridad a todo el mundo. Es el momento de deliberar seriamente sobre alternativas que no eludan el fin del asedio, la ocupación y el apartheid sólo para conseguir unos años de tranquilidad.

Quizá no sea el desenlace más probable, pero como el mayor propiciador del apartheid y la ocupación israelíes, el Gobierno de Biden tiene el deber de intentarlo. La alternativa es condenar a otra generación de niños a crecer en una realidad de apartheid y guerra constantes.

---------------------------------------------------------

Este artículo se publicó en inglés el 18 de octubre en +972 Magazine.

Traducción de Paloma Farré.

 

La política israelí de separación y contención está fracasando ante nuestros ojos. De un modo espantoso. La desastrosa idea de que la Franja de Gaza puede considerarse una realidad independiente del resto de Palestina, y de que la disuasión militar y la tecnología israelíes son suficientes para mantener la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Michael Schaeffer Omer-Man (+972Magazine)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. luis-azorin-vera

    El papel de los gobiernos occidentales está siendo penoso, por eso, ahora más que nunca, es necesaria la presión popular. Manifestaciones y boicot en el consumo https://www.elsaltodiario.com/consumo-que-suma/movimiento-internacional-bds-una-propuesta-apoyo-al-pueblo-palestino-consumo

    Hace 7 meses 3 días

  2. Marcoafrika

    Un artículo prescindible. Lo que quiere el Estado terrorista de Israel es muy sencillo: exterminar a todos los palestinos, o sea el genocidio. El problema es obvio, tan obvio como lo fue la política de exterminio de judíos, “razas inferiores” y enfermos, por los psicópatas y genocidas nazis. Quizás la psicopatía o sociopatía sea contagiosa y la locura de aquellos alemanes la heredaron parte de sus víctimas. Eso sí, una política tan grotesca y homicida solo puede llevarse a cabo con la complicidad de los tres monos, o sea esos de oír, ver y callar, algo que nuestros pueblos alienados en la obediencia y el disimulo saben hacer muy bien. La ceguera parece congénita en esta especie humana nuestra, que no parece aprender jamás de sus errores y horrores y  donde a la postre todos nos convertiremos en víctimas de nuestra cobardía e ignorancia si no espabilamos. 

    Hace 7 meses 10 días

  3. juan-vicente-valls-calatayud

    Hannah Arendt nos ayudó a comprender las razones de la renuncia del individuo a su capacidad crítica. Todo el pueblo de Israel -es su problema - empieza a ser cómplice del genocidio de Gaza. De la ONU ya sabemos que no está ni se le espera.

    Hace 7 meses 12 días

  4. federico-garcia-menendez

    Es mejor tirar estos artículos a la papelera, están escritos desde el enfoque judío: tirar de las reservas de las rentas del holocausto y las culpabilidades del mundo.Es erróneo y su fundamentación una falacia. Israel es un estado Nazi, sus gobernantes Criminales Nazis y eso no tiene vuelta de hoja. Los culpables de lo que les suceda,y no será nada bueno, no tan terrorífico como Awswitz, aventuro, sólo tienen un culpable y un responsable.

    Hace 7 meses 13 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí