1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

AVANCE ULTRA

¿Qué significa la victoria aplastante de la ultraderecha holandesa?

El éxito de Wilders y Omtzigt no solo confirma la derechización de Países Bajos. También refleja que gran parte del electorado concuerda con el análisis que ambos presentan, cada uno a su modo: que el ‘statu quo’ es insostenible

Sebastiaan Faber 27/11/2023

<p>Geert Wilders, tras ganar las elecciones del pasado 22 de noviembre de 2023. / <strong>YouTube (RTVE)</strong></p>

Geert Wilders, tras ganar las elecciones del pasado 22 de noviembre de 2023. / YouTube (RTVE)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Un día a principios de noviembre, los vecinos de tres manzanas contiguas de la Nassaukade en Ámsterdam –una calle que linda con el canal semicircular que, en siglos anteriores, bordeaba, a modo de foso, la muralla de la ciudad– descubrieron que los sótanos de sus casas se estaban inundando. Aunque la mayoría de los inmuebles data de finales del siglo XIX, nadie recordaba haber tenido problemas de desagüe nunca. Era verdad que octubre había sido muy lluvioso; pero, casualmente, una semana antes, el tramo del canal que corre paralelo a la calle se había vuelto a llenar de agua por primera vez en varios años, finalizada la construcción de un gran aparcamiento subacuático. ¿Había una conexión entre el garaje y las inundaciones? ¿De dónde venía el agua? No había respuestas claras. Mientras los inquilinos desesperados se dedicaban a vaciar sus sótanos y rescatar sus pertenencias, ni la empresa constructora ni el ayuntamiento asumían la responsabilidad del enigmático desastre, prometiendo que solo se contemplarían medidas de ayuda después de una “investigación independiente”. El caso quizá sea menor, pero en su combinación de incompetencia, opacidad y desamparo ciudadano ejemplifica las crisis que está atravesando Países Bajos.

En años pasados, los holandeses nos reconocíamos con cierto agrado en nuestra fama mundial de gente práctica e ingeniosa, políglota y progresista, tolerante pero directa. (Que se nos considere descorteses nos da igual, dado que nos cuesta distinguir la cortesía de la hipocresía). Esta autoimagen positiva, ya muy erosionada en décadas recientes, recibió su última estocada con la victoria electoral de Geert Wilders, el líder desde hace casi 20 años del ultraderechista Partido por la Libertad (PVV, por sus siglas en holandés), que arrasó en las elecciones parlamentarias del 22 de noviembre. Presentándose con un programa electoral titulado “Los neerlandeses vuelven al número uno”, profundamente euroescéptico e islamófobo, negacionista en términos climáticos y que además propone cerrar las fronteras a todo refugiado y solicitante de asilo, el veterano Wilders (tiene 60 años, de los que lleva 25 como diputado) se hizo con 37 de los 150 escaños, en unas elecciones excepcionales en las que casi todos los demás candidatos eran nuevos o se presentaban con formaciones nuevas. El segundo lugar lo ocupó, con 25 escaños, el nuevo partido resultante de la reciente fusión entre el Partido del Trabajo (PvdA) y la Izquierda Verde (Groenlinks), liderado por Frans Timmermans (62 años), un exministro y gobernante experimentado que ha dedicado los últimos años a promover el Green Deal europeo desde Bruselas, como vicepresidente de la Comisión Europea. El tercer lugar fue para el liberal VVD, con 24 escaños (una pérdida de 10); y el cuarto lugar, con 20 escaños, para el jovencísimo Nuevo Contrato Social (NSC), partido fundado en agosto y liderado por el democristiano Pieter Omtzigt, que hasta la fecha ocupaba un solo escaño como diputado independiente. Si Wilders mejoró su resultado en 20 escaños, Omtzigt ganó 19.

Los holandeses han perdido la confianza en la capacidad del Estado de resolver los grandes problemas del país

El éxito de Wilders y Omtzigt no solo confirma la derechización de Países Bajos. También refleja que gran parte del electorado concuerda con el análisis que ambos presentan, cada uno a su modo: que el statu quo es insostenible. Los holandeses han perdido la confianza en la capacidad del Estado –y de la clase política que lo administra– de resolver los grandes problemas del país. Los cuatro gobiernos de coalición liderados por el liberal Mark Rutte, primer ministro desde octubre de 2010, se han mostrado incapaces de reconocer –y mucho menos hacer frente a– los desafíos que afectan a la vida diaria de la población. De hecho, en plenas guerras de Gaza y Ucrania, la campaña se centró casi exclusivamente en un puñado de problemas domésticos que llevan años en estado de crisis: la escasez de vivienda asequible, la incapacidad del Estado de gestionar la llegada de refugiados y solicitantes de asilo de forma justa y eficaz, el daño medioambiental causado por la agricultura intensiva (cuyas emisiones de nitrógeno transgreden las normas europeas) o el desamparo que sienten muchos ciudadanos no solo porque les cuesta llegar a fin de mes, sino también por la dificultad generalizada de acceder a unos recursos públicos sobrecargados, desde la educación hasta la sanidad y el transporte, lastrados por una apremiante escasez de mano de obra. Para la derecha, ha sido fácil achacar esta presión sobre el sistema, falsamente, a los inmigrantes y, en particular, a los solicitantes de asilo, sugiriendo además que estos reciben vivienda y servicios con prioridad sobre la población autóctona. Gracias en gran parte al influjo de refugiados ucranianos, en 2022 la inmigración hizo que la población del país creciera en casi 224.000 personas, de las que menos de 50.000 solicitaban asilo. Es verdad que el aparato burocrático encargado de regular la situación de estas personas está sobrecargado; pero se debe, ante todo, a los recortes de los últimos años.

Mientras tanto, el supuesto talento holandés para resolver problemas prácticos parece haberse esfumado. La agencia tributaria, encargada de administrar un sistema de impuestos tan complicado que nadie lo entiende, lleva años al borde del precipicio porque sus anticuados sistemas informáticos están a punto de colapsar, a pesar de los millones que se han gastado en su actualización. La legendaria Rijkswaterstaat (pronunciado reiksváterstat) –el departamento hidrológico nacional responsable de los diques y de las bombas que aseguran la supervivencia de un país con grandes territorios por debajo del nivel del mar– tuvo que admitir el año pasado que cometió errores garrafales en la planificación de la renovación del mayor dique del país, una estructura de 32 kilómetros de longitud. Los habitantes de la provincia norteña de Groningen, cuyas casas fueron dañadas por terremotos causados por la extracción de gas natural, aún esperan las reparaciones económicas que el Estado les prometió hace años, como también siguen esperando los damnificados por el mayor escándalo político de las últimas décadas: entre 2005 y 2019, la agencia tributaria, usando un sistema de perfilación étnica, acusó falsamente a decenas de miles de familias, en su mayoría inmigrantes, de haber cometido fraude con los subsidios familiares, castigándolos con multas astronómicas que les arruinaron la vida. En el sistema de educación pública, unas 3.400 plazas están sin ocupar: son demasiado pocas las personas preparadas que eligen una carrera como docente de primaria o secundaria, mientras los alumnos holandeses tienen cada vez menos destrezas básicas. Y a pesar de que Países Bajos está entre los siete países más ricos de la Unión Europea, casi 400.000 de sus 17,5 de millones de habitantes viven en la pobreza.

Según el historiador Maarten van Rossem, la mayor parte de estos problemas son el legado de la “marquetización” de los servicios públicos –educación, sanidad, energía, transportes–, asumida con descomunal entusiasmo en los años noventa por el partido liberal (VVD) y un partido laborista (PvdA) en tiempos de la tercera vía. Así, por ejemplo, el departamento hidrológico acabó por despedir de su planta permanente a un gran número de ingenieros, pasando a un sistema de asesores externos.

Aunque las raíces de los problemas se remontan a los años noventa, lo cierto es que la mayoría de las crisis actuales surgieron o se intensificaron durante los trece años de liderazgo de Rutte. A pesar de ello, consiguió llevar a su partido liberal, el VVD, a cuatro victorias electorales seguidas. Hábil, camaleónico y sumamente pragmático en el día a día político, como líder del país, Rutte ha sido un hombre sin atributos: no parece tener convicciones profundas; no se le conoce pareja, pasatiempos o vicios (salvo el de mentir); si el tiempo lo permite, le gusta llegar al trabajo en bicicleta con una manzana en la mano; y cada vez que es confrontado con sus propios subterfugios se escamotea, alegando ignorancia o amnesia. (Gracias a él, la frase “de eso no tengo recuerdo activo” se ha convertido en un cliché).

El auge de una extrema derecha xenófoba –que, desde la candidatura y el asesinato del carismático Pim Fortuyn en 2002, ha sido un factor desestabilizador en un paisaje político conocido durante décadas por su gran estabilidad– lo supo aprovechar Rutte, a su modo, mediante una dinámica continua de acercamiento (coqueteando con el discurso xenófobo, prometiendo una mano dura basada en un supuesto “sentido común” nacional) y alejamiento (presentándose como la alternativa decente a una ultraderecha pasada de rosca). Como ha argumentado Cas Mudde, esta táctica oportunista acabó por normalizar los marcos de esa misma ultraderecha –que achaca varios grandes problemas del país a los inmigrantes–, con la connivencia de los medios.

La mayoría de las crisis actuales surgieron o se intensificaron durante los trece años de liderazgo de Rutte

En julio, el crédito político de Rutte por fin se agotó. El primer ministro forzó una caída del Gobierno de coalición que él mismo lideraba sobre una cuestión migratoria aparentemente menor (el derecho a la reunificación familiar). La coalición –cuya negociación había tardado diez meses en materializarse (un récord en un país donde las formaciones de gobierno se toman con calma y sin plazos fijos)– apenas duró año y medio. El primer ministro pensaba que aún podía maniobrar para ampliar su representación parlamentaria en una última ronda electoral como líder liberal. Se equivocó: ante la falta de apoyo parlamentario, no tuvo otra que dar un paso al lado, permitiendo que se renovara el liderazgo de su partido.

Pero si Rutte ha sido el hombre sin atributos, su sucesora al mando del VVD, Dilan Yeşilgöz-Zegerius, casi tiene demasiados: nacida en Turquía de madre turca y padre kurdo, llegó a Holanda a los siete años, acompañada de sus padres, como refugiada política. De joven militó en el Partido Socialista (SP), ubicado en la izquierda radical, para acabar, pasado el tiempo, como líder de un VVD si cabe más abiertamente derechista en cuestiones migratorias de lo que había sido bajo Rutte.

Fue Yeşilgöz la que, en los meses previos a esta ronda electoral, rompió el cordón sanitario que existía en la práctica: los grandes partidos llevan aislando a Wilders desde 2010, después de un primer intento fallido de Rutte, en su primer gobierno, de aceptar el apoyo parlamentario de los xenófobos. Yeşilgöz, en cambio, se negaba a excluir la posibilidad de que Wilders entrara en un futuro gobierno. Wilders, un político astuto y curtido donde los haya, no dudó en aprovechar la oportunidad. Moderó su discurso –pero no su programa electoral– y, con la complicidad de los grandes medios de comunicación, se presentó en todos los debates como una opción de gobierno viable. Yeşilgöz, mientras tanto, insistió en perfilarse como una líder sin miedo a adoptar un discurso duro en temas migratorios, al mismo tiempo que denunciaba la “vieja política”: la misma política de la que su partido había sido el motor principal durante más de una década. Como escriben Cas Mudde y Le Monde, la victoria aplastante de Wilders (37 escaños) sobre Yeşilgöz (24) vuelve a demostrar lo que Jean-Marie Le Pen decía hace medio siglo: si tiene la opción de elegir, el votante de la ultraderecha siempre preferirá el original sobre la copia.

El éxito de Wilders es tanto más irónico porque su programa electoral, de los 26 partidos que se presentaron a los comicios, es sin duda uno de los menos rigurosos. El otro gran ganador de las elecciones, en cambio, el democristiano Pieter Omtzigt, de temperamento conservador pero muy crítico del neoliberalismo, quiso subrayar la necesidad de rigor –que para él es un valor moral– cuando se presentó con el partido Nuevo Contrato Social, fundado justo tres meses antes de las elecciones. Su lista de candidatos incluye una larga serie de expertos.

El éxito de Wilders es tanto más irónico porque su programa electoral es sin duda uno de los menos rigurosos

Omtzigt ganó mucha admiración por su lucha acendrada y casi unipersonal a favor de los damnificados por los abusos del aparato estatal. Hombre áspero y emocional, se le conoce como un apasionado de los casos abiertos del Estado, que se sabe al dedillo y cita de memoria. Sus propuestas principales incluyen la exigencia de investigar los abusos del Estado de los pasados años –desde multas injustificadas hasta cartas oficiales indescifrables– para mejorar su relación con la ciudadanía. Tampoco Omtzigt se libra de la ironía, sin embargo: hombre cosmopolita que pasó diez años de su vida en Inglaterra (donde obtuvo su licenciatura) e Italia (doctorado), aboga por una reducción drástica del número de estudiantes extranjeros en Países Bajos y un regreso al neerlandés como lengua de enseñanza principal (muchos grados y la mayoría de las maestrías se enseñan en inglés; en 2022, un 40% de los estudiantes que empezaban su primer año de grado provenían de fuera del país). Timmermans, por su parte, habla alemán, francés, italiano, inglés y ruso y, como Omtzigt, es conocido por su dominio detallado de todos los casos abiertos importantes del Estado.

Pero en estas elecciones, para muchos votantes resultó más atractiva la provocación campechanamente antielitista de Wilders –el outsider por excelencia, que demoniza por igual a los musulmanes que al poder judicial– que el conocimiento riguroso de candidatos como Timmermans y Omtzigt, a quienes, la verdad sea dicha, a veces les cuesta resistir la pedantería. En el proceso, Wilders supo ensanchar su base. Según la empresa metroscópica IPSOS, ganó el voto de un 17% de la franja de votantes entre los 18 y los 34 años y un 10% de los votantes con diploma universitario. Incluso atrajo a descendientes de inmigrantes.

Con todo, está por ver si Wilders podrá llegar a formar gobierno. Omtzigt dijo durante toda la campaña que no se imaginaba formar coalición con un partido anticonstitucional (Wilders pretende cerrar las mezquitas y prohibir el Corán), pero después de los comicios ha rebajado la contundencia de su posición. De todas formas, con 15 partidos representados en el parlamento, el “pactómetro” se antoja endiablado, sobre todo porque Yeşilgöz descartó, poco después de conocer su desastroso resultado, que su partido entrara al gobierno (aunque no excluyó la posibilidad de que diera apoyo parlamentario a un gobierno en el que no esté). Será difícil construir una mayoría (76 de los 150 escaños) sin los liberales y sin los de Wilders. Wilders, por otra parte, tiene grandes desafíos, entre ellos el de encontrar a personas preparadas para entrar al Consejo de Ministros. (Legalmente, Wilders es el único militante con carnet de su partido). Históricamente, los diputados y gobernantes de la ultraderecha holandesa han tendido a durar poco, propensos a los escándalos éticos y las peleas internas.

Así las cosas, no es imposible que el proceso de negociación que está a punto de empezar rompa el récord del cuarto Gobierno de Rutte (que tardó 299 días en formarse). Rutte, mientras tanto, seguirá como primer ministro en funciones, dejando, una vez más, las grandes crisis del país sin resolver.

Un día a principios de noviembre, los vecinos de tres manzanas contiguas de la Nassaukade en Ámsterdam –una calle que linda con el canal semicircular que, en siglos anteriores, bordeaba, a modo de foso, la muralla de la ciudad– descubrieron que los sótanos de sus casas se estaban inundando. Aunque la mayoría de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sebastiaan Faber

Profesor de Estudios Hispánicos en Oberlin College. Es autor de numerosos libros, el último de ellos 'Exhuming Franco: Spain's second transition'

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí