1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Catástrofe

La tragedia que vive Gaza: cuando la ayuda humanitaria es la última comida de un condenado a muerte

Los huérfanos se multiplican en las calles, los supervivientes están traumatizados y todo el mundo sabe que la muerte puede caer del cielo en cualquier momento. Muchos se han quedado sin medicamentos y apenas hay agua ni comida

Amira Hass (Haaretz) 1/12/2023

<p>Heridos en un pasillo del hospital Al-Shifa, el mayor de Gaza. / <strong>Mohammed Zaanoun</strong></p>

Heridos en un pasillo del hospital Al-Shifa, el mayor de Gaza. / Mohammed Zaanoun

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Ahora que la imagen de los camiones que transportan la llamada ayuda humanitaria a la Franja de Gaza se va convirtiendo en algo habitual, es importante entender la magnitud de esta tragedia, de proporciones cada vez mayores. Es algo que cuesta mucho comprender para cualquiera fuera de Gaza, incluso para los que tienen contacto permanente con sus residentes, los que ven las noticias de los bombardeos y los que cuentan con información actualizada a diario de familias enteras asesinadas.

Cuando todas y cada una de las familias gazatíes se enfrentan a la posibilidad de que en cualquier momento una bomba israelí caiga sobre su casa y los aniquile o deje a alguno de ellos herido e inválido, los suministros que esperan en el paso fronterizo de Rafah se ven como una última comida por aquellos condenados a muerte.

“Lo que necesitan los gazatíes no es una tregua de unas horas, unos días, sino un alto el fuego total”, afirmaban los representantes de varias organizaciones de ayuda y derechos humanos en una rueda de prensa online justo antes de que entrara en vigor el esperado respiro de cuatro días. La desesperación, la ansiedad y la pérdida de toda vitalidad afectan sobre todo a los niños, que pagan un precio especialmente alto, según indicaba un portavoz de Save the Children. Declaró: “Cada diez minutos, una bomba mata a un niño en Gaza, y cada cinco minutos, hiere a un niño, en un conflicto armado asimétrico que pone de manifiesto el fracaso del derecho internacional, cuyo objetivo es proteger la vida de los civiles”.

En un mes han entrado a Gaza 1.400 camiones de ayuda humanitaria. Antes de la guerra entraban 10.000 al mes.

Se sabe que al menos 6.000 niños palestinos y 4.000 mujeres han sido asesinados en los bombardeos israelíes de las últimas siete semanas, según las cifras de las autoridades en Gaza, que gobierna Hamás. Las organizaciones internacionales consideran precisos los datos. Un nuevo fenómeno surge con los niños que deambulan solos: sus padres han sido asesinados o heridos en los bombardeos y están desaparecidos. Se tiene constancia de que algunos niños no comen ni cuando hay alimento y otros sufren deshidratación porque se niegan a beber, incluso cuando tienen agua disponible. Y eso que el representante de una organización de ayuda señalaba: “No subestiméis la más mínima botella de agua potable que llegue porque, literalmente, podría salvar una vida”.

Los niños deambulan solos: sus padres han sido asesinados o heridos en los bombardeos y están desaparecidos

En esa contradicción viven los residentes, que con todo y eso esperan la entrada de los camiones con artículos de primera necesidad para su supervivencia. “Las mujeres no tenemos compresas higiénicas y estamos usando todo tipo de harapos”, escribía una desplazada del norte de Gaza, que se aloja en un albergue, a un familiar israelí. 

“Llevo un mes sin encontrar medicamentos para mi artritis y casi no puedo moverme del dolor”, comentaba otro desplazado en conversación telefónica. Añadía que no hay colchones en el colegio reconvertido en refugio donde se encuentra, así que la gente duerme en el suelo. Una tercera desplazada le contaba al periódico Haaretz que ella y todos sus familiares, hacinados en la casa de su cuñado en Rafah, comen solo una vez al día. Indicaba que se ha vuelto muy complicado encontrar maderos para encender un fuego y poder hacer pan o hervir agua para el té. Es escritora, ha publicado varios libros de poesía y relatos, pero no ha escrito ni una palabra desde que huyó de su casa.

Unos niños rebuscan entre los escombre de las viviendas destrozadas por las bombas israelíes, el 30 de noviembre de 2023. / Mahmoud Mushtaha

Dice que ha estado ocupada con “detalles, detalles vitales para la supervivencia: hacer cola para el agua potable, hacer cola para el pan, calmar a los niños, cargar el teléfono en una tienda que tiene paneles solares, descubrir si queda algún medicamento en alguna parte para el hijo al que operaron justo antes de la guerra, buscar pañales para el tío de edad avanzada que sufrió un derrame, comprar ropa de segunda mano en el mercado”.

La semana pasada apuntaba, antes de que empezase la tregua: “Llevamos 25 días con la misma ropa, sin lavarla desde que nos fuimos de casa con lo puesto. No hay agua para hacer la colada. Ahora, además, empieza a hacer frío fuera y no tenemos ropa de abrigo. Por la noche, no puedo escribir porque no hay electricidad y no hay diésel para el generador. Reina la más absoluta oscuridad en el apartamento. Dormimos todos en el suelo, juntos. Ni siquiera cuando tenemos agua bebo antes de ir a dormir, porque es imposible ir al baño por la noche sin pisar a alguien de camino”.

Los camiones que entran en Gaza no solucionan los problemas logísticos a los que se enfrentan los que quieren escribir. Pero hay, o se supone que hay, cajas con latas de conservas, como atún y guisantes, leche en polvo para lactantes, complementos alimenticios esenciales, pastillas potabilizadoras y botellas de agua, mantas y colchones, artículos de higiene personal y medicamentos para enfermedades crónicas en los cargamentos de ayuda humanitaria.

La ONU y las organizaciones de ayuda cuentan con varios equipos, y cada uno de ellos supervisa y se encarga de las cuestiones relacionadas con un área en particular: seguridad alimentaria, salud, higiene y accesibilidad. Cada equipo prepara una lista de artículos para que los donantes y las organizaciones que recaudan el dinero y los productos para Gaza sepan lo que es urgente e imprescindible. “Si un donante manda, por ejemplo, ositos de peluche para los niños, está ocupando un espacio crucial en el envío, aunque no es precisamente lo que se necesita ahora mismo”, señalaba uno de los organizadores de la ayuda.

Pasemos por alto durante un instante el hecho de que ningún paquete descargado de un camión ni ningún camión cisterna supone protección alguna contra una muerte violenta provocada por los bombardeos o la artillería. Aun así, las cantidades de productos esenciales que están entrando, según los estándares de Israel, distan mucho de ser suficientes para cubrir las necesidades básicas de la gente. Son aún más insuficientes si cabe en pleno escenario de una tragedia que ve cómo aumenta vertiginosamente el número de personas heridas, que sufren diarrea y que han contraído diversas enfermedades.

El 21 de octubre, por primera vez desde el ataque de Hamás hacía dos semanas, 20 camiones que transportaban suministros de asistencia humanitaria entraron en Gaza a través de la terminal de Rafah. La tarde del 21 de noviembre, accedieron 79 camiones. En ese intervalo de un mes, llegaron a Gaza una gran cantidad de provisiones y ayuda, con la excepción de combustible, en 1.399 camiones.

La cifra es insignificante en comparación con la media mensual, en días “normales”, de casi 10.000 camiones que transportan artículos comerciales y de asistencia humanitaria (con la excepción de combustible). Cada camión porta una carga que pesa entre 60 y 70 toneladas. La diferencia sigue siendo abismal, aunque durante la tregua hayan entrado unos 200 camiones de ayuda al día en Gaza.

Desde el 21 de octubre, los camiones con suministros que se dirigen a Gaza pasan de Egipto a una inspección de seguridad en el paso fronterizo de bienes israelí de Nitzana, en el Néguev, donde son sometidos a revisión y a un control por parte de una unidad canina. Si la inspección revela que el camión contiene productos de doble uso –es decir, artículos que puedan usarse tanto con propósitos civiles como militares–, el camión entero es requisado.

Podría tratarse de un equipo de ultrasonido, si el donante no ha consultado con las organizaciones de ayuda lo que Israel permite o no permite. Haaretz está informado de que algunos camiones han sido bloqueados porque, según Israel, las donaciones procedían de Irán. Desde Nitzana, los camiones regresan a territorio egipcio, y desde allí, recorren unos 45 kilómetros hasta el paso de Rafah.

Las negociaciones entre las autoridades israelíes y los representantes palestinos o internacionales sobre la entrada de diversos artículos en Gaza y el proceso de inspección de seguridad de cada artículo ya eran largas y agotadoras incluso antes de la guerra. Ahora, son muchísimo más largas y agotadoras. Además del tipo de artículos, se han añadido tres nuevas cuestiones a las reuniones prácticamente diarias entre la Oficina de Coordinación de Actividades del Ministerio de Defensa (COGAT) y el representante de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

La primera cuestión: los grupos de ayuda solicitan que se reanude la entrada de suministros a través del paso fronterizo de bienes de Kerem Shalom. Según las organizaciones, este admite controles de seguridad y la entrada de bienes en cantidades mucho mayores que las de Nitzana, hasta con dos equipos de inspección trabajando por turnos y en fines de semana. De momento, Israel se niega.

Hasta en el “seguro” sur, Israel estaba bombardeando viviendas con todos sus habitantes dentro

La segunda cuestión es el transporte de suministros al norte de Gaza, una zona que ha sido intensamente bombardeada y donde se espera que se retomen los enfrentamientos terrestres una vez que acabe la tregua. Los grupos internacionales no saben cuánta gente queda allí.

Muchos son enfermos, discapacitados y ancianos que no han podido abandonar sus casas, según afirmaban los portavoces de ayuda humanitaria en la rueda de prensa online. Además, bastantes vecinos regresaron al norte, sobre todo en las primeras dos o tres semanas de la guerra, según le comentaba el representante de una de las organizaciones de la ONU a Haaretz.

Preferían correr el riesgo de regresar a la intimidad de sus casas, mientras las paredes siguieran en pie, por dos motivos fundamentalmente. Primero, porque habían sufrido un hacinamiento insoportable entre miles de personas, con un único aseo para compartir entre cientos. Y segundo, porque se habían dado cuenta de que hasta en el supuestamente seguro sur, Israel estaba bombardeando edificios residenciales con todos sus habitantes dentro.

En la rueda de prensa virtual, los portavoces de las organizaciones hicieron hincapié en que el acceso a la comida, el agua, la atención sanitaria y los medicamentos en el norte es todavía más limitado que en el sur, por lo que es imposible hablar de “ayuda humanitaria” si no se garantiza el acceso a estas zonas. Al principio, Israel también rechazó esta petición, pero parece haber cedido. Las Naciones Unidas informaron el sábado 26 de noviembre de que 61 camiones transportaban suministros de asistencia humanitaria al norte, y consta que otros 100 alcanzaron la zona el domingo.

Imagen de los destrozos de los ataques de Israel en el norte de Gaza. / Mahmoud Mushtaha

La tercera petición de las organizaciones de ayuda es que se restablezcan los suministros del sector privado, porque no basta con los suministros de emergencia donados que ellos entregan, que en su mayoría llegan a los albergues abarrotados pero no a los que se alojan con familiares en casa particulares.

Israel rechaza esta petición, también. Uno de los representantes de las organizaciones señaló a Haaretz: “Nuestra reivindicación es que en ningún lugar del mundo dependamos únicamente de la ayuda humanitaria en situaciones de emergencia. Es imposible distribuir comida a dos millones de personas. El sistema de ayuda no puede cubrir todas las necesidades solo. Ayudar a los residentes de manera significativa es imposible sin abrir la puerta a productos comerciales”. Por lo pronto, el azúcar y la harina que se transportan a Gaza en los camiones de ayuda se compran en Israel y llegan directamente a Rafah, lo que indica que la compra de bienes, como antes, puede realizarse en transacciones entre comerciantes en Gaza e Israel.

En las últimas siete semanas, los alimentos y los suministros de primera necesidad en los almacenes de Gaza o bien se han agotado o se han echado a perder por los bombardeos. Las ovejas y las gallinas murieron en los bombardeos o fueron sacrificadas porque sus dueños no podían alimentarlas. Los cultivos agrícolas se vieron seriamente dañados o ha sido imposible cosecharlos.

La gente tiene que pagar el triple del precio normal por el arroz, las lentejas o las verduras

La escasez y la dificultad de transportar lo que todavía queda ha llevado a una subida de precios sin precedentes. Con el poco dinero que les resta, la gente tiene que pagar el triple del precio normal por el arroz, las lentejas o las verduras. Por eso, la vuelta del sector privado y la reapertura del paso de Kerem Shalom son condiciones básicas para cualquiera que se tome en serio la ayuda humanitaria y no la considere mera palabrería con objetivos diplomáticos o de imagen.

Las donaciones, de momento, han llegado principalmente de ciudadanos y organizaciones en países árabes, como Egipto, los Emiratos del Golfo, Qatar y Jordania. La Media Luna Roja Egipcia ha sido el mayor proveedor, con la entrada de 651 camiones hasta el 21 de noviembre. La agencia para los refugiados UNRWA también es responsable de introducir una parte importante del cargamento.

Según los datos recogidos hasta el 19 de noviembre, 519 camiones de la UNRWA portaron víveres, 217 tenían medicamentos y material sanitario, 186 llevaron agua y diversos productos de higiene y aseo y 167 transportaron equipamiento para los albergues. Otros 8 camiones cargaban suplementos alimenticios, vitaminas y productos similares etiquetados como “nutrición” y 168 contenían carga mixta.

Un niño gazatí abraza a su padre en un hospital de la Franja. / Mohammed Zannoun

Todas las organizaciones de ayuda subrayan que el combustible es un componente básico de cualquier asistencia humanitaria. De hecho, se ha requerido la presión de EEUU para que Israel permita la entrada de combustible en la Franja de Gaza. Unos 350.000 litros de combustible ingresaron en Gaza del 15 al 21 de noviembre, y otros 129.000 litros entraron cada uno de los días el viernes y el sábado.

La UNRWA es la encargada de distribuir el combustible entre diversas organizaciones de ayuda e instalaciones vitales. Sin combustible, las organizaciones humanitarias aseguran que no pueden distribuir los suministros de agua ni comida que les llegan, ya que los vehículos necesitan combustible para circular. Sin combustible, que debería llegar a los servicios de comunicación de la Compañía de Telecomunicaciones Palestina, Paltel, según los acuerdos, los grupos de ayuda no pueden ponerse en contacto con los representantes del ejército y la COGAT para coordinar la entrega de suministros ni el traslado en ambulancias de bebés prematuros e individuos heridos a Egipto. No son capaces ni de asegurar el paso a los empleados de la terminal del lado egipcio al lado palestino.

Debido a la escasez de combustible y a los cortes de comunicación, han llegado incluso a darse ocasiones en las que los camiones de suministros han quedado inmovilizados durante horas y horas en territorio egipcio, por miedo a que el ejército israelí abriera fuego contra ellos. Las instalaciones de la UNRWA tienen, de media, una cabina de ducha por cada 4500 personas, según un informe de la agencia. No suelen ser edificios orientados a uso residencial. Ha sido imposible llevar más cabinas de ducha móviles debido a la falta de espacio en el inmueble o a la ausencia de combustible para el transporte.

Más combustible, medicamentos para los pacientes de cáncer y los numerosos heridos, anestesia para operaciones y analgésicos para los heridos; agua, agua y más agua; la reanudación del suministro regular de alimentos a través del mercado privado y el acceso de las organizaciones de ayuda a los residentes del norte de la Franja de Gaza son indispensables. Sin todo esto, la ayuda humanitaria proporcionada ahora será juzgada una artimaña para esconder las vergüenzas del daño sin precedentes que se está infligiendo a unos dos millones de civiles, alrededor de la mitad de ellos, menores.

---------------

Este artículo se publicó el 28 de noviembre en Haaretz.

Traducción de Ana González Hortelano.

Ahora que la imagen de los camiones que transportan la llamada ayuda humanitaria a la Franja de Gaza se va convirtiendo en algo habitual, es importante entender la magnitud de esta tragedia, de proporciones cada vez mayores. Es algo que cuesta mucho comprender para cualquiera fuera de Gaza, incluso para los que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Amira Hass (Haaretz)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí