1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Eduardo Blasco / Campeón de natación y rescatista

“Ayudar a que una persona siga respirando es mucho más importante que una medalla”

Ricardo Uribarri 8/01/2024

<p>Eduardo Blasco y una compañera del equipo de rescate ayudan a un migrante a subir a su balsa. / <strong>Cedida por el entrevistado</strong></p>

Eduardo Blasco y una compañera del equipo de rescate ayudan a un migrante a subir a su balsa. / Cedida por el entrevistado

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La solidaridad es un rasgo que define la personalidad de Eduardo Blasco (San Sebastián, 1994). Seguramente por eso eligió la modalidad de salvamento y socorrismo tras decidirse por la natación como actividad deportiva profesional. Sus cualidades le han llevado a lo más alto en esa especialidad, en la que ha ganado 64 medallas nacionales en categoría absoluta y se ha proclamado campeón de Europa y del mundo. Pero como esa necesidad de ayudar a los demás seguía muy presente, decidió aparcar las competiciones y sumarse a las misiones de rescate que organizan diversas ONG para intentar ayudar a los migrantes que se lanzan al mar en pateras buscando un futuro mejor.

¿De dónde le viene su afición por la natación y la modalidad de salvamento y socorrismo?

De muy pequeño no me gustaba mucho el agua, porque no me enseñaron bien, pero tuve un abuelo que me aficionó y me terminé encontrando bien. Me fui formando y me interesé por el rescate real. Y eso fue lo que me hizo decantarme por el rescate deportivo.

Eso ya denotaba en usted un sentimiento de querer ayudar a los demás.

Sí, primero vino el deseo de querer formarme para hacer rescates reales. Y luego ya empecé a competir. Eso generó una simbiosis entre ambas actividades.

¿Cómo surgió la idea de enrolarse en misiones para rescatar a migrantes que cruzan el mar en pateras?

La situación global actual es cada vez peor y hay más gente que se la está jugando

La situación global actual es cada vez peor y hay más gente que se la está jugando, no sólo en África o en Oriente Próximo, sino también en Europa con la guerra. Al final, todo el mundo está migrando. Eso me genera un sentimiento de querer ayudar y no quedarme con los brazos cruzados. Creo que esa sensación entrará en más gente, porque va a llegar un momento en el que el problema nos va a tocar a la puerta aunque no queramos verlo. Hay más de 50 conflictos armados en el mundo y más tarde o más pronto creo que todos vamos a tener que tomar medidas, de una manera o de otra. A mí esa necesidad me llegó antes, quizá por estar más vinculado e informado. En 2022, tras el Mundial de Italia, vi que deportivamente había conseguido todo lo que quería y pensé que era un buen momento para dedicarme a esto.

Supongo que cuando las ONG vieron su perfil pensaron que podría ser de ayuda.

Desde el inicio hubo buena sintonía. Ellos no me conocían y no sabían cómo iba a actuar, pero cuando vieron en el currículum que además de poder nadar bien estaba formado en salvamento, no hubo problema y nos pusimos de acuerdo. Alguien que nada muy rápido te puede venir muy bien o muy mal, debe tener otras características, tiene que saber hacer las cosas. Esa cualidad de nadar rápido viene bien si se sabe utilizar. El estar formado era un requerimiento indispensable, si no, no hubiese podido ir por mucho campeón del mundo que fuera.

¿A cuántas misiones ha ido?

A nueve.

¿La realidad que ha visto ha superado cualquier idea previa?

Quizás sí esperaba la realidad de la situación, pero no cómo me iba a afectar. Ya estaba muy sugestionado y sobreinformado. Las imágenes las tienes en la cabeza. Verlas en directo no fue tan impactante, porque estás ya sobreestimulado. Pero afrontar el posrescate de personas que para la gran mayoría de la población son solo números, pero que tienen nombres y apellidos e historias y familia, sí fue más complicado. Te das cuenta de que nuestra realidad nos aleja de las problemáticas verdaderamente importantes. Me generó una necesidad bastante grande de informar y de darle visibilidad a esa situación.

¿Le ha tocado tener que tirarse al agua para salvar a alguien?

Sí, aunque hay que intentar evitarlo, ha pasado. En ese caso hay que hacer las cosas bien. No siempre es fácil, cuando hay mala mar se descuadra todo. Siempre que alguien va al agua pasan cosas extrañas, siempre. Ahí sí que es importante tener esa habilidad en el agua y entra en juego la capacidad deportiva. En todo caso, no ocurre mucho.

Afrontar el posrescate de personas que tienen nombres y apellidos e historias y familia, sí fue más complicado

¿Alguna vez ha pasado por una situación de poner su propia vida en peligro?

Una vez sí que tuve algún problema, pero en general no suele haber un peligro real para mi integridad o no lo veo yo. A veces se complica, pero en la mayoría de las ocasiones no suele ser así. Yo estoy entrenando todo el año y el tener una condición física muy buena me libró en esa ocasión, además de saber leer el mar y saber qué hacer. Si no, imposible, no estaría aquí.

¿Han tenido contacto en el mar con integrantes de las mafias que se aprovechan de estas personas?

En casi todas las misiones suele haber contacto directo o indirecto con ellos. A nosotros nos tocó fotografiar a uno. No suelen reaccionar bien, porque es lo último que quieren. Son nuestro mayor enemigo, porque se aprovechan del sufrimiento de estas personas para enriquecerse. Si me dijeras que les habilitan una embarcación de manera gratuita, pues bueno, al final ellos van a salir de cualquier manera, sea contigo o sin ti. Por lo menos que vayan en unas condiciones mínimas de seguridad, pero no es así. Van en embarcaciones que lo que buscan es minimizar el coste, hacinados como si fuesen animales y pagando un dineral, nueve mil, diez mil, once mil dólares, una barbaridad por un viaje que no sabes dónde te va a llevar. Es aberrante. Se pasan años trabajando para pagar un viaje en unas condiciones lamentables.

También han sufrido la política implantada al respecto por el actual Gobierno italiano.

El Gobierno de Meloni choca con la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el convenio SAR (Convenio internacional sobre búsqueda y salvamento marítimos) que ellos mismos han firmado. Puede que sus formas de actuar sean legales, pero no son morales. Tener a gente en un barco, que tienen que esperar cuatro o cinco días para poder ir a un puerto, genera un sufrimiento totalmente innecesario. Entiendo que su objetivo es que no podamos rescatar a más o reducir el número de personas que llegan a su país, pero es a costa del sufrimiento de seres humanos. Me pregunto hasta qué punto el fin justifica los medios. Maquiavelo igual diría que es correcto. Yo creo que no.

¿Ha tenido la desgracia de ver morir a algún migrante?

En algún rescate lo he vivido, sí. Se siente mucha tristeza. Qué necesidad tenía esa persona de morir así por tener mala suerte al nacer. Es lamentable y por eso tenemos que luchar. Nacer a 100 kilómetros a la izquierda o a la derecha te hace tener una vida u otra y es totalmente injusto. Nos creemos en el derecho de vivir mejor que otros y no dejar nada para los demás por una cuestión de nacimiento y es aberrante.

Nos creemos en el derecho de vivir mejor que otros y no dejar nada para los demás

¿Se puede decir que es otra persona desde que ha vivido esta experiencia?

Mis ideas de vida se mantienen como estaban, pero sí soy otra persona. Tenía claro lo que quería hacer y cómo quería plantearlo, pero sí es verdad que he cambiado. Estoy aún más convencido.

¿Qué conclusiones saca para intentar acabar con este drama?

En un sentido utópico, cambiando nuestra manera de vivir y de consumir. No depender de los combustibles fósiles para no tener que ir a robarlos a otros países, expoliarlos y dejarlos sin nada. Y no poner a títeres en los gobiernos para que nos nutran y hacerles la cuña a guerrillas y crear Hamás para luego decir que tal… Cuando todos los líderes de los grupos terroristas han estudiado en Estados Unidos, te preguntas cosas. Lo mínimo sería generar visados y figuras jurídicas para que estas personas no tengan que estar trabajando en “B” o en malas condiciones de vida. Si queremos que se integren en la sociedad y que haya una absorción cultural y que paguen impuestos y que se adapten, tenemos que darles herramientas. A corto plazo lo único que se me ocurre son los visados de trabajo para que no tengan que estar dos años vagando para ver si les dan unos papeles que nunca llegan.

¿Hay otros deportistas que le hayan dicho que están interesados en seguir sus pasos tras conocer su experiencia?

Sí, me han contactado varios y estamos mirando cómo podemos hacer para que también se sumen. Son de deportes que a lo mejor van a tener alguna dificultad en el agua, pero están en forma y tienen visibilidad, que es lo importante. Siempre he pensado que el deporte de alto nivel se tiene que integrar en la sociedad y una manera de hacerlo es en los rescates. Es una demostración de que el deporte tiene otras utilidades, que no son solo generar riqueza y opacar leyes, sino que también sirve para ayudar a los demás.

¿Va a seguir saliendo en un futuro cercano en otras expediciones?

En cuanto pueda, vuelvo. Voy a seguir compitiendo, formándome y voy a seguir rescatando. Estoy haciendo una tesis doctoral sobre derechos humanos y Frontera Sur y voy a seguir apoyando esta causa, que es el principal problema de la humanidad, las guerras y la inmigración. Intentaré aportar mi granito de arena para que todo esto vaya mejor y espero conseguirlo.

Estudió Derecho y ahora está haciendo Humanidades.

Sí, y la idea es acabar unificando las dos. Juntar los conocimientos jurídicos que pueda tener con los humanísticos. Voy a hacer una tesis sobre la dicotomía entre jurisprudencia y ética. Me tocará hacer un posgrado en Derecho Penal Internacional. Mi intención es pautar los límites de la legalidad, hasta qué punto la justicia y la legalidad van de la mano. Intentar definir las líneas de lo que está bien y lo que está mal ajustándolo a la legalidad. Algunas de las mayores barbaridades de la historia fueron legales. Tener a una persona cinco días en un barco puede ser legal, pero no es moral. Hay que redefinir el contrato social y establecer hasta qué punto el coste de oportunidad y la seguridad de los locales confronta con la de los que llegan. Hacer un trabajo completo sobre esto, que me va a llevar años de estudio, pero que espero que al final tenga efectos.

Algunas de las mayores barbaridades de la historia fueron legales

Usted nació en San Sebastián, pero vive en Fuerteventura, y en Canarias también está muy presente este problema.

Lo de El Hierro es lamentable y es vergonzoso cómo se está olvidando. Las cifras hablan por sí solas. En 2023 se llegó a los 16.000 migrantes, que es récord. El problema va a más y esa cifra va a seguir incrementándose. Esto no ha hecho más que empezar. En 2024 se batirá ese número y al año siguiente igual. Es insostenible. Podemos tapar el sol con un dedo, pero el problema nos toca en la puerta. Canarias no soporta esta presión, no hay infraestructura, no hay espacio. Están en naves, en condiciones insalubres. Ningún ser humano debería estar así.

¿Esta experiencia que ha vivido es más importante que todos sus éxitos deportivos?

Sí, claramente. Lo único importante que hacemos son las cosas buenas que logramos. Cuando eres joven las medallas están muy bien y piensas que son importantes, porque sales en el periódico. Pero luego están las cosas que importan de verdad, las que cambian la sociedad. Que una persona siga respirando porque tú estuviste ahí es mucho más importante que una medalla, que termina cogiendo polvo y de la que la gente se olvida. Campeones va a haber siempre, si no eres tú, será otro.

¿Y su familia, la gente más cercana, qué le dice sobre esto que hace?

Algunos creen que debería pensar más en mí, otros están más de acuerdo, pero en general me apoyan. Me dicen que esperan que no me pase nada, que vaya todo bien. Respetan mi decisión y están orgullosos.

También intentó una aventura política para el Parlamento canario con la misma intención, la de ayudar a los demás.

La idea era luchar por una sola cosa, legislar sobre migración y derechos humanos en Canarias, porque es lamentable la situación y nadie le está metiendo mano. No tuvimos el apoyo necesario para conseguir representación y ahora mismo estoy desvinculado de ese tema.

La solidaridad es un rasgo que define la personalidad de Eduardo Blasco (San Sebastián, 1994). Seguramente por eso eligió la modalidad de salvamento y socorrismo tras decidirse por la natación como actividad deportiva profesional. Sus cualidades le han llevado a lo más alto en esa especialidad, en la que ha...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí