1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

NEOCENTRALISMO

Review del “descuento” de residente

Lejos de facilitar las cosas a la ciudadanía insular, este instrumento injusto, clasista y chapucero es una subvención encubierta a las aerolíneas y una forma de descapitalizar y chantajear a Canarias

Jaime Balaguer 1/01/2024

<p><em>Sumidero.</em> /<strong> Pedripol</strong></p>

Sumidero. / Pedripol

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Hace 20 años me fui a Madrid. Eran los primeros 2000. Los vuelos baratos hacían posible trabajar en cualquier ciudad de Europa y volver cuando quisieras a casa. Me apunté a ese modelo de vida que parecía del futuro, pese a ser insostenible. Mi idea era pasar unos años. Vino la crisis de 2008. Me quedé, dando gracias por tener trabajo. Pasó el tiempo. Formé una familia. Perdí el descuento de residente. Ahora me pregunto, ¿qué hago en Madrid? ¿Cómo llegué aquí? ¿Puedo volver? Y lo más importante: ¿cuánto cuesta?

“Descuento” significa rebaja. Pero aquí no se rebaja nada. Puede parecer un “precio canario”, pero no, es una subvención. Su objeto es cubrir la cantidad que sea necesaria (cualquiera) para que una persona residente pague el 25% de la tarifa de un billete entre islas o con la Península (hasta 2018 fue el 50%). La compañía “te fía” un 75% que, semanas después, le paga el Ministerio de Transportes. La empresa recibe siempre el 100% de un precio que establece en condiciones de libre mercado (es decir, que se lo inventa). Cuando compres un billete, multiplica la tarifa por cuatro para saber lo que cuesta (tasas e impuestos son iguales y van aparte). Desde que perdí la condición de residente, veo todo multiplicado por cuatro. Para más inri vivo en familia de cuatro miembros. Así que moverme a Gran Canaria me cuesta dieciséis veces más de lo que me costaría si fuese un residente liberado de la obligación de viajar en grupo familiar.

Es una subvención regresiva. Su importe es más alto cuanto mayor es tu poder de compra

El “descuento” tiene defectos claros. Para empezar, no se aplica solo a las personas empadronadas. El sistema comprueba el domicilio del DNI. Mientras haya escrito un municipio canario, se aplica el descuento. Se puede engañar (guiño, guiño). Por mi parte, no tuve más remedio que empadronarme para tener sanidad y escolarizar a los niños. ¿Debería haber mantenido por siempre el domicilio canario del DNI, con el que ya no tengo nada que ver? Sí, aunque eso solo me hubiera salvado a mí. Mi familia madrileña jamás ha vivido en Canarias. Ni se les considera parte perjudicada en esto, aunque tengan familiares en las islas.

Es una subvención regresiva. Su importe es más alto cuanto mayor es tu poder de compra. Si la tarifa son 40 euros, el Ministerio de Transportes te apoya con 120 euros. Si vas en business, pagas 300 euros y recibes casi 1.000. ¿Dónde se ha visto algo así? No es solo el problema moral de subvencionar la clase business (que también). Es clasista. Los viajes son más frecuentes en las clases medias y altas. Si eres pobre y vas a la Península, tu menor capacidad económica te empujará hacia peores fechas y horarios. Los humildes viajan los miércoles a las 6 de la mañana. Ya se sabe. Su tiempo vale menos.

Por otro lado, no tiene tope. The sky is the limit. Piénsenlo un segundo. Una subvención que cobran unas empresas que marcan los precios que determinan el importe de la subvención. Sin límite al alza. ¿Quién es el genio que inventó esto? Debe ser el mismo que subió el descuento del 50 al 75% para, meses más tarde, descubrir –¡oh sorpresa!– que no sirvió de nada. Los residentes vuelven a pagar lo de antes. Los no residentes, el cuádruple.

La fijación de precios está completamente distorsionada. Las compañías se hacen la siguiente pregunta: ¿cuánto es el máximo que una persona residente está dispuesta a pagar en tal fecha? Pues ese es, menos un poquito, el precio. No son bobos. Ajustan el precio para que los residentes “tengan la sensación” de que están pagando por debajo de mercado. Que noten que está “algo barato”, con eso es suficiente. Pero recuerden, eso es solo el 25% de la tarifa. Hay que multiplicarlo por cuatro. También te ofrecen gangas, a 30 euros ida y vuelta. Normalmente en fechas y horarios malísimos. No se confundan. Esos son los restos, pensados para gente como yo. Solo que a mí me toca pagar 120 por esa “ganga”. Y dando gracias.

En las fechas más demandadas las cifras llegan al absurdo. Se ven pasajes que cuestan el doble que ir a América. Bogotá 600 euros. Gran Canaria 1.200. No hay escrúpulos, ni límites morales, ni vergüenza. A las compañías aéreas les da igual lo que pienses de ellas. Las maldices mil veces y, pasado un tiempo, tienes que volver a comprarles. Es su oligopolio y nosotros los cautivos.

Mención aparte merecen los viajes interinsulares. Parece que funcionan. Tarifas estables y asequibles. Aun así, permítanme ofrecerles mi punto de vista. Cuando voy a Gran Canaria pienso que, con el dineral que ha costado movernos, qué bueno sería aprovechar para visitar a la familia de Tenerife, o qué bueno que los niños conocieran otra isla. Luego compruebo que ir a Tenerife nos cuesta como no residentes de 300 a 400 euros en barco. De 500 y 600 en avión. Se me pasan las ganas enseguida. El “descuento” no solo me aleja de mi isla natal. Me hace prohibitivo visitar las demás. Da pena, pero no mucha. Peor es no ver a tus seres queridos. Ya me conformo con ir a Gran Canaria.

El mayor engaño de todos es la idea de que el “descuento” protege a los canarios, que les beneficia. La cruda realidad es que los beneficiarios directos son las compañías de transporte. Reciben más de 800 millones de euros anuales, incluyendo a Baleares. Ponen las tarifas y se llenan el cheque ellas mismas. Supongo que las ganancias en Canarias les ayudan a compensar otras estrategias comerciales. No lo sé ni me importa. Lo que sí sé es que se llevan muchísimo dinero público. No creo que estén “cuidando” a Canarias. Me parece una exhibición de poder. Pueden dejarnos incomunicados cuando quieran. Mejor que no les toquemos “su” dinero. Cuidado que se van, que suben los precios, que reducen la frecuencia… Parecen extorsionadores de cuello blanco, a los que se les paga un extra para que no se olviden de hacer su trabajo.

La cruda realidad es que los beneficiarios directos son las compañías de transporte. Reciben más de 800 millones de euros anuales

En la sombra hay un beneficiario oculto. Me explico. A Madrid vinimos muchas personas con un título universitario bajo el brazo. En la época en que fui, la ULPGC llevaba funcionando más de 10 años. Produciendo titulados que el mercado de trabajo local no absorbía. Tiene lógica que saliéramos fuera a trabajar. ¿Elegimos Madrid porque era bonito? A mí poco me importaba el dónde. Lo que buscaba, como trabajador, era una ocupación que tuviera una conexión directa con lo que estudié. Casualidad número 1: esto ocurría en Madrid.

Casualidad número 2. ¿Para qué sirve el “descuento”? ¿A dónde va la gente con él? Los datos de los aeropuertos canarios de 2022 revelan los movimientos más importantes de pasajeros. Un 30% entre Tenerife y Gran Canaria. Un 23% entre Canarias y Madrid. ¿Otra vez Madrid? Sí. Luego hay un 19% en otros desplazamientos interinsulares, y el 28% restante con todos los demás aeropuertos de la península. El siguiente es Barcelona, con el 8,5%. Ah, claro, es que Madrid se usa como escala para otros destinos. Pero ¿quién ha diseñado esto? ¿Cómo le beneficia ser “la escala”? Pues resulta que el billete a la capital es el más barato y frecuente. El destino más competitivo. Canarias tiene 2,2 millones de turistas potenciales para ir a ver sus museos, sus musicales, tomarse una copa en Malasaña o pasear por Sol. También es la sede de muchas, muchísimas reuniones de trabajo. Algo así está pasando. Según la Encuesta de Turismo de Residentes (INE), en 2022 casi 384.000 personas fueron desde Canarias a Madrid en avión y pernoctaron allí, frente a 118.000 en Cataluña. Definitivamente no es solo una escala. Es un negocio.

El “descuento” de residente es como el AVE. ¿Para qué sirve el AVE? Para conectarse con Madrid. Quien no se conecta con la capital se queda aislado. Es la cúspide de la jerarquía territorial. ¿Quién escribe el BOE cada mañana? ¿Dónde se mueven las redes de poder? ¿Quién acapara las sedes del IBEX-35? ¿Quién se pone a sí misma en el centro de todas las infraestructuras terrestres y aéreas? A lo mejor no fue intencional, pero lo cierto es que el “descuento” de residente ha terminado siendo una pieza más en el proyecto neocentralista. Madrid reparte roles subalternos a los territorios y diseña infraestructuras a la francesa, de manera radial, alineando hasta la última carretera, aeropuerto o vía de tren con la Puerta del Sol. España es su rueda y la periferia gira a su alrededor. En este movimiento la city va absorbiendo mano de obra y capital como una aspiradora. Mientras, te repite cada día que “todos los españoles somos iguales”.

Cuando llegué aquí pensé “qué abiertos son los madrileños”, “vengo de Canarias y no siento rechazo alguno”. La ciudad “me acogió”. Debería estar agradecido ¿no? Al principio sí. Pero, con el tiempo, te vas dando cuenta de que esta ciudad vive de la gente como tú. Claro que te acoge. Faltaba más. Es su negocio y su mentalidad. Absorber gente. Absorber dinero. Absorber proyectos. Absorber inversiones. Cuando se invierte en poner el AVE en una comunidad autónoma, gana Madrid. Cuando se reforma la autopista A5 de Extremadura, gana Madrid. Cuando se da el “descuento” de residente a Canarias, también gana Madrid. Todo está hecho para conectarnos con ella. Así que siempre gana.

Me gustaría aclarar que cuando hablo de Madrid no me refiero a sus 3,2 millones de habitantes ni a la ciudad física. Le tengo afecto a sus calles y a su gente. Aquí somos una mayoría de trabajadores, padeciendo un modelo de ciudad especulativa, desigual y salvaje. Una metrópolis rica con una élite reacia a compartir la riqueza. Gente que no percibe para nada su privilegio. Este país lo heredaron ellos. Es su patrimonio. Manejan la consola posfranquista de acumulación de poder económico, mediático, político y judicial. Esa consola es “su Madrid”. Y para tapar su posición privilegiada, se pasan todo el día acusando a otras regiones de ser privilegiadas.

Aquí somos una mayoría de trabajadores, padeciendo un modelo de ciudad especulativa, desigual y salvaje

Volviendo al “descuento”. No soy un experto, así que desde la ignorancia les cuento opciones que veo. Creo que el transporte interinsular debería estar universalmente rebajado. Al menos los barcos, donde no tiene sentido que queden asientos libres. En cuanto a la conexión con la península, hay que acabar con las montañas rusas de precios. La solución puede pasar por dar una cantidad fija por trayecto. O por poner un máximo a la tarifa que se puede subvencionar. Otra opción, seguramente más justa, sería hacerlo en función de la renta de la persona que viaja, aunque parece más difícil de llevar a la práctica.

Es urgente que las personas con familiares de la tercera edad o dependientes puedan ir a precios asequibles. Si estuviera en mi mano, plantearía una reforma que extendiera la condición de residente a toda la gente que haya estado 5 años o más empadronada en las islas y ampliaría la posibilidad de acogerse al descuento a los familiares de primer grado de estos.

También hace falta una Canarias con criterio que no se deje intimidar. No sé de leyes, pero creo que las compañías aéreas beneficiadas deberían ser investigadas o incluso sancionadas. Lo que han hecho no debería ser legal ni quedar impune. También necesitamos que Canarias tenga claro que no tiene que dar las gracias. Que el dinero se lo están quedando X empresas que hacen negocio con su necesidad. Que, para remate, resulta una pieza más del tablero centralista. Necesitamos una Canarias que busque alianzas para un país equilibrado, donde la gente encuentre oportunidades en sus territorios y se pueda conectar sin tener que pasar siempre por el centro.

En definitiva, “el descuento” me parece injusto, clasista, chapucero, una subvención encubierta a las aerolíneas y una forma de descapitalizar y chantajear a Canarias. Así que mi review es mala. Le pongo una estrella porque no puedo darle menos.

----------------

Este artículo se publicó originalmente en la revista tamaimos.

Hace 20 años me fui a Madrid. Eran los primeros 2000. Los vuelos baratos hacían posible trabajar en cualquier ciudad de Europa y volver cuando quisieras a casa. Me apunté a ese modelo de vida que parecía del futuro, pese a ser insostenible. Mi idea era pasar unos años. Vino la crisis de 2008. Me quedé, dando...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jaime Balaguer

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí