1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

convención de 1948

España tiene que demandar a Israel por el genocidio de Gaza

Cada día que pasa sin que el Gobierno tome la iniciativa de adherirse a la causa sudafricana es un día en el que nuestro país está violando sus obligaciones internacionales

Joaquín Urías 10/01/2024

<p>Paisaje de destrucción en el norte de Gaza. <strong>/ Mahmoud Mushtaha</strong></p>

Paisaje de destrucción en el norte de Gaza. / Mahmoud Mushtaha

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

El ejército del Estado de Israel lleva ya tres meses bombardeando sin piedad la franja de Gaza como respuesta a los ataques terroristas de Hamás en los que murieron mil doscientos de sus ciudadanos. Se trata de un territorio extranjero, pero bajo su control, en el que viven (o vivían) alrededor de dos millones de palestinos. La considerada como potencia ocupante no sólo ha matado a decenas de miles de civiles palestinos sino que también ha dañado el 70% de las viviendas de la zona. Además, está destruyendo de forma deliberada carreteras, hospitales y universidades hasta provocar el aniquilamiento mismo de la sociedad palestina de Gaza. Mientras se produce este crimen contra la humanidad, la mayor parte del mundo lo observa indiferente, o al menos inactivo.

Pero no todos están consintiendo con pasividad esta tragedia. Por todo el mundo, miles de personas, incluyendo a numerosos judíos, protestan contra el exterminio. Hay también algún gobierno resuelto a demostrar que la humanidad está por encima de las consideraciones geopolíticas: la República de Sudáfrica ha acudido a la Corte Internacional de Justicia alegando que estamos ante un auténtico genocidio y pidiendo que se adopten medidas inmediatas para detenerlo. La demanda se sustenta por entero en la Convención para la Prevención y la Sanción del delito de Genocidio aprobada por las Naciones Unidas en diciembre de 1948 y firmada por 152 países, incluidos Israel y España. No se trata de una ocurrencia extravagante, sino todo lo contrario; lo que ha hecho Sudáfrica es algo exigido por el derecho internacional y algo que España también debería hacer. Cada día que pasa sin que el Gobierno español tome la iniciativa de adherirse a la demanda sudafricana es un día en el que nuestro país está violando sus obligaciones internacionales.

La Convención es un instrumento internacional elaborado al calor del impacto que tuvo en el mundo el descubrimiento del intento del Gobierno nacionalsocialista alemán de exterminar a todos los judíos. La impulsó especialmente el jurista judío polaco Raphael Lemkin, que fue quien acuñó modernamente el término ‘genocidio’ para referirse al intento de aniquilar a un grupo nacional, tal como sucedió con las políticas nazis contra el pueblo hebreo o las turcas contra los armenios. Fue precisamente el horror de descubrir la dimensión de la masacre contra los judíos lo que llevó a tipificar y prohibir de manera absoluta el genocidio e instauró la obligación de todos los países de evitarlo.

La Convención define el delito de genocidio no sólo como la comisión de determinados actos terribles, sino que exige que se hayan realizado con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico o racial. Los actos en cuestión incluyen la matanza de miembros de ese grupo, la lesión de su integridad física o mental, el someterlos a condiciones de vida que acarreen su destrucción incluso parcial, el intentar impedir nacimientos o el traslado forzoso de niños. Cuando se realicen esos actos (que de cualquier otro modo pueden ser considerados como crímenes contra la humanidad) para aniquilar a un grupo determinado, entonces se está técnicamente ante un genocidio.

Los primeros países declarados culpables de violar la Convención fueron Serbia y Montenegro con ocasión de los crímenes cometidos durante la guerra de Yugoslavia, en los años noventa. En esa ocasión, la Corte Internacional de Justicia declaró que “las fuerzas serbobosnias cometieron genocidio al buscar la extinción de los 40.000 musulmanes bosnios de Srebrenica”. Aunque el Estado serbio no fuera directamente responsable de ello, sí que fue declarado culpable –al estar informado de lo que sucedía y teniendo la posibilidad de evitarlo– de no prevenir o castigar adecuadamente el genocidio.

Aplicando todo esto a la situación actual en la franja de Gaza, es fácil concluir que, de una parte, se está cometiendo un genocidio y, de otra, España está obligada a denunciarlo.

Tal y como explica con contundencia la demanda sudafricana, las acciones israelíes sobre Gaza pueden ser calificadas fácilmente de genocidio. Constituyen actos que están castigados en la Convención y se están realizando con la intención prevista en ella.

Razonablemente, lo más complicado de demostrar es la intención, porque la naturaleza de los ataques israelíes salta con claridad a la vista. Hasta el momento han muerto asesinados más de 23.000 palestinos y heridos casi 60.000. El 70% de los fallecidos son mujeres y niños, por lo que resulta evidente que se trata de civiles no combatientes. Entre el 30% restante de hombres hay ancianos, periodistas, personal sanitario, trabajadores humanitarios y civiles en general. A eso hay que sumar los miles de desaparecidos. No hay duda de que se han cometido matanzas deliberadas, excesivas e indiscriminadas de civiles.

Toda la población de Gaza está sometida a un daño psicológico tremendo. Agencias internacionales calculan que el 90% de la población ha sido obligada a abandonar sus casas. Tras intentar confinar inicialmente a todos los palestinos en un espacio equivalente a un tercio del territorio, Israel dicta nuevas órdenes de evacuación a diario, obligando al movimiento continuo de los habitantes de la Franja. El terror de los masivos bombardeos indiscriminados, con bombas poderosísimas, se completa con una terrible hambruna, creada y mantenida de forma deliberada. La malnutrición y la falta de agua y medicinas, denunciadas por agencias de Naciones Unidas son claramente una forma de completar el genocidio.

Lo más difícil de demostrar siempres es la intención de aniquilación que debe guiar estos hechos atroces para poder hablar jurídicamente de genocidio. Pero no en este caso. Ayudan las numerosas declaraciones de las autoridades, parlamentarios, ministros y mandos militares israelíes en las que explicitan su intención de dañar a toda la población de Gaza o incluso acabar con ella. Por su importancia, destacan unas afirmaciones del presidente del país y otras de su primer ministro. El 12 de octubre, Isaac Herzog, presidente de Israel, dijo en rueda de prensa literalmente, refiriéndose a Gaza, que “es toda una nación la responsable. No es cierta la retórica de que los civiles no son conscientes ni participan. Es absolutamente falso”. Más tarde, en la misma rueda de prensa, dijo que en muchas cocinas palestinas había misiles, lo que las convertía en objetivos legítimos. El 28 de octubre, Benjamín Netanyahu, primer ministro, evocó el pasaje bíblico que dice “recordad lo que os han hecho los de Amalec”. Con esa frase se refería al párrafo del Deuteronomio, estudiado en todas las escuelas hebreas, en el que Moisés explica que Dios le ha pedido “exterminar a los de Amalec completamente hasta que nadie recuerde que han vivido”. A partir de ahí, los judíos de la Biblia se sintieron legitimados para exterminar a ese vecino pueblo cananeo. La alusión es escalofriante y sirve, junto a otras muchas, para constatar que efectivamente Israel está atacando la Franja de Gaza decidido a acabar, al menos parcialmente, con los palestinos que allí viven. Por si fuera poco, el ministro de Defensa israelí, al anunciar su plan de ataque, dijo que iba a “imponer un asedio completo de Gaza. No habrá electricidad, comida, agua o carburante. Todo cerrado. Estamos luchando contra animales humanos y actuamos en consecuencia”. De esa forma, además de llamar al aniquilamiento, deshumaniza a los palestinos gazatíes. La intención de cometer lo que técnicamente se califica de genocidio es evidente.

Y ante esta evidencia, España no puede permanecer impasible. No se trata sólo de una cuestión de pura humanidad, para parar la constante muerte de civiles, los desplazamientos forzosos de población y la destrucción total de las infraestructuras. También es una obligación jurídica. El artículo uno de la Convención establece que los Estados firmantes se comprometen a prevenir y sancionar el genocidio. Ello implica que si un país tiene conocimiento fehaciente de que se está cometiendo un genocidio tiene la obligación de utilizar los instrumentos jurídicos a su alcance para evitarlo. El principal es, precisamente, acudir a la Corte Internacional de Justicia. 

Las circunstancias españolas facilitan que nuestro Gobierno dé ese paso. Vivimos en un país relevante de la Unión Europea que está libre del pasado vergonzante que comparten otras naciones de nuestro entorno. Aquí la opinión pública, además, está concienciada con los derechos humanos y espantada ante el horror diario que se vive en Gaza. Tenemos la obligación y la oportunidad de respaldar la demanda sudafricana, provocando así una cascada de reacciones internacionales contra el genocidio que tal vez pueda servir para detenerlo.

Conforme a la normas procesales internacionales, los países demandantes y demandados tienen derecho a nombrar un juez ad hoc que se una a la Corte para el estudio del caso. Israel ha nombrado a un prominente jurista, Aharon Barak, superviviente del Holocausto, que de niño evitó el exterminio huyendo del gueto escondido en un saco de patatas. Por su parte, Sudáfrica ha designado al juez Dikgang Moseneke, el albacea de Nelson Mandela, que fue detenido, maltratado y encarcelado cuando era un joven activista contra el apartheid. Ambos tienen detrás una terrible historia de sufrimiento en razón del grupo nacional al que pertenecen. Los jueces internacionales seguro que entienden, sin embargo, que el Holocausto fue una de las peores experiencias de la humanidad no por dirigirse específicamente contra los judíos, sino por la magnitud del genocidio. Ningún pueblo, ni siquiera el que más ha sufrido en el pasado, está legitimado por la historia para masacrar a diario deliberada e impunemente a niños, ancianos y población civil. Ojalá la voz de España ayude a conseguir que impere la cordura y que la Corte Internacional de Justicia adopte medidas para frenar este genocidio que está ocurriendo ante nuestros ojos. Por una vez nuestro país tiene la ocasión de situarse claramente en el lado bueno de la historia.

------------------------

250 juristas piden al Gobierno que apoye la denuncia internacional de Sudáfrica contra Israel por genocidio.

El ejército del Estado de Israel lleva ya tres meses bombardeando sin piedad la franja de Gaza como respuesta a los ataques terroristas de Hamás en los que murieron mil doscientos de sus ciudadanos. Se trata de un territorio extranjero, pero bajo su control, en el que viven (o vivían) alrededor de dos millones de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joaquín Urías

Es profesor de Derecho Constitucional. Exletrado del Tribunal Constitucional.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan-ab

    Gracias, Fernando, como bien dices las manifestaciones son el próximo día 20. El mismo día también se leerán "Versos contra la masacre de Gaza" en un recital colectivo y simultáneo en más de 20 ciudades de todo el mundo. En Madrid, por ejemplo, “el acto se desarrollará como una maratón de 12 horas —de 10 a 22— y tendrá lugar en el CSOA La Ferroviaria, un espacio autogestionado que se encuentra amenazado de desalojo inminente. Participarán más de 125 poetas, entre ellos el jordano-palestino Abdo Tounsi y nombres tan reconocidos como el mencionado Juan Carlos Mestre, Fernando Beltrán, Luz Pichel, Noni Benegas, Rosana Acquaroni, José Manuel Lucía Megías, María Ángeles Maeso, Ana Pérez Cañamares o Escandar Algeet.”

    Hace 5 meses 6 días

  2. fguardo

    Las manifestaciones y actos de protesta contra el genocidio están prohibidas en Francia y Alemania, donde además se está generando una racialización sobre los refugiados en la sociedad y alertando de futuros preparativos de guerra. En Europa vuelven las políticas de austeridad y altos presupuestos en defensa y armamento mientras aumentan las expectativas electorales de la ultraderecha en Francia y Alemania. Así que, la cuestión ya no es solamente Gaza , Cisjordania y Líbano, sino, la de una Europa de Derechos y Libertades, o una Europa iliberal propiedad de los Fondos de Inversión, con la extracción de rentas como gran motor de la economía y mejor bajo represión social como dicta el manual de la escuela de Chicago.

    Hace 5 meses 7 días

  3. Fernando

    Hola, las manifestaciones/concentraciones son el día 20 de enero: https://www.elsaltodiario.com/ocupacion-israeli/sociedad-civil-exige-gobiernos-pongan-fin-complicidad-genocidio-israeli

    Hace 5 meses 7 días

  4. juan-ab

    Leemos en Canal Red una declaración de la embajadora chilena en NN.UU. Paula Narváez: “Chile presentará prontamente la remisión de la situación en Palestina a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional para solicitar que se investiguen los crímenes internacionales que se cometen en los territorios ocupados; para cual esperamos se puedan sumar otros países”. El próximo día 21 de enero habrá manifestaciones en todo el territorio nacional. Ojalá seamos muchas y muchos los que acudamos a ver si convencemos al Gobierno de España que cumpla no solo con lo que indica el sr. Urías sino también con lo que se le viene exigiendo por parte de algunas formaciones políticas y de la sociedad civil: suspender relaciones diplomáticas y el comercio de armas con el estado sionista y genocida de Israel.

    Hace 5 meses 8 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí