1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CARTA A LA COMUNIDAD

Nueve años llegando tarde. Gracias por hacerlo posible

7.000 personas parecen muy pocas para sostener un medio de comunicación, pero cuando son tan fieles y generosas como ustedes, parecen muchísimas

Miguel Mora 15/01/2024

<p>Ilustración que elaboró el artista Raúl Arias en exclusiva para los primeros suscriptores de CTXT en 2015.</p>

Ilustración que elaboró el artista Raúl Arias en exclusiva para los primeros suscriptores de CTXT en 2015.

Raúl Arias

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Cuando el 15 de enero de 2015 cerramos el primer número de CTXT en una oficina-nevera del barrio madrileño de La Ventilla, no teníamos gerente, no teníamos nóminas, no teníamos publicidad, no teníamos a Telefónica detrás, no teníamos móviles de empresa ni contactos con el IBEX, pero en la portada pusimos cuatro cajitas mondas y lirondas que definían ya lo que iba a ser Contexto: Política, Firmas, Culturas y Deportes (antimadridista, por más señas).

 

Éramos 14 periodistas en paro, recién tirados a la basura por diversos diarios de papel gobernados por ludópatas que empezaron sus carreras en la Prensa del Movimiento y ahora se creían lobos de Wall Street. Muchos no éramos capaces de distinguir una S. L. de una S. A, pero no teníamos la menor intención de renunciar a ejercer nuestra pasión, el periodismo. Y sabíamos que para buscarnos un hueco teníamos que hacer justo lo contrario de lo que estaban haciendo los viejos y nuevos digitales progresistas. Es decir, nada de publicar piezas y teletipos a mansalva, nada de dar última hora, nada de defender al PSOE como si fuera nuestra madre y nada de acudir a las tertulias televisivas para trincar un sueldo extra y obtener visibilidad y suscripciones.  

Así que, en vez de correr y correr, decidimos que íbamos a llegar lo más tarde posible a las noticias; y que en vez de pasar la mano por el lomo al bipartidismo monárquico, corrupto y austericida, íbamos a escuchar con toda atención a los yayoflautas y los jóvenes turcos que habían convertido el 15M en una opción política que daba pánico a las élites. No queríamos ser ricos ni famosos, sino hacer periodismo libre, irreverente, ingobernable. El Sistema, que todo lo ve, lo supo pronto, y quizá por eso nunca nos invitaron a las tertulias (bueno, yo fui a la SER de suplente dos mañanas de verano y aquello fue todo). Enseguida notamos que el IBEX y las instituciones tampoco se morían por financiar la aventura de aquel grupo de chalados que detestaban la publicidad invasiva, el click fácil y las alertas en el móvil. Haciendo virtud de la pobreza extrema, apostamos por ser un semanario (el anticlímax de Google), y por géneros que la prensa digital de teletipo y titular cachi consideraba una memez: editoriales, entrevistas interminables, reportajes sobre el terreno, perfiles, y para ilustrar, caricaturas y viñetas. 

Pensábamos además que, especialmente en aquel momento de alta precariedad material y moral, el periodismo no podía no ser un servicio público, y por eso elegimos un modelo de no negocio: todo en abierto, sin muros de pago, sin contenido patrocinado y con un diseño minimalista. La idea era que los lectores más pudientes pagaran unos euros al mes de suscripción para que quienes no podían pagar pudieran leernos gratis y difundir nuestro trabajo en redes. 

Desde el principio, en la fachosfera, nos llamaron Contexto, el medio podemita. Seguramente se lo pareció porque abrimos el primer número con una entrevista de 27 folios a Errejón, cosa que ningún medio había osado hacer antes. O tal vez porque denunciamos en nuestros editoriales y análisis la impunidad de algunos intocables ilustres como Juan Carlos I, Rodrigo Rato, los Botín o César Alierta (este estupendo perfil de Ana Tudela nos costó ser proscritos por Telefónica para siempre). En honor a la verdad, CTXT nació para dar cobijo a una mezcla caótica de gente heterodoxa, plural y sin adscripción partidista. El común denominador era que todos habían sido excluidos o se sentían cancelados por la Gran Recesión. En la primera reunión del Consejo Editorial, celebrada en el célebre Saloncito, había una sexóloga, un director de cine, un profesor de Ciencia Política, tres exdirectores de El País, un escritor gallego desconocido, un periodista italiano perseguido por la Camorra, una periodista de Getafe curtida en gabinetes de prensa, un señor asturiano de Ciudadanos infiltrado, una escritora de derechas que quería ser Delegada de CTXT en América Latina, e incluso una atractiva marquesa, habituada a flirtear con príncipes. Que yo recuerde, en aquella mañana surrealista (“Si pides CTXT en el kiosko, te mandan a la farmacia”, sentenció el gran José Luis Cuerda cuando vio el logo de la cabecera) solo había un militante de Podemos, Miguel Álvarez, hermano de Nacho Álvarez. 

Por supuesto, muchos de los allí presentes habíamos votado o íbamos a votar en aquellos años a Podemos. Uno no se va de El País o de El Mundo a una patera digital sin rumbo para seguir votando a Felipe González. Pero lo cierto es que CTXT explicó bastante antes que Podemos que uno de los factores clave que impedía al país ser una democracia plena y abierta a reformas y debates serios era la concentración del poder mediático y la promiscuidad de este con las élites del R’78. Contexto fue en esos primeros años un hervidero de ideas, un laboratorio periodístico y sociológico: había que respetar el periodismo volviendo a las esencias clásicas para reconectar con los lectores huidos y atraer a las generaciones jóvenes; y al mismo tiempo había que agitar, moverse, actuar, ayudar a reconstruir desde abajo un país destrozado por unas élites que se sentían impunes gracias al gran pacto de silencio, al intercambio de favores en el palco del Bernabéu y a la tolerancia ante la corrupción que producía, como un espejo, la inviolabilidad del jefe del Estado.

Pero la etiqueta que nos colgó la fachosfera era inexacta: aunque Podemos y CTXT nacieron con un año de diferencia y ciertamente se retroalimentaban, nosotros no éramos ni colegas ni admiradores de sus dirigentes. Nuestro único líder espiritual era y es el Cholo Simeone: íbamos partido a partido, sabiendo que si se cree y se trabaja, se puede, y sin negociar el esfuerzo. Y por supuesto ejercíamos y recomendábamos sin escondernos el “No consuman” (prensa nacionalmadridista). 

Sin cobrar un euro los dos primeros años, poniendo parte de las indemnizaciones de los ERES para pagar a los colaboradores y los informáticos, teletrabajando desde mucho antes de la pandemia, las y los fundadores de CTXT pasamos lindas fatigas para salir adelante. Pero lo conseguimos. Y aunque está feo que esto lo diga yo, más de una vez, con nuestros escasísimos recursos, llegamos mejor y más lejos que muchos que competían (y compiten) dopados por los esteroides de las tertulias y de los anunciantes / mecenas. 

Nueve años después, la aventura sigue. Los que no sabíamos nada de empresas fuimos aprendiendo y hoy tenemos una micropyme familiar totalmente saneada que podrían estudiar en las escuelas de negocios. No debemos un euro a nadie. Tenemos 250 pequeños accionistas. Pagamos las facturas de proveedores y periodistas a fin de mes sin retrasarnos un día. Los sueldos de los 7 periodistas en plantilla son más altos que lo que marca el convenio. Y el balance acumulado entre lo invertido y gastado en estos nueve años es, a 1 de enero, de 24.000 euros negativos. Es decir, construir y mantener Contexto y luego la pequeña editorial Escritos Contextatarios ha generado unas pérdidas medias anuales de menos de 3.000 euros. 

 

La pregunta que hacía Josep Pla (“¿y quién paga todo esto?”) tiene una respuesta fácil. En 2023, ingresamos 70.000 euros anuales de publicidad, frente a los millones que reciben medios menos incómodos. Y ustedes, las lectoras y lectores, aportan más del 75% de los ingresos totales vía suscripciones, donaciones y compras de libros en agora.ctxt.es

A finales de 2023, tenemos 7.000 suscriptores, que pagan una media de 60 euros anuales para que 12 millones de personas puedan leer gratis  nuestra web cada año. El modelo de no negocio funciona, pero no nos permite crecer. Este año, hemos podido hacer un esfuerzo enorme en la cobertura del genocidio israelí porque más de mil personas han ayudado en la captación de fondos. Pero necesitamos llegar lo antes posible a 10.000 suscriptores, cifra fetiche que solo rozamos en 2020. Eso nos permitiría vivir más tranquilos, dedicarnos más al periodismo y menos a los excels, y contratar cuatro o cinco periodistas más. Estamos orgullosas de nuestra comunidad. Si pedimos ayuda para Gaza, no fallan. Si publicamos un libro, cientos de ustedes lo compran de inmediato (sabiendo que no leerán nada sobre ellos en los otros medios y que tienen que añadir al carrito 7 u 8 euros de envío). Si les convocamos a debates o a talleres virtuales, las sesiones siempre están llenas. 7.000 personas parecen muy pocas para sostener un medio de comunicación, aunque sea tan modesto como este. Pero cuando son tan fieles y generosas como ustedes, parecen muchísimas.  

Ahora, las malas noticias. Los índices de lectura de la revista han caído cerca de un 25% desde la pandemia, en los últimos dos o tres años. Les pasa lo mismo a todos, pero no es consuelo. Y lo entendemos bien, porque nos pasa igual a quienes hacemos la revista. Es demasiado duro leer cada día tantas malas noticias, asomarse a tantas guerras, tragarse tantos bulos, informarse sobre la crisis social que está produciendo la inacción ante el cambio climático. El efecto más letal de la prensa del bulo, antes conocida como el sindicato del crimen, es que hay tantos medios publicando patrañas para enriquecer a sus dueños e imponer sus agendas ultraliberales, que la credibilidad del conjunto de los medios se resiente. Al ver un día tras otro a Inda en televisión, o a Ana Rosa, o a Pablo Motos, o a Terradillos, mucha gente piensa que todos somos iguales o parecidos, y cada vez menos personas se creen nada de lo que oyen o leen. Si a esto se une que Twitter y Facebook han dejado en buena parte de difundir las informaciones de los medios, y que las redes de moda son Tiktok e Instagram, ¿cuánto duraremos los medios que publicamos análisis de 2.500 palabras?  

Para terminar de alegrar la cosa, estos días asistimos a la enésima ronda de broncas y afrentas entre nuestras muy queridas familias de las izquierdas a la izquierda del PSOE. La ilusión por lograr cambios profundos impulsó la marea que entre 2015 y 2019 llevó a millones de personas a decir basta, activarse y empezar a exigir partidos, medios y canales alternativos. Aquello se fue y ha dejado paso al caos y el desencanto. En CTXT hemos pasado nueve años luchando, pidiendo, clamando por la unidad de la izquierda, y hemos llegado a 2024 con la izquierda hecha unos zorros. Los viejos compañeros son hoy los peores enemigos; la agenda del cambio colectivo ha dejado paso al sálvese quién pueda, los líderes no se soportan y las bases se insultan en redes, mientras los medios afines al PSOE y a la derecha descorchan el champán previendo que esas luchas fratricidas (y el deseable hundimiento de la extrema derecha) parirán más pronto que tarde un nuevo y tuneado bipartidismo 2.0. Hace un año justo, en la fiesta del octavo aniversario de CTXT, advertimos entre bromas y veras a los presentes que, si las izquierdas no comparecían unidas a las generales, la revista recomendaría a sus lectores el voto para el PSOE. No hizo falta, todo el mundo sabía que la unidad conseguida tras meses de peleas era trucha. 

La toxicidad de la ruptura de las izquierdas nos afecta a todas. Incluso el Consejo Editorial de CTXT, que siempre fue un oasis de coexistencia pacífica entre las corrientes zurdas y progresistas, es hoy un lugar más silencioso y apagado. No nos peleamos, eso no, pero el espíritu de proponer y construir cosas en común y con alegría ya no está. Pocos se animan a escribir, seguramente por miedo a recibir de vuelta un leñazo de viejos compañeros. En CTXT intentaremos seguir tendiendo puentes y planteando nuevas alternativas e ideas, lejos de los aparatos, y sin tomar partido editorial por ninguna de las siglas. Todas ellas consideran que los culpables del desastre son los otros. A nosotras, como medio, nos parece que la responsabilidad es colectiva, de todas y todos. Y por eso lo único constructivo que queda por hacer es no alimentar las divisiones, los ataques y las querellas personales, y proponer ideas y caminos de medio y largo plazo que permitan a la gente desencantada superar la lógica de la ruptura.   

La vida sigue, salvo en Gaza, y Contexto tiene que reflexionar sobre la mejor forma de continuar siendo una publicación influyente, interesante y atractiva. En estos años, la revista se ha convertido en un medio de vida para varias familias, y en la esperanza de futuro y estabilidad para algunos jóvenes y no tan jóvenes periodistas. Creo que hacemos un trabajo digno, profesional, honesto. Ni perfecto ni indispensable, desde luego. Con errores y torpezas, sin duda. Pero creo que nos hemos acercado bastante a lo único que aspirábamos a ser: una herramienta para que la ciudadanía pueda informarse y debatir con calma y en completa libertad sobre todos los asuntos importantes; una fuente de inteligencia colectiva horizontal, heterogénea y plural que aporte contexto fiable a los lectores que no se conforman con las versiones oficiales y oficiosas. 

Gracias a ustedes, que nos han permitido y animado a combatir la propaganda y las mentiras y a denunciar la impunidad y las injusticias, hemos podido mantener esta pequeña isla de libertad completamente a salvo de las presiones de gobiernos, partidos, anunciantes, portavoces y corporaciones. Por eso seguimos estando orgullosas de ser un medio que habla claro, que come perro cuando hace falta y que llega tarde para intentar llegar mejor. Sabemos bien que estos defectos imperdonables nos han convertido en una de las últimas aldeas galas del periodismo libre, y que la claridad en este oficio siempre genera más recelos, silencios y enemigos que piropos, lisonjas y beneficios. Si les parece que sigue mereciendo la pena apoyarnos, e incluso pedirles a otras y otros que lo hagan, igual salta la sorpresa en Altabix y conseguimos, partido a partido, alcanzar finalmente el orgasmo de los 10.000 suscriptores. Sería el mejor regalo posible para el décimo aniversario.

Mientras tanto, reciban un optimista y afectuoso saludo del baranda cholista. 

P. S.: Para este año, estamos elaborando un ambicioso programa de actividades presenciales. Se llamará La Gira de CTXT (a la mierda el teletrabajo).  Haremos jornadas de un día (con debates, presentaciones de libros y talleres) que esperamos servirán para ir cerrando heridas y ayudar a ir repensando las izquierdas. Queremos festejar como se merece, en estrecho contacto con nuestra comunidad, nuestro décimo cumpleaños. Nos gustaría ir a Valencia, A Coruña, Bilbao, Sevilla, Barcelona, Mallorca y Cádiz. Si alguno de ustedes desea echarnos una mano o abrirnos alguna puerta, pueden escribirnos a info@ctxt.es a la atención de Paco Cano, que será el comisario del aniversario anticipado. 

¡Salud y libertad!

Cuando el 15 de enero de 2015 cerramos el primer número de CTXT en una oficina-nevera del barrio madrileño de La Ventilla, no teníamos gerente, no teníamos nóminas, no teníamos publicidad, no teníamos a Telefónica detrás, no teníamos móviles de empresa ni contactos con el IBEX, pero en la portada...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Mora

es director de CTXT. Fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. marcoantonio-mira

    ¿Solo somos 7000?. Eso nos da una medida de que lejos estamos de cambios de paradigma importantes. Pero hay que seguir apoyando uno de los pocos medios que tenemos para construir al menos, un punto de vista diferente y un progreso hacia un futuro mas digno o al menos vivible. Los que tenemos la suerte o la desgracia de vivir en este “bloque” occidental tenemos que esforzarnos mucho en desentrañar la verdad de los acontecimientos. Gracias a Ctxt, lo poco que nos queda a este lado (a pesar de sus inevitables sesgos ideológicos neoliberales).

    Hace 2 meses 29 días

  2. rosateau

    Ojalá pronto los 10.000 . Sois los mejores !!

    Hace 2 meses 30 días

  3. Jose

    Llego tarde, como siempre, así q no me hagas mucho caso, Miguel... Quería compartir una duda contigo. ¿No será q los fascistas - o los neocons - nos tienen comida la moral? Leía recientemente q la falta de esperanza alimenta al fascismo... Pero como escribía una compañera vuestra - q desafortunadamente no sé citar - ¿no será q su rabia emana de todo lo q hemos conseguido estos años? ¿No deberíamos, entre denuncia y denuncia, incluir tb alguna loa, algo de celebración y un poquito de ilusión? Me acuerdo de cuando celebrábamos cada "Sr. García Ejea, le voy a dar un dato!" de Yolanda, o aquel golazo del Mimistro Alberto Garzón con el video sobre el consumo de carne q sus detractores hicieron viral, o la Ley del Sí es Sí de Irene y su equipo, o la subida del SMI y aquella votación tan surrealista... No digamos el asalto a los cielos...

    Hace 3 meses 3 horas 30 minutos

  4. miguel-alarcon

    Forza! gracias por el coraje y la fe, gracias por descarrilaros, gracias por golpearnos con verdades como puños, gracias a los subscriptores pudientes, gracias con texto y sin tacto. Una pena que seáis tan futboleros, aunque sea en una capa emocional, y admiradores de un "club" que tiene al asesino N°1 del cine español como presidente, maldito seas Enrique Cerezo. Pero claro, si no seríais demasiado perfectos.

    Hace 3 meses 8 horas 20 minutos

  5. juan-ab

    Recuerdo cuando vi la primera referencia a ctxt. ¿ctxt? ¿Qué querrá decir eso? ¿...? "contigo x ti", pensé. Luego supe que no, pero ya me dio igual. ¡Muchas felicidades, periodistas! Y muchos días más de singladura con viento favorable os deseo. Y si no hay viento, pues habrá que remar. Ahí os va mi gratitud y mi aliento, que os sople las velas.

    Hace 3 meses 14 horas 29 minutos

  6. Fernando

    Hola, ánimo a todxs. No escribo más porque ya sabes que a veces, supongo que es por el servidor de la web, hace desaparecer los mensajes que se están escribiendo (y además ¡no conoce el "punto y aparte"! en los comentarios, ja, ja. Pero es igual. gracias a todos los que hacéis posible CTXT, Un abrazo digital a todxs, suscriptores incluídos.

    Hace 3 meses 18 horas

  7. pipe49

    No sé qué escribir, las confesiones-arenga del jefe Mora siempre me dejan intranquilo y con regusto agridulce. Solo puedo decir que, en tiempos de profunda desconfianza en casi todo, yo me fío de Ctxt y de la honestidad y profesionalidad de un ramillete de profesionales del periodismo que son un ejemplo de compromiso social y humano. Leer al jefe Mora, a la Sra Jiménez, a Adriana T, al inmenso Gerardo Tecé es no sólo un gusto intelectual, sino una necesidad. Larga vida a Ctxt, salud y alegría!

    Hace 3 meses 1 día

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí