1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

NORA CORTIÑAS / FUNDADORA DE LAS MADRES DE PLAZA DE MAYO

“Costó mucho meter presos a los genocidas, así que vamos a pelear para que no haya indultos”

Eva Máñez Buenos Aires , 13/01/2024

<p>Nora Cortiñas posa, durante la entrevista, con la foto de su hijo desaparecido y dos pañuelos característicos de la lucha feminista. / <strong>E. M.</strong></p>

Nora Cortiñas posa, durante la entrevista, con la foto de su hijo desaparecido y dos pañuelos característicos de la lucha feminista. / E. M.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Pocas personas han trascendido a través de generaciones y países como lo ha hecho la fundadora de Madres de Plaza de Mayo, Nora Cortiñas. Norita, como se la conoce cariñosamente, es para mucha gente el principal referente político y ético de la Argentina. Cada vez que el país es sacudido por un escándalo, una crisis o un zarpazo económico, muchas personas se preguntan ¿dónde está Norita? ¿Qué dicen las Madres de esto?

Un documental sobre su vida, Norita, la película, de Jayson McNamara, Francisco Villa y Andrea Carbonatt; un libro digital, Nora Cortiñas, retazos de una vida incomparable, editado por la Fundación Rosa Luxemburgo, que recoge todo su archivo personal con más de 600 materiales escaneados; y más recientemente una biografía, Norita: la Madre de todas las batallas, de Gerardo Szalkowicz (Editorial Sudestada), reflexionan sobre la figura de Nora como icono de la lucha por los derechos humanos en Argentina y el mundo. Su legado no para de crecer y hasta un club de fútbol LGBTIQNB+ y de mujeres adoptó su nombre, el Norita Fútbol Club, que con el lema “llevamos la democracia en los botines” ha demostrado que otro fútbol es posible.

Visitamos a Nora Cortiñas (Buenos Aires, 22 de marzo de 1930) en su casa de Castelar, en el conurbano bonaerense, una mañana lluviosa de diciembre. Nada más saludarla nos dice que su abuela era de Onda (Castellón) y su papá catalán y republicano, y que ella ha visitado las fosas franquistas y el Valle de Los Caídos: “Es horrible ese lugar”. Nos da estos datos para crear cercanía mientras se pinta los labios para las fotos.

En un momento tan angustioso y complicado como el que se vive ahora en Argentina, con un presidente que ha decidido liquidar el país al grito de “No hay plata”, miles de personas asisten estupefactas a los planes de privatizaciones, recortes y represión. Es un buen momento para conocer “el lado Norita de la vida”. Estamos en vísperas de la primera movilización contra el presidente Milei, y Patricia Bullrich, la ministra de Interior, amenaza con represión y multas a quien proteste. “Como este Gobierno que asumió ahora es fascista, entonces toda la gente, todas las familias, todas las comunidades que nos rodean están con miedo”, dice Nora, quien afirma que irá a la marcha. “No voy a ir a hacer violencia, pero voy a ir. Y si nos llevan presas, se formará un grupo de abogados que irán inmediatamente a sacarnos de las comisarías”.

Las Madres de Plaza de Mayo han desempeñado un papel crucial en mantener viva la memoria histórica

Nora es una anciana de 93 años, menudita, que apenas puede caminar. Aunque esa apariencia frágil esconde la fortaleza de una giganta épica que pone el cuerpo cada día por el sueño de ese otro mundo posible. Es una de las mujeres de pañuelo blanco que llevan 46 años girando cada jueves en la plaza de Mayo de Buenos Aires. Las Madres de Plaza de Mayo han desempeñado un papel crucial en mantener viva la memoria histórica y han abogado por la responsabilidad de los perpetradores de crímenes de lesa humanidad.

“Yo tengo uno de mis hijos detenido y desaparecido desde el 15 de abril de 1977 hasta estos días. No sé qué pasó con él, de a poquito se va buscando la verdad”. Su hijo Carlos Gustavo, de 24 años, fue detenido, secuestrado y desaparecido cerca de aquí, en la estación de Castelar, por las Fuerzas Armadas. A partir de ese trágico suceso, cuando tenía 47 años, la vida de Nora Cortiñas cambió rotundamente. Desde entonces, junto a las Madres de la Plaza de Mayo, no ha parado de luchar contra la impunidad de los crímenes del terrorismo de Estado, resistiendo frente al silencio y el olvido. “Nosotras empezamos a ir a la Plaza de Mayo el 30 de abril de 1977”, rememora, “éramos 14 madres y costaba mucho juntar a 14 madres, porque había terror. Porque el terrorismo de Estado es para eso: vienen terroristas, se meten en los hogares y meten miedo. Entonces ir a la plaza era arriesgarse. Pero se habían llevado a nuestros hijos, no había duda. Queríamos ir a denunciar en un lugar abierto, que nos viera todo el mundo. Empezó ahí y fue creciendo la cantidad de madres a medida que creció la represión. Cada jueves éramos más y más. También las madres que nos juntábamos en los tribunales cuando íbamos a hacer los trámites. Así se hizo un movimiento que llegó a tener centenares de madres”. Desde ese momento se convirtieron en las Madres de los 30.000 desaparecidos, ya no pedían por sus hijos, sino que exigían verdad y justicia por todos los desaparecidos. En su devenir como colectivo tuvieron “diferencias”, que derivaron en la bifurcación de la organización en 1986 en Asociación Madres de Plaza de Mayo y Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, pero nunca cejaron. “En todas las provincias hay grupos de madres. Ahora somos pocas, porque estamos llegando a los 100 años, todas tenemos 90 y pico. Muchas madres están enfermas y otras ya no quieren ir a la plaza porque están cansadas, tienen dolores, enfermedades. Así que ahora somos tres o cuatro madres que vamos los jueves. Pero estamos activas para ir a todos los actos que hay”.  ¿Y tú cómo estás de salud, Norita? Le preguntamos. “Escacharrada”, nos contesta sin perder la sonrisa, “tengo diabetes, una hernia hiatal que me jode el estómago, problemas en los huesos por todos lados. Los tengo viejos, los huesos. Así que tengo que tomar pastillas para esto, pastillas para lo otro, pastillas que están bien empastilladas”, continúa haciendo broma y chiste de sus dolores. “Pero bueno, no me puedo quejar porque estuve paralítica, imposibilitada de caminar, con silla de ruedas. Recién hace poco dejé la silla de ruedas y la llevo a la plaza o si hay que recorrer mucho para no hacer el esfuerzo”.

Nora recuerda que padeció dos ictus hace unos meses que la dejaron postrada y sin memoria. Su determinación y ganas de vivir le han devuelto la lucidez y la fuerza. “Estoy de emoción en emoción”, contesta con gran entusiasmo, como si fuera una adolescente y no una venerable anciana. “El viernes fui a presentar mi libro, había mucha gente y todos lloraban. El libro no es para llorar”, me advierte, “pero uno se puso a contar una anécdota que había vivido conmigo, se emocionó y acabaron todos llorando”. Y sigue hablando de la biografía de Gerardo Szalkowicz que tanto le gusta. “Yo lo había leído cuando lo hicimos y después lo presenté varias veces, pero tuve un ictus y estuve sin memoria y tuve un montón de problemas personales que me produjo la enfermedad. Y me dije, voy a volver a leerlo porque quiero saber si el libro me refresca la memoria. Y sí, efectivamente, me la refresca. Todo lo que yo conté, lo viví y está en el libro. El autor, que es un pibe joven, se reía porque le digo ‘yo tuve que leer el libro otra vez para saber si me acordaba de las cosas que dice’. No es un libro para leer rápidamente y cerrarlo y ponerlo en la biblioteca, es para leer despacio y, tras algunas páginas, tenés que volver atrás un poco para rememorar lo que leíste para que no te olvides. Resulta que yo necesité hacer eso. Le digo a la gente que ese libro no tiene nada inventado y que eso lo vivimos”, concluye con orgullo.

– ¿Alguna vez tuviste miedo? 

– Personalmente cuando se llevaron a Azucena Villaflor y el grupo de madres de una iglesia donde se reunían. El siguiente jueves ir a la plaza daba miedo. Porque se habían llevado a esas madres que habían desaparecido, y siguen desaparecidas hasta hoy.

Nora Cortiñas, durante una de las concentraciones en la plaza de Mayo. / E. M.

Nora se refiere a los hechos acontecidos en diciembre de 1977, cuando doce integrantes de un grupo de personas que se reunían en una iglesia para organizar la búsqueda de los desaparecidos fueron secuestrados y asesinados por la Marina. Entre ellos se encontraban algunas Madres de Plaza de Mayo, dos religiosas francesas y varios militantes políticos. Azucena Villaflor fue una de las fundadoras de las Madres de la Plaza de Mayo, su cuerpo fue arrojado al mar y las corrientes lo arrastraron a la costa. La enterraron en el cementerio sin identidad, hasta que en 2005 el Equipo Argentino de Antropología Forense la identificó. Sus cenizas fueron enterradas en la plaza donde tanto luchó. “Desde entonces cada vez que hay acto o una movilización, allá vamos”, dice Nora enlazando la memoria con la urgencia de las luchas actuales, “como esta semana que hay una movilización que el Gobierno ha prometido reprimir. Aunque hay un llamado de atención de Naciones Unidas diciendo que las marchas no pueden estar prohibidas, y además en Argentina están garantizadas en la Constitución. Entonces no nos pueden reprimir”.

– Ahora que estamos hablando de la situación actual, ¿qué desafíos tenemos con respecto a la búsqueda de memoria, justicia y verdad?

Para poder saber dónde están los desaparecidos es básico que se abran todos los archivos que no están abiertos

– Es imperioso encontrar y abrir los archivos. Para poder saber dónde están los desaparecidos es básico que se abran todos los archivos que no están abiertos. Hay archivos secretos que sabemos que existen. Toda la verdad es lo que queremos: a dónde se llevaron a los desaparecidos, a quiénes asesinaron, cómo, dónde, cuándo... Sabemos que eso, con este Gobierno, será difícil, porque ahora hay ministras negacionistas o familiares de genocidas. Con otros gobiernos se pudo adelantar algo, pero con este no sabemos qué va a pasar. Costó mucho meter presos a los genocidas, así que vamos a pelear para que no haya indultos. Con este Gobierno estamos en riesgo de que una mañana se levanten y digan “firmamos el indulto”. Tenemos que pelear muchas cosas que ellos quieren hacer dentro del negacionismo y no se lo vamos a permitir. Hay 30.000 desaparecidos; las cifras son nuestras, no son de ellos. Ellos dicen que no hay 30.000, bueno, que comprueben dónde están, quiénes son y que digan las cifras de la gente que tienen, de la gente que mataron y la gente que sigue desaparecida. Todo tienen que comprobarlo ellos también para cambiar las cifras. No va a ser fácil, va a ser una pelea seria.

– Estamos muy preocupadas con los ajustes económicos que van a hacer. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?  

– ¿Que por qué Argentina se volvió facha de pronto? Argentina tuvo siempre una parte de su sociedad que era fascista, pero este Milei estuvo en Estados Unidos y trajo mucha plata, todo el trabajo que él hizo es recorrer y poner platita en programas de televisión y mentalizar a los jóvenes haciéndose el loco simpático para atraer a los chicos, pero eso sin plata no se hubiera logrado. La desaparición y el terrorismo de Estado vienen a un país para atemorizar. Ahora estos quieren amenazar con las medidas del DNU que tomaron, pero el pueblo está escaldado de esa política de intimidación y les costará. Vamos a ser miles y miles en la calle, arriesgándonos.

Nora se refiere al Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que entró en vigor a principio de año, una controvertida medida que desregula la economía con la modificación y derogación de decenas de leyes.

La casa de Nora Cortiñas está llena de fotos, objetos y recuerdos; como un pequeño museo de sus innumerables viajes. Porque su vida es también testimonio y ejemplo de compromiso y entrega con las causas populares. En cualquier rincón del mundo en el que se cometiera una injusticia contra los más desfavorecidos, allá iba la Nora internacionalista, cruzando fronteras para alzar su grito de justicia. Kurdistán, Palestina, el País Vasco, las fosas franquistas o cualquier rincón de América Latina. “Los derechos humanos tienen que ser independientes de lo que son los gobiernos y los partidos políticos”, dice. “Creo que la justicia ante los crímenes de lesa humanidad es parte de la vivencia, de la historia de los países. Para tener el orgullo de que son realmente humanos si permiten que los culpables sean condenados como corresponde. La justicia y la verdad en todos los países tienen que ser el principal tema de la historia”.

Hablamos de la impunidad que reina en el Estado español con respecto a los crímenes del franquismo y de la querella internacional por crímenes de lesa humanidad que un grupo de abogados están llevando a cabo a través de un juzgado argentino. “Cuando España estaba bajo la dictadura franquista ocurrieron hechos horrorosos, agravados porque durante muchos años las víctimas quedaron sepultadas en fosas sin identificar o en las cunetas, y acá en Argentina sufríamos mucho por eso. Las madres nos pusimos contentas cuando por fin se abrió la posibilidad de que se pudieran iniciar juicios a los graves delitos de lesa humanidad del franquismo, pensamos que por fin iba a actuar la justicia”. Nora conoce bien a la jueza Servini. “Durante la dictadura fue con nosotras un tanto difícil porque estaba casada con un milico, aunque ahora está separada. Cuando a ella le tocó por sorteo juzgar los crímenes del franquismo y no se negó, sino que llevó adelante la querella, nos alegramos mucho por la posibilidad de que por fin esos crímenes se pudieran juzgar”.

La justicia y la verdad en todos los países tienen que ser el principal tema de la historia

A Nora hablar de las fosas de España le lleva a recordar otra fosa, y así va enlazando historias. “Cuando estuve en Japón fui a un cementerio con una fosa donde tiraban a las geishas, que son las mujeres que servían a los varones. Esas mujeres tenían un barrio para vivir y después que terminó la guerra las hacían matar, que se suicidaran en ese foso, para que ya no pudieran contar esas historias. Terrible, qué cruel, ¿no? Porque primero las vistieron y las adornaron para que entretuvieran a los soldados y después, como había sido una vergüenza, las arrojaban al foso. A Japón fui invitada por esas mujeres sobrevivientes que han podido hacer justicia, ojalá ustedes hagan justicia también en España”.

En este recorrido, Nora adquirió un sentido más amplio de los derechos humanos. Sigue con el reclamo histórico de memoria, verdad y justicia de las Madres, pero también piensa en el medioambiente, las luchas obreras, los indígenas, la autodeterminación de los pueblos, la justicia social, la denuncia del gatillo fácil y cualquier reivindicación solidaria y contra la injusticia que la interpele. En nuestra charla tiene un momento para reivindicar la figura de Milagro Sala, la dirigente social líder de Tupac Amaru, detenida en enero de 2016 y a la que han ido construyendo acusaciones con el fin de disciplinarla a ella y a su organización. “Milagros Sala es una campesina indígena que está presa del Gobierno de la provincia de Jujuy”, resume Norita, “el anterior presidente Fernández podría haberla liberado y no lo hizo. Quisieron que ella sufriera porque era valiente y muy emprendedora. La prisión de Milagro Sala es una vendetta de los hombres porque ella hizo tanto en la ciudad de una provincia que era muy pobre. Por eso los hombres la castigan, para que ninguna mujer quiera hacer lo que hizo ella”.

Norita se ha convertido en una suerte de rockstar de cualquier evento feminista o reivindicación LGTBI. Estuvo en todas las marchas por la despenalización del aborto, uniendo el grito de ¡Nunca más! al ¡Ni una menos!, levantando oleadas de cariño y pasión. “Yo no era feminista, pero después salí a las calles, conocí a las compañeras y me empujaron”, se sincera. “Desde el momento que salimos de casa, las madres fuimos las primeras feministas porque enfrentamos a los milicos, a los varones y a los curas. Digo yo que era feminista sin darme cuenta. Yo era un ama de casa conservadora, de estar adentro de mi casa. Salir a la calle y caminar con las mujeres en todos los lugares, en todos los ámbitos, me ha hecho entender cosas que si no estás en la calle no las aprendes. También estudié Psicología Social, que me vino muy bien”.

“En los barrios pobres las que tienen logros son las mujeres que salen a pelear todos los días por tener luz, agua y los servicios básicos”. ¿Y por qué?, se pregunta. “Porque tenemos una fortaleza dentro que no la tienen los hombres, una fortaleza espiritual que hace que empieces algo y lo sigas hasta que se consigue. Recién ahora, que se empezó a hacer el día de la mujer, ni una menos y todas esas luchas, que nos pusimos en el primer plano”.

– Toda una vida dedicada a la lucha y a la memoria ¿Es una buena vida?

Este Gobierno de Milei es un Gobierno del negacionismo y de la violencia y no se lo vamos a permitir

– Una vida de corridas, de persecuciones, de todo. Por eso cuando me dicen “tenés que elegir a dónde vas”, no se puede elegir, porque en todos lados donde saben que voy, me esperan. No puedo decir “hoy me quedo en mi casa”. Ahora trato de estar en un acto por día nada más, aunque igual no cumplo. Me escapo un poco. Cuando hay algo especial para presentar estamos todos los movimientos unidos, ahora para enfrentar a este Gobierno nos vamos a juntar con Adolfo Pérez Esquivel para ir a pedir una entrevista todos juntos al presidente. Porque este Gobierno de Milei es un Gobierno del negacionismo y de la violencia y no se lo vamos a permitir. Para eso tenemos que estar todos juntos, para recordarle que hay un consenso social, unas leyes y convenios internacionales.

El coche que llevará a Nora al próximo acto ya la espera en la puerta, le digo que me falta hacerle unas fotos y se pone el pañuelo blanco sobre la cabeza, con destreza, sin necesidad de mirarse en el espejo, se cuelga la foto de su hijo Carlos al cuello y envuelve su muñeca con un pañuelo verde, símbolo de la lucha por el derecho al aborto. Mientras le fotografío aún tiene tiempo para lanzar un mensaje a los jóvenes. “A los pibes les diría que trabajen por los derechos humanos, que averigüen cuáles son los derechos humanos que tienen que defender, que hay una Constitución en el país que hay que cumplirla y que hay que proteger al pueblo. Que, si algún día gobiernan, tienen que apoyar al pueblo. Que no está mal militar en un partido político, pero hay que saber qué hace el partido por los pobres, qué hace porque coma todo el pueblo. Que es primordial que todo el pueblo tenga bienestar y el bienestar es tener trabajo, tener un sueldo correcto y que toda la gente reciba todos los beneficios de los servicios y el confort para vivir con dignidad”. Y así, con estas premisas tan claras para todas y todos, nos subimos al coche que lleva a Nora al siguiente acto, la siguiente marcha o el próximo viaje.

Pocas personas han trascendido a través de generaciones y países como lo ha hecho la fundadora de Madres de Plaza de Mayo, Nora Cortiñas. Norita, como se la conoce cariñosamente, es para mucha gente el principal referente político y ético de la Argentina. Cada vez que el país es sacudido por un escándalo, una...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Eva Máñez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí