1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Fuerzas reaccionarias

‘Follow the money’: la influencia de la derecha religiosa estadounidense en Europa

Grandes organizaciones de EEUU financian acciones legales y de ‘lobby’ en la UE para influir en las legislaciones sobre derechos de las mujeres y las disidencias sexuales

Nuria Alabao 3/06/2024

<p>Alliance Defending Freedom, organización de la derecha religiosa estadounidense, imparte un curso en Eslovaquia. / <strong>Jenia Symonds de Monfort (Facebook)</strong></p>

Alliance Defending Freedom, organización de la derecha religiosa estadounidense, imparte un curso en Eslovaquia. / Jenia Symonds de Monfort (Facebook)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Las elecciones europeas están muy cerca y las encuestas indican una fuerte subida de las derechas radicales. Los dos grupos del Parlamento Europeo donde se integran –Identidad y Democracia y los Conservadores y Reformistas Europeos– podrían tener hasta treinta escaños más si se confirman las predicciones, que les auguran un 23% de la intención del voto, como explica Steven Forti en este análisis. Pero, ¿qué puede implicar este ascenso para otro tipo de derechos asociados al género –de las mujeres o de las disidencias sexuales–, esos que la UE suele presentar como una seña de identidad propia?

Realmente no es fácil responder, sobre todo porque depende tanto de los consensos previos con los que se enfrentan, como de las resistencias que pueden llegar a producirse. (Además, para que se hagan efectivos estos derechos asociados al género de manera plena se tendrían que contemplar como parte de un sistema más amplio de garantía de derechos sociales, y no de forma aislada. Por ejemplo, las leyes antidiscriminatorias no sirven si las personas no tienen acceso a sanidad, renta, a una vivienda digna… o simplemente si las personas no tienen acceso a la justicia de una manera igualitaria para hacer valer esos derechos).

En todo caso, para entender lo que sucede en Europa en relación a este ámbito, hay que atender también a una cuestión en la que no solemos poner el foco: el crecimiento de la influencia de la derecha religiosa estadounidense. Desde hace años, se ha erigido como un actor más en las instituciones europeas a través de una miríada de organizaciones fundamentalistas bien financiadas. Esta derecha religiosa –y sus organizaciones– es la misma que apoya directamente a Donald Trump que, de volver a la presidencia, usará sin duda los recursos del Estado para tratar de impulsar a sus aliados: las derechas radicales europeas y sus agendas ultraconservadoras.

Las tropas de Trump

Buena parte de cómo se concibe el activismo antiderechos hoy –con grandes oenegés bien financiadas que lanzan campañas coordinadas con otros actores políticos, muchas veces copiando las formas de movilización de los movimientos sociales de izquierdas– se lo debemos a estas derechas religiosas estadounidenses. Se empezaron a organizar de forma muy similar a como las conocemos hoy, a partir de la segunda mitad de la década de 1970 y como reacción a las revueltas de valores del 68 y las luchas feministas/LGTBIQ+. Desde esa década, su principal objetivo ha sido derribar el acceso al aborto en Estados Unidos, algo que han conseguido en buena medida, ya que, desde que el Tribunal Supremo anuló la protección de este derecho, se calcula que una de cada tres mujeres ya no tiene acceso a un aborto seguro en este país.

Desde que el Tribunal Supremo anuló la protección de este derecho, una de cada tres mujeres ya no tiene acceso a un aborto seguro en este país

Durante la década de 1990 se crearon las principales agrupaciones antiderechos, como la International Organization for the Family –que organiza los congresos mundiales de la familia–, la Alliance Defending Freedom (ADF) o el American Center for Law and Justice (ACLJ), que tiene una versión europea. Estas en concreto son las que más presencia tienen en el continente, ya que entendieron que para luchar contra el aborto en Estados Unidos –o contra otros derechos asociados al género– se tenía que influir en la legislación o jurisprudencia de otros países, lo que supuso un gran impulso para la campaña transnacional contra la “ideología de género”.

Una de las más activas en Europa es Alliance Defending Freedom (ADF), que se jacta de haber contribuido a redactar leyes del aborto tan restrictivas como la de Misisipi y de tratar de frenar las políticas antibullying en instituciones públicas destinadas a prevenir la depresión o incluso el suicidio entre las personas LGTBIQ+.

Funciona como un Abogados Cristianos, aunque enorme –en 2022 su presupuesto fue de 104 millones de dólares–. Su última declaración fiscal indica que ha duplicado su inversión en Europa desde 2018 –de 2,6 millones de dólares en 2018 a 4,3 millones de dólares en 2019–, según Corporate Europe. Disponen de 2.200 abogados colaboradores que han intervenido en más de 500 casos ante foros nacionales e internacionales, como explican en su web. “Dirigimos casos que presentamos ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y colaboramos a escala local con la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea”, añaden.

El European Centre for Law and Justice y la ADF han intervenido en docenas de casos judiciales europeos durante la última década: se han opuesto a la adopción por parte de personas del mismo sexo; han apoyado a médicos y empresas que se niegan a brindar servicios a mujeres y personas LGBT y, en al menos siete casos, han presentado argumentaciones legales –Amicus curiae– en tribunales europeos en apoyo de las posiciones antigénero del gobierno polaco.

El derecho como arma ofensiva

Hoy, estos grupos no solo promocionan los valores cristianos en el campo social, sino que hacen tareas de lobby en la UE, financian a organizaciones afines y tratan de influir en las legislación europea o de otras partes del mundo, impulsando la promulgación de leyes nacionales o incluso reformas constitucionales.

El ejemplo de Rumanía es claro. Allí apoyaron a las organizaciones locales, que impulsaron una iniciativa legislativa popular en 2018 que pretendía impedir a futuro la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo –y otros derechos asociados, como la adopción–. Para ello se intentó incluir en la Constitución de ese país una definición del matrimonio como exclusivamente compuesto por “la unión entre un hombre y una mujer”. En este caso, la derecha estadounidense ayudó a sus organizaciones locales afines con recursos económicos, argumentación jurídica o patrocinando varias conferencias en el Parlamento nacional en apoyo del cambio.

Sin embargo, la enorme campaña, con sus fake news incluidas, donde se decía, por ejemplo, “si no vas a votar, dos hombres podrían adoptar a tu hijo”, no surtió efecto. La reforma no salió adelante por falta de participación, pero como sucede en estos casos, para estos actores posicionar en el debate público que el matrimonio es únicamente heterosexual puede acercarles ya a sus objetivos. Además, este tipo de guerras de género proyectan políticamente a los actores fundamentalistas locales o a los partidos ultraderechistas, que asumen protagonismo durante estas campañas. Aunque en otros casos, como en el de Polonia, propuestas similares impulsadas por grupos antiderechos como Ordo Iuris sí han funcionado y han conseguido prohibir la principal forma de acceso legal al aborto vía moción de inconstitucionalidad. Es fácil ver aquí una réplica del funcionamiento de sus homólogos estadounidenses.

Litigio estratégico

Para impulsar sus guerras de género se sirven de una herramienta fundamental para las extremas derechas en todo el mundo, como es la del litigio estratégico, que sirve tanto para perseguir a sus oponentes como para crear precedentes legales. Por ejemplo, presentan muchos casos ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos porque esas sentencias pueden ser utilizadas como argumentos legales en juicios de los Estados Unidos.

Desde 2010, las instituciones europeas han registrado un aumento muy significativo de la actividad de los grupos de presión religiosos

Hoy, Abogados Cristianos, en España, es una réplica de cómo operan estas organizaciones en Europa o EEUU, defendiendo gratuitamente a los que acosan, a las puertas de las clínicas (los “rezos públicos”) a las mujeres que van a abortar; a los padres que protestan contra la educación sexual en las escuelas; acusando de delitos de odio o contra la libertad religiosa a activistas feministas o LGTBIQ+; o actuando contra los políticos y políticas progresistas. Un ejemplo reciente es el de las querellas presentadas contra la esposa del presidente Sánchez. Tanto Hazte Oír como Manos Limpias presentaron las suyas propias y partidos ultras como Vox o los ultraminoritarios Iustitia Europa y PorTodos se personaron como acusación popular en busca de atención mediática e información directa del proceso.

Una de las principales estrategias legales que están importando de EEUU a Europa es la defensa de la “libertad religiosa” o “libertad de expresión”. Wendy Brown, en Las ruinas del neoliberalismo, habla de la creación de “jurisprudencia neoliberal” en estos casos, donde se reconoce la libertad de expresión de las empresas, lo que les permite sortear las legislaciones antidiscriminatorias o contra los delitos de odio –que penalizan según qué declaraciones públicas contra las personas trans u otras disidencias sexuales–. Brown pone el ejemplo de un pastelero que se negó a hacer una tarta de boda a una pareja gay, pero que ganó el juicio porque cualquier actividad o producto –en este caso la tarta– se considera un “discurso” protegido bajo la libertad de expresión. Aunque son casos muy adaptados al derecho estadounidense, dan cuenta de la astucia de los antiderechos, acumulada después de 50 años de actividad que ponen al servicio de la creación de nueva jurisprudencia europea a su favor.

Tareas de lobby

Para dar cuenta de la capacidad de estas organizaciones estadounidenses en Europa, podemos seguir el rastro del dinero. Las doce más grandes han invertido al menos 80 millones de dólares desde 2008, según el Observatorio Corporate Europe. No es una cifra menor y es probable que sea mucho más alta, pues existe bastante opacidad. Desde 2010, las instituciones europeas han registrado un aumento muy significativo de la actividad de los grupos de presión religiosos. Sus actividades en el Parlamento europeo consisten en ofrecer formación y recursos a los parlamentarios afines o montar campañas mediáticas y de presión. Pero también se dedican a bombardear con informes y comunicaciones a los eurodiputados sobre sus temas estrella. Uno, evidentemente, es el aborto. Recientemente, el Parlamento Europeo aprobó una resolución –de carácter simbólico– para que el aborto sea un derecho fundamental, después de que Francia lo incluya en su constitución. Durante la votación, los eurodiputados recibieron un feto de plástico realista junto con una carta en contra del aborto.

En cualquier caso, y a pesar del autobombo de su propaganda –que normalmente sobredimensiona su propia capacidad–, estos actores internacionales no son omnipotentes. Evidentemente, los amplios recursos materiales de los que disponen y sus redes internacionales sirven para impulsar sus ideas y su proyecto político en alianza con otras fuerzas conservadoras; sin embargo, necesitan encontrar un ecosistema cultural favorable y no consiguen grandes victorias allí donde los movimientos feministas/LGTBIQ+ son más fuertes. La batalla sigue, por tanto, abierta.

Las elecciones europeas están muy cerca y las encuestas indican una fuerte subida de las derechas radicales. Los dos grupos del Parlamento Europeo donde se integran –Identidad y Democracia y los Conservadores y Reformistas Europeos– podrían tener hasta treinta escaños más si se confirman las predicciones, que les...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología Social. Investigadora especializada en el tratamiento de las cuestiones de género en las nuevas extremas derechas.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí