1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ciclismo

¡Póngame un Zaaf por favor!

Marcos Pereda 5/03/2015

Zaaf se distancia del pelotón durante el Tour de Francia de 1951.
Zaaf se distancia del pelotón durante el Tour de Francia de 1951. CORBIS

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Un Zaaf! Retumba el pedido en las paredes del añejo bar. Los parroquianos apenas levantan la mirada de su partida de naipes, acostumbrados a la especial sonoridad del nombre. Afuera sopla con fuerza el mistral, ese viento inmisericorde que lleva en invierno el frío de los Alpes al Mediodía francés y que en verano se disfraza de infierno hasta hacer irrespirable el aire. Estamos en un pequeño pueblo en las cercanías de Nîmes, junto a la carretera que une el Languedoc y la Provenza. Un Zaaf, ha pedido un cliente, y el camarero, solícito, pone un pequeño vaso de vino tinto sobre la sucia barra. Un Zaaf.

Abdel-Kader Zaaf (1917-1986) es una foto, la que le muestra apoyado en un árbol, inconsciente durante el Tour de Francia de 1950, mientras a su alrededor los aficionados le auxilian, posan para el fotógrafo o, sencillamente, miran con curiosidad. Pero es también el carisma, esa cualidad evanescente que se posee o no, y que hace a quien la tiene destacar de forma natural entre las multitudes. Porque Zaaf, que fue primero francés y luego argelino, no era un gran ciclista, no era guapo, no era jovial o simpático, ni siquiera fue jamás un caballero en la carretera. Pero el público le reconocía. Tenía carisma. Y eso ni se compra ni se entrena.

Empecemos por la leyenda, por esa instantánea que dibujó a Zaaf en la retina de toda una generación.

Aquellos primeros Tours tras la Segunda Guerra Mundial seguían siendo polvorientos, sucios, peligrosos y con un punto de heroísmo romántico que se perdió, quizás, entre los ojos azules y el pelo rubio de Jacques Anquetil. Pero estamos en 1950 y el Tour es aún áspero, es barro y piedras y aventura. Todo eso y además, en aquel año, un equipo africano.

Aunque no realmente, porque el conjunto de África del Norte representa a los tres departamentos argelinos y los dos protectorados de Marruecos y Túnez. En otras palabras, franceses de pura cepa desde el punto de vista administrativo que vestían un maillot pardusco con una franja azul rápidamente reconocido por el buen aficionado.

Aquel conjunto, el primero del continente en pisar un Tour, era dirigido por Tony Arbona, periodista del periódico argelino Dépêche Quotidienne, y estaba compuesto por una heterogénea mixtura de argelinos (cuatro) y marroquíes (dos)…o, si lo prefieren, mezclaba árabes, kabiles bereberes y pieds-noirs, los norteafricanos de origen europeo. Todo un exotismo que no pasó desapercibido para público y prensa, que convierte a los seis ciclistas (Zaaf, Zélasco, Molines, Khebaili, Dos Reis y Charroin) en protagonistas habituales de sus crónicas. Escritos paternalistas, con un tono racista que hoy nos resulta escandaloso y que en aquella época pasaba desapercibido. Por aquel entonces las revueltas de Argelia aún no habían comenzado, y aunque nadie había olvidado lo sucedido en Sétif cinco años antes durante las celebraciones del Día de la Victoria, la visión de la sociedad "oficial" francesa frente a sus colonias africanas era todavía condescendiente y algo naíf, lejos de la firmeza casi agresiva que vendría tiempo después. Así, el diario que organizaba el Tour, L´Équipe, no perdía oportunidad de ensalzar la gran acogida que los norteafricanos estaban teniendo tanto por la afición como por el resto de los ciclistas. Claro que esto se combinaba con artículos que comparaban a los argelinos con  boxeadores negros como Joe Louis, otros en los que se les denominaba "vendedores de alfombra" (nada menos que en Le Monde) y comentarios como el de Jean Castera, que para loar el buen hacer de la escuadra terminaba uno de sus escritos diciendo que Zaaf había ganado tanto dinero en Francia que al regresar a Argelia "podría tomar otras tres esposas para él solo e invitar a todos sus amigos a un gran festín de cous-cous..."

En tal clima no es de extrañar que Abdel-Kader Zaaf se convirtiese pronto en figura reconocible del pelotón. En primer lugar, porque era el más veterano de los africanos, con 33 años, y el único que había corrido ya la Grande Boucle. Lo había hecho el año anterior enrolado en el equipo regional del Sudeste Francés, maillot gris y blanco sobre sus espaldas, y la experiencia no pudo ser peor: eliminado en la primera etapa por llegar fuera de control. Pero lo que popularizó para siempre a Zaaf, lo que le hizo inmortal, fue la foto, aquella foto. Y todo lo que la rodea.

La decimosegunda etapa del Tour de 1950 une las ciudades de Perpiñán y Nîmes. Bajo un sol abrasador, los norteafricanos deciden pasar a la ofensiva, y tanto el veterano Zaaf como Marcel Molinès, un pied-noir de apenas 21 años, escapan del pelotón nada más iniciarse la jornada y cuando aún quedan 200 kilómetros hasta la meta. El grupo sestea por detrás, y los dos argelinos abren un hueco que se antoja definitivo. Entonces alguien se empeña en escribir una historia digna de ser recordada.

Zaaf es impulsivo, anárquico, individual, mal compañero. Aunque con el tiempo conseguirá domar sus ánimos (concluirá sus días como ciclista haciendo de gregario para Gaul o Bahamontes), en 1950 todavía era un guerrillero, un rompepelotones. El casseur de baraque, así le llamaban los franceses. Una escapada corta no es una escapada digna de Zaaf, decía, orgulloso. Quizás por eso, y en contra de toda lógica, Abdel-Kader ataca a su joven coéquipier (Lloré de rabia mientras lo veía alejarse) y se marcha solo en pos de una victoria que parece segura.

Hasta que ocurre.

Sabemos qué pasó, pero seguramente jamás conozcamos las causas. Los hechos: faltan solo 30 kilómetros hasta la meta de Nîmes y Zaaf empieza a ir más despacio, zigzaguea por la carretera y acaba cayendo al suelo, los ojos en blanco. Cuando se incorpora vuelve a subir a su bicicleta y pedalea en sentido contrario a la marcha, en dirección al punto de salida. Son solo unos metros, puesto que vuelve a caer al suelo. Unos aficionados arrastran al ciclista, casi inconsciente, hasta la sombra de un plátano, uno de esos árboles que delimitan los grandes caminos en Francia desde hace siglos. Allí intentan reanimarle durante dos horas en las que el argelino apenas entiende lo que ocurre a su alrededor. Llegará a Nîmes en ambulancia. Al día siguiente se fuga del hospital saltando un muro y recorre todos los hoteles de la ciudad aún de madrugada buscando a Jacques Goddet, cabeza de la organización, para expresarle su intención de continuar en el Tour. Goddet se muestra inflexible, no puede seguir en carrera porque hizo los últimos kilómetros de la etapa anterior en un vehículo. La respuesta de Zaaf es clara: Entonces haré ahora mismo esa distancia sobre mi bicicleta y ya estamos en paz. El Tour, siempre cruel, no se apiada de él.

Pero, ¿qué le pasó a Zaaf? ¿Por qué ese desfallecimiento? La leyenda, que es siempre la hija más guapa de la Historia, nos dice que el argelino tomó una botella de líquido que le ofreció algún espectador aquel caluroso día y la apuró de un trago sin darse cuenta de que no contenía agua sino el espeso y fortísimo vino tinto que se produce en la zona. Según esta versión, Zaaf, musulmán practicante, jamás había probado el alcohol, y la mezcla de esfuerzo intenso y morapio hizo que se deshidratara por completo, quedando inconsciente. El público, en su intento de refrescar al argelino, le rocía la cara con lo que tenían más mano… lo han adivinado, de nuevo es vino. Así tenemos a nuestro valiente ciclista tendido inconsciente bajo un árbol, desvanecido por el esfuerzo y la deshidratación, y apestando a alcohol. La fotografía da la vuelta al mundo, y es, en sí misma, una de esas historias que merecen ser contadas.

Aunque… aunque quizás no ocurrió como nos dijeron.

A lo mejor lo que deshidrató a Zaaf no fue nada que bebiera, sino las orthedrinas, unas anfetaminas que había tomado esa jornada, y que eran algo común en el pelotón de aquellos tiempos. Todos las consumían, pero también todos sabían que en días de mucho calor había que pasar sin ellas porque provocaban desmayos. Y quizás Zaaf, el arriesgado, el casseur de baraque, el hombre sin ley, no hiciese caso de tal advertencia. Puede, entonces, que el olor a vino solamente viniera de lo que rociaron sobre su rostro los espectadores, puede que todo el mito no sea más que eso, un cuento que jamás existió.

Puede…

No importa, la historia del ciclista derrumbado por tomar vino en plena carrera es popular, es carismática, y Zaaf se convierte en toda una personalidad, alguien bien conocido por el público francés. Tanto que ese mismo año hará su debut en el mundo de la publicidad, como imagen de la marca St. Raphaël. ¿Qué anunciaba? Un vino dulce de aperitivo, qué si no…

Por cierto, aquella etapa la ganó el joven Molinès, primer africano en vencer un parcial del Tour.

En cuanto a Zaaf, aún estuvo en muchos otros episodios que se mueven dentro de la bruma que separa realidad y ficción. Decidiendo carreras en beneficio de otros, traicionando lealtades y siguiendo pactos de forma anárquica, siendo, en suma, el mismo casseur de baraque de siempre.

¿Qué es un hombre? Si un hombre es aquello que llegó a lograr quizás Abdel-Kader Zaaf no merezca entrar en los libros de historia. Pero si un hombre es todo lo que queda de él en aquellas personas que le recuerdan, entonces Zaaf, el buen musulmán, pudo esbozar una sonrisa satisfecha antes de morir. Y todos los cuentos que sobre él existen en la gran mitología del ciclismo, los ciertos y los falsos, temblarían durante un momento de emoción.

¡Un Zaaf! Retumba el pedido en las paredes del añejo bar. Los parroquianos apenas levantan la mirada de su partida de naipes, acostumbrados a la especial sonoridad del nombre. Afuera sopla con fuerza el mistral, ese viento...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí