1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Seis Naciones

"Mirad lo que esos bastardos le han hecho a Gales"

Marcos Pereda 5/02/2015

El galés Alun Wyn Jones intenta avanzar ante Joe Launchbury durante el torneo Seis Naciones celebrado en Cardiff en 2013.
El galés Alun Wyn Jones intenta avanzar ante Joe Launchbury durante el torneo Seis Naciones celebrado en Cardiff en 2013. Alex Livesey

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Huele a linimento en el austero vestuario del Cardiff Arms Park, el hogar de la selección galesa de rugby en aquella tarde de 1977. Huele a linimento, a sudor, a nervios que no se quieren ir, a responsabilidad. Una veintena de hombres de pelo largo y patillas pobladas sienten que representan a todo un pueblo en el partido que les enfrenta a Inglaterra. Allí están leyendas como John Peter Williams, Gareth Edwards o Phil Bennet, el capitán, el tipo a quien todos respetan. El tipo que se levanta y alza la voz:

"Mirad lo que esos bastardos le han hecho a Gales. Han cogido nuestro carbón, nuestra agua, nuestro acero. Compran nuestras casas y solo viven en ellas un par de semanas al año. ¿Y qué nos han dado a cambio? Nada, nada en absoluto. Hemos sido explotados, violados, controlados y castigados por los ingleses…y contra ellos jugáis esta tarde".

El vestuario estalla en un único alarido en gaélico, ritual, telúrico, casi una cruz celta dibujada con voces. Los jugadores quieren ganar el partido, sí, pero sobre todo quieren vengar humillaciones. Suena Hen Wlad Fy Nhadau ("El Viejo País de mis Padres") y todos lo corean. Juega Gales. No la selección de Gales, no. Juega Gales. El Seis Naciones, cuya edición de 2015 está a punto de comenzar, no es solo deporte. No puede serlo un torneo que enfrentaba originalmente a las diferentes naciones de las Islas Británicas, un torneo en el que cada año la isla de Irlanda juega reunida en una única selección, un torneo que recuerda en sus himnos y escudos antiguas batallas, que enfervoriza como ningún otro acontecimiento los ánimos patrióticos de los espectadores.

No puede ser solo deporte una competición que data de 1872, cuando aún estaba la reina Victoria en el trono, cuando la flota inglesa gobernaba los mares del mundo, Rule, Britannia! Britannia, rule the waves, cuando los británicos se asentaban en los cinco continentes conformando el imperio más poderoso de la Edad Contemporánea.

Es el día de Navidad de ese 1872, y en Calcuta los nativos de la metrópoli, nostálgicos, deciden celebrar la fecha jugando un partido de rugby. Aprovechando que pueden reunir veinte jugadores de cada nacionalidad, escoceses e ingleses jugarán la primera Copa Calcuta, el match que dirime la supremacía en el rugby entre estos dos países desde hace casi 150 años. Aquel encuentro, pionero en la India, tuvo tanto éxito que sirvió para fundar el Calcutta Football Club, aunque la entidad solamente duró un año. ¿La razón? Eliminada la barra libre en la sede del club (se llevaba casi por completo los ingresos provenientes de cuotas) el mismo se quedó sin socios… Si su nombre aún perdura es porque el puñado de rupias que el club conservaba en un banco se fundió tras el trágico (para los amantes del licor) final y con esa plata se moldeó una copa que se entregaría de forma anual al vencedor del partido entre las selecciones de Inglaterra y Escocia. Nacía la Copa Calcuta, aunque hay que aclarar que en la actualidad solamente se otorga una reproducción de la misma, después de que en 1988 a los jugadores de ambos equipos se les fuera la mano con el tercer tiempo y se divirtieran durante un rato pateando con fuerza una reliquia de más de cien años de antigüedad.

Aquel enfrentamiento inicial se convertiría, año 1882, en el Torneo de las Cuatro Naciones con la incorporación de Gales e Irlanda. Por aquel entonces la isla de Irlanda era una colonia inglesa (lo sería hasta 1922, tras la guerra anglo-irlandesa), por lo que su selección de rugby competía defendiendo a todo Eire, algo que se mantiene en la actualidad y que sigue siendo uno de los rasgos distintivos del Seis Naciones. Ya en 1910 es invitada al torneo Francia, aunque su presencia será inicialmente accidentada, pues sufrió una expulsión en 1931 y no volvió hasta después de la Segunda Guerra Mundial. ¿Las causas? Los galos eran acusados de profesionalismo (en aquellos años el torneo era estrictamente amateur) y de usar juego violento… Por último, el año 2000 ve el nacimiento del Torneo Seis Naciones con la inclusión de Italia.

Pero inicialmente el Cuatro Naciones fue cosa de británicos, con sus enfrentamientos llenos de rivalidad, sus tiranteces nunca resueltas, su identidad como factor que se vislumbra al fondo, en ese espacio brumoso que hay entre el césped y la grada. Y seguramente aquella tensión que ya existía en los primeros años del torneo alcanzase su punto culminante en la década de los setenta.

El punto de fricción más evidente era Irlanda del Norte, donde el IRA estaba en su periodo de máxima actividad, casi un Estado dentro del propio Estado en amplias zonas del territorio. En ese contexto tiene lugar la llamada Matanza de Derry o Domingo sangriento. Los hechos suceden el domingo 30 de enero de 1972, cuando unas 15.000 personas se manifiestan en la localidad de Derry-Londonderry (porque en la Irlanda de la época incluso los topónimos estaban desgarrados) a favor de los derechos civiles y quejándose por la supresión del habeas corpus en casos de terrorismo. En un momento dado un grupo de manifestantes comienza a lanzar piedras a un regimiento inglés de paracaidistas que vigila la marcha. Estos responden al principio, pero solo al principio, con balas de goma y gas. Después abren fuego real y aparece el caos. Catorce muertos y docenas de heridos fueron el trágico peaje de un día que abrió un reguero de respuestas violentas, odio frente a odio, por parte del IRA.

En ese contexto Gales y Escocia se niegan a viajar a una Irlanda casi en estado de guerra, y el Torneo de las Cinco Naciones se suspende por vez primera desde los años cuarenta. Además, el God save the Queen no sonará en Lansdowne Road, el estadio dublinés, durante los siguientes veinticinco años, una victoria simbólica de los irlandeses en un torneo donde el respeto por los himnos, el contenido histórico-social de los mismos y el fervor que alcanzan los espectadores al cantarlos rozan lo sublime. Más que un torneo…

Pero, ¿y Gales, ese Gales del comienzo del artículo, el de las arengas, el de los gritos? Para la sociedad galesa (como para la escocesa y la irlandesa…Francia queda aquí un poco al margen) el Cinco Naciones era la posibilidad de saldar viejas deudas ante el gran enemigo: Inglaterra. Un adversario al que culpar de todos los males, de todos los problemas. Que no eran, ni mucho menos, pocos en aquella época.

Tras la expansionista década anterior, la segunda mitad de los setenta estaba abocando al Reino Unido a un período de retroceso económico y, sobre todo, de desmembramiento del Estado social y asistencial de Derecho que tendría su punto álgido con las políticas ultraliberales de Margaret Thatcher en los años ochenta. Por mucho que Jim Callaghan, primer ministro laborista que antecedió a la Dama de Hierro, lo negase en los tabloides (“¿crisis? ¿qué crisis?” titularía The Sun, dejando una frase para la historia y plagiando el título del cuarto disco de Supertramp), lo cierto es que el Gobierno había perdido la confianza de los sindicatos (y si un gobierno laborista no controla a los sindicatos, decía Thatcher, ¿cómo va a controlar a los empresarios?), con lo que huelgas y manifestaciones eran cada día más comunes. Y más violentas.

Y, al fondo a la izquierda, los galeses. Los galeses, con sus minas deficitarias sostenidas por el Estado que se encaminaban a una desaparición segura. Los galeses, con enormes recursos naturales que ellos consideraban esquilmados por Inglaterra. Los galeses, que eran objeto de mofa por parte de los habitantes de la City, tan cosmopolitas, debido a su particular forma de hablar, a su carácter tranquilo. Los galeses, que estaban sufriendo en sus carnes más que ninguna otra zona esa crisis económica que parecía no tener final. Esos galeses, esos, eran los que iban a salir a jugar contra Inglaterra. A vengar todas aquellas afrentas, todas juntas, con un balón oval como excusa.

Aún en 2013 George North, ala de la selección de Gales decía: “Los seguidores no paran de darnos palmadas en la espalda y dejarnos clara la larga, muy larga, rivalidad cada vez que jugamos contra Inglaterra. Creo que los nuestros quieren un baño de sangre”.

Por cierto, en ambas ocasiones, 1977 y 2013, Gales doblegó a Inglaterra. Y sus seguidores lo celebraron con todo el orgullo de su nación.

Eso es el Seis Naciones. Mucho más que un torneo.

Huele a linimento en el austero vestuario del Cardiff Arms Park, el hogar de la selección galesa de rugby en aquella tarde de 1977. Huele a linimento, a sudor, a nervios que no se quieren ir, a responsabilidad. Una veintena de hombres de pelo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí