1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

IGUALDAD

El Síndrome de Alienación Parental: machismo 2.0

A pesar de la campaña en contra de colectivos, especialistas y partidos, León acogerá a partir de mañana el V Congreso Internacional sobre SAP y Custodia Compartida

Marina Lobo 25/05/2016

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Una polémica teoría fundada en los años 80 sostiene que los testimonios de los niños y niñas menores de edad en un divorcio conflictivo/contencioso no deben ser tenidos en cuenta ya que estarían, según dicha suposición, instrumentalizados por uno de los progenitores (generalmente la madre). La teoría del Síndrome de Alienación Parental (SAP) cuenta con numerosos detractores, pero también existen diversos grupos que apoyan este supuesto y que  llevan años intentando legitimarlo, como es el caso de S.O.S PAPÁ, una organización que pretende celebrar en la ciudad de León el V Congreso Internacional sobre SAP y Custodia Compartida los próximos días 26, 27 y 28 de mayo.

Las reacciones no se han hecho esperar. Desde que se anunciara la celebración de este Congreso pro-SAP y el Ayuntamiento de León cediera para ello un espacio público (el Centro Cívico) diferentes colectivos y partidos políticos han puesto en marcha una campaña en Change.org con el objetivo de detener este congreso. De momento, tal y como confirman desde León en Común, han conseguido que el alcalde de León no asista a la inauguración de estas jornadas. ¿El próximo paso? Impedir que tenga lugar este congreso a favor de lo que consideran una teoría machista que data de los años 80 y que, para muchos, atenta contra los derechos del niño.


El supuesto Síndrome de Alienación Parental (SAP)

El creador de la teoría del SAP, el psiquiatra estadounidense Richard Gardner, lo definía de la siguiente forma:

“...es un lavado de cerebro al cual uno de los padres --generalmente la madre--somete al hijo/a, en contra del otro progenitor --generalmente el padre-- logrando de este modo alienar, quitar a ese padre de la vida del hijo/a, para hacerlo desaparecer, pudiendo llegar el niño hasta a creer que su padre abusó sexualmente de él”.

Se trata de un supuesto complejo, con un origen ambiguo y repleto de connotaciones machistas en el que Sonia Vaccaro, psicóloga clínica y laboral especialista en el ámbito de la Victimología y la Violencia basada en el Género, autora del libro El pretendido Síndrome de Alienación Parental y que ha realizado ponencias sobre el SAP en el Parlamento Europeo, ha dedicado gran parte de su trayectoria profesional. Vaccaro explica el germen que dio lugar a la teoría del SAP, los intereses que se esconden tras ella y el vacío legal que existe en torno a este tema.

Para empezar, Sonia Vaccaro hace una aclaración sobre sus siglas, denominándolo sSAP (Supuesto Síndrome de Alienación Parental) en lugar de SAP, como habitualmente se le nombra, ya que, según esta especialista “el sSAP no es una enfermedad reconocida ni existente, es un invento. No figura en ningún manual de clasificación de enfermedades: ni el DSM-V (de la Asociación de Psiquiatría Americana) ni el CIE-11 (de la Organización Mundial de la salud)”, concluye.

El creador de esta teoría comenzó a utilizarla cuando acudía como perito en procedimientos por abuso sexual del lado de la parte defensora y poco a poco se han ido acogiendo a ella diferentes personas y colectivos:

“Lo avalan todos los grupos de padres supuestamente separados “injustamente” de sus hijos y el movimiento NAMBLA (Asociación Norteamericana del Amor entre Chicos/Hombres) que propone, al igual que Richard Gardner, que la pedofilia es una orientación sexual más como lo es la homosexualidad, por ejemplo”, cuenta Sonia Vaccaro. A través de la teoría de este supuesto síndrome, “se resuelven temas complejos de forma simple, se silencia al único o única testigo de los delitos de incesto: las niñas y niños y se oculta la violencia contra la mujer porque la amenaza de te quitaré a los niños se cumple a través del sSAP".

Gardner partía de la base de que los relatos de los niños y de las niñas que acudían al juicio no eran válidos ya que estaban, según su teoría, instrumentalizados por las madres. De este modo, lo que Gardner intenta trasladar es que los menores que denuncian abusos por parte de sus progenitores estarían sufriendo un trastorno mental muy grave inducido por la conducta de la madre. Además, tal y como aclara Sonia, el supuesto síndrome no tiene en cuenta la edad del niño o niña, siempre y cuando sea menor y esté inmerso en un divorcio conflictivo/contencioso: “Borra las etapas evolutivas de todos los niños/as, diciendo que todos los menores de edad responden igual: un niño de 2 años, uno de 10 o una de 17 años”. Es decir, que el testimonio de una joven de 17 años relatando, por ejemplo, abusos sexuales por parte de su progenitor no debería ser válido en un juicio, según la teoría del psiquiatra estadounidense. De legitimarse esta teoría en los tribunales españoles, el sSAP afectaría a  800.000 hijos e hijas de mujeres maltratadas que sufren cada año las consecuencias de la violencia de género al vivir en el mismo hogar donde se produce - según el último informe del CIS -  ya que sus testimonios quedarían invalidados.

Sin embargo, el proceso no terminaría con la invalidación del testimonio, sino que este supuesto síndrome tendría para Gardner una segunda parte o “tratamiento” basados en la amenaza y la coacción al menor:

“La segunda parte de esta práctica consiste en el castigo tanto de quien denuncia el abuso como de las víctimas menores de edad. Él (Gardner) describe que la única forma de curar este supuesto síndrome --que a día de hoy no está reconocido científicamente-- es amenazándolos y coaccionándolos y él lo dice así en sus escritos. Propone la utilización de una amenaza explícita que se haga por parte del juez o de otra autoridad y debe de ser una amenaza que haga evidente que, si el niño no cede en su acusación hacia el progenitor, va a haber consecuencias: que el menor sea separado de su madre durante un periodo prolongado, que no pueda comunicarse con ella, que su madre reciba una pena que pueda llevarla incluso a privación de libertad, ingreso en un centro de menores”, explica Estrela Gómez, coordinadora de la Asociación Gallega Contra el Maltrato a Menores (AGAMME), una de las numerosas asociaciones que ha mostrado públicamente su rechazo a la celebración del congreso.

Tal y como aclara Sonia, “el sSAP sólo se diagnostica en la justicia y en un litigio por la custodia de los hijos. Es la única enfermedad que surge en los juzgados y se cura con la orden de un juez”. La necesidad de implicación de las autoridades es, probablemente, la parte más amoral de esta teoría, detrás de la cual se esconden diferentes colectivos que pretenden legitimar este supuesto síndrome y que, en los últimos años, han ido cogiendo fuerza:

“El lobby pro sSAP es muy poderoso. Desde 1985 hasta hoy, han pasado más de 30 años y no han cesado en su intento de querer legitimarlo. Como la ideología que lo sustenta es sintónica con un imaginario colectivo patriarcal (las mujeres son pérfidas, quieren dañar a su exmarido, quieren los hijos sólo para ellas, denuncian falsa violencia...etc), han provocado la extrema paradoja de que, en lugar de tener que explicar ellos por qué afirman algo tan absurdo, tengamos que explicar nosotras/os por qué algo no existe”.

En cuanto a la legislación, el CGPJ (Congreso General del Poder Judicial) ha recomendado que no se utilice, aunque no hay una ley en nuestro país que contemple esta teoría. Pero, como puntualiza la especialista, “no puede prohibirse la utilización de algo inexistente”.

 

Cesiones del Ayuntamiento de León y reacciones de diferentes colectivos

Desde que se anunciara la celebración de este congreso pro-SAP en León, diferentes partidos políticos y colectivos han dado la voz de alarma. Comando Reacciona, asociación sin ánimo de lucro por la igualdad, ha creado una petición en change.org con el objetivo de detener el evento, al que se han sumado muchos otros colectivos. Además, también han solicitado al Ayuntamiento de León que impida este congreso, para el que se ha cedido un espacio público (el centro cívico). Desde León en Común,  confirman que, por el momento, el congreso sigue adelante, aunque el alcalde, que en un principio iba a acudir a la inauguración del acto, ha rectificado y ha aclarado que no asistirá a la inauguración.

Para Estrella Gómez, los motivos por los que este Congreso pro-SAP no debería celebrarse, y menos en un espacio público, son evidentes:

  1. “Porque en todas las instituciones tienen el deber de, ante todo, defender y promover los derechos de la infancia. Por lo tanto el Ayuntamiento de León cuando decide ofrecer un espacio para que se celebre este evento consideramos que está desatendiendo los derechos de la infancia porque partimos de que esa teoría que se va a exponer en ese evento lo que pretende es básicamente acallar las voces de las víctimas menores de edad. En lo que consiste el SAP es que, cuando un niño dice haber sido abusado o maltratado, el niño no está diciendo la verdad. Por lo tanto se está vulnerando el derecho que tiene ese niño o esa niña a ser escuchado.

  2. Por otra parte, nos parece bastante grave que este año en concreto estos colectivos pro SAP están bombardeando con sus teorías y esto va a producir un efecto evidente porque estos congresos van dirigidos a los grupos profesionales que tienen capacidad de decisión con respecto a la vida de niños y de niñas.

  3. Por lo tanto, pensamos que ninguna institución, ningún organismo público puede estar colaborando en la difusión de una idea y sobre todo porque ya no es un secreto para nadie que detrás de estas ideologías se esconden historias trágicas de niños y niñas que son obligados a convivir con una persona que ellos han descrito como un peligro para su integridad.

 

Los organizadores del Congreso: S.O.S PAPA

Detrás de la celebración de este congreso se esconde la asociación S.O.S PAPÁ, que, tras el aluvión de críticas recibidas, ha lanzado un comunicado en el que afirma: “Esperamos que nuestros representantes políticos coaccionados por grupúsculos mal denominados feministas sepan hacer una lectura de la situación propia de un país libre y moderno” y niegan que la teoría del SAP sea una “ideología machista”: “Para este tipo de feminismo las interferencias parentales no existen y los graves daños hacia los menores deben ser ocultados y reprimidos como en tiempos del fascismo, así como toda evidencia científica sobre su existencia”, se dice en dicho comunicado.

Sin embargo, este comunicado en el que S.O.S PAPÁ niega las connotaciones machistas del congreso contrasta con algunos de los textos que publican en su página web en los que se pone en duda la magnitud del problema de la violencia de género en España, refiriéndose a este término siempre entre comillas:

-  “La violencia de género es el pánico moral de la España del siglo XXI, un fenómeno de histeria colectiva desencadenado y alimentado desde el poder. La posesión diabólica ha sido sustituida por el machismo imperante y el nuevo vocablo, violencia de género, posee una carga emocional similar a la que tuvo la palabra brujería siglos atrás.” (Página web de S.O.S PAPÁ)

- “¿Por qué los medios insisten en alarmar a los españoles? Y lo más importante: ¿por qué casi nadie se atreve a criticar una ley que viola los principios fundamentales del derecho basándose en un alarmismo falaz? ¿A qué se debe el silencio ante una legislación con tintes totalitarios? La explicación es simple: la ley de violencia de género no sirve a las víctimas, sino a políticos y grupos de interés. Y no se puede refutar porque la violencia de género se ha convertido en un tabú, en una moderna caza de brujas. (Página web de S.O.S PAPÁ)

- “La violencia de género se ha convertido en una lucrativa industria que recibe más de 22 millones de euros cada año de los presupuestos generales”. (Página web de S.O.S PAPÁ).

Una polémica teoría fundada en los años 80 sostiene que los testimonios de los niños y niñas menores de edad en un divorcio conflictivo/contencioso no deben ser tenidos en cuenta ya que estarían, según dicha suposición, instrumentalizados por...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marina Lobo

Periodista, aunque en mi casa siempre me han dicho que soy un poco payasina. Soy de León, escucho trap y dicen que soy guapa para no ser votante de Ciudadanos.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. AF

    Es una pura vergüenza este artículo. No ya desde el momento en que ni se menciona que el SAP aparecerá en el catálogo de enfermedades de la OMS ICD-11 desde el año que viene, no ya desde el punto de vista sesgado (hay lobby de hombres? Vale, aceptamos barco. Y no hay lobby de mujeres?), si no desde el punto de vista ético e informativo (puede llamarse periodístico? creo que no, esto no parece un reportaje, parece un editorial o una opinión). Desde el momento en que, en un tema controvertido, no aparecen las dos opiniones, se derrumba la credibilidad de la única versión que se narra, aunque tuviese razón, cuanto más cuando el tema es polémico y es esto de lo que se trata. Es como tratar de la discusión entre creacionismo y evolucionismo mencionando sólo una de las partes. Es una lástima, puesto que tenía ctxt en muy buena consideración desde el reportaje de las industrias de los incendios. Me salta un mensaje "Apoya el periodismo de calidad. Ayuda a CTXT." Pues va a ser que ya no.

    Hace 3 años 4 meses

  2. Un tío blanco hetero

    Crees que vas a leer una opinión fundamentada, razonada y vas y te encuentras ésto: “El lobby pro sSAP es muy poderoso. Desde 1985 hasta hoy, han pasado más de 30 años y no han cesado en su intento de querer legitimarlo. Como la ideología que lo sustenta es sintónica con un imaginario colectivo patriarcal (las mujeres son pérfidas, quieren dañar a su exmarido, quieren los hijos sólo para ellas, denuncian falsa violencia...etc), han provocado la extrema paradoja de que, en lugar de tener que explicar ellos por qué afirman algo tan absurdo, tengamos que explicar nosotras/os por qué algo no existe”. Y luego ves en los comentarios a mujeres que lo sufren de parte de los progenitores. No sé si reir o llorar del excremento que has escrito. Hasta las propias mujeres te desautorizan las tonterías que pones. Tu sigue insultando a los hombres como la misándrica que eres. Seguid quitándoos la careta de la igualdad, para que la gente se de cuenta de vuestras ideas totalitarias contra todo aquél que no piense como vosotras. Te habrás quedado a gusto tratando de relacionar el SAP con la pedofilia. Seguro que eres de las que dice que "Hitler era vegano" para seguir comiendo hamburguesas de carne. Pero bueno, de periodismo basura como el tuyo sólo pueden salir opiniones de mierda. Ahora dile a este pobre hombre que la alineación parental no existe. Encima todos los medios de pacotilla le ponen a él como secuestrador. Sois tan manipuladores que dais vergüenza ajena. https://www.youtube.com/watch?v=ufnyHlsZc5A Pero nada Marina, tu sigue escupiendo mierda en La Sexta, que la realidad no te estropee una buena machirulada opresora heteropatriarcal cisgénero. Un saludo y hasta otra.

    Hace 3 años 4 meses

  3. Silvia

    Sé muy bien lo que es esta manipulación de los sentimientos de un niño hacia su progenitor. Soy mamá de mellizas que están plenamente convencidas de que me odian, nada de lo que pueda hacer por ellas será suficiente. Su papá habló mal de mí permanentemente y aún lo hace. Les ha hecho creer barbaridades. Este complejo no es hembrista ni machista, como dicen. Es generado por personas llenas de odio que utilizan a los hijos como un instrumento para acicatear, golpear o lastimar al ex cónyuge, sin pensar en las consecuencias sobre esos pobres hijos/as que no pueden discernir lo que realmente ocurre. Cuando crecen, es una catástrofe tras otra sus vidas. Hay que juntar los pedazos y con muchas lágrimas en un largo camino de reencuentro.

    Hace 5 años 4 meses

  4. Matsi

    Yo he sido víctima de este síndrome durante años. Mi ex marido hizo un fino trabajo desautorizándome y ridiculizándome en cualquier ocasión ante mi hijo, que vive conmigo. Durante años y cada vez que tenía ocasión, criticaba desde lo que yo comía, hasta mis actividades deportivas, a mi familia, mis parejas, mi carácter, mi forma de vestir, de vivir, mi trabajo... TODO. Y lamentablemente tengo que decir que obtuvo los resultados que deseaba, hasta el punto de verme obligada a denunciar a mi hijo por intento de agresión, lo que supuso, además del trauma, otra tanda de alienación: mala madre, estás loca, denunciar a un hijo... En fin, un auténtico infierno que aún hoy sigo padeciendo pese a que el padre murió. Personalmente considero este síndrome como un maltrato en la distancia que produce un daño irreparable en la relación (en este caso) madre hijo. Y no tiene validez ante un juez :-(

    Hace 5 años 6 meses

  5. Matsi

    Yo he sido víctima de este síndrome durante años. Mi ex marido hizo un fino trabajo desautorizándome y ridiculizándome en cualquier ocasión ante mi hijo, que vive conmigo. Durante años y cada vez que tenía ocasión, criticaba desde lo que yo comía, hasta mis actividades deportivas, a mi familia, mis parejas, mi carácter, mi forma de vestir, de vivir, mi trabajo... TODO. Y lamentablemente tengo que decir que obtuvo los resultados que deseaba, hasta el punto de verme obligada a denunciar a mi hijo por intento de agresión, lo que supuso, además del trauma, otra tanda de alienación: mala madre, estás loca, denunciar a un hijo... En fin, un auténtico infierno que aún hoy sigo padeciendo pese a que el padre murió. Personalmente considero este síndrome como un maltrato en la distancia que produce un daño irreparable en la relación (en este caso) madre hijo. Y no tiene validez ante un juez. Muy mal.

    Hace 5 años 6 meses

  6. Trompeta

    Lo más suave que se puede decir de "esto" es que es terrorismo hembrista. Seguid así, cada palabra que vomitais, crear mil antihembristas más. Ya estais en el bunker como Adolf, manejando cifras imaginarias y sueños quimericos. En el futuro se os estudiará en la misma sección que el 3º reich.

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí