1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Variaciones postelectorales

No hay radicalidad alguna en un discurso sin práctica real, otra cosa es cuán radicales puedan ser las transformaciones. Ahora toca ganar las instituciones, esa es hoy la mayor radicalidad en nuestra mano

Jorge Lago 6/07/2016

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Son muchos y valiosos los análisis y valoraciones que se han publicado sobre el resultado de Unidos Podemos este 26J, aunque son menos los que interpretan lo sucedido con vistas a anticipar lo que viene. A continuación intentaré valorar algunas de las interpretaciones dadas para, desde un análisis crítico, estar en mejores condiciones para fundamentar el futuro político que nos falta: 

Una primera valoración volcada estos días afirma que, a pesar de todo, se trata de un resultado histórico que sería mezquino o caprichoso despreciar: 'nunca un tercer partido habría obtenido un resultado de esta magnitud'. No hay lugar, aseguran por tanto, para el pesimismo. No comparemos, nos dicen, lo real con lo que pudo ser: 71 diputados y 5 millones de votos es más de lo que nunca tuvimos. Es esta una valoración cierta, pero lo es si el referente desde el que se valora es el del pasado (esa historia a la que habría que remitirse) y el de un nosotros restringido (los que se sitúan a la izquierda del PSOE desde que arranca esa historia). Basta, sin embargo, con cambiar el tiempo (de la historia al presente) y el sujeto (ese nosotros ya no referido a la izquierda del PSOE sino a una identidad política nueva), para que la valoración deje de ser evidente y compartida. Claro que en términos históricos es un resultado impresionante, pero las derrotas del pasado pueden ocultar fácilmente las posibilidades del presente: se podía (¡y se debía!) tener más apoyo y más voto, y hacer por tanto más historia. El problema es que no conviene hacerse trampas al solitario: sabemos que podíamos más (no solo lo decían las encuestas, lo dicen los resultados municipales de Madrid, Barcelona, Coruña o Cádiz; lo dicen nuestras apuestas previas y nuestros cálculos). Si nos pensamos desde el pasado, no solo nos conformamos con el presente, sino que nos definimos y nombramos desde lo que fue: somos esos que veníamos de derrotas mayores. El problema es que muchos impugnamos esa identidad, aunque mantengamos intacta la memoria y la lealtad a quienes nos precedieron, incluso cuando esos que nos precedieron fuéramos nosotros mismos hace décadas. Pero la identidad de Podemos, y su marco de referencia, no era ese pasado, sino precisamente su superación o desborde, la apertura a una identidad nueva desde la que no caben lecturas retrospectivas ni complacientes. Si somos la posibilidad de una España nueva, el resultado no es bueno por mucho que sea histórico.

'Los que se han quedado en casa en lugar de ir a votar(nos) veían con simpatía a Unidos Podemos, sí, pero también con desconfianza en tanto que opción real de gobierno'. Si bien creo que esta valoración es acertada, y algo de esto mismo dije aquí, tiene a mi juicio que complejizarse y completarse para alumbrar el futuro que nos toca recorrer. En primer lugar, ha de ser complementada por una diferencia: no desconfía igual y por las mismas razones parte del votante que se ha abstenido viniendo de votar tradicionalmente a IU, que el que viene de la abstención o del voto al bipartidismo y sus variantes. El primero es, quizá, un voto destituyente y, por tanto, refractario a cualquier forma de poder institucional real. Quizá solo vota si la opción elegida no puede ganar. Los segundos habrían dejado de votar por las mismas pero opuestas razones: podíamos ganar y esto generaba si no miedo, al menos desconfianza. Es claro que la estrategia del miedo tan bien orquestada por Rajoy no afecta directamente a los primeros, pero quizá sí a los segundos.

Se abren así varias preguntas, una de ellas dirigida a otra interpretación actual de los resultados del 26J y la campaña electoral: la desmovilización de los movilizados. Pero, a tenor de lo dicho, ¿cómo se debería haber movilizado a los primeros (a ese voto destituyente) sin desmovilizar aún más a los segundos (elector desconfiado)? Cuando se apela a la desmovilización posible de un electorado afín, se tiende a olvidar que ese electorado está lejos de ser unitario, que hay abstenciones y abstenciones. Es bien posible, pues, que lo que movilice a unos desmovilice a otros, y aquí es donde las sumas pueden restar o multiplicar, y el análisis se vuelve necesariamente complejo. Si junto a la desmovilización de los movilizados ha vencido también la desconfianza de sectores importantes afectados por una modulación suave del miedo, no solo no caben lecturas lineales de lo que se tendría que haber hecho, sino que conviene entender la complejidad del trabajo político futuro y la apuesta dual que necesariamente dibuja: batalla cultural hacia afuera para convencer no solo de la deseabilidad del cambio, sino de su posibilidad real a manos de Podemos; batalla de ideas hacia dentro en pos de la desfechitización de un pensamiento de izquierdas que quizá tiende a privilegiar su identidad más o menos pura en detrimento de la construcción, contradictoria y sin duda manchada con lo que existe, de un sujeto político plural pero mayoritario y con capacidad real de gobierno. Claro que hay una contradicción entre el deseo y lo posible, pero desde luego no se resuelve dejando inmaculados ambos espacios: el de un deseo que no negocia con una realidad que, al cabo, queda intacta por falta de poder real.

Ese trabajo con una izquierda radical pasa también por poner en cuestión adjetivaciones habituales pero vacías, me parece, de sentido. Como las de moderación y radicalidad, empleadas con distintos fines en no pocos análisis del 26J. Y lanzo una pregunta: ¿es más radical apelar a la salida de la OTAN o del Euro sin capacidad política para realizarlas (puro deseo), o tiene bastante mayor radicalidad intentar articular una mayoría electoral y política capaz no solo de ganar unas elecciones, sino de cuestionar desde las instituciones el sentido común de una sociedad en torno a cuestiones como, justamente, el Euro o la OTAN? Dicho de forma aún más clara: ¿es más radical defender un conjunto más o menos compacto de ideas sin capacidad alguna de llevarlas a la práctica, o llevar, todo lo lejos que un momento histórico permite, un conjunto de transformaciones sociales, económicas y políticas? ¿Denunciar desde el Facebook o la militancia más o menos minoritaria las contradicciones del capitalismo o afrontar esas contradicciones desde los límites innegables de las instituciones occidentales? Adelanto mi respuesta: no hay radicalidad alguna en un discurso sin práctica real. Otra cosa es, claro, cuánto de radicales puedan ser las transformaciones que desde las instituciones puedan llevarse a cabo hoy. Pero la respuesta a esa pregunta no es intelectual, es práctica: para averiguarla toca ganar esas instituciones, esa es hoy la mayor radicalidad a nuestra mano.

Cabe, sin duda, una objeción a lo dicho: la alternativa no está en las elecciones, sino en las calles. Y, de hecho, es esta precisamente otra de las interpretaciones actuales que, sin embargo, viene de lejos: 'nos ha faltado calle'. Claro, siempre falta calle, pero convendría preguntarse qué ocurre en las calles de este país. ¿Están repletas de movimientos sociales en lucha? ¿Está España compuesta por una sociedad civil capaz de generar institucionalidad, es decir, de una sociedad civil con posibilidad de autogobierno? El ejemplo de la PAH es en este caso recurrente y paradigmático: ahí estarían las luchas que nos han faltado. Y sí, por supuesto, sin la PAH no se entiende el ciclo político que se abre en 2011 y del que somos meros herederos. Pero habría que preguntarse por qué ponemos siempre el ejemplo de la PAH. ¿Acaso porque no hay muchos otros? Claro que están las mareas, claro que estuvo antes el 15M, pero reconozcamos que ya antes del nacimiento de Podemos estos movimientos se encontraban en proceso de reflujo o retroceso, razón por la cual el salto a la política institucional se percibió no solo como una posibilidad, sino como una necesidad lógica de ese ciclo de luchas. Y atendamos a la naturaleza de las demandas de esos movimientos sociales, de esas mareas: no se referían a un conflicto social incompatible con el Estado o el régimen, sino a la lucha contra el retroceso social que suponían las políticas privatizadoras del PP y el último PSOE, esto es, a una vuelta a paradigmas socialdemócratas de redistribución de los ingresos por la vía del estado del bienestar. No a un conflicto social subversivo que desbordara los marcos del régimen del 78. Sin restarle un ápice de potencia y dignidad a estos movimientos, sin negar en ningún momento que el ascenso de Ada Colau a la alcaldía –¡nada más y nada menos!– de Barcelona es incomprensible sin ese movimiento social ejemplar que es la PAH, habría que preguntarse si la calle está definida, hoy y ayer, por un conflicto social capaz de alimentar opciones institucionales antagonistas. O si se trata, justamente, de lo contrario: la debilidad del conflicto social, la ausencia de “calle” en España, vuelve la opción institucional (y mediática o electoral) como necesaria tanto para llevar las demandas sociales más allá de sí mismas (más allá del paradigma socialdemócrata) como, incluso, para cualquier crecimiento de esa “calle” hoy invocada más desde el deseo que desde la constatación pragmática del país en el que vivimos. ¿Acaso la abstención de ese millón largo de votos se ha expresado en alguna forma de movilización social? ¿Es el resultado de movimientos populares de calado? No, ese millón de voces no está en las calles, aunque tampoco esté en el parlamento.

'Hay que decir la verdad, y eso va en contra del electoralismo, aseguran otras voces':

Habrían sobrado eslóganes, sonrisas y carteles, y habría faltado más verdad a nuestro pueblo, más denuncia y diagnóstico de la realidad material de nuestro país. Valoración interesante a la que habría quizá que impugnar la dicotomía entre verdad y comunicación que implícitamente señala, como si se tratara necesariamente de dos dimensiones enfrentadas. Es más, me atrevería a decir que es precisamente al revés, que un diagnóstico certero sobre la realidad material y social de nuestro país, si no entra en el circuito de la comunicación política, deja, me temo, de ser una verdad política para convertirse en un análisis académico, más o menos brillante, más o menos reconfortante, pero sin capacidad alguna de movilización y transformación social.

Y ahí radica, me temo, la diferencia: si un discurso es o no capaz de generar efectos políticos. Si los genera, estamos ante algo que podríamos llamar verdad política. Sino, ante un saber privado compartido por unos pocos (acaso los elegidos, la “vanguardia”, aquellos que se sienten poseedores de una verdad que, sin embargo, no cambia ni modifica el estado de las cosas). Creo que la verdad tiene algo que ver con la política solo cuando es compartida por una mayoría social y, por tanto, tiene capacidad de generar efectos en la realidad: la transforma, la nombra de otra forma ('no es una crisis, es una estafa', 'los culpables de los desahucios son los bancos, no las familias', etc.) y altera las relaciones de fuerza o abre el campo de lo posible. Habría quizá que recordar un mantra que han repetido sin tregua partidos y medios de comunicación durante estos dos años de andadura de Podemos: 'tenéis el mejor diagnóstico, pero…'.

Igual no ha faltado programa, verdad o análisis del presente, sino, justamente, la capacidad de convertir ese diagnóstico en discurso movilizador, vale decir, en comunicación política. Y para eso, y durante una campaña, creo que la clave no radicaba en la “verdad”, sino en la confianza. Y me explico: un diagnóstico brillante sobre la verdad de las condiciones de vida de nuestro pueblo (o sobre la insaciabilidad del capitalismo, la concentración de los medios de comunicación y producción, el paro, la violencia, la desigualdad estructural, la corrupción inherente al régimen de acumulación, etc.) habla, en una campaña electoral, del presente, de su morfología, de su origen o de sus (sin)razones. Pero cabe sospechar que en unas elecciones lo que está en juego no es tanto el presente como el futuro, es decir, la posibilidad de transformar el ahora. Y si esto fuese así, habría quizá que concluir que más que verdad (que se refiere al estado presente de las cosas), ha faltado confianza (que apela, claro, al mañana). Y lanzo dos preguntas: ¿tiene razón el pueblo al desconfiar de Podemos como opción de gobierno? ¿Se miente o huye de la verdad al dejarse llevar por el miedo o la desconfianza? Me temo que no hay forma a priori de responder a estas preguntas, porque no hay forma de demostrar desde “la verdad” que el programa que los dirigentes de Podemos representan pueda gobernar mejor España que el del PP (por más que a mí no me quepa ninguna duda). A estas preguntas solo se puede contestar a posteriori, esto es, gobernando. Y para llegar al gobierno hace falta confianza (no ciencia o verdad) en la capacidad de Podemos para poner en marcha su programa.

No, definitivamente no sé bien qué es decir la verdad en una campaña electoral, salvo que nos refiramos a esa política vieja por la que el dirigente político le explicaba al pueblo (al poco que le escuchaba ya) las razones de su explotación y miseria, mientras el pueblo asentía con simpatía toda vez que votaba otras opciones. La verdad política nada tiene que ver con un saber privado o cierto, en posesión de un líder político, sino con una construcción colectiva de certezas, creencias, confianzas e identidades que puedan alterar el curso de la historia. Y en esas estamos.

Son muchos y valiosos los análisis y valoraciones que se han publicado sobre el resultado de Unidos Podemos este 26J, aunque son menos los que interpretan lo sucedido con vistas a anticipar lo que viene. A continuación intentaré valorar algunas de las interpretaciones dadas para, desde un análisis...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jorge Lago

Editor y miembro de Más Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    Ha habido Fraude electoral. EN MITAD DE MISMÍSIMO DÍA DE LAS VOTACIONES ELECTORERAS SE HACE PÚBLICAS “ECUESTAS A PIE DE URNA” QUE FALSEAN LA REALIDAD Y EMPUJAN A VOTAR POR EL PARTIDO QUE CONTROLA EL PROCESO ELECTORERO. Si eso pasa el día antes, es Delito Electoral. Pero el mismo día, ¿no lo es? El asunto es LA CORRUPCIÓN JUDICIAL, cuyos efectos son mucho más trágicos de lo que imaginamos siquiera: los Jueces constituyen la Administración Electorera. Son siempre la mayoría aplastante de las Juntas Electoreras. Justicia corrupta, elecciones corrompidas. Pero de eso, los cuatro jinetes sistémicos –PP.Cs.P$OE.Ps- de nuestro Spanish Apocalipsis, no dicen nada. Al final, el asunto está claro; NOS HAN DEJADO SIN PARTIDO AL QUE VOTAR. Han fagocitado IU desde dentro. Pero no hay mal que por bien no venga, decía mi abuela. Ya sabemos. Pues eso es lo que ha pasado. TONGO!!

    Hace 5 años 4 meses

  2. pisitófilos creditófagos

    LO QUE ESTÁ EN CRISIS ES EL CAPITALISMO POPULAR; NO EL ESTADO DEL BIENESTAR. /// No valen explicaciones coyunturalistas; solo vale el enfoque estructural y ESTO SOLO ES UNA CHIRRIANTE BURBUJA INMOBILIARIA en contradicción con un mundo globalizado y tecnificado; de ahí la fuerza de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. /// Podemos no es Movimiento Obrero. /// Podemos es Movimiento Indignado. Es el PROLETARIADO "HIMBERSOR", el LADRILLARIADO, cabreado al constatar que al sistema capitalista ya no le es útil ese invento socioliberal/socialdemócrata, de tatchers & felipes, que es el MODELO POPULARCAPITALISTA OCHENTERO. /// Los votantes del Brexit, los del registrador de inmuebles casado con una constructora de provincias --Rajoy-- y los del superinmopromotor --Trump-- también son proletarios "himbersores" que se creen "capitalistitas" por tener PISITO & PAGUITA & CARTILLITA, la tríada perdedora tras el triunfo del anti-inflacionismo y el advenimiento del NUEVO MODELO: la ERA CERO (Cero inflación, Cero tipos de interés). /// Gracias por leernos. Nos tienen en "http ppcc-fr blogspot com.es/?view=mosaic", "http ppcc-es blogspot com es html"y, sobre todo, "http www transicionestructural net/".

    Hace 5 años 4 meses

  3. Jesús Díaz Formoso

    ... y, sobre todo, MUCHAS GRACIAS POR DEJAR A MÁS DE UN MILLÓN DE VOTANTES, DE IU COMPROMETIDOS E ÍNTEGROS, SIN PARTIDO AL QUE VOTAR. GRACIAS.

    Hace 5 años 4 meses

  4. Jesús Díaz Formoso

    Si que me resulta interesante saber cómo se formó el Pleno del Tribunal Constitucional que “alumbró” la STC 14/92 y las sucesivas sobre el mismo tema, desestimando centenares de Cuestiones de Inconstitucionalidad planteadas por Juzgados de Primera Instancia y Secciones “de lo civil” de decenas de Audiencias Provinciales, dando por buenas las “Ejecuciones en Indefensión”. Del P$OE y la CiU del 3%, en un continuumm silencioso, al Hada que nos han Colau para desactivar oposiciones judiciales en procesos de desahucio (que son los que han dado resultado; caso del Sr. Aziz, que en lugar de renunciar a defenderse y firmar el papelito de la PAH, decidió acudir a un abogado y defenderse en juicio; lo que a su vez permitió al Ilmo Sr. Fernández Seijo plantear su famosa Cuestión Comunitaria, que dio lugar a la modificación jurisprudencial primero y legal después, que nos ha venido sirviendo para ganar estos asuntos, antes imposibles; pese a la PAH y la actriz que es su profeta). De aquellos lodos, este fango de la PAH y sus secuaces financieros. Nuestros sitémicos antisistemas. De sainete. Saludos.

    Hace 5 años 4 meses

  5. Jesús Díaz Formoso

    MUCHAS GRACIAS. Dividendos, dividendos!! Pero tributar no. Para eso se han regulados las SICAVs y el Impuesto de Sociedades. Lo que gano es gracias a vosotros. Que compráis mis productos. Compráis móviles con teclas puestas en el sitio donde su pulsación accidental representa un ingreso para mi. Tenemos Lobbys para presionar a los políticos. Luego, cuando dejen de serlo, será el momento de mostrar nuestro agradecimiento. Agradecidos por la contratación de aeropuertos sin aviones. Agradecidos por el Procedimiento de Ejecución Hipotecaria que deja en Indefensión a nuestras víctimas. Gracias a los Jueces, cuya visión de Estado permite que los derechos humanos no constituyan una traba al crecimiento económico. Al nuestro. Que es a vuestra costa. Muchas gracias por los congresos a los que asistís. Nosotros os damos formación. La formación que a nosotros nos viene bien. Os dejamos ver dentro, pero no desde dentro. Amigos si, pero cada uno lo suyo. Muchas gracias por otorgarnos concesiones sobre autopistas amortizadas hace décadas. Muchas gracias por ocultar la manera en que fijamos los precios de los medicamentos. Cuando la legislación enrevesada e incomprensible no basta, están los Tribunales para apoyar nuestras políticas de Estado. Muchas gracias por poner a cago de los ciudadanos el cumplimiento de nuestras obligaciones. Sin que por ello tengan derecho alguno sobre nuestros beneficios. Muchas gracias por apoyar con publicidad nuestros medios de comunicación. Sin ellos, sería imposible seguir ordeñando ciudadanos. Muchas gracias por desvirtuar el contenido de las reclamaciones populares. Su intrínseca justicia no nos permitiría seguir como vamos sin vuestro decidido apoyo. Muchas gracias por obligar a los ciudadanos a pagar unos impuestos sin los cuales no podríamos pagar la organización estatal de la violencia que defiende nuestros expolios. Muchas gracias por los minerales, que arrancamos de la tierra sin tener que pagar por ello al Estado su propietario; ni al particular, al que nos permitís expropiar su subsuelo, sin justiprecio. Muchas gracias por obligar a seguir consumiendo petróleo. También nos beneficiamos de la Gestión ambiental, que por supuesto pagan los ciudadanos. Muchas gracias por las empresas públicas, privatizadas a precio de muy amigo. Gracias. Muchas gracias por todo. Cuando no podáis seguir chupando de la caja pública, nosotros os recompensaremos. Así los que vendrán detrás, podrán estar tranquilos, confiando en nuestra gratitud. Porque la Lucha de clases existe. Y gracias a vosotros, nuestros políticos, vamos ganando. Muchas gracias por todo eso, y por lo que no cabe publicar. Ni se puede decir. Gracia amigos políticos, demócratas de toda la vida. Muchas gracias por poner anuestra disposición un enooorme "ejército de reserva" de trabajadores. Es lo que hay, sin necesidad, no podemos apretar, reduciendo salarios para aumentar, también así, nuestros beneficios. Gracias, por último, por la Guerra. Gracias por hacer caso omiso de la demanda unánime de todos los ciudadanos e ir a buscar nuestro porcentaje de crudo, allí donde más crudo se lo ponemos. Gracias por poner la cara en vez de la nuestra. Gracias, gracias, gracias por nuestros Dividendos. Gracias.

    Hace 5 años 4 meses

  6. Alex

    Muy interesante analisis, pero queria comentar algunas cosillas que se pueden mejorar para la próxima. A titulo personal y comentando con otros compañeros que os apoyamos el 26 J, no entendemos por qué se han mandado votos a casa, cosa que pensamos que deberia eliminarse por ser un gasto absurdo que ayuda al fraude electoral y que hemos criticado a otros partidos siempre. Y la segunda y no menos importante, por qué se presenta a las elecciones a un candidato que ni si quiera es de Salamanca, que no conoce la ciudad, que no ha participado en movimientos vecinales o en asociaciones juveniles que tanta fuerza tienen aquí, cosa que ya se criticó fuertemente el 20 J y que ha hecho perder muchos votos. Parece que cuando hay que apoyar regionalismos solo valen Cataluña y País Vascos, pero si no para muestra un botón, mirad resultados y preguntaros porqué ciudadanos ha perdido el escaño, por que el candidato no era salmantino. Pero a pesar de estos fallitos os hemos seguido apoyando por que creemos en el proyecto, en la regeneración democrática, en que vais a cambiar la circunscripción electotal a única, que es lo lógico en unas elecciones nacionales para que todos los votos cuenten y sobretodo por vuestro programa económico sostenible, que es vuestro punto fuerte, aunque no lo hayais explotado nada en debates y medios. Pero sobretodo por que quiero un gobierno que trabaje para los de abajo, sin corrupción y una Salamanca donde se invierta y se creen centros de investigación e instituciones que den trabajo a los profesionales que se tienen que ir fuera y se recupere el potencial perdido por la gestión del PP. Un saludo. Si se puede.

    Hace 5 años 4 meses

  7. Enrique

    Muy bonita esa frase de "las políticas privatizadoras del [...] último PSOE", que vuelve a dejar un análisis miope porque obvia el germen de todos los problemas. ¿Podría explicar Jorge Lago la diferencia en las "políticas privatizadoras" del penúltimo, el antepenúltimo... y así hasta el primer PSOE de la democracia? Se puede hacer una lista muy larga pero bastan unos pocos términos clave para que se entienda: reconversión industrial, Maastricht, Repsol, Argentaria, ETTs, Ley 15/97 de nuevas formas de gestión del Sistema de Salud, Bolonia y el 4+1 de Ángel Gabilondo (que alguno se atreverá a decir que apesta infinitamente menos que el 3+2 de Wert), 135 de la CE. ¿En qué año empieza el último PSOE? La farsa del turnismo entre estas dos bandas criminales, PP y PSOE, se ha sostenido en la crítica desde la oposición a cuestiones que una vez llegados al gobierno o mantenían o daban una nueva vuelta de tuerca. Si seguís ignorando esto como habéis decidido hacer por alguna extraña razón desde el 20D no habrá nada que hacer. Dicho esto, respondiendo al primer comentario, yo también creo que por puro descarte Zapatero ha sido el mejor presidente de la democracia. Pero ésa es una evidencia más de la miseria política que hemos tenido que aguantar.

    Hace 5 años 4 meses

  8. juan

    El símil humano es muy simple, el malote o malota para tener una aventura igual no es la persona más adecuada para compartir una vida, pues eso...que cuando se quiere ser el que acompañe un tiempo largo, el compañero o compañero, hay que dejarse de postureos malotes y enseñar cuales son tus verdaderos valores, qué puedes ofrecer al otro. Parece que en Podemos ya van primando los que quieren ser los compañeros ideales para un camino de transformación, no para una noche de colocones y farra.

    Hace 5 años 4 meses

  9. Pepe Grilo

    Nebulosa mente menchevique...

    Hace 5 años 4 meses

  10. Mikel

    Pasan los días y las semanas y en mi cabeza resuena una frase dicha en campaña por Pablo Iglesias: "Zapatero fue el mejor presidente de la democracia". No mira, ZP fue el presidente traidor, el de la cobarde sumisión a Bruselas y el del artículo 135. Y decir eso, aun reconociendo la estrategia que tenía detrás, es reconocer que ya no eres 15M, que ya no eres el Podemos de las europeas, ni siquiera el Podemos del 20D. Podemos ha cometido errores garrafales: fiarse de las encuestas, no saber/querer contrarestar la infame campaña mediática en contra cuando contaba con el electorado más activo y movilizado de todos. Pero sobre todo, el fallo más garrafal es el de ir perdiendo la audacia para parecerse cada vez más en modos y maneras durante los 6 meses de negociaciones a lo que ya hemos conocido durante 40 años. Pablo Iglesias es sin duda brillante, con muchos errores también, pero ya no representa ni ilusión, ni cambio ni desafío ni audacia. Es una figura quemada que me produce cansancio. Yo, "quincemayista" hasta la médula, podemita de primera hora, solo veo una esperanza para Podemos y no es otra que Ada Colau.

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí