1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Los números de la privatización sanitaria

El sector privado ha sido el gran beneficiado de los recortes en la Sanidad, aumentando su cuota de mercado en cinco puntos en tan solo cuatro años (del 25 al 30%)

Juan Antonio Gil de los Santos / Gustavo Laguardia 24/08/2016

<p>Privatización de la Sanidad</p>

Privatización de la Sanidad

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Lo primero fue negar la existencia de la propia crisis. Luego su impacto sobre la política sanitaria. Y finalmente el trasvase de recursos desde el sistema sanitario público hacia el ámbito privado.

Pero a pesar de la resistencia de la Administración a ofrecer datos objetivos desde evaluadores externos, las cifras que han ido llegando con cuentagotas (y aún insuficientes para realizar estudios con mayor rigor científico) desmontan el discurso oficial del “aquí no ha pasado nada”.

Al comienzo de la crisis, en 2008, los parados de larga duración eran 242.800 personas; en 2015, la cifra asciende al escandaloso número de más de 2 millones y medio. Los niños y los jóvenes son los más golpeados por esta crisis sistémica, y la tasa de pobreza en estos grupos se eleva a más del 40%. Son más de 400.000 los jóvenes que han tenido que salir del país por falta de empleo.

En cuanto al gasto sanitario público en estos años, ha retrocedido en 10.000 millones de euros, se han perdido 50.000 profesionales sanitarios y su salario medio ha disminuido en un 30%. Esto ha tenido como consecuencia un deterioro claro en la calidad de la asistencia sanitaria, amortiguado por la profesionalidad de los sanitarios y velada en parte por la introducción de criterios empresariales y estrictamente economicistas en la gestión (las llamadas Unidades de Gestión Clínica). A mediados de 2009 los pacientes que esperaban más de 6 meses para ser operados suponían el 5% del total; en 2013 ya suponían el 13,7%.

Las demoras a las que nos referimos son las de la lista de espera quirúrgica, que más o menos pueden cuantificarse, a pesar de la “ingeniería administrativa”: inscripciones que duermen un tiempo en los cajones mientras el paciente no proteste, o suspensiones temporales de la indicación quirúrgica cuando se acerca el plazo límite, de la que el paciente tampoco es consciente. Pero hay otras demoras para las que no hay registros sistematizados: las demoras para la consulta con la Unidad especializada, una vez visto el paciente por el especialista “generalista”, que es una estación para cumplir así el plazo de “primera consulta” establecido, pero que no avanza en el diagnóstico; las demoras para consultas entre especialistas; las demoras para sucesivas pruebas diagnósticas; las demoras para iniciar tratamientos en hospital de día; las demoras en los servicios de urgencias hospitalarios para ingresar en planta. Los casos que de vez en cuando se recogen en los medios de comunicación no son anécdotas aisladas causadas por fallos puntuales, sino la punta de un iceberg que sigue creciendo bajo la superficie.

Ahora bien, parece ser que no todos han sufrido la crisis por igual en el sector sanitario. Así lo evidencia un estudio reciente del ministerio de Sanidad, que demuestra que la sanidad privada creció un 16% en el periodo 2010-2014 en detrimento de la sanidad pública, que disminuyó en el mismo plazo un 11%. A determinadas edades, la población ha variado su toma de decisiones, inclinándose hacia la contratación en mayor número de seguros privados, a razón de un incremento del 4% anual.  Por tanto, el sector privado ha sido el beneficiario directo de los recortes en salud, y ha pasado de una cuota de mercado del 25% al 30% en tan solo 4 años. La sanidad pública retrocede desde el 75% al 69%.  

En este punto es recurrente que se alcen voces que justifican estos recortes bajo un falso argumento de despilfarro en el gasto público. Nada más lejos de la realidad, cuando estamos diez puntos por debajo de la media de la Unión Europea en presión fiscal. Y, por tanto, los servicios públicos que se prestan a la ciudadanía están por debajo de las necesidades reales, y no por encima.

La publicidad sobre pólizas de seguros privados sigue aumentando. También sus contrataciones (ya no es anecdótica la contratación de estos seguros por profesionales sanitarios del sector público). En la publicidad de los planes de jubilación individuales están implícitos los gastos adicionales para las situaciones de dependencia que llegarán inevitablemente. ¿Cuándo empezarán a visualizarse los gastos adicionales para servicios sanitarios?

Esta es la otra forma de privatización encubierta del sistema sanitario público: las familias tendremos que destinar parte de nuestros ingresos, por rentas del trabajo o por pensiones, para complementar la asistencia sanitaria. Esta forma de privatización es más profunda, y está oculta. Nadie habla de ella. No es visible, como el gasto mayor o menor en conciertos para acortar las listas de espera, o como el encargo de la gestión de los hospitales a empresas privadas; se queda en el ámbito privado y adopta la forma de decisiones individuales.

Puede parecer paradójico que, a la vez, el sistema sanitario siga disponiendo e incorporando servicios punteros que implican la inversión en alta tecnología, de un elevado nivel de calidad y competencia, que rápidamente publicitan los gobiernos como buena salud del sistema; el éxito de los trasplantes de órganos es el más claro ejemplo. Con lo cual estamos ante una aparente contradicción: un sistema sanitario con servicios de un elevado nivel, capaces de atender situaciones complejas de poco impacto cuantitativo y gran impacto mediático, y, a la vez, incapaz de dar respuesta en tiempo a la mayoría de los pacientes que presentan patologías más frecuentes. Esto tiene mucho de propaganda, y le encanta a todos los Gobiernos: copan los medios de comunicación con las excepciones positivas y se ocultan y minimizan las miserias de todos los días.

No somos apocalípticos, populistas ni antisistema al denunciar la gravedad de la situación. Nuestro sistema sanitario público probablemente no se derrumbará de la noche a la mañana, sino que continuará su sigiloso descenso al abismo bajo la apariencia de dificultades que se niegan o se reconocen como coyunturales, mientras se oculta la gravedad del colapso con diligente negligencia.

El incremento de gasto sanitario privado se está produciendo fundamentalmente por dos vías: pago de medicamentos y la contratación de seguros privados. El primero se debe al mayor copago de pensionistas y de los trabajadores que han pasado de cubrir el 40% del precio del medicamento a sufragar el 50 %, y a la desfinanciación pública de medicamentos, con la excusa de su “escaso valor terapéutico”; a esto último se ha añadido el notable incremento de su precio por parte de los laboratorios. La causa del aumento de contratación de seguros privados, como hemos visto, es el progresivo y mantenido mal funcionamiento del servicio público, en especial las demoras (las múltiples listas de espera), que es el primer signo que el usuario percibe por experiencia propia o próxima.

El copago y la desfinanciación de medicamentos son objetivables: están en las normas que dicta el Gobierno. En cambio, la contratación de un seguro privado, complementario del aseguramiento público, por las familias que pueden pagar 600 o 700 euros al año por persona parece una decisión individual en la que el Gobierno no interviene (salvo cuando lo beneficia fiscalmente), y de la que cínicamente puede congratularse (futuros pacientes que no acudirán a los saturados servicios públicos). Mientras, ese mismo Gobierno puede seguir declarando el carácter universal y (casi) gratuito del sistema, porque así consta en las leyes. Este doble aseguramiento supone más oportunidades de elección a quienes disponen de él: dependiendo del problema de salud, acudirán al sistema público, al privado, o combinarán ambos. Quienes no puedan pagar esa póliza sólo pueden optar por el servicio público; si éste es deficiente, no tienen la oportunidad de elegir otra alternativa.  

Hay más signos de deterioro, claro. Se ha reducido la Atención primaria a dar respuesta a las consultas a demanda en los centros de salud: 40, 50 o 60 pacientes, los citados más los de otros compañeros ausentes, además de los que acuden sin cita. Esta es la jornada de un médico de familia. La asistencia domiciliaria de los médicos de atención primaria a pacientes que no pueden desplazarse al centro de salud, pluripatológicos o que necesitan cuidados paliativos, se reduce más y más. Poco tiempo hay en consulta para otro tipo de medicina que la de prescribir, pedir pruebas o derivar al especialista.

La interconexión entre los distintos servicios y unidades asistenciales es inmediata para lo negativo: consultas saturadas de Atención Primaria llevan a más prescripción de medicamentos, petición de más pruebas diagnósticas, más derivaciones a especialistas, y esto, bajo insuficientes y cada vez más diezmados recursos, a incrementar las demoras. Así, la puerta alternativa para todo, sea lo grave, lo menos grave, la sospecha diagnóstica o la complicación tras un tratamiento, tenga carácter urgente o menos urgente, sigue siendo el servicio de urgencias del hospital, casi siempre colapsado por esa causa.

Otro aspecto del deterioro, menos visible, pero real: el de los servicios que contrata la Administración que tienen un componente muy elevado de costes de personal, como pueden ser los de limpieza, mantenimiento, seguridad, emergencias, ambulancias y operadores de centros coordinadores.

Se ha aplicado una reducción lineal de un 10%, un 20%, o lo que haga falta, en el precio de licitación de los contratos; reducción en el precio del servicio que las empresas trasladan automáticamente a salarios (o más jornada) y peores condiciones de trabajo del personal con una argumento sencillo: “El SAS (Sistema Andaluz de Salud, en este caso aunque es extrapolable a todo el país) no me paga más. Es lo que hay”. La disminución generalizada de salarios de los empleados públicos también afecta a estos sectores, pero se añade otro problema:  la crisis ha servido para que, además de la reducción salarial, haya propiciado una desregulación de las condiciones de trabajo; todo legal, por supuesto, al amparo de las reformas laborales de los últimos años. Podría sorprender que Administraciones sanitarias socialistas miren para otro lado, pero al fin y al cabo es lo que está aplicando día tras día a sus trabajadores eventuales. Lamentablemente la mirada a largo plazo de estos gobernantes no suele ir más allá del ejercicio presupuestario corriente, o de salvar el verano o la época de gripe. En ocasiones, la externalización es la forma más virulenta de privatización y la más contundente y eficaz para cercenar derechos, ante una Administración ciega ante injusticias y abusos.

¿Alguien, en alguna Administración sanitaria, está pensando en las bases del sistema público de salud para dentro de diez o veinte años? ¿Qué asistencia recibirá la cohorte de edad de 60 o más años?

La situación es más delicada si cabe, cuando el sistema sanitario se ha convertido precisamente en el último bastión para recuperar cierta equidad en una sociedad fragmentada socialmente, donde la brecha de la desigualdad ha crecido de manera alarmante. Nos enfrentamos a un futuro en el que se rompa por completo el Estado de Bienestar que tantos años ha costado construir, si se continúa permitiendo que se desmantele el sistema sanitario público para hacer negocio en el sector privado, y si se permite crear un escenario en el que solo las personas que se lo puedan permitir tengan acceso a una asistencia sanitaria de calidad, mientras que las familias más modestas económicamente estuviesen abocadas a la mendicidad clínica.

Nos encontramos ante una encrucijada crítica. Las políticas austericidas de Bruselas ya han demostrado ampliamente su ineficacia, pero corremos el riesgo irreversible de que intereses privados se sirvan de este contexto para captar recursos públicos y derivarlos a un sistema en el que el rendimiento está por encima de cualquier otra cuestión. Un punto en el que está en juego el futuro de la sanidad como derecho o como mercancía. Dependiendo del lado que tomen nuestras instituciones, la salud de las personas se convertirá en algo con lo que se mercadee, donde unos podrán “adquirir” el mantenerse sanos y los otros estén condenados al cadalso; o un sistema universal, de calidad y público en el que toda persona tenga las mismas oportunidades.

Un sistema desigual que nos saque los colores o un sistema del que sentirnos orgullosos como sociedad.   


Juan Antonio Gil de los Santos es economista, diputado autonómico y portavoz de salud del grupo parlamentario Podemos Andalucía. @juangilpodemos

Gustavo Laguardia es médico. @GustavoLaguard2

Lo primero fue negar la existencia de la propia crisis. Luego su impacto sobre la política sanitaria. Y finalmente el trasvase de recursos desde el sistema sanitario público hacia el ámbito privado.

Pero a pesar de la resistencia de la Administración a ofrecer datos objetivos desde...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juan Antonio Gil de los Santos

Autor >

Autor >

Gustavo Laguardia

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    “Me siento avergonzado de mis colegas. Estoy abochornado. Esta es una ciencia de tres al cuarto. Parece mentira que nadie proteste. Malditos cobardes. El juego se llama -protege tu subvención, no abras la boca-. Se trata de dinero… el pretexto para seguir la línea del partido y no ser críticos, cuando es obvio que hay fuerzas políticas y económicas dirigiendo todo esto”. Dr. Sonnabend ( http://en.wikipedia.org/wiki/Joseph_Sonnabend )

    Hace 6 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí