1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Cubrir Alepo, con miedo... y hambre

Karam Al-Masri, corresponsal de AFP en la zona rebelde de Alepo, ha vivido en los últimos cinco años una desgracia tras otra. Pese a ello, sigue contando el día a día de esta ciudad devastada por una guerra sin piedad

Karam al-Masri / Rana Moussaoui (AFP) Alepo / Beirut , 30/09/2016

<p>Habitantes de Alepo en estado de <em>shock</em> después de un ataque aéreo el pasado 23 de abril de 2016.</p>

Habitantes de Alepo en estado de shock después de un ataque aéreo el pasado 23 de abril de 2016.

Karam Al-Masri (AFP)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT publica este testimonio gracias a la cortesía de AFP que nos ha permitido compartirlo con nuestros lectores. Impresionados por la dignidad y ética profesional de su corresponsal en Alepo, Karam Al-Masri, hemos publicado también una carta en solidaridad con este joven periodista, a la que se han sumado varios compañeros de profesión.

Karam Al-Masri, corresponsal de AFP en la parte rebelde de Alepo, ha vivido en los últimos cinco años una desgracia tras otra: la cárcel del régimen y la del grupo EI, la muerte de sus padres en un ataque aéreo, el asedio de su ciudad, el infierno de las bombas y ahora también el hambre.

Pese a esta serie de adversidades, el periodista, fotógrafo y videasta sigue contando el día a día de esta ciudad devastada por una guerra sin piedad. Lo que sigue es su testimonio, acompañado de la historia de su colaboración con la AFP contada por la periodista Rana Moussaoui.

Alepo (Siria) - Cuando estalló la revuelta en 2011 yo tenía casi 20 años. Dos o tres meses más tarde fui arrestado por el servicio de inteligencia política del régimen. Estuve todo un mes en la cárcel, incluyendo una semana en aislamiento total en una celda de un metro cuadrado. Fue horrible pero me liberaron durante una amnistía en 2011. Al principio de la revuelta, había manifestaciones pacíficas. Ningún bombardeo. Sólo el miedo a ser detenido y a los francotiradores en la calle.

Al año siguiente, en julio de 2012, Alepo quedó dividida en dos: el sector este, en manos de los rebeldes, y el sector oeste, controlado por el régimen. En noviembre de 2013, con 22 años, fui secuestrado por Daesh (acrónimo árabe del grupo yihadista Estado Islámico, EI). Estaba en una ambulancia con mis amigos, un socorrista y un fotógrafo. Los tres fuimos conducidos a un lugar desconocido. Era peor que en las cárceles del régimen. Fue muy, muy duro. El fotógrafo y yo salimos seis meses más tarde, gracias a una “amnistía”, pero nuestro compañero, el rescatista, tuvo menos suerte. Fue decapitado tras 55 días de detención. Lo grabaron y nos mostraron el vídeo: “Mirad a vuestro amigo, es lo que pronto os pasará a vosotros”. Consiguieron aterrorizarnos. Estuve muy angustiado durante todo mi arresto, pensando “mañana me tocará a mí, pasado mañana me tocará a mí”.

En las celdas de Daesh

Me acuerdo todavía de cada detalle. Los 165 días que estuve en la cárcel de Daesh están grabados en mi memoria. Durante los primeros 45 días nos daban comida cada tres días. Cada comida consistía en media porción de pan árabe, tres aceitunas o un huevo. No recuerdo haber visto a un solo shabbih (miliciano del régimen). Los que estaban conmigo eran rebeldes, militantes, periodistas.

Fui torturado en las dos cárceles. Fue peor con el régimen porque querían que confesara para quién trabajaba. Con Daesh, la acusación estaba establecida desde el principio: tenía una cámara y era por tanto un “infiel” para ellos, así que no necesitaban interrogarme.

Perdí a mi familia a principios de 2014, cuando todavía era prisionero de Daesh. Lanzaron un barril de explosivos contra nuestro edificio, que se derrumbó. Todos los vecinos murieron, también mis padres. No lo supe hasta que salí de la cárcel. Mis amigos intentaron disuadirme de ir a mi casa y luego me explicaron lo ocurrido. Durante un mes me sentí completamente desesperado. No sólo no supe nada sobre mis padres durante el tiempo que pasé en la cárcel, sino que cuando salí ya no estaban. Estuvieron esperando tener noticias mías y, al final, no pudieron alegrarse de mi liberación.

En 2016, la ciudad fue sitiada, tenía 25 años. Para mí, fue bastante menos doloroso que la cárcel o la pérdida de mis padres.

Antes de la revuelta, mi vida era muy simple. Estudiaba Derecho en la Universidad de Alepo. Soy hijo único. Lo perdí todo, mi familia, mi universidad. Lo que echo más de menos es a mi familia, mi padre, mi madre. Sobre todo a ella. Me acuerdo de ella todos los días, la veo en mis sueños. Hasta el día de hoy, sufro por haberla perdido. Vivo solo, no tengo a nadie. He perdido a la mayoría de mis amigos, que están muertos o en el exilio.

Huida constante

Mi existencia desde el inicio de los bombardeos de Alepo se resume en tratar de seguir vivo. Es como si estuviera en una jungla en la que tengo que sobrevivir hasta el día siguiente. Huir de los bombardeos, de los barriles. Cuando los aviones se acercan, intento refugiarme en otro edificio. Cuando hay disparos de artillería, bajo a los pisos inferiores. Es una huida constante.

Antes del asedio, para alimentarme, iba a los sitios de comida rápida. Ahora, todo está cerrado. No sé cocinar. Hay días en que como una sola vez; otros, nada. Recorro el este de Alepo, barrio por barrio, y sólo encuentro una lata de conservas. Antes del bloqueo, estaba todo el día fuera buscando temas para grabar. Con el asedio, tengo mucha hambre. Esto me debilita y me quedo más tiempo en casa.

La idea de convertirme en videasta surgió en 2012. Durante las manifestaciones grababa con mi teléfono móvil y lo difundía en Internet con el objetivo de mostrar que se trataba realmente de una revuelta, que no eran, como pretendía el régimen, solo una decena de “terroristas”. Había gente que no quería más este régimen, quería libertad, democracia, justicia. En 2013 empecé a trabajar como videoperiodista independiente para la AFP y paulatinamente mi nivel fue mejorando. Me fijaba en los reportajes de las cadenas extranjeras, en la manera cómo estaban filmados, en sus ángulos, e intentaba hacer lo mismo.

Nunca pensé que me convertiría en reportero pero, con el tiempo, me gustó esta profesión. Siento un profundo respeto por el periodismo y soy honesto ejerciéndolo. Aunque simpatice con la oposición y viva en una zona de la oposición, e incluso haya participado en manifestaciones contra el régimen, cuando grabo evito ser subjetivo y tomar partido por la oposición. Si ésta comete un error, lo digo.

Creo que este trabajo es sagrado. Soy muy prudente: si hay una duda o algo no parece real, no lo filmo.

Trabajar con periodistas que viven en el extranjero o fuera de la zona sitiada es como mi ventana para hacer llegar el mensaje al mundo exterior.

Las masacres y los bombardeos se han convertido en algo habitual, así como las imágenes de niños entre los escombros, los heridos y los cuerpos despedazados. Me he acostumbrado, ya no es como antes. A finales de 2012, en la primera matanza, cuando vi a un hombre con una pierna arrancada, me sentí mal y me desmayé al ver la sangre. Era la primera vez. Ahora es algo habitual para mí. Pero lo más duro es volver a ver la casa de mi familia. Hasta ahora no he tenido la fuerza para ir. Desde 2014 es la única zona de Alepo que prefiero evitar, no podría soportarlo. Eso reavivaría mis recuerdos. Me dijeron que el edificio se derrumbó.

--------------------------------------

“¿Qué hay de nuevo, Karam?”

Rana MOUSSAOUI

Beirut - Al escuchar a diario la voz de Karam, es imposible creer que este joven,  siempre con el mismo buen humor, haya vivido tantos horrores en cinco años. Su voz es pausada, nunca entra en pánico, ni siquiera cuando bombardean el edificio en el que se encuentra. La guerra le robó todo, salvo su pasión por informar y su sentido del humor.

En 2013 comenzó a sacar fotos para la AFP, luego el servicio de vídeo se interesó por él. “Teníamos que encontrar un nuevo freelance en Alepo”, recuerda Quentin Leboucher, el coordinador de AFP TV para la región. “Karam había trabajado para el servicio de fotografía y nos contactó. Nos propuso un primer tema sobre los baños de Alepo. Quedé inmediatamente impactado por la precisión de su trabajo. Cuando contratamos periodistas freelance, les enviamos un manual para explicarle el formato de AFP TV. Karam siguió todas las recomendaciones al pie de la letra. Sus imágenes no necesitaban ni siquiera ser editadas”.

El viejo y su vitrola

“Entonces, le pedimos más”, añade Quentin: “Karam nos propuso un tema sobre un viejo que había elegido quedarse en Alepo a pesar de la guerra, para cuidar su colección de coches. Todo estaba allí. Nos dio todo lo que necesitábamos para contar su historia. Las imágenes eran desgarradoras. Guardo en mi memoria una secuencia de ese viejo que escucha un disco en un gramófono: enseguida tomamos conciencia de la calidad de su trabajo y de su potencial. Se convirtió en nuestro primer colaborador en Alepo”.

Otros dos fotógrafos que trabajan para la AFP, Thaer Mohammed y Ameer Al Halbi, se encuentran en la misma situación que Karam.

Desde 2012 la oficina de la AFP en Beirut brinda la cobertura del conflicto en Siria. Y desde febrero de 2016 hemos “convivido” casi a diario con Karam.

Comenzó suministrándonos noticias breves. Luego, impresionados por su rapidez, su rigor y su precisión, le empezamos a pedir una cobertura completa.

Una tregua en febrero le dio la oportunidad de hacer crónicas sobre los habitantes de Alepo desconcertados durante el primer día del alto el fuego tras años de bombardeos: los médicos y los socorristas aprovechando el momento de tranquilidad, los rebeldes que aprovechan el cese de las hostilidades para dedicarse a los videojuegos o a hacer compras, y los taxistas que expresan su esperanza de volver a trabajar.

Pero su Alepo también es una ciudad que “se muere de sed” tras la destrucción de las centrales de distribución de agua, una ciudad en la que ya no quedan ventanas en pie como consecuencia de los bombardeos. Ese tema fue la oportunidad para un reportaje firmado por él y por un periodista que vive del otro lado de la ciudad dividida.

Tras el sitio impuesto en julio, sus temas se orientan hacia la agonía y las penurias que llevan a la gente a alimentarse solamente con hojas verdes y berenjenas, cultivadas allí, o sobre la búsqueda de combustibles alternativos. En una nueva tregua, también abortada, describió en un reportaje a niños que salieron a las calles para disfrutar del aire libre y jugar en columpios caseros.

El medio de comunicación preferido por Karam es WhatsApp, por su rapidez y eficacia. Creamos un grupo de WhatsApp titulado “Alepo con Karam” que usamos para comunicarnos con él, tal como hacemos con otros corresponsales en Siria.

Las conversaciones con él se multiplican a lo largo de la jornada y se extienden hasta la noche.

Comienzan invariablemente hacia las 08H00 con el mensaje: “Karam ya Karam, ¿cómo estás? ¿Qué hay de nuevo?”. No sólo queremos saber sobre la situación en el terreno, también queremos saber de él: “¿Cómo estás? ¿Dónde estás?”.

A Karam le encanta usar los emoticonos para expresarse. Con su ciudad sitiada y bajo el infierno de los bombardeos, son generalmente tristes. Cada vez que un obús cae en su barrio, nos informa y añade un emoticono pálido de miedo o cubierto de sudor. “Los barriles de explosivos caen como la lluvia”, dice, o “un obús acaba de caer cerca de mi casa”.

“El olor del hambre da miedo”

Cuando el asedio fue brevemente roto por los rebeldes a principios de agosto de 2016, nos mandó un mensaje: “Me comí una pizza”, acompañado, claro está, de un emoticono sacando la lengua.

Pero desde que el sitio fue reinstalado inmediatamente después, nos responde invariablemente que está buscando “algo para comer”. “¿Tienen alguna noticia sobre la ayuda? ¿Dónde está ese convoy?”, pregunta, esperanzado de que tengamos nueva información de la ONU. Un día nuestra compañera anglófona Maya le preguntó si había tomado su café esa mañana y él respondió: “No hay café desde hace un mes”.

Mientras tanto nosotros tomábamos, cargados de culpa, grandes tazas de café americano o café con leche, disponibles en cualquier momento del día.

Su perfil de WhatsApp casi siempre tiene una frase. Pero esta no ha variado durante el sitio: “El olor del hambre da miedo”.

Karam confió recientemente a nuestro compañero araboparlante Rouba que su plato preferido son las patatas fritas, pero que incluso se ha “olvidado a qué se parece una patata”. Sueña con poder comer otra vez kiwis y cerezas.

“Ahora peso 58 kilos, antes del sitio pesaba 67, hace dos meses”, se lamentaba bromeando. “Me he acostumbrado a comer perejil. Me gusta ahora. Mi gato Nanuche es como yo, hace dieta y también ha perdido peso”.

Refiriéndose a la falta de combustible, dijo una vez que las dos bombonas que tenía valían “una fortuna”. Y bromeó: “Espero recibir muchas ofertas para venderlas”.

“Me rompe el corazón cuando uno le pide que cubra algo y nos dice que tiene hambre. Es lo más difícil”, lamenta Layal, otro periodista de lengua árabe.

Después de que fracasara el 19 de septiembre la última tregua negociada por Moscú y Washington, el cielo de Alepo ardió literalmente con los incesantes bombardeos de los aviones del régimen sirio y rusos. Y los mensajes de Karam se volvieron cada vez más sombríos.

Miércoles 21 de septiembre

“Los bombardeos son tan violentos que el cielo está iluminado como si hubiera fuegos artificiales”, nos escribe.

“Estoy escondido en un pasillo”.

“Me escondo en una de las habitaciones”.

Jueves 22 de septiembre

“Estamos rodeados por la muerte”.

“No hay escapatoria”.

“¿Dónde puedo esconderme?”

“Alepo arde, ya no tengo ni puerta, ni ventana, los edificios arden a mi alrededor”.

Nos envía imágenes de incendios filmados con su teléfono móvil. Sus emoticonos tienen lágrimas.

Pero el sentido del humor de Karam se impone horas más tarde. A Maya, que le pregunta “¿qué vas a hacer hoy?”, le responde con una carita feliz: “Arreglar mis puertas y ventanas”.

Viernes 23 de setiembre

“No he podido cerrar un ojo. El olor de la pólvora es avasallador, no puedo respirar”.

“¿Adónde voy a ir? A ninguna parte. Uno espera la muerte, su turno”.

“Es la primera vez que veo tanta destrucción. Lo que pasa ahora es el equivalente de todos los bombardeos de los últimos tres años”, me dice por teléfono.

Video de Siria… intensos bombardeos sobre los barrios rebeldes de Alepo

Karam ha sido premiado en dos ocasiones por sus fotos para la AFP, pero sigue siendo un hombre humilde y considerado. Se disculpa cuando no tiene conexión a Internet o si su batería se ha descargado, a causa de los reiterados cortes de electricidad.

Nuestra compañera anglófona Sara confiesa que se siente impotente cuando le pregunta a Karam cómo está, en medio de ese horror. “Todo lo que uno dice parece fuera de lugar”, confiesa.

La semana pasada descubrió con alegría un reportaje realizado por uno de nuestros periodistas en la parte de Alepo controlada por el gobierno, sobre un mono llamado Said, que ha sido la gran atracción de la ciudad durante cerca de 25 años en un zoológico improvisado.

“Me acuerdo de ese mono cuando yo tenía cinco años. Tenemos la misma edad”, bromeó. “¡Pero él ha envejecido, yo todavía soy joven!”.

(Esta nota fue escrita con las contribuciones de los periodistas de la AFP en Beirut y de la sede regional de la agencia en Medio Oriente y Norte de África, en Nicosia).

CTXT publica este testimonio gracias a la cortesía de AFP que nos ha permitido compartirlo con nuestros lectores. Impresionados por la dignidad y ética profesional de su corresponsal en Alepo, Karam Al-Masri, hemos publicado también

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Karam al-Masri

Autor >

Autor >

Rana Moussaoui

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

16 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Ptx.

    Patetico. Manipulación lacrimosa para horario de telenovela. La prueba del algodón para juzgar la credibilidad de esta pagina. Gracias.

    Hace 5 años 1 mes

  2. la prima Vera de Berbería

    Lo único que tiene que hacer es ir a uno de los corredores hacia Alepo Oeste y salir de una zona de combates. A lo mejor no sale porque los adalides de la democracia y la libertad se lo impiden, o quizás porque es uno de ellos. Uno de los moderados financiados por Francia, USA y petromonarquías que impone la sharia en las zonas bajo su control, cortan el cuello a herejes y ejecutan a sangre fría a los prisioneros de guerra. A lo mejor le interesa soltar estas patrañas buscando una intervención extranjera como último recurso ante la lluvia de fuego y plomo que se les viene encima. La guerra civil sira dejó de ser una manifestación de disidencia política antes de empezar, nunca hubo primavera siria. Sólo hubo una guerra financiada por atlantistas y wahabitas para someter un país independiente, con sus errores y horrores, y se encontró con la determinación de un pueblo digno y combativo. Saludos.

    Hace 5 años 2 meses

  3. Francisco Bravo

    Exelente reportaje!!!!!........ el criminal regimen de Assad mascrando a su pueblo por un lado, los anormales de ISIS masacrando tambien a los sirios por otra parte, los rusos matando niños con sus bombardeos....... es increible como la gente puede ser tan salvaje.... unos detras de un tiranuelo sanguinario que se resiste a dejar el poder y prefiere exterminar a su propio pueblo..... otros siguiendo un fanatismo que de religioso no tiene nada sino que aglutina todos los complejos de inferioridad de una parte del pueblo musulman ..... y por el otro los rusos jugando a que aun son una potencia.

    Hace 5 años 2 meses

  4. Ravachol

    Mal os deben de ir las cosas a los islamofascistas y sus jaleadores sacando a cada momento un nuevo truño "moderado" entre cursi y sanguinolento, el estilo habitual. Se nota que temeis un E.R.E. del departamento de estado U.S.A. como tras tanto dinero invertido acabe en fracaso la guerra del Imperio, sus siervos de la Unión Europea y las tiranías "moderadas" del Golfo, contra la República laica de Siria. Está sacando a diario la prensa del nuestro "régimen" toda la parafernalia habitual de propaganda otanera de estos seis años "primaverales",para justificar los crímenes y evitar la derrota del bando integrista: "ataques" contados siempre por un cuñao llamado "Alí" o "Mohamed" "Karam" "Rouba" a pongamos...hospitales, niños, incubadoras, mercados a las 12, armas de destrucción masiva, barriles botijo... Ya ni siquiera se molestan en racionarlo para que parezca verosimil. A fastidiarse, colaboracionistas. Ya buscaréis otro puesto mamporrero, para servir a "los mercados" a través de alguna otra teocracia "moderada" forrada de millones y de rebanacuellos "rebeldes por las libertades", que diría Reagan. Lo vuestro no tiene cura, todo vale por la pasta. Pero si lo hacéis es porque sabéis que siempre habrá fondos de de inversión, como el de Soros, que siga pagando vuestros intragables engrudos. Venga, ahora ponednos una de cifras (con cinco decimales, que así es más "creíble") del "Observatorio..." ese que paga Qatar.

    Hace 5 años 2 meses

  5. Si

    Ni una sola palabra o atisbo de porqué llevan cinco años de esta situación que cuentan Al parecer es algo superior e irremediable que no hay más atutía que aceptar Al parecer Obama y Putin no pueden hacer nada y el lider sirio Al Asad le supongo cómodamente viviendo

    Hace 5 años 2 meses

  6. Mado Cear

    ¡Lo que hay que ver! La desvergüenza de los medios sionotánicos no tiene parangón.

    Hace 5 años 2 meses

  7. numan

    un publireportaje estupendo de los rebanacuellos pagados por Arabia Saudí y de los integrsitas del buka ¡¡Aupa Siria !!

    Hace 5 años 2 meses

  8. Fernando

    Hay que ser MUY,MUY VALIENTE para repetir la misma sarta de patrañas que todo el resto de la prensa occidental para justificar el apoyo en Siria a los mismos que en Occidente son el enemigo número uno. Como eso es intragable hay que inventarse historias cada vez de manera más cutre.

    Hace 5 años 2 meses

  9. jose

    No hay buenos ni malos en esta como en tantas guerras,pero unos no tienen tanta responsabilidad como otros.Pensar a estas alturas que al Asad y Rusia pueden continuar de esta forma en Siria sin el rechazo de la opinon internacional es ilusorio por muchas razones en contra que expongan.No al precio como estan sometiendo a la gente incluidas ONGs

    Hace 5 años 2 meses

  10. Libre pensador

    Ya solo os falta decir que Al qaeda ISIS - Daesh son ONGs en Siria. O sois imbeciles o pagan muy bien las mentiras. Con un dia invesitgando cualquiera se da cuenta de quien es quien en esta guerra. Muy triste ciertos periodistas de hoy en día que toman por estupidos a sus lectores.

    Hace 5 años 2 meses

  11. Tunigu

    http://miguel-esposiblelapaz.blogspot.com.es/

    Hace 5 años 2 meses

  12. GERARD CT

    Vaya con ctxt.es Lo próximo que publiquéis sobre Siria cogedlo mejor de la Fox o CNN. ¿Algún 'sponsor' obliga?

    Hace 5 años 2 meses

  13. Malevaje

    Impresionante y de una calidad humana y tecnica superior.

    Hace 5 años 2 meses

  14. Sams

    La República Árabe Siria vencerá. Los terroristas sanguinarios, los mediamercenarios y quienes los apoyan sólo pueden contar cuanto les queda.

    Hace 5 años 2 meses

  15. Alma

    ¿En serio? ¿Tenemos que creernos esto?

    Hace 5 años 2 meses

  16. Azucena Valdés

    Tremendo, desgarrador y muy MUY valiente

    Hace 5 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí