1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ADA COLAU, EL APERITIVO

“La capacidad de liderazgo depende de la capacidad de hacer”

Soledad Gallego-Díaz / Guillem Martínez Barcelona , 4/01/2017

<p>Ada Colau en una imagen reciente.</p>

Ada Colau en una imagen reciente.

Marc Lozano

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Donación libre:

---------------------------------

Soledad Gallego-Díaz y Guillem Martínez han realizado una larga --literalmente-- entrevista a Ada Colau, alcaldesa de Barcelona. A modo de aperitivo, esa dosis pequeña que abre el apetito, les ofrecemos un adelanto de las jugadas más interesantes. Próximamente, este fin de semana, publicaremos la entrevista completa, un gran recorrido por la percepción y la experiencia del poder, los problemas municipales, el Procés, Europa, las posibilidades de cambios en el Estado y la crisis y el futuro de Podemos, entre otros temas.

Recuerdo una entrevista que hicimos días antes de que fuese alcaldesa, en la que hablábamos de la ruptura...

¡Tú hablabas bastante de la ruptura! (risas).

...Y estábamos de acuerdo en que, a falta de otra, no era una palabra sexy...

 Me acuerdo de una pregunta dificilísima que me hiciste que fue '¿cuál es la imagen de la ruptura?'. Me acuerdo, me acuerdo...

Pues le quería preguntar por eso: ¿ha encontrado un sustituto de esa palabra? ¿Esa palabra, problemática, deja de existir en una institución?

Intuitivamente diría que esa palabra es contradictoria con las instituciones. La institución va asociada a gobernar lo posible y lo realmente existente. No los sueños ni los objetivos, ni las grandes metas. Por lo tanto, la institución, que tiene que gestionar lo posible, lo real, lo imperfecto, va asociada a inercias que tienden al conservadurismo, y no a la ruptura. Digamos que eso es el punto de partida. Y además, cuando entras en una institución, lo percibes claramente.

La institución va asociada a gobernar lo posible y lo realmente existente. No los sueños ni los objetivos

¿Lo percibía antes de entrar?

No. En cuanto entras ves que hay unas inercias muy fuertes que ni siquiera dependen de la maldad de nadie, ni de ningún plan orquestado por nadie, pero que la institución, por definición, para su propio funcionamiento, incluso por estrategia de supervivencia, genera unas rutinas, unas inercias, y cambiarlas no es fácil. La naturaleza de la institución no va asociada a la posibilidad de la ruptura.

Y luego me decías si había cambiado mi opinión sobre la ruptura, ¿o no?

No, sobre su percepción desde su cargo.

Lo que creo es que estamos peleando mucha gente desde frentes diversos en lo que ya fijó el 15-M, la democracia real. Más allá de la democracia formal --que no fue poca cosa conquistarla en su momento, no quiero minimizarlo--, y de lo que ha dado de sí, no solo en España, sino en el conjunto de Europa, hay hoy una pulsión ciudadana muy saludable para que haya una profundización democrática. Y esa pulsión democrática, de profundización, es evidente que, colateralmente si quieres, acaba llevando a una ruptura respecto de cierto statu quo, con un régimen que es un freno para que haya esa profundización democrática. Pero entonces la ruptura no es el objetivo. Eso quizás sería el matiz que haría. El objetivo es la profundización democrática o la consecución de una democracia real y no solo formal. Y la ruptura puede ser una de las consecuencias, pero no el objetivo en sí mismo.

El objetivo es la profundización democrática o la consecución de una democracia real y no solo formal. Y la ruptura puede ser una de las consecuencias, pero no el objetivo en sí mismo

¿Ha descubierto algún nuevo poder que no conocía antes de gobernar la ciudad?

Me han sorprendido algunos en el sentido de que no eran todo lo glamuroso que uno esperaba. Por ejemplo, cuando hablas de los poderes económicos ves que ahí, como en la política, hay un mundo en decadencia. Tienes a Foment (del Treball, asociación empresarial barcelonesa), que es el gran representante de la patronal y las multinacionales, pero también tienes unos organismos muy antiguos como la Cambra de Comerç, que tiene un funcionamiento interno desconocido, pero que acaba mandando en lugares tan importantes de la ciudad como es el Consorcio de Turismo o la Fira Barcelona. Te encuentras con rutinas, con inercias, con gente que siempre ha estado ahí, pero son mucho menos glamurosos de lo que te imaginas cuando se habla del poder.

¿Es posible que la solución a la crisis del sistema español pase por un pos-15M negociando con un pos-PSOE?

Yo creo que debe ser asumible que eso es lo que hay. ¿O hay otra cosa que yo desconozco? Lo que tengo clarísimo después de esta experiencia, después de este chute de realidad de política institucional de año y medio, es que tu capacidad de liderazgo depende de tu capacidad de hacer. Entonces, no culpes a los demás de lo que no hagas tú. Si tú tienes ideas, las pones en juego. ¿Los otros tienen ideas? Parece que no muchas. Pues entonces si tú tienes ideas, tienes posibilidades de tener más capacidad de liderazgo. ¿Tú, qué estás dispuesto a arriesgar?

En el día a día de la gestión municipal, nosotros no hemos dejado de hacer nada de lo que nos planteábamos hacer

En el día a día de la gestión municipal, nosotros no hemos dejado de hacer nada de lo que nos planteábamos hacer. Por ejemplo, podría haber habido un choque en la cuestión del agua. El Partido Socialista acabó de privatizarla en el área metropolitana en mandatos anteriores y nosotros hemos planteado, como una de las prioridades de nuestro gobierno, la remunicipalización, como están haciendo otros ayuntamientos. No ha habido choque y estamos avanzando. Nos ayuda que ha habido mucho movimiento social por medio. No es cuestión de un partido o de otro, sino que ha habido un movimiento social muy fuerte por la recuperación del agua como bien común, que además ha llevado el tema al plano judicial y se ha sentenciado en contra de la privatización y eso, evidentemente, nos ha ayudado mucho. Por eso digo que depende de la capacidad de liderazgo, y que esa capacidad responde a tu capacidad de movilización social, de arriesgarte, de poner ideas sobre la mesa, de tener proyecto, de convencer, de generar alianzas.. Por tanto, el que los otros tengan más o menos fuerza respecto a ti, depende mucho de tu propia capacidad.

Hay problemas que afectan a la ciudad pero que no se pueden resolver en la ciudad...

Sí pero, sin embargo, cada vez más las ciudades se están consolidando como sujetos sin los cuales no se puede pensar la macropolítica. Lo que estamos viendo es que los Estados y las regiones están entendiendo lo que el sector privado hace tiempo que tiene muy claro, y es que las grandes ciudades son los grandes actores de la política mundial. Los grandes retos globales y las grandes contradicciones globales se concretan en las ciudades: el cambio climático, la movilidad, la vivienda, la desigualdad, los desplazamientos migratorios. La gente ¿dónde va? A las ciudades. El 80% de la gente en Europa vive en las ciudades, en las grandes áreas metropolitanas. Cualquier Estado que quiera hacer una política eficaz que acabe teniendo impacto... si Europa quiere plantearse políticas eficaces para enfrentar los grandes retos que tiene, o cuenta con las ciudades o ya me dirás cómo lo va a hacer.  No es casual que cada vez se oiga más la voz de las ciudades, en cuestiones que tienen que ver con el cambio climático, con las desigualdades o con la crisis de refugiados..

Pero no tienen competencia para hablar en Europa…

Estamos ganando capacidad, haciendo red de ciudades para hacer lobby, para incidir, creando una institucionalidad propia, que ya existía, pero que la estamos reforzando. Con la Comisión Europea, por ejemplo, ya hemos tenido varias reuniones. Barcelona ha participado en algunas reuniones clave donde se está planteando, por ejemplo, la financiación y, en ese terreno, decimos que las ciudades tienen que tener acceso directo a la  financiación europea sin pasar por los Estados porque si no todos estos retos que dicen que tienen, no sé cómo los van a resolver. Para hablar de seguridad, por ejemplo, hay que tener ciudades cohesionadas y, si se quieren ciudades cohesionadas, necesitamos fondos para hacer políticas inclusivas, y si esto tarda mucho en llegar, Europa se llenará de banlieues.

Las ciudades tienen que tener acceso directo a la  financiación europea sin pasar por los Estados

¿Y un gobierno catalán independiente aceptaría eso?

Como siempre, la abstracción de un gobierno no significa nada, depende de quién lidere ese proceso, quién y cómo gobierne.

La idea de las ciudades es estupenda, pero no sé si los Estados aceptarán.

Creo que el debate tal y como está planteado ahora, entre España y Catalunya, es decimonónico. Es antiguo, no responde a la realidad actual, que es un mundo globalizado donde los principales actores son las grandes áreas metropolitanas. Hay un debate decimonónico en lo que se refiere a lo institucional, no a la movilización popular y al deseo de acabar con un régimen que está también agonizante y que evidentemente hay que cambiarlo. La cuestión es quién lidera ese cambio y hacia dónde. La pulsión que hay detrás, eso no la cuestiono, pero el debate institucional entre posible Estado catalán y Estado español no deja de ser un debate decimonónico. Ahora mismo yo no estoy pensando tanto en Estados como en una red de ciudades a nivel europeo. Me interesa mucho más pensar en eso, sin quitarle importancia, evidentemente, a que el Estado de las autonomías está caduco y que por lo tanto hay que actualizarlo y reconocer la soberanía catalana. Más allá de esto, como debate político principal, en el que hay que resolver muchas cosas, yo a lo que me quiero dedicar es, sin duda, a esa idea de red de ciudades. Principalmente, para hacer frente a la crisis europea. Parece que no seamos conscientes del peligro inminente que tenemos. Los neofascismos disparados, el Brexit, los refugiados, que nos ponen un espejo delante... O actuamos rápido, o esa descomposición europea es el peligro más grande que tenemos, con mucha diferencia. Ríete de muchos de los debates que tenemos ahora si, de repente, empezamos a tener conflictos en el corazón de Europa.

Creo que el debate tal y como está planteado ahora, entre España y Catalunya, es decimonónico

¿Hacer políticas europeas no entraña alcanzar el gobierno?

Somos gente exigente y autocrítica, por lo que siempre nos preguntamos por los límites. Por eso, parémonos a ver lo que hemos conseguido en tan poco tiempo: la crisis del bipartidismo, la generación de fuerzas nuevas impensables, con un montón de gente nueva, que consiguen una cuota de poder inimaginable. Y eso no sólo pasa aquí. A nivel europeo pasa, en el buen y en el mal sentido. Pero se están recomponiendo muchas cosas, y eso abre el horizonte de las posibilidades. Hay que ver eso en positivo. Y hay que ver las responsabilidades de cada uno de nosotros, no sólo para observarlo críticamente, sino también para actuar en positivo, para que todo esto sea una ventana de oportunidad, y no un desastre. Y ahí las ciudades han tenido una gran capacidad de debate público. Con la crisis de refugiados, el Gobierno español del PP, profundamente racista, ha tenido una política de pasar olímpicamente del hecho de que haya miles de personas ahogándose en el Mediterráneo, incumpliendo sus compromisos. El Estado podría estar tranquilo, a pesar de esa política, pero cada vez hay una mayor movilización ciudadana. Y unas ciudades que hemos alzado la voz en la Comisión Europea --que está empezando a pedir explicaciones al Gobierno por los fondos que recibe para las políticas de asilo y de inmigración-- y en la ONU. La gente, en fin, llega a las ciudades, ya sean legales, ilegales, alegales. La gente llega porque huye de la miseria y la violencia. Llega. Y estamos haciendo política para cambiar la incidencia europea al respecto, por ejemplo.

Además de alcaldesa, usted es una dirigente política y muchas personas se preguntan qué piensa Ada Colau de la polémica de Podemos.

Yo creo que, de entrada, Podemos (pero cuando digo Podemos, digo las confluencias o cualquier nuevo actor político) nos equivocaríamos si quisiéramos, insisto, reproducir lo que creo que son evidentes errores de la izquierda en nuestro país como es cooptar a los movimientos sociales. Podemos, Barcelona en Comú o un nuevo actor político que se presente a la institución con todo lo que esto conlleva tiene que percibirse como una herramienta de cambio ciudadano y de profundización democrática, pero no como un aparato que coopte a cualquier movilización.

Nos equivocaríamos si quisiéramos reproducir errores de la izquierda en nuestro país como es cooptar a los movimientos sociales

Claro, pero hay dos maneras de verlo. El movimiento social está en la calle, y hay un partido que lo lleva al Parlamento. O bien el partido político es el que lidera la movilización social. Son dos posiciones distintas. ¿Cuál de esas dos posiciones le parece más pertinente?

Yo creo que una vez que entras en la institución, tienes que lidiar con límites de todo tipo, con la imperfección, y no tienes que condenar a ningún movimiento social a tus límites y a tu imperfección. Y, al contrario, tú entras para hacer una tarea y un rol determinados, pero lo que tú hagas dentro de la institución tiene que respetar la absoluta independencia de quien está fuera de la institución, porque son dos naturalezas de actuar absolutamente diferentes. O sea, entrar en la institución, sobre todo si entras con la aspiración de ganar y de transformar desde una posición de gobierno, quiere decir, necesariamente, lidiar con límites y con la imperfección, y tú no tienes que arrastrar a esos límites y a esa imperfección a la movilización ciudadana. Y, por lo tanto, creo que hay que separar claramente un ámbito del otro. Y eso no quiere decir darle la espalda, al contrario. Escuchar esas demandas, ejecutarlas en la medida de lo posible, rendir cuentas delante de esas demandas. O sea, que tiene que haber mucha relación, pero cada uno desde su lugar, no pretendiendo subsumir, cooptar, llámalo como quieras.

¿En cualquier caso, el objetivo de Podemos en el Parlamento debería ser conseguir echar al PP?

Echar al PP no es un objetivo en sí mismo, pero sí que es un primer paso para configurar un gobierno alternativo que permita abrir brechas y empezar a desmontar políticas de austeridad, acabar con la corrupción, los grandes objetivos que tenemos. Entonces, para los grandes objetivos que tenemos de transformación política y de saneamiento democrático, evidentemente un primer paso es sacar al Partido Popular de ese gobierno.

Y eso solo es posible con una coalición múltiple.

Ahora mismo, con la configuración actual sí. Más adelante no sé, pero ahora mismo es lo que es. La política se hace con lo que hay. No con lo que querrías que hubiera.

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Soledad Gallego-Díaz / Guillem Martínez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Manuel

    Si el objetivo real hubiera sido cambiar las políticas de PP lo habrían conseguido fácilmente aliándose con el PSOE y Ciudadanos aplicando las medidas que habrían supuesto un gran apoyo para miles de familias y que se podrían haber mejorado sustancialmente en las negociaciones a que renunció Unidos Podemos nada mas empezar, pero el objetivo real era el referéndum ya que los intereses de los nacionalistas son más importantes que los avances sociales que se hubieran conseguido como sacar de la miseria y dar asistencia médica a miles de personas o cerrar las nucleares por ejemplo. Por otra parte la solución no está en las ciudades ni en las naciones sino en la elección directa de representantes comunes de los ciudadanos para todas las instituciones que ejerzan verdaderamente el poder como es la UE , ya que los ciudadanos tienen los mimos intereses pertenezcan a la ciudad que sea o al Estado que sea como son la recuperación de los servicios y los bienes esenciales privatizados como la electricidad, los transportes y vías publica, los hospitales, la telecomunicaciones ,etc y la capacidad industrial y productiva del estado que de empleo a todos los ciudadanos como exige la Constitucion. Para eso no hay que dividir a los ciudadanos en supuestas naciones diferentes que los enfrentan para servir mejor a los intereses de los que mueven los hilos de todos los nacionalismos como si fueran forofos de equipos de futbol para debilitar al pueblo que tiene los mismos intereses en todas partes

    Hace 4 años 10 meses

  2. Carmen Nou Barris

    Vivo en BCN y la voté con ilusión, pero ahora no volvería a hacerlo. No digo que todo lo haya hecho mal, pero la política de grandes titulares funciona si detrás hay substancia y de momento los cambios son cosméticos, que requieren actos de fe propios del militante y no de ciudadanos críticos, y algunos de esos cambios si rascas un poco (como eso de no contratar empresas que trabajan en paraísos fiscales, Guardia Urbana y Ciutat Morta, concursos limpios, etc) ves que son humo. Su política de pactos tampoco me gusta. Apoyé el núcleo de Guanyem, pero cuando entró ICV ya me temía lo peor, volver a las viejas dinámicas de Joan Clos y cía, y al final hemos acabado en la cama con un imputado por tráfico de influencias como Collboni y el PSC después de rechazar a ERC para seducir a la CUP y así aplicar políticas más valientes. Además, se supone que la vivienda era nuestro fuerte y al final la política en esta materia, más allá de ampliar el personal de la unidad antideshaucios que creó Trías, es pedir vía Twitter a la gente que vaya a pararlos y si alguna imagen desagradable se cuela en los medios de comunicación echarle la culpa a la Generalitat o Madrid. Tampoco hemos sido muy sensibles con las huelgas, como la de los socorristas, la de TMB o los compañeros de Movistar a los cuales dejamos tirados después de ponernos la camiseta ("El pacte de les escales"). Tampoco hemos hecho nada con los directivos de TMB que cobran un pastizal e incumplen la normativa de transparencia. Supongo que como son del PSC e ICV no nos atrevemos a finiquitar ese cementerio de elefantes. Del CIE mejor no hablamos. Promesas incumplidas. Para este viaje no hacían falta tantas alforjas. Nos han domesticado. Incluso El Periódico, que antes nos miraba con temor, ahora nos dedica editoriales laudatorios. Seguramente volveremos a ganar las elecciones (la oposición es un desastre), pero la ilusión de Guanyem se ha perdido.

    Hace 4 años 10 meses

  3. Jesús Díaz Formoso

    Mentalmente: ¿Has leído este modelo de estatuto? - http://partidoilp.blogspot.com.es/ - Saludos

    Hace 4 años 11 meses

  4. Mentalmente

    La democracia se va al garete cuando al que pretende desarrollarla se le ocurre colocar un "pero" a la libertad política. Que es un derecho de todo ciudadano adulto en igualdad, y nadie puede pretender decidir por encima de eso. En el momento que alguien pone un "pero" a la libertad política en igualdad. Esa libertad deja de existir. Entra en una espiral de prepotencia que lleva a lo mismo de siempre. A liderazgos absurdos que nadie quiere. La gente lo que quería era decidir. ¿Realmente tan difícil es tener derecho a expresarse políticamente, discutir y decidir libremente las políticas, en igualdad absoluta? ¿Por qué lo complicáis tanto? Ese "pero" a la libertad lleva a lo mismo de siempre. Hagáis lo que hagáis, los que trabajéis por edificar una democracia auténtica, no le pongáis un "pero" a la libertad del ciudadano adulto. Piensen que es igual que vosotros. Nadie tiene derecho a decidir por otro, a limitar la libertad de otro ciudadano adulto. Aún leyendo esto, no creo que lleguéis a entender la profundidad de esto. No lo compliquéis más, se trata de decidir conjuntamente en libertad, sin nada más que eso. Y eso, es difícil por otros motivos muy distintos que no tienen nada que ver con restringir las libertades. Es difícil porque hay que edificar esas condiciones necesarias en la que ese discurso y decisión colectiva es posible, y el tipo de mecánicas que deba emplearse para garantizar la fiabilidad del proceso para todos. Pero eso no se va a desarrollar si no empezáis al menos ya, a ver que es necesario ir por ese camino. Y que es el camino del empoderamiento ciudadano.

    Hace 4 años 11 meses

  5. Carlota En Comú

    ¿Esto es una entrevista o un masaje? Por favor, nos jugamos la credibilidad como medio con entrevistas tipo Marhuenda a sus amigos del PP. Por ejemplo. "Hay problemas que afectan a la ciudad pero que no se pueden resolver en la ciudad...". Es como decirle sabemos que hay problemas, que no mencionamos para no informar sobre ellos, pero no son culpa tuya, te exculpamos de todo aunque en campaña prometieses que era solo cuestión de voluntad. Y ninguna pregunta sobre el CIE que anunció en la prensa que había cerrado y meses después sigue abierto. O al hecho que haya puesto más multas y haya reprimido más los manteros que el anterior alcalde de derechas, Trias. O la burbuja inmobiliaria con una subida brutal de precios de alquiler y de compra en Barcelona durante sus dos primeros años de mandato. O como ha vendido la cultura a un capitoste del PSC como Marcé con vínculos con empresas del sector. O como los desahucios siguen a niveles similares a pesar de que la PAH, en la que yo colaboró, ha decidido no presionarla (en especial Carlos Macías que cobra del Ayuntamiento vía subvención) porque no quiere perjudicarla a pesar de la gravedad de la situación. O como la Fira ha batido su récord de beneficios y seguimos sin hacer una auditoria. O cómo se ha bajado los pantalones (disculpen la expresión) con el Congreso de móviles. Y sobre todo, el falso proceso de participación para los presupuestos donde todo era teatro y las propuestas aceptadas después han sido modificadas a conveniencia sin respetar la voluntad popular. Tampoco entendemos como pudo rechazar a ERC y pactar con la derecha del PSC/PSOE que ha entregado el Gobierno a Rajoy y en Barcelona es todo contra lo que habíamos luchado. La verdad, estoy decepcionado. Tenemos suerte que los medios que antes nos atacaban ahora nos protegen porque les servimos para frenar a los independentistas.

    Hace 4 años 11 meses

  6. Carlota En Comú

    ¿Esto es una entrevista o un masaje? Por favor, nos jugamos la credibilidad como medio con entrevistas tipo Marhuenda a sus amigos del PP. Por ejemplo. "Hay problemas que afectan a la ciudad pero que no se pueden resolver en la ciudad...". Es como decirle sabemos que hay problemas, que no mencionamos para no informar sobre ellos, pero no son culpa tuya, te exculpamos de todo aunque en campaña prometieses que era solo cuestión de voluntad. Y ninguna pregunta sobre el CIE que anunció en la prensa que había cerrado y meses después sigue abierto. O al hecho que haya puesto más multas y haya reprimido más los manteros que el anterior alcalde de derechas, Trias. O la burbuja inmobiliaria con una subida brutal de precios de alquiler y de compra en Barcelona durante sus dos primeros años de mandato. O como ha vendido la cultura a un capitoste del PSC como Marcé con vínculos con empresas del sector. O como los desahucios siguen a niveles similares a pesar de que la PAH, en la que yo colaboró, ha decidido no presionarla (en especial Carlos Macías que cobra del Ayuntamiento vía subvención) porque no quiere perjudicarla a pesar de la gravedad de la situación. O como la Fira ha batido su récord de beneficios y seguimos sin hacer una auditoria. O cómo se ha bajado los pantalones (disculpen la expresión) con el Congreso de móviles. Y sobre todo, el falso proceso de participación para los presupuestos donde todo era teatro y las propuestas aceptadas después han sido modificadas a conveniencia sin respetar la voluntad popular. Tampoco entendemos como pudo rechazar a ERC y pactar con la derecha del PSC/PSOE que ha entregado el Gobierno a Rajoy y en Barcelona es todo contra lo que habíamos luchado. La verdad, estoy decepcionado. Tenemos suerte que los medios que antes nos atacaban ahora nos protegen porque les servimos para frenar a los independentistas.

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí