1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Debate / A la mierda el trabajo

Respuesta a Scott Ferguson

El autor rebate la réplica a su artículo y defiende el papel de la sociedad civil y la necesidad de que no esté controlada por el Estado

James Livingston 10/01/2017

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

---------------------------------

¿Qué pasaría si Scott Ferguson fuera exactamente el tipo de persona de izquierdas a quien iba dirigido mi argumento, el tipo de pleno empleo que quiere ponernos a trabajar a todos porque por algún motivo eso sería bueno para nosotros?

¿Qué pasaría si su pregunta (qué pasaría si, repetida 25 veces) fuera una muestra de fe piadosa en el siguiente mundo, no en este? ¿Qué pasaría si quisiéramos deshacernos de la santidad y adoptar la inteligencia, como hicieron los abolicionistas, para conseguir de esa manera repercutir en el aquí y ahora? ¿Qué pasaría si no quisiéramos ser lennoninstas y cantar Imagine hasta que nos sintiéramos avergonzados?

No me interesan los experimentos de pensamiento decorativos, así que por el momento ignoraré todos los “qué pasaría si” excepto para aclarar lo siguiente. Soy bastante Hegeliano (sí, marxista también, y freudiano, y ¿mencioné mi afiliación al feminismo y al pragmatismo?) como para pensar que nuestros principios éticos, o están inscritos y se pueden observar en las circunstancias históricas que existen de verdad, o son prédicas cuya intención es transportarnos de la tierra al cielo y extraernos del mundo que queremos cambiar.

Como dijo una vez John Dewey: “Un ‘debería’ que no radica o florece del ‘es’, que no es la concienciación absoluta del estado actual de las relaciones sociales, no es más que un deseo piadoso de que las cosas tendrían que estar mejor”.

Históricamente el liberalismo ha promovido el debate sobre la designación y entrega de bienes rivales, lo que desde mi punto de vista es la esencia de la política

En lo que respecta a la crítica sustancial que precede a todos los “qué pasaría si”, no me queda muy claro. Me siento como si estuviera sosteniendo un pergamino frente a un fuego moribundo y me estuviera preguntando qué idioma habla este hombre. Critica la “ontología social del liberalismo” que supuestamente engloba mi pensamiento, basándose en que contiene una “relacionalidad encogida” (¿frente a algo más orgánico, espontáneo o comunitario?) y en que dicta una “despolitización” de la vida y la producción sociales.

Es cierto, soy un liberal, además de un socialista. Esto solo significa que creo que el lugar de autodescubrimiento y autodeterminación no se encuentra en la polis, ni tampoco necesariamente en la acción política como ciudadano, sino en la sociedad civil. Parece que el profesor Ferguson cree que el liberalismo excluye a la política (o “gobernanza colectiva”, como lo llama él), aunque históricamente, más que teóricamente, a pesar de Sheldon Wolin y Hannah Arendt, el liberalismo ha promovido el debate sobre la designación y entrega de bienes rivales, lo que desde mi punto de vista es la esencia de la política.

En este sentido, su argumento es una recuperación encubierta del republicanismo clásico, o si se prefiere, para actualizar la idea, de la democracia participativa. Quizá también del comunitarismo: el profesor Ferguson es difícil de descifrar. Parece pensar que el Estado es el lugar donde reside todo lo importante que afecta a… todo, vamos. Sin duda, quiere acudir a muchas reuniones: “¿Qué pasaría si afirmáramos radicalmente nuestra dependencia de las instituciones públicas que nos dan apoyo? ¿Qué pasaría si forzáramos a nuestro gobierno a asumir la responsabilidad por el sistema que siempre y en todo lugar condiciona?”.

Dejemos clara una cosa, el profesor Ferguson está a favor de conseguir el pleno empleo mediante el gasto público y en contra de la renta básica universal. Claramente afirma: “¿Qué pasaría si rechazásemos la jerga blanca y patriarcal del pleno empleo, la cual mantiene a millones de mujeres y minorías subempleadas?”. Aunque me desconciertan las palabras porque, aparte del hecho de que fui yo quien empleó este argumento, continúa su lógica con una pregunta que lo sitúa en la órbita de la misma jerga que acaba de “rechazar”:

El profesor Ferguson está a favor de conseguir el pleno empleo mediante el gasto público y en contra de la renta básica universal

“¿Y si en lugar de esta treta liberal democrática pusiéramos en marcha un Plan de Trabajo Garantizado suficientemente financiado y completamente inclusivo como base para un imaginario renovado para la izquierda?”.

¿En serio? ¿Cuántas veces has visto un argumento rebatido por su propio autor de manera tan rápida y efectiva?

Aunque puede que haya una forma de explicar la confusión. Sucede que el profesor Ferguson es partidario de la Teoría Monetaria Moderna (TMM), una moda intelectual poco conocida que se hace eco tanto de los populistas de la década de 1890 como del Movimiento del Crédito Social de la década de 1930. Frente a la “concepción liberal del dinero” desplegada aparentemente por marxistas como yo, que supuestamente tratamos el dinero como “un quantum de valor privado, finito y alienable” (¿en qué momento desapareció la Reserva Federal de mi lógica?), los tipos de la TMM piensan que se trata de “un instrumento público ilimitado y fundamentalmente inalienable”. Y por tanto: “El Gobierno puede siempre permitirse apoyar la producción social valiosa”.

De acuerdo, el Gobierno tiene poderes ilimitados. La pregunta es: ¿queremos que los tenga y que los ejercite? ¿Queremos un control estatista de la sociedad civil? Por lo que parece, el profesor Ferguson sí lo quiere. Y esa es la principal diferencia entre nosotros.

-----------------------------------------------------------

Traducción de Álvaro San José.

James Livingston es profesor de Historia en la Universidad de  Rutgers en Nueva Jersey. Es autor de varios libros, el último No More Work: Why Full Employment is a Bad Idea (2016).

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

James Livingston

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    Y este es el modo en que las instituciones actúan para eliminar nuestras libertades -en el aso, nuestra Libertad Política-: http://puntocritico.com/2017/01/10/culpable-me-declaro-por-susana-perez-alonso/

    Hace 4 años 9 meses

  2. Jesús Díaz Formoso

    ¿Poder ilimitado sin impunidad garantizada? Lo que el Gobierno (los Gobiernos) tiene, e intenta retener, es la impunidad ilimitada por sus acciones; sobre todo por las más perversas. Para las que sobrepasan lo escalable en perversión, disponen del Secreto de Estado. Ahora, vamos a darles a los Partidos partidarios de intereses mercenarios –TODOS LOS QUE SON OBJETO DE PROPAGANDA DE L OS MEDIOS DE MANIPULACIÓN SOCIAL- el control sobre nuestros ingresos –y de nuestros gastos, por derivación. Las rentas Básicas sólo garantizan lo que el Estado Corrupto de Partidos Corruptos, por medio de los Poderes del Estado Corrompidos, desee. Que siempre, siempre, siempre, es NUESTRA SERVIDUMBRE. Servidumbre por Dependencia, que se suma a todas las demás Servidumbres de que somos víctimas. Y que hacen los Estados con los Dependientes? Mira a tu alrededor; lo tienes delante de tus narices. Si, incluso mirando a esos pocos miles de personas Dependientes con Situación de Dependencia Oficialmente declarada, que no perciben prestaciones públicas. Una Sociedad de Pensionistas; y que, pronto estaría formada por individuos que son dependientes del Estado desde el momento de su nacimiento. TENGO DERECHO A UN TRABAJO DIGNO; me niego a ser dependiente del poder político; del Corrupto poder político. Partidos sin militantes y Ciudadanos dependientes del Estado. El sueño del New Word Order. PATOCRACIA ("La patocracia es una enfermedad de grandes movimientos sociales seguidos por sociedades enteras, así como naciones e imperios. Durante el transcurso de la historia de la humanidad, ha afectado a movimientos sociales, políticos y religiosos, al igual que a las ideologías que la acompañan… Y los ha convertido en caricaturas de ellos mismos… Esto ocurrió como resultado de… la participación de agentes patológicos en un proceso patodinámico similar. Esto explica por qué todas las patocracias del mundo son, o han sido, tan similares en sus propiedades esenciales." - https://es.wikipedia.org/wiki/Psicopat%C3%ADa ). EL FIN DEL TRABAJO Y LA RENTA BÁSICA NOS PONDRÁN EN MANOS DE LOS PATÓCRATAS, de los Psicópatas “de Estado”.

    Hace 4 años 9 meses

  3. Esteban Cruz

    Simplemente dejo para reflexionar un extracto de un trabajo de Zdravka Todorova publicado en el European Journal of Economics and Economic Policies en 2013: "El tipo de economía de pleno empleo importa. ¿Se basa la actividad económica en la sostenibilidad del medio ambiente? ¿Es compatible con el proceso de la vida? ¿Qué sectores se expanden? ¿Está la economía del pleno empleo centrada en la promoción de una distribución justa? La historia proporciona ejemplos de cómo mantener el pleno empleo a través de los gastos del Estado en materia de armamentos y la expansión de las fuerzas armadas que termina en guerras - en el caso del fascismo-. El marco de prestación de servicios sociales da una base estructural e institucional para las finanzas funcionales. Esto permite una conceptualización crítica del sector público y un análisis más profundo de los déficits públicos y el pleno empleo. El sector público es una manifestación de los valores y las creencias sociales, y el proceso de toma de decisiones políticas. Sin embargo, el propósito público no es una idea relativista. No hay nada subjetiva acerca de la contaminación, la pérdida de biodiversidad, las enfermedades, los costes del desempleo, el hambre, o del hogar que restringe las capacidades humanas. Hay observaciones concretas del proceso de la vida e indicadores instrumentales que se pueden utilizar para evaluar el sector público y el diseño de las políticas públicas." El marco institucional que proporcionan las finanzas funcionales propuesto por la Teoría Monetaria Moderna es un armazón que explica cómo funcionan las economías basadas en moneda fiduciaria para alcanzar el pleno empleo y la estabilidad de precios, describiendo las relaciones entre los sectores gubernamental y no gubernamental y cómo operan el Tesoro, la banca central y la banca privada. El diseño de los programas de Trabajo Garantizado y el uso de este instrumento es algo que necesita mayor profundidad, pero pretender que una herramienta tenga un uso perverso de forma determinista es obviar la responsabilidad de quien la controla. Es como decir algo tan absurdo como que los vehículos son malos porque están hechos para atropellar a la gente,

    Hace 4 años 9 meses

  4. Esteban Cruz

    ¿Y la respuesta?

    Hace 4 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí