1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Nonna Mayer / Autora de ‘Las falsedades del Frente Nacional’

“El primer partido de los obreros no es el FN. Es la abstención”

Enric Bonet / Guillermo Fernández Vázquez 6/05/2017

<p>Nonna Mayer en su despacho de Sciences-Po</p>

Nonna Mayer en su despacho de Sciences-Po

E.B.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Nonna Mayer (Neuilly-sur-Seine, 1948) es socióloga y politóloga, y trabaja como profesora en el Instituto de Estudios Políticos de París, una de las instituciones educativas de referencia en Francia. También ha sido directora del Centro Nacional de Investigación Científica. Y hoy día es una de las voces más autorizadas para hablar del Frente Nacional. No en vano, ha dedicado numerosas obras y trabajos científicos a estudiar este partido, entre los cuales destacan Le Front National à decouvert (El Frente Nacional al descubierto, 1989), escrito junto a Pascal Perrineau, o Ces français qui votent Le Pen (Los franceses que votan a Le Pen, 2002). Ha dirigido además la obra coral Les faux-semblants du Front National (Las falsedades del Frente Nacional), publicada a finales de 2015.

Recibe a los periodistas de CTXT en un diminuto despacho de Sciences-Po, coqueto y repleto de libros, situado en el famoso Barrio Latino de París.  Allí nos hace un retrato muy preciso de los votantes del Frente Nacional, las contradicciones y divisiones internas que ahora mismo agitan al partido y los desafíos a los que se enfrenta en el futuro. También hay tiempo para hablar de Jean-Luc Mélenchon e intercambiar impresiones sobre el último debate que enfrentó el miércoles 3 de mayo a Emmanuel Macron y Marine Le Pen. Pero sobre todo responde a la pregunta que se hace estos días todo el mundo: ¿es posible que Marine Le Pen se convierta en la próxima presidenta de la República? “Es muy improbable que Marine Le Pen gane las elecciones, pero en política nunca se sabe”, responde.

A pesar de la situación crítica del bipartidismo en Francia, Marine Le Pen ha obtenido en la primera vuelta un resultado por debajo de lo esperado. ¿Qué razones pueden explicar este relativo fracaso de la candidata del Frente Nacional?

Se habla de fracaso porque se compara con encuestas de hace un año o de hace seis meses. Pero eso no tiene sentido porque hace un año o hace seis meses no sabíamos quiénes iban a ser candidatos. Las encuestas sólo tienen sentido en el momento de la campaña, cuando sabemos quiénes van a ser los candidatos y sobre qué temas van a enfrentarse.

Dicho esto, no hay que minimizar el éxito de Marine Le Pen. Ha obtenido 7,6 millones de votos. Es un récord absoluto. Pensemos que Marine Le Pen ha quedado primera en más de 200 circunscripciones y en más de 40 departamentos. Así que no se puede decir de ninguna manera que haya sido un fracaso para Marine Le Pen.  Ahora bien, la razón por la que Marine Le Pen ha logrado algo menos de lo esperado tiene que ver con el grado de movilización diferencial. Ella tenía un electorado muy movilizado, pero le ha fallado la gran movilización que se ha dado con otros candidatos, especialmente con Jean-Luc Mélenchon.

Quizás el gran obstáculo que sigue teniendo el Frente Nacional para ganar unas elecciones presidenciales es que continúa siendo un partido que da miedo a la mayoría de los franceses, a pesar de la estrategia de desdiabolización emprendida por Marine Le Pen…

lo primero que llama la atención es que Marine Le Pen da menos miedo que su padre. En la época de éste, el 75% de la población francesa creía que el FN era un peligro para la democracia. Marine Le Pen logró que esa cifra bajara al 48% en 2013

Sí, pero lo primero que llama la atención es que Marine Le Pen da menos miedo que su padre. Desde 1984 en nuestros estudios sociológicos proponemos a la gente una cuestión: ¿considera usted que el Frente Nacional es un peligro para la democracia? En la época de su padre, después de sus famosas declaraciones en las que calificaba las cámaras de gas como un “detallito de la Historia”, el porcentaje de personas que respondía era del 75%. En cambio Marine Le Pen logró que esa cifra bajara al 48% en el año 2013. 

Dicho esto, desde las elecciones europeas de 2014 en las que el Frente Nacional se convierte en “el primer partido de Francia”, el rechazo ha ido aumentando poco a poco hasta llegar al 58% el día antes de la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

¿A qué se debe este aumento del rechazo al partido?

En mi opinión hay tres razones principales. La primera es que, a pesar de su estrategia, Marine Le Pen sigue siendo la hija de Jean-Marie Le Pen para la mayor parte de la sociedad francesa. Y eso, quieras o no, te liga a la historia del FN como federación de todos los grupúsculos de extrema derecha del país, entre los que estaban antiguos colaboracionistas, miembros de las Waffen SS y negacionistas del Holocausto.  

La segunda debilidad del FN es que la mayoría de los franceses no cree que ni Marine ni Jean-Marie Le Pen tengan la capacidad de gobernar Francia. El FN no tiene aún la imagen de un partido de gobierno.

Y, por último, es un partido que es visto por buena parte de la sociedad como un partido antisistema con el que no se puede pactar. El drama del Frente Nacional es que en las primeras vueltas logra resultados espectaculares, pero en las segundas vueltas sigue movilizando a una mayoría social contra él. Las anteriores elecciones regionales fueron un magnífico ejemplo de ello. El partido logró casi un 28% de los votos en la primera vuelta y quedó primero en seis regiones, pero después en la segunda vuelta todos los demás partidos se aliaron contra él y no consiguió ganar en ninguna región, ni siquiera en las dos en la que más probabilidades tenía: Provenza-Costa Azul y Picardía-Norte Paso de Calais.

Marine Le Pen sigue siendo la hija de Jean-Marie Le Pen. Eso te liga a la historia del FN como federación de todos los grupúsculos de extrema derecha, entre los que estaban antiguos colaboracionistas y negacionistas del Holocausto

Añadiría además que el debate del pasado miércoles a nivel de imagen fue un retorno al FN de Jean-Marie Le Pen. Su hija no dio en absoluto la imagen de un partido pacífico, matizado y desdiabolizado, sino al contrario.

A propósito del debate: ¿a qué atribuye usted este endurecimiento del discurso por parte de Marine Le Pen?

En mi opinión, Marine Le Pen ha tratado de poner en marcha una estrategia para intentar movilizar a su electorado más duro y, de ese modo, acallar las divisiones internas que existen en el partido. Hay que pensar que algunos miembros del FN decían que si Marine Le Pen continuaba en la línea de la salida del euro y de la Unión Europea, iba a perder a su electorado más fiel. Se ha ejercido una presión sobre ella para volver a los fundamentos ideológicos del partido: el miedo a la inmigración, el miedo al fundamentalismo islamista, el miedo al terrorismo. Pero en el debate del pasado miércoles, Marine Le Pen fue un paso más allá y empleó un estilo extraordinariamente agresivo. Y esto es contradictorio con su estrategia de desdiabolización. A mi modo de ver, estos vaivenes responden a que hay incertidumbre en el seno del partido sobre la estrategia a seguir. De hecho, sea cual sea el resultado en la segunda vuelta, una vez que se celebre van a producirse ajustes de cuentas en el interior del partido.

Lo llamativo es que en esta campaña presidencial ha dado la impresión de que Marine Le Pen trataba de desembarazarse de las siglas de su partido e incluso de su propio apellido…

Absolutamente, la rosa azul, el hecho de ocultar su apellido y poner solo Marine son pasos de una estrategia que consiste en alejarse al máximo de la imagen que tenía su padre. Y en ese sentido, Marine Le Pen ha ido muy lejos: se ha peleado verdaderamente con su padre, y eso no es una invención de los medios. De hecho, cuando he hecho entrevistas con miembros antiguos del FN, todos me han expresado que existe una profunda división en el seno del partido y que entre el padre y la hija se ha producido una disputa fortísima que ha llegado, no conviene olvidarlo, hasta la exclusión del partido de su fundador. 

De aquí en adelante, ¿cuál cree que será la línea estratégica que seguirá el Frente Nacional de cara, sobre todo, a las elecciones presidenciales de 2022?

Lo lógico es que Marine Le Pen continúe con la estrategia de desdiabolización y que se plantee incluso el cambio de nombre del partido. No obstante, en lo inmediato, creo que la pregunta fundamental es qué estrategia adoptará Marine Le Pen en la batalla interna del partido. Su sobrina, Marion Maréchal Le Pen, mantiene una línea política muy diferente a la defendida por ella y Florian Philippot. Marion Maréchal Le Pen es más conservadora en el plano de los valores, más liberal en el plano de la economía, menos radical en su posición sobre la salida del euro y de la UE. Es una línea más tradicional y más acorde con los fundamentos ideológicos del partido. Este sector del partido se autodefine como “de derechas” y reconoce que su objetivo es conquistar todo el espectro de la derecha política. Las diferencias con el FN de Marine Le Pen y Florian Philippot, que defienden un Estado más social e intervencionista, y que se definen a sí mismos como “ni de derechas, ni de izquierdas”, son muy notables. El asunto entonces es saber qué estrategia va a emplear Marine Le Pen para contentar a todo el partido y acallar las críticas internas.

De cara a las presidenciales de 2022, lo lógico es que Marine Le Pen continúe con la estrategia de desdiabolización y que se plantee incluso el cambio de nombre del partido

Si nos adentramos en la sociología electoral del partido, vemos que Marine Le Pen obtuvo entre el 40 y el 46% de los sufragios del electorado obrero durante la primera vuelta de las presidenciales. ¿Cómo puede explicarse que el Frente Nacional obtenga este gran respaldo del electorado obrero?

Porque los obreros se han desvinculado de la izquierda. Aunque el socialista François Hollande consiguió captar el voto obrero en contra de Sarkozy durante la segunda vuelta de las presidenciales de 2012, posteriormente en las regionales de 2015 la mitad de los obreros ya apostó por el Frente Nacional. No obstante, este fenómeno no es nuevo: lo empezamos a observar a comienzos de los años ochenta. El punto decisivo es el año 1995, cuando Jean-Marie Le Pen logra convertirse en el candidato más votado por los obreros. Su hija Marine Le Pen no ha hecho más que reforzar esta dinámica de implantación popular. Actualmente los obreros de la generación del baby boom (nacidos entre los años cuarenta y los sesenta) continúan votando a la izquierda, pero las nuevas generaciones votan por Le Pen.

Pero la mayoría de los obreros que votan por el FN defienden unos valores conservadores.

Sí, la mayoría de ellos son obreros de derechas. Es un mito la idea de que en el pasado todos los obreros votaban a la izquierda. Durante la época del general De Gaulle, el 40% de los obreros votaba a la derecha. Eran personas de la clase obrera, pero conservadoras debido a la región en la que vivían, su tradición familiar, su trabajo o sus convicciones religiosas.  Son estos obreros de derechas los que Marine Le Pen y su padre han sabido seducir. E incluso también a todos esos obreros que no se consideran ni de izquierdas ni de derechas.

Actualmente los obreros de la generación del baby boom (nacidos entre los años cuarenta y los sesenta) continúan votando a la izquierda, pero las nuevas generaciones votan por Le Pen

A los dirigentes del Frente Nacional les gusta presumir de que son “el primer partido de los obreros de Francia”.

La fórmula “el primer partido de los obreros de Francia” es ridícula, ya que se trata sólo de los obreros que van a votar. En realidad, el primer partido de los obreros es la abstención. Cuando uno no ha cursado demasiados estudios, tiene un trabajo repetitivo, temporal y mal pagado, las posibilidades de no inscribirse en las listas electorales y de no votar son mucho más elevadas. En las elecciones regionales de 2015, el 60% de los obreros no votó.

¿Sirve el nivel de estudios para explicar el voto a la extrema derecha?

El nivel de estudios es la variable sociológica más importante para explicar el voto a Le Pen. Aunque el FN atraiga a universitarios, tecnócratas o personas de las escuelas más elitistas del país, la probabilidad de votar a la extrema derecha aumenta cuanto más bajo es el nivel de estudios de una persona y alcanza su nivel máximo entre aquellas personas que no han obtenido el título de bachillerato. En Francia cuando uno no tiene el bachillerato se ve condenado al paro o a ejercer empleos mal pagados. El no tener el título de bachillerato crea un sentimiento de resentimiento hacia aquellos que sí lo tienen.

También es llamativo que el FN esté cada vez más implantado en las zonas rurales y periféricas. ¿Cómo puede explicarse este fenómeno?

Las investigaciones nos muestran que en las grandes ciudades cosmopolitas no se vota al FN. Era al revés en los años ochenta, cuando el Frente Nacional comenzó a crecer. Entonces los votantes de la extrema derecha se encontraban precisamente en las zonas urbanas e industrializadas, y especialmente en las banlieues (los suburbios). Ahora el voto rural y periférico al FN tiene que ver con que, por un lado, los obreros se han desplazado a ciudades de tamaño medio y a zonas rurales, y, por otro lado, con que el FN habla cada vez más del abandono y de la falta servicios. De hecho, el voto FN se refuerza en aquellas zonas donde hay pocos servicios, desconectadas y en las que crece un sentimiento de abandono.

Marine Le Pen lleva un tiempo hablando de los “abandonados” e “invisibles”. ¿Quiénes son estos “olvidados”?

Cuando Marine Le Pen habla de los olvidados, no se refiere a la gente más pobre, que vive gracias al RSA [el equivalente de la renta de inserción mínima]. Los seguidores de Marine Le Pen consideran a estas personas como asistidos, como ‘malos’ pobres. Los obreros que más votan por el FN son aquellos que tienen acceso a la propiedad, un pequeño diploma. Son personas que se encuentran en la frontera entre las clases medias y las clases obreras, pero que tienen miedo a caer socialmente, a ser desclasados ellos y sus hijos. El sociólogo Olivier Schwartz habla de una consciencia tripartita. Antes era más simple, los obreros votaban en contra de los patronos. Pero ahora las clases medias bajas se ven amenazadas por los de arriba, pero también tienen miedo de caer más abajo.

Además de las clases medias-bajas o en peligro de desclasamiento, el voto a la extrema derecha también crece entre los más pobres.

Sí, en 2012 durante un estudio que hice en el departamento de Seine-Saint Denis [en el norte de la región parisina] la gente más pobre nos decía que votaba a la izquierda, porque la izquierda es el corazón y defiende el sistema de protección social y a los de abajo. Y que nunca lo haría por Sarkozy que era percibido como el candidato de los ricos. Pero cuando hice la misma investigación en 2015, cuanto más precarias eran las personas más votaban contra la izquierda, el Partido Socialista, que les había decepcionado. Y más votaban por Marine Le Pen. Hemos observado la misma conducta durante estas elecciones presidenciales.

Pero el rechazo a la inmigración es el nexo que une a todos los votantes del FN.

La única característica de los votantes del FN que se ha mantenido intacta desde 1984 hasta ahora es que entre el 90% y el 98% de ellos considera que hay demasiados inmigrantes en Francia. La mitad de los franceses considera que hay demasiados extranjeros, pero los votantes del FN hacen de ello la razón por la que ir a votar. Esto les diferencia del resto de votantes de los otros partidos, que consideran que la cuestión fundamental en Francia es la lucha contra el paro. Para el electorado de Marine Le es la inmigración. Para ellos, la inmigración no sólo representa una amenaza económica, sino también cultural e identitaria. Cuando se habla de inmigración en Francia, se piensa en el Magreb, en la Guerra de Argelia, en el islam y el fundamentalismo.

En la últimas dos semanas se ha escuchado mucho la vieja melodía de que “los extremos se tocan” en referencia a la estrategia adoptada por La Francia Insumisa. ¿Qué posibilidades hay de que una parte de los votantes de Jean-Luc Mélenchon opte por Marine Le Pen en la segunda vuelta?

En primer lugar, eso de que “los extremos se tocan” no es cierto. Por supuesto que hay algunas transferencias de voto entre La France Insoumise y el Frente Nacional, pero son marginales. Lo que es cierto es que el crecimiento de la candidatura de Jean-Luc Mélenchon en las últimas semanas está relacionado con el voto de personas que no eran necesariamente melenchonistas y que veían en él a un candidato que defendía a los de abajo, lo social, y que hablaba bien. Entre esa parte del electorado de Mélenchon sí que hay alguna posibilidad de decantarse por Marine Le Pen en la segunda vuelta. Pero el núcleo de los votantes de La France Insoumise es radicalmente contrario a Marine Le Pen. Es entre ese electorado un poco indistinto en el que puede haber transferencias entre uno y otro candidato.

Los sondeos pueden equivocarse. Hay una cierta melodía en la izquierda que llama a no votar o a votar en blanco con el argumento de que en el fondo Macron y Le Pen son muy parecidos

El partido de Jean-Luc Mélenchon ha logrado muy buenos resultados en zonas en las que la extrema derecha era muy fuerte como Marsella, Perpiñán o Béziers: ¿piensa usted que un movimiento político que adopte un populismo de izquierda puede ser eficaz contra Marine Le Pen?

Es complicado, porque sí puede acceder a esa parte del electorado que se define como “ni de derechas, ni de izquierdas”. Pero la fuerza de Marine Le Pen es su retórica contra la globalización, su mensaje antiinmigración, antifundamentalismo islámico, y eso no está en el programa de Jean-Luc Mélenchon. Hay un espacio político para un populismo de izquierdas como el que propone Chantal Mouffe, especialmente si Emmanuel Macron es elegido y tiene un quinquenato complicado a nivel social. Va a depender mucho de eso. Pero yo diría que, a fin de cuentas, el populismo de izquierdas es tan peligroso como el populismo de derechas.

Hay momentos populistas en los que este tipo de estrategia permite dar lugar a nuevos actores políticos, como hemos visto en América Latina y en otros lugares, pero la idea de que existe por un lado “el pueblo” y por otro lado “los otros” me parece demasiado peligrosa. Porque ahí está en germen la exclusión del otro, sea quien sea ese otro. Pueden ser los ricos, las clases superiores, pero también los inmigrantes o los extranjeros.

Por último, los sondeos dan a Emmanuel Macron como claro ganador de la segunda vuelta: ¿pueden equivocarse?

Por supuesto que sí, los sondeos siempre pueden equivocarse. Va a depender mucho de la abstención. Hay una cierta melodía en la izquierda, especialmente en los jóvenes, que llama a no votar o a votar en blanco con el argumento de que en el fondo Macron y Le Pen son muy parecidos. De hecho, existe el riesgo de que haya una cantidad récord de votos en blanco: más de dos millones, lo cual es muchísimo. Y eso haría que los porcentajes estuvieran más apretados. Pero por el momento, incluso con la alianza entre Marine Le Pen y el candidato Dupont-Aignan, será muy difícil que la candidata del FN logre superar los 10 millones de votos. Por tanto, es muy improbable que Marine Le Pen gane, pero en política nunca se sabe.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Enric Bonet / Guillermo Fernández Vázquez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Disenso

    Resulta paradójico que quienes se llenan la boca de términos como "miedo al otro" u "odio al diferente" para estigmatizar a sus enemigos políticos, sean capaces a la par y sin despeinarse de invocar al miedo en aquellos que defienden la idea de "primero los de casa" ...Lo hacen como el impagable Monsieur Monedero (impagable ver a un comunista de a pro en pleno siglo XXI rememorando el enternecedor idilio de la IIGM entre liberales e izquierdas contra el enemigo comun), apelando a un pasado en el que de remate Monedero y sus compañer@s son herederos políticamente responsables en mas de cien millones de muertes ó como también lo podría hacer un liberal que apoya un sistema político que invade, saquea y desangra países desde 1945 en nombre del libre mercado, la democracia, o la lucha contra el terrorismo y las armas de destrucción masiva (aunque evidentemente no existan) aniquilando gobiernos legítimos, países y pueblos enteros (cuando no son otrora títeres suyos y de sus intereses pasados) ...refinada hipocresía la de algunos... Resulta "peculiar" que quienes piensan cosas como: [...pero la idea de que existe por un lado “el pueblo” y por otro lado “los otros” me parece demasiado peligrosa. Porque ahí está en germen la exclusión del otro, sea quien sea ese otro. Pueden ser los ricos, las clases superiores, pero también los inmigrantes o los extranjero...] lo digan cuando ellos dicen ser y tener el copyright sobre como ser demócratas, tolerantes, solidarios (siempre con los de fuera eso si), republicanos, etc... como factor de exclusión y discriminación contra aquellos que piensan diferente a ellos... El liberalismo de izquierdas y derechas (el "stablishment") centra su enfoque económico y social en inmigración masiva para obtener la desvalorización y precaucionar de las condiciones laborales y sociales y económicas (lógica de la dinámica entre oferta demanda), que tienen como efecto la desmembración de las familias y por tanto de las naciones, que amplifican y facilitan la sustitución poblacional con el único fin de la desaparición del estado-nación, único baluarte que tienen los pueblos europeos como defensa frente al mundialismo en lo económico, lo social y culturalmente. El liberalismo de izquierdas y derechas (el stablishment) centrar su enfoque económico y social en inmigración masiva para obtener la desvalorización y precaucionar de las condiciones laborales y sociales y económicas (lógica de la dinámica entre oferta demanda), que tienen como efecto la desmembración de las familias y por tanto de las naciones, que amplifican y facilitan la sustitución poblacional con el único fin de la desaparición del estado-nación, único baluarte y ultima defensa que tienen los pueblos europeos frente al mundialismo económica, social y culturalmente. La izquierda lejos de defender los derechos de los trabajadores autóctonos, dice defender los de todos los trabajadores sean de casa o extranjeros (...como clase) ...Nada mas lejos que la realidad de los hechos se encarga de exponer como la izquierda esta mas preocupada en los derechos (que no responsabilidades) de esos extranjeros que compiten directamente en lo económico y social con los trabajadores autóctonos, haciendo de esta manera el juego a los mismos liberales que dicen repudiar y dejando a los europeos en cada país, vendidos, expuestos e indefensos frente a la globalización y el mundialismo preconizado por el sistema al que dicen combatir. Mientras la izquierda no defienda al de casa frente al de fuera, al de abajo contra el de arriba, al vilipendiado de la casta, formara parte del problema (la neo-casta) y no de la solución a los problemas de esos europeos que ven como el sistema y quienes deberían de defender sus intereses desde la izquierda se retroalimentan actuando contra ellos ó directamente traicionándolos (como en Grecia donde Syriza pacta con la Troika nuevamente mas recortes a costa del pueblo griego que voto mayoritariamente en referéndum contra los recortes siendo traicionados por esa misma izquierda griega que dice luchar contra el liberalismo para el que neo-casta como monedero pide explícitamente apoyo al mundialista Macron contra Le Pen. Esto tampoco es nuevo ya que estos enternecedores idilios ya se produjeron en la IIGM cuando las potencias liberales capitalistas y el comunismo soviético se aliaron contra su enemigo común, hay retratos que se repiten en la historia y algunos parece no causarles urticaria, ni se espera que les produzca rechazo real alguno... (mas bien lo contrario) Las consecuencias de las políticas mundialistas liberales e internacionalistas de izquierda son la mayor fabrica de votos para cualquier partido que anteponga los lógicos y legítimos intereses de un pueblo frente a esas políticas que actúan contra ellos. La única forma de evitar eso realmente es que el liberal deje de ser liberal y la izquierda deje de ser de izquierdas ...pero nadie espera que un perro deje de ladrar y cante. ...Gane o no, Le Pen las elecciones solo se constata el fin del sistema como fue hasta ahora y que apura el poco tiempo que le queda presa de las reacciones a sus propias maniobras.

    Hace 4 años 6 meses

  2. Disenso

    Resulta paradójico que quienes se llenan la boca de términos como "miedo al otro" u "odio al diferente" para estigmatizar a sus enemigos políticos, sean capaces a la par y sin despeinarse de invocar al miedo en aquellos que defienden la idea de "primero los de casa" ...Lo hacen como el impagable Monsieur Monedero (impagable ver a un comunista de a pro en pleno siglo XXI rememorando el enternecedor idilio de la IIGM entre liberales e izquierdas contra el enemigo comun), apelando a un pasado en el que de remate Monedero y sus compañer@s son herederos políticamente responsables en mas de cien millones de muertes ó como también lo podría hacer un liberal que apoya un sistema político que invade, saquea y desangra países desde 1945 en nombre del libre mercado, la democracia, o la lucha contra el terrorismo y las armas de destrucción masiva (aunque evidentemente no existan) aniquilando gobiernos legítimos, países y pueblos enteros (cuando no son otrora títeres suyos y de sus intereses pasados) ...refinada hipocresía la de algunos... Resulta "peculiar" que quienes piensan cosas como: [...pero la idea de que existe por un lado “el pueblo” y por otro lado “los otros” me parece demasiado peligrosa. Porque ahí está en germen la exclusión del otro, sea quien sea ese otro. Pueden ser los ricos, las clases superiores, pero también los inmigrantes o los extranjero...] lo digan cuando ellos dicen ser y tener el copyright sobre como ser demócratas, tolerantes, solidarios (siempre con los de fuera eso si), republicanos, etc... como factor de exclusión y discriminación contra aquellos que piensan diferente a ellos... El liberalismo de izquierdas y derechas (el "stablishment") centra su enfoque económico y social en inmigración masiva para obtener la desvalorización y precaucionar de las condiciones laborales y sociales y económicas (lógica de la dinámica entre oferta demanda), que tienen como efecto la desmembración de las familias y por tanto de las naciones, que amplifican y facilitan la sustitución poblacional con el único fin de la desaparición del estado-nación, único baluarte que tienen los pueblos europeos como defensa frente al mundialismo en lo económico, lo social y culturalmente. El liberalismo de izquierdas y derechas (el stablishment) centrar su enfoque económico y social en inmigración masiva para obtener la desvalorización y precaucionar de las condiciones laborales y sociales y económicas (lógica de la dinámica entre oferta demanda), que tienen como efecto la desmembración de las familias y por tanto de las naciones, que amplifican y facilitan la sustitución poblacional con el único fin de la desaparición del estado-nación, único baluarte y ultima defensa que tienen los pueblos europeos frente al mundialismo económica, social y culturalmente. La izquierda lejos de defender los derechos de los trabajadores autóctonos, dice defender los de todos los trabajadores sean de casa o extranjeros (...como clase) ...Nada mas lejos que la realidad de los hechos se encarga de exponer como la izquierda esta mas preocupada en los derechos (que no responsabilidades) de esos extranjeros que compiten directamente en lo económico y social con los trabajadores autóctonos, haciendo de esta manera el juego a los mismos liberales que dicen repudiar y dejando a los europeos en cada país, vendidos, expuestos e indefensos frente a la globalización y el mundialismo preconizado por el sistema al que dicen combatir. Mientras la izquierda no defienda al de casa frente al de fuera, al de abajo contra el de arriba, al vilipendiado de la casta, formara parte del problema (la neo-casta) y no de la solución a los problemas de esos europeos que ven como el sistema y quienes deberían de defender sus intereses desde la izquierda se retroalimentan actuando contra ellos ó directamente traicionándolos (como en Grecia donde Syriza pacta con la Troika nuevamente mas recortes a costa del pueblo griego que voto mayoritariamente en referéndum contra los recortes siendo traicionados por esa misma izquierda griega que dice luchar contra el liberalismo para el que neo-casta como monedero pide explícitamente apoyo al mundialista Macron contra Le Pen. Esto tampoco es nuevo ya que estos enternecedores idilios ya se produjeron en la IIGM cuando las potencias liberales capitalistas y el comunismo soviético se aliaron contra su enemigo común, hay retratos que se repiten en la historia y algunos parece no causarles urticaria, ni se espera que les produzca rechazo real alguno... (mas bien lo contrario) Las consecuencias de las políticas mundialistas liberales e internacionalistas de izquierda son la mayor fabrica de votos para cualquier partido que anteponga los lógicos y legítimos intereses de un pueblo frente a esas políticas que actúan contra ellos. La única forma de evitar eso realmente es que el liberal deje de ser liberal y la izquierda deje de ser de izquierdas ...pero nadie espera que un perro deje de ladrar y cante. ...Gane o no, Le Pen las elecciones solo se constata el fin del sistema como fue hasta ahora y que apura el poco tiempo que le queda presa de las reacciones a sus propias maniobras.

    Hace 4 años 6 meses

  3. Jean Michel

    “El primer partido de los obreros no es el FN. Es la abstención” Correcto. Ya era hora que apareciera en un titular.

    Hace 4 años 6 meses

  4. Isabel Rei

    La izquierda europea lleva tres décadas entregada a la defensa de minorías, alejada de la realidad cotidiana y olvidando su razón de ser, su base social, los trabajadores. No extraña el hundimiento de los partidos de izquierda.

    Hace 4 años 6 meses

  5. Redstar

    Le Pen: conducirá al fascismo, es verdad, pero ... Macron significa capitalismo salvaje, desigualdad, corrupción, esclavitud para nuestros jóvenes, imperialismo y genocidio de pueblos (Yugoslavia, Libia, Yemen, Siria ...). Alguien decente, de izquierdas, no puede votar por ninguno de los dos. Le Pen: will lead to fascism, it's true, but ... Macron means wild capitalism, inequality, corruption, slavery for our young people, imperialism and genocide of peoples (Yugoslavia, Libya, Yemen, Syria ...). Someone decent, a left-wing person, can't vote for either of them; it's obvious.

    Hace 4 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí