1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crónicas hiperbóreas

No es país para equidistantes (pero sí para indiferentes)

Xosé Manuel Pereiro 10/11/2017

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

La consecuencia de no pertenecer a ningún partido será que los molestaré a todos.
Lord Byron 

 

Si hay una figura realmente incomprendida en este mundo, además de la del vendedor puerta a puerta, es la del equidistante. Más que, por ejemplo, la del traidor. Un traidor, como decía Clemenceau, es aquel hombre que dejó su partido para inscribirse en otro, pero el traidor que abandonó su partido para inscribirse en el nuestro es un convertido. Los que saqueaban los galeones de Indias eran unos piratas según la historia española, pero unos audaces patriotas con una concesión de la corona según la británica. Los terroristas y separatistas execrados en las crónicas de las metrópolis son héroes de la independencia en los libros de texto de las excolonias. Pero la mejor manera de pasar a la historia como un desgraciado es no tomar partido. Lo peor, como advertían las madres timoratas, es estar en el medio cuando hay pelea. 

Porque, desafortunadamente, todos los conflictos acaban fortaleciendo a los extremos en detrimento de los partidarios de los matices. Cuanto más se enquiste una polémica, más binaria se vuelve. El ejemplo canónico es el llamado conflicto palestino. La sociedad israelí trasplantada a Oriente Próximo reunía bastantes características de una sana utopía. Una mezcla de democracia formal y propuesta socializante, que en medio del desierto logró crear jardines y factorías basadas en I+D. De la misma forma, Palestina era entonces, igual que Líbano, una sociedad árabe abierta y razonablemente laica. Después de medio siglo de conflicto, los que se enfrentan allí por el territorio son, en esencia, dos concepciones político-religiosas irreconciliables, cada vez más reaccionarias y ombliguistas. Esa terrible deriva se puede aplicar a muchas otras zonas, desde Afganistán a la India, pero lo que nos interesa es lo cercano. 

Lo que caracteriza a lo cercano es implicarse a sangre y fuego (los colores esos que son ahora tendencia en los balcones) en cualquier polémica, convirtiendo los debates en reyertas y las discusiones en trifulcas. Tomar a la tremenda cualquier fruslería (las rayitas de la camiseta de la selección de la Federación Española de Fútbol), pasando por encima del que osa levantar el dedo. Lo sufrieron por ejemplo los ilustrados de comienzos del XIX, teniendo que escoger entre la caverna ―eso sí, patriótica― y ser tildados de afrancesados ―lo que entonces suponía una lapidación más literal que la de las redes sociales―. En lo que conocemos como la Guerra de la Independencia, España se independizó de un rey impuesto (como si a los otros se les eligiera), pero a efectos prácticos, de lo que nos independizamos fue de la ilustración, de la separación de poderes y de la razón. Y para acabar entronizando a un rey mentiroso que ejecutó a buena parte de quienes le habían devuelto la corona, y que cuando le vinieron mal dadas no dudó en llamar a los mismos franceses -esta vez no ilustrados- que un tipo en tuiter me dijo que los segundos eran reaccionarios.

A los equidistantes posteriores, restablecidas las buenas relaciones entre la corona y la ciudadanía, no les fue mucho mejor. Durante la larga noche de piedra del franquismo solo se admitían adictos y las medias tintas eran más que sospechosas. En los años de plomo en el País Vasco, equidistante era de lo mejor que te podían llamar, dentro de lo peor. Ahora la equidistancia se ve como una suerte de funambulismo ético, un cable para ir de un lugar elevado a otro por el que atravesar haciendo equilibrios para no caer en el barro. Y el futuro no será más generoso: “Detesto a los neutrales, a los enemigos sabes que tienes que odiarlos, pero con los neutrales uno nunca sabe”, proclamaba Zapp Brannigan, el fatuo comandante de la nave Nimbus de la serie Futurama.

En realidad, la equidistancia es una actitud activa, el resultado de conocer las posiciones opuestas y situarse a una distancia calculada de una y de otra (aunque la etimología de la palabra establezca que sea la misma a las dos). Algo que no deja de ser un ejercicio de prospección e introspección considerablemente mayor que dejarse arrastrar por la corriente de pensamiento que corresponda en caso y procurar no nadar en ella a la contra. En esta sociedad eternamente ataviada con la bufanda futbolera se suele confundir la equidistancia con la indiferencia, o con la indolencia. Apartarse de los problemas. Los que no fueron franquistas, pero tampoco antifranquistas, o no son fascistas, pero tampoco antifascistas. Este país tiene una larga tradición extremófila, pero quizá por eso, porque la mucha tensión anuda las terminaciones nerviosas y cansa que no veas, tiene una muy consolidada conducta de pasividad e inacción. La indiferencia es lo peor, porque implica negar que existan los problemas, o las soluciones. 

Hay quien sostiene que la indiferencia es el resultado de la ignorancia, de la falta de información. Puede que sí, o puede que no (“ni lo sé, ni me importa”, respondió Saul Bellow, reafirmándolas, cuando se lo preguntaron), pero la indiferencia es el peso muerto de la Historia, decía Gramsci: actúa pasiva, pero poderosamente. Indiferentes son los que no ponen banderas, pero justifican que alguien vaya o no a la cárcel según lo que ha votado. Los que no acosan a sus compañeras de trabajo, pero creen que ahora se exagera mucho. Los que no están a favor de la corrupción, y creen que esto es un escándalo, pero que todos roban, siempre han robado y lo seguirán haciendo. Lo malo de la indiferencia es que ya se sabe que lo malo ocurre no porque exista gente mala, sino porque los buenos no hacen nada. 

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'. Tiene una banda de rock y ha publicado los libros 'Si, home si', 'Prestige. Tal como fuimos' y 'Diario de un repugnante'. Favores por los que se anticipan gracias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Paul Colina

    Estupenda lectura... hasta que, como todo lo bueno, al final se fastidió. Lo malo ocurre porque alguien lo ejecuta y ahí tenemos herramientas como la ética o la justicia para intentar valorar la responsabilidad de quien lo ejecutó. Y que los "buenos" tengan por delante una labor difícil, desagradecida e incomprendida, tal vez por "equidistantes", no quiere decirnque no hagan nada. Buen fin de semana a todos.

    Hace 4 años

  2. sakamantekas

    El problema más bien esta en llamar "equidistantes" a los que suelen ser indiferentes, confundidos, confunden o se quieren esconder. Ante los que colocan banderas en los balcones no se puede hacer el discurso centrado de “no hay que colocar ninguna”; no se trata de estar con los de la estelada o con los de la rojigualda, sino de discernir que la estelada está prohibida, no reconocida pese a que identifica a un grupo humano-político y –además- a los que quieren votar. Frente a ella está la rojigualda: obligatoria y representando a los que nadie niega su nación pero que ellos si niegan e impiden las de los demás. Si se es demócrata sólo se puede estar con unos, lo cual no significa defenderlos sino defender principios universales; significa defender los símbolos que representan a la gente y significa defender que los deseos políticos puedan llevarse a la práctica. Por tanto, como medida primordial, debemos hacer realidad esa manida frase que los que ahora se apuntan a la indiferencia o se posicionan contrarios a consultas y referéndums suelen utilizarla menos ahora que es cuando viene a cuento: “iría a la cárcel por defender tu libertad”.. Porque se trata de eso, no de independencia ni de banderas catalanas, sino de permitir deseos políticos democráticos con los que podemos estar desconformes y defender símbolos ajenos que no nos representan pero si a nuestros antagónicos. Y como se trata de esto y de nada más sólo hay dos posiciones posibles: la de los demócratas y la de los antidemócratas; porque la del medio es tan absurda como inútil.

    Hace 4 años

  3. Pepa

    Esa palabra, "equidistancia", hasta hace muy poco era "objetividad". Objetividad tiene valor de verdad, de bueno. Equidistancia evoca valores negativos. A la persona objetiva ante cualquier hecho u opinión, se le supone conocimiento de todos los aspectos del conflicto, o, en su defecto, intención de conocer y no tomar partido mientras tanto. A la persona objetiva se le pide consejo porque será capaz, incluso anteponiendo sus propios sentimientos, de hacernos ver las razones de la otra parte, provocando así el acercamiento y el posible acuerdo. Una persona objetiva es capaz de aparcar sus intereses para que fluya la verdad en la medida de lo posible. La persona equidistante no se moja, no busca la verdad ni la comprensión del problema, como mínimo es flojita, pero lo más probable es que sea cobarde y rastrera, alguien que sólo espera a que pase pase la tormenta para ver a que rama le viene mejor agarrarse. Sospechosa. ¿En qué momento lo objetivo-bueno pasó a ser lo equidistante-malo?. La manipulación del lenguaje no se ha inventado ahora, aunque parece que en los últimos años estamos asistiendo a una escalada a la estratosfera de la manipulación. El lenguaje es un arma, maravillosa cuando se emplea para romper barreras (y banderas) y terrible si se usa para engañar, falsear conceptos, desunir o sembrar odio. A mi personalmente me da mucho miedo. Ustedes, periodistas, seres privilegiados con acceso a tantos ojos, oídos y mentes, tienen la palabra. Utilícenla. Pueden elegir decir objetivo o decir equidistante.

    Hace 4 años

  4. Mentalmente

    Es algo relativo. A veces la equidistancia tienen la apariencia de querer sacar un beneficio a costa de un conflicto del que no es protagonista. La mujer se prostituye, y el hombre compra su prostitución, luego el equidistante es el putero o putera que hace de eso un negocio. Por eso la indiferencia es mejor en tanto es imposible ver que se quiera sacar de ella un beneficio político de una relación ajena. A veces la equidistancia se entiende como una retórica simplona, que no es que entienda las dos posturas y se sitúa en el medio, sino que simula que las entiende, a veces ridiculizándolas, y se sitúa en un medio artificial, que no requiere ningún esfuerzo. Y eso es algo que se percibe en la manera en como se describen esas dos posiciones. "Ni machismo ni feminismo, moderación." Lo cierto es que esa equidistancia es la forma de gobierno neoliberal, es una equidistancia anti-dialéctica, relativista/escepticista. Y su idioma es la c€nsura, la c€nsura de la dialéctica. De la cual como el putero/a saca un beneficio por otro sitio.

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí