1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Hombres en el feminismo. ¿Qué hago yo aquí?

El papel masculino en la lucha contra el patriarcado es un debate que no debe ser esquivado. El rincón de pensar no es un castigo

Javier García Pedraz 25/11/2017

Steve Baker

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Hace unos días escribí un análisis sobre la violación de la intimidad en forma de espionaje que ha sufrido la superviviente de 'la manada' después de ser presunta y brutalmente violada. Pretendía exponer que esa prueba era un disparate y que no podía ser considerada para elaborar un juicio de veracidad. No quería ocupar un espacio, el del feminismo, que no me corresponde por no ser ni experto ni activista. Por ese motivo omití las palabras 'feminismo', 'machismo', 'patriarcado', 'violencia de género', 'cultura de la violación' y una serie de conceptos que hoy arrojan luz sobre quiénes somos y cómo vivimos. Recibí alguna crítica por esta omisión o por publicar un texto bajo el antetítulo 'Feminismos' –que son cuestiones de edición y del medio, ajenas al autor– al tiempo que recibí algún aplauso feminista por "implicarme" como hombre en la causa. En realidad, no escribí como hombre, sino como psicólogo. Y lo hice porque creí que tenía algo relevante que contar. Pero este contraste sobre lo que se espera de los hombres en este asunto invita a exponer qué me ha llevado a tomar una posición de segundo plano que contrasta con la respetable militancia activa de otros hombres.

En el año 2010 descubrí la aparición entusiasta de unos círculos de hombres contra la violencia de género. Entré en contacto con una asociación nacida para la 'igualdad de género'. Inmediatamente me sentí atraído por este colectivo: me sentía invitado a participar y también a ejercer un papel activo bajo un concepto que no me generaba conflicto de identidad y que me reafirmaba. Muy pronto, sin que pasase nada revelador durante, ya estaba comprometido con la causa, casi iluminado. A mis 25 años 'igualdad de género' era un concepto que me representaba con un grado de confort existencial acojonante. Tras intercambiar un par de correos, me dieron ganas de ir a un círculo de hombres para darles la mano a todos. Y abrazos. De hecho, me apunté a un curso online de los que te quitan el machismo de forma rápida y sin dolor. Aquello me hizo sentir tan bien que incluso animé a algunos amigos del club de hombres modernos '¿Machista, yo?'  a apuntarse, pero tenían mucho lío. Empecé así la primera fase, que podríamos llamar de 'realización', esa compleja mezcla de autoafirmación inmediata y orgullo ramplón que en ocasiones podemos llamar compromiso.

En esta primera fase se cuestiona todo. Es cuando se afirma: "yo no soy feminista ni machista, porque creo en la igualdad" y otros tópicos que camuflan y evolucionan el sexismo. Estuve algún tiempo instalado en esta posición hasta que leí algo por internet que me hizo pensar. Lo escribía una mujer feminista y me resultó muy revelador. Por algún motivo, de feminismos se ha publicado poco en papel. Al menos en aquel entonces no había quien encontrara algo útil en una biblioteca pública. Gracias a aquella lectura reparé en que igual había algo de todo aquello que tenía que ver conmigo. También pensé que tal vez con el certificado del cursillo online no iba muy lejos en mi realidad inmediata. ¿Cómo podía haberme sometido a tal ceguera yo, que iba de psicólogo constructivista? Tras esa reflexión caí en la depresión postmasculinidades. Reparé en que tenía que ver con lo más profundo de mi ser, y que nos pasa a todos y a todas. Este bofetón de realidad sucede cuando todo aquel argumentario que sacas en cualquier ronda de cañas se te derrumba en favor de un mundo abrumador que no has visto en tu vida. Y entonces te quedas sólo con tu autocompasión, incomprendido, triste, en una isla desierta, sin sirenas ni langostas, que diría Bucay...

Esta es la segunda fase, que podríamos llamar 'desrealización'. He visto dos tipos de respuestas en hombres: la 'evitación', consistente en más activismo comprometido del feminismo masculino con o sin victimización; o la 'conflictuación', donde tuve la suerte caer no sin muchas tentaciones evitadoras y gracias a muchas conversaciones. Aunque pueda doler al principio, es mejor alcanzar la conflictuación porque la otra vía te devuelve a un bucle irresoluble de la primera fase, que tiene un atasco acojonante de gente que está muy de acuerdo en demasiadas cosas y que se interrumpe al hablar. 

Como todo conflicto de identidad intrapsíquico, la 'conflictuación' tiene efectos compensatorios al poner en riesgo lo que eres y cuánto significado has dado a tu existencia y a la del resto. Puede ser negando el patriarcado mediante la descalificación y la censura (aquello de "soy igualitario/feminista pero no feminazi", o "eres un/a oportunista"), u ocupando el tiempo en no afrontar. En esta huida hacia adelante, muy habitual en los conflictos pendientes, a menudo la emoción de inquietud se transforma en movimiento y uno puede caer en lo de hacer pancartas, alquilar locales, hacer estatutos, socios, cursillos, congresos, dar lecciones, teorías y evangelizaciones por prensa, televisión y radio. Es el síndrome de hacer cosas, aquella evitación en forma de compromiso militante clásico.

Conflictuarse es reconocerse como parte de lo que pones en cuestión sin atribuirse roles de salvador, ni de víctima, algo que en el trabajo en nuevas masculinidades se alimenta con cierta frecuencia

Porque 'conflictuarse' es como saberse presidente blanco de EE.UU. en un cuerpo de negro. Al igual que un mulato que crece en un barrio acomodado de blancos junto a su madre blanca, que va a una universidad de blancos y tiene oportunidades de blancos tendrá más de blanco que de negro, un hombre igualitario –que niega el feminismo a la mayor-- puede tener más de patriarcado que de feminista. Conflictuarse es reconocerse como parte de lo que pones en cuestión sin atribuirse roles de salvador, ni de víctima, algo que en el trabajo en nuevas masculinidades se alimenta con cierta frecuencia. Volviendo al ejemplo, conflictuarse para Obama hubiese sido denunciar el racismo endémico afirmando ante sus fans: "Oigan, que este negro ni viene de un suburbio de Detroit ni le dispara la policía".

Pues yo nací niño, en 1985 y en España, en la sociedad machista de la época, hijo de una madre y un padre que fueron lo menos machista que se podía encontrar en los 80. Y aunque confíe en ser mucho menos machista que hace una década y un poco menos machista que ayer, nací y crecí en un contexto machista. Porque en 15 años de educación pública nunca nadie me habló de género, ni tampoco en cinco años de Psicología del presente siglo. Del mismo modo que un presidente mulato en EE.UU. fue una hermosa serendipia carente de significado político, un hombre escribiendo bajo el rótulo de feminismos no lo es menos. Porque nunca me han agredido, ni me han acosado, ni he sentido miedo por ser hombre, ni un sinfín de cuestiones que nos cuesta ver desde este lado que son efecto del sexismo.

Por eso estoy convencido de que los hombres no debemos ejercer protagonismo porque necesitamos abordar el conflicto interno. Y lo necesitamos para entender la necesidad de deconstrucción de la identidad de género, que implica reconocer las contradicciones, compensaciones y resistencias que tenemos. Sin todo ello, no hay cambio.

Entonces, ¿qué debemos hacer los hombres para contribuir al cambio en favor de la igualdad? 

Mi conclusión fue que, primero y de momento, debemos empezar por reconocer lo que no hay que hacer. Creo que debemos interiorizar los comportamientos del machismo procedimental que camufla el machismo manifiesto. Esto incluye no censurar a personas que tienen otra experiencia interna sobre el género y respetarlas --las feministas, por ejemplo--, no intentar controlar los debates con tozudez para llevar la razón, no discutir sobre aquello que se ignora, no ser arrogantes, no elaborar juicios arbitrarios con opiniones imprudentes, no subestimar y no cuestionar con qué términos las mujeres feministas convengan reivindicar su gestión de la igualdad. Porque cada vez que ejecutamos estos comportamientos estamos ejerciendo la dominancia sexista que decimos denunciar.

Fabián Luján, sociólogo y estudioso del ámbito de las masculinidades, expuso en una conferencia el pasado mes de febrero una receta muy oportuna para los hombres: "lean a mujeres feministas". Esto es lo primero y lo último que escribo sobre género. Porque la deconstrucción de género es una labor que, llevada con aceptación y sin dramatismo, probablemente me lleve toda una vida. Merecerá la pena ser menos portador de machismo y más consciente del mismo para promover un mundo menos patriarcal.

Es menester, por tanto, escuchar con humildad, aprender, dar significado a lo aprendido en nuestra cotidianidad, dejar de utilizar la perspectiva de género para caer en la trampa de la victimización y evitar emplear un machismo procedimental con la igualdad como pretexto, así como darse la oportunidad de cambiar y, sobre todo, dejar hacer.

Vivimos un momento importante donde el rincón de pensar no es ningún castigo. 

--------------------

Javier García Pedraz es psicólogo y periodista. Trabaja en el ámbito de la rehabilitación del trauma y es miembro del Consejo de la Sociedad Internacional de Salud y Derechos Humanos (www.ishhr.com)

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Javier García Pedraz

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Manolo

    Hola rockanrolla; ¿realmente ves la lucha por la igualdad como una lucha de mujeres contra hombres? Me parece una visión terrible y una lucha en la que la igualdad no ganará. Creo que la lucha es contra la concepcion machista que tiene nuestra sociedad. Y si las estadísticas que aparecen de vez en cuando son mínimamente reales, parece bastante claro que el machismo no es sexista: hay tantas mujeres machistas como hombres. No confundamos ser victimas con ser jueces o con ser la solución. La solución tiene que partir de todxs. O es que tú no puedes hablar sobre el racismo y apoyar a las personas deiscriminadas por su origen, raza o creencias por el hecho de ser blancx. Piénsalo por favor. Un abrazo. Manolo

    Hace 4 años

  2. Rockanrolla

    Pablo, a lo que tú llamas protagonismo el feminismo lo considera ser aliado, pero en un segundo plano, que es donde el hombre debe estar. ¿Estaban los dueños de los medios de producción "protagonizando" el movimiento obrero? No, porque el objeto contra el que se lucha no puede protagonizar la propia lucha. Respecto al sentirte excluido por usarse el plural femenino... Pues piensa como se han sentido las mujeres españolas durante siglos teniendo que responder a un género neutro que se forma con el masculino...

    Hace 4 años

  3. Pablo

    De acuerdo con el artículo, pero no estoy de acuerdo con la frase “Por eso estoy convencido de que los hombres no debemos ejercer protagonismo porque necesitamos abordar el conflicto interno.” Yo estoy convencido de que el hombre debe ser protagonista en esta lucha porque existe un patriarcado estructural que hay que cambiar entre todos y en el que tod@s debemos ser activistas. Si no somos protagonistas los hombres, seguiremos alimentando una complicidad entre hombres abriendo más la brecha y yo voto por dar ejemplo entre nosotros. Si nos quedamos a un lado esperando que den la cara solo las mujeres alimentaremos la idea que citas "yo no soy feminista ni machista, porque creo en la igualdad", que mucha gente tiene en la cabeza sin saber que es errónea. Si se ven hombres protagonistas, el inconsciente colectivo acabaría relacionándo el feminismo por la lucha por la igualdad y que no es solo cosa de mujeres. Yo no voy a mirar hacia un lado o hacia mi conflicto interno, al que por descontado hay que abordar con frecuencia. Seguiré participando contra toda injusticia. Nuestros “conflictos internos” me recuerdan demasiado al individualismo neoliberal instaurado y a la falta de participación en toda resistencia. Dicho esto, reclamo también al feminismo un lenguaje más inclusivo con el hombre. Creo que debe buscar el apoyo también en el hombre, somos muchos lo que estamos con el feminismo. No todos somos unos bellotas. Ayer en la manifestación se hablaba de todAs aquí presentes en la lucha etc... siempre en femenino y algo excluído se siente uno.

    Hace 4 años

  4. mentalmente

    La estrategia de decir algo de manera ininteligible para que sea imposible criticarlo.

    Hace 4 años

  5. Feministo

    +1

    Hace 4 años

  6. YoMeLoGuiSo

    panda de planchabragas...

    Hace 4 años

  7. Meiga

    Gracias! Leyendo estas cosas me siento esperanzada. En esta lucha estamos todxs!

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí